<
>

Kristaps Porzingis: 'Knicks no saben cerrar los juegos'

play
Triple de Kent Bazemore silencia el Madison Square Garden (1:37)

Los Knicks ganaban por un punto a 8 segundos del final del partido, pero la canasta del escolta de Atlanta dio vuelta al marcador. (1:37)

NUEVA YORK - Kristaps Porzingis y algunos de sus compañeros de equipo estaban incrédulos el domingo después de que los New York Knicks perdieran una ventaja en casa ante los Atlanta Hawks, un equipo con una de las peores marcas de la NBA.

“Ni siquiera puedo creer que perdimos. No lo puedo creer. Era nuestro juego. Era 100% nuestro juego. Las cosas pasaron rápido y boom, se terminó”, dijo Porzingis después de que los Knicks perdieran una ventaja cuando faltaban 1:07 por jugar. “Todavía no estamos como un equipo. Seguimos perdiendo estos juegos”.

Nueva York ha perdido tres juegos seguidos y 10 de sus últimos 14. A principios del lunes, el club está a cuatro juegos del octavo y último lugar para los playoffs en la Conferencia Este. Los jugadores todavía esperan clasificar a los playoffs por primera vez en tres campañas, por lo que Courtney Lee llamó a la derrota del domingo como la más condenatoria de la campaña.

“Yo diría que fue el juego más embarazoso que hemos perdido, al estar en la situación en la que tuvimos muchas situaciones y tiempo para anotar, y no pudimos lograr las oportunidades”, dijo Lee. “Estábamos en posiciones de ganar este partido y creo que acabamos de revisar y perdimos el foco en un par de jugados y nos costó”.

Los Knicks ganaban 96-92 cuando faltaban 1:07 por jugar cuando Porzingis falló dos tiros libres. Tim Hardaway Jr. tomó el rebote ofensivo después de la segunda falla. En vez de dejar que el tiempo avanzara, Hardaway Jr. inmediatamente tomó y falló un tiro desde 8 pies.

Los Knicks permitieron un rebote ofensivo en la posesión de los Hawks y Mike Muscala luego encestó un triple con 47 segundos por jugar. Kent Bazemore logró otro triple en la siguiente posesión de los Hawks -después de una pobre ofensiva de Nueva York- para darle a Atlanta la ventaja por un punto cuando faltaban 8.5 segundos por jugar.

Hardaway Jr., quien dejó el vestuario después del juego antes de que llegaran los reporteros, se salió de los límites en la siguiente posesión de los Knicks y falló un triple con dos segundos por jugar para sellar la derrota.

Atlanta, con marca de 16-37 es el segundo peor equipo de la NBA, terminó el juego con una racha de 12-3 en los últimos 2:01.

“No sabemos cómo terminar los juegos. No sabemos cómo ganar juegos al final”, dijo Porzingis.

Los Knicks (23-31) se vieron afectados por una marcación errónea en el último cuarto. Cuando faltaban 3:49, Bazemore recibió un falta en un triple. Él falló sus primeros dos tiros libres, pero no recibió el tercer tiro libre ya que el juego siguió. Hardaway Jr. convirtió una volcada y recibió una falta en la posesión de los Knicks y aparentemente le dio a Nueva York una ventaja de cinco puntos. Pero el entrenador de los Hawks, Mike Budenholzer, le dijo al jefe de los árbitros, Pat Fraher, que Bazemore no recibió su tercer tiro libre.

Los árbitros corrigieron el error y eliminaron la canasta de Hardaway y le dieron a Bazemore su tercer tiro libre. Bazemore logró el tiro libre para cortar la ventaja de los Knicks a dos puntos en 89-87.

“Si han transcurrido menos de 24 segundos, volvemos al punto de interrupción, reiniciamos el reloj y anulamos toda la jugada que ocurre hasta ese momento”, dijo Fraher.

El entrenador de los Knicks, Jeff Hornacek, y los jugadores, no usaron la marcación fallida como excusa.

“Incluso con todo eso, fue nuestro juego. Simplemente no lo terminamos. No sabemos todavía cómo ganar”, dijo Porzings. “Para mí, esa es la cuestión. Hasta que aprendamos cómo ejecutar y hacer lo correcto al final, seguro que dejaremos juegos como éste, nuestros juegos”.

Nueva York inició la temporada con marca de 16-13 pero ha ganado solo siete juegos de 25 desde entonces. Porzings fue cuestionado el domingo que explicara por qué los Knicks han tenido problemas para cerrar los juegos recientemente.

“Nuestra ejecución puede mejorar, obviamente. Es casi que estamos haciendo lo mismo una y otra vez. Quizás los equipo saben lo que estamos haciendo”, dijo. “Pero también somos nosotros los jugadores. También tenemos que ejecutar mejor. Si tuviera la respuesta, sería más fácil. No tengo la respuesta”.