<
>

Una estrella hecha y derecha: Giannis Antetokounmpo es el mejor jugador del mundo.

play
Alrededor de la NBA: ¡Se vienen los playoffs! (1:10)

Con los resultados de la última jornada de la fase regular se confirmaron los enfrentamientos de los playoffs. Los Sixers no saben si podrán contar con Joel Embiid para el inicio de los playoffs y Boston podría perder a Marcus Smart. (1:10)

A sus 24 años, Giannis Antetokounmpo es el mejor jugador de baloncesto del mundo. Es el mejor jugador ofensivo dentro de una ofensiva que se ubica entre las cinco mejores de la NBA. Es el mejor jugador defensivo de la defensiva número 1 de la liga. Como catalizador de un sistema de baloncesto increíble, Giannis ha sido líder de los Milwaukee Bucks, llevándolos a alcanzar el mejor récord de la NBA y la ventaja de local durante el transcurso de los playoffs.

WCon todo respeto al profeta barbudo de Houston, Antetokounmpo no es solamente el Jugador Más Valioso de la presente campaña. Se trata de la súper estrella versátil perfecta para el momento actual que vive la NBA... y el que está a punto de vivir.

Pasa a: Dueño de la pintura | Crucial en creación de jugadas | Una gran defensiva


Una revolucionaria vuelta al pasado a la ofensiva

Comencemos a la ofensiva; específicamente, el puesto favorito de Giannis en la cancha.

Dueño de la pintura

Antetokounmpo ha sobrepasado rápidamente a un tipo llamado LeBron James como la principal fuerza interior en la NBA. También está haciendo cosas que no habíamos visto desde el apogeo de la carrera de Shaquille O'Neal.

Revisa lo siguiente:

Si la era del análisis estadístico en la NBA nos ha enseñado algo, es que las mejores canastas ocurren más allá del arco o cerca del aro. Los Bucks se destacan en ambas zonas. Giannis hace estragos en el aro y lo hace mucho mejor que el resto, parcialmente se debe a que su equipo es practicante del movimiento de creación de espacios.

"Si no concretas las cestas, todos estarán en la pintura", expresó Antetokounmpo a ESPN.con la semana pasada. "(Mis compañeros han) convertido cestas durante todo el año y eso me da muchos espacios para crear jugadas para mí mismo y para ellos".

Puesto de manera simple: Antetokounmpo se ha convertido en el mejor creador de volcadas auto suficiente que hayamos visto en décadas. Después de hacer 19 volcadas sin asistir como novato en la temporada 2013-14, Giannis ha sumado 116 en la presente campaña, siendo el único en lograr al menos 100 desde que la NBA ha estado recolectando data de las jugadas en los partidos.

Sin embargo, Giannis juega un juego completamente diferente al de los otros dos súper hombres. Maneja el balón, se enfrenta, incursiona. Los otros hombres jugaban bajo el poste.

"Creo que lo que hace tan única y diferente a la forma en la cual Giannis domina en la pintura es que hay muchas ocasiones en las cuales comienza la jugada fuera de la línea de 3 puntos y aún termina en la pintura", afirmó Mike Budenholzer, entrenador de los Bucks.

Y existe algo especialmente satisfactorio a la hora de hacer una volcada sin asistencia luego de penetrar. Es una muestra de dominio sumamente dramática. Y es la razón por la cual, dentro de muchas de sus mejores jugadas, Giannis parece ser hombre entre niños.

Sin embargo, hay que recordar que hablamos de la mejor liga de baloncesto en el planeta Tierra.

A todos los jugadores de la NBA les gustaría driblar el balón por la cancha y luego, volcarse a la cesta a voluntad. No pueden hacerlo. Cierto, una volcada sin asistenica sigue siendo algo un poco esotérico; sin embargo, nos revela la forma sin precedentes en la cual este chico está dominando con su juego a la NBA de la actualidad.

Los entrenadores diseñan filosofías defensivas completas alrededor de la idea de proteger la pintura. A Antetokounmpo no le importa eso. Con solo un drible o dos y buen trabajo con los pies, él puede transportar el balón desde el perímetro hasta el aro para luego retumbar en la volcada. En pocas ocasiones, el baloncesto parece ser algo tan sencillo:

Al rodear a Antetokounmpo con una flotilla de encestadores a largo rango y ubicarlos en puestos exteriores al perímetro, Budenholzer ha desatado al anotador interior más dominante de la NBA.

"Tenemos tanto juego de espacios", indica Antetokounmpo. "Me he hecho más fuerte y puedo llegar allí, jugar con contacto, subir y terminar la jugada".

En el mundo de la NBA, las estrellas no nacen, se hacen. Y Giannis se ha hecho en la sala de pesas. Toda esa fortaleza extra es importante. ¿Se acuerdan de este sujeto?

Cierto, no está creando 100 volcadas a nivel de la NBA. Pero este chico sí:

La creación de espacios comienza en el aro y el feroz ministro del interior en Milwaukee es el componente más crítico de la ofensiva más prolífica en lo que respecta a triples en la Conferencia del Este. Entre el desarrollo físico de Giannis, sus destrezas aceleradas y la arquitectura ofensiva de Budenholzer, los Bucks pasaron del puesto 27 en triples convertidos en 2017-18 al segundo en 2018-19.

Crucial en creación de jugadas

En ocasiones, terminar la jugada implica hacer la volcada sobre la cabeza de algún pobre hombre; pero en otras, implica hacer lo siguiente:

"Su habilidad como pasador y creador ha sido tan importante para nosotros", dijo Budenholzer. "Y ya se encuentra muy por encima del nivel previsto por cualquiera de nosotros".

"Se enorgullece mucho de su aspecto creador".

Los pases nunca serán tan virales como las volcadas, pero son más importantes. Luego de crear apenas 8.4 oportunidades de asistencia por cada 100 posesiones como novato, Antetokounmpo duplicó dicha cifra esta temporada (hasta 17.0), según el rastreo hecho por Second Spectrum. Se ubicó en el cuarto puesto en la NBA en la categoría de asistencias totales en triples.

Si bien no es el mejor a la hora de hacerlas por sí mismo, Antetokounmpo ha conseguido formas de crear oportunidades fáciles. Milwaukee fue líder en la NBA en triples asistidos en la presente temporada; sin embargo, ningún otro jugador asistió en más triples con asistencia que Giannis. No hubo competencia:

Más asistencias para triples: | Milwaukee Bucks

Si bien el triple con paso atrás está subiendo rápidamente en popularidad, más del 82 por ciento de los triples en la NBA siguen siendo asistidos. El secreto para incrementar la ofensiva en triples es conseguir jugadores y acciones que puedan generar oportunidades libres en el perímetro. Giannis es uno de esos jugadores y el libro de Budenholzer está repleto de jugadas similares; aunque también la gerencia tuvo su aporte.

La incorporación de Brook Lopez durante la temporada baja fue un golpe digno de un genio. Durante la pasada temporada, John Henson fue pívot titular de los Bucks. Henson no puede crear espacios en la cancha. No es capaz de encestar triples. Llegó López y éste se convirtió, inmediatamente, en la amenaza más prolífica del equipo en las largas distancias. Los rivales deben ubicar un gigante en el perímetro, incluso cuando López no dispara; el jugador conocido como "Splash Mountain" ha abierto el interior, ayudando a Giannis a ser más eficiente que nunca.

"(López) ha hecho mucho, porque su hombre no está en la pintura", dice Antetokounmpo. "Una cosa que siempre le digo a Brook a la hora de empezar un partido es: 'Dispara el balón. No importa si entra o no. Dispara', porque sé que alguien tendrá que venir a marcarle".

Antetokounmpo no se vería tan bien en la cancha sin la presencia de los esquemas ofensivos de Budenholzer o sus amigos en el perímetro; sin embargo, lo competente que ha sido su organización no debería perjudicar sus argumentos como mejor jugador en la NBA. Su principal competidor por el Más Valioso, James Harden, también se beneficia de la alineación estratégica entre gerencia, entrenador y súper estrella. Las mejores organizaciones en la liga siempre han asumido alguna clase de estructura apropiada y las más exitosas colocan a sus mejores jugadores dentro de hábitats competitivos, tal como lo han hecho el gerente general Jon Horst y Budenholzer en el caso de Giannis.

Independientemente de lo anterior, es probable que Giannis no sea absolutamente el mejor jugador ofensivo de la liga, al menos no aún. Sin embargo, no tiene por qué serlo. Las mejorías ofensivas experimentadas por los Bucks han sido notables: terminaron la temporada regular contando con la mejoría ofensiva en la Conferencia del Este; a pesar de ello, tan loco como pueda sonar, esa explosión ofensiva palidece en comparación con el despertar ofensivo de Milwaukee.

Una gran defensiva y cómo valorarla

Dentro de este roster, siempre ha estado escondida una súper potencia defensiva. Durante años, los Bucks han contado con la reputación de ser una de las nóminas con mayor longitud y mejor aptitud atlética en la NBA. A pesar de ello, los entrenadores que previamente han manejado a los Bucks no habían logrado descifrar el código. Durante la pasada temporada, los Bucks se ubicaron en el puesto 18 en eficiencia defensiva. En el torneo actual, ocupan el primer puesto y a la mayoría de sus 60 victorias (mejor registro en la NBA) han sido más producto de cómo han logrado detener a sus rivales que de sus cestas convertidas. La cultura dentro del equipo ha cambiado totalmente. Y eso es más evidente a la defensiva.

Budenholzer rediseñó el libro defensivo. Mientras que el equipo de la temporada pasada era sumamente agresivo al punto de ataque y concedía más bandejas que el resto, la situación es totalmente opuesta en la presente campaña. Se puede decir que los Bucks manejan la defensiva más conservadora en el pick-and-roll, contenta con mantener sus gigantes en la pintura y conceder espacios libres en el perímetro, siempre y cuando éstos puedan proteger el aro.

Giannis es el mejor defensor del equipo y se podría argumentar que se trata del defensor más versátil en la NBA. Es capaz de proteger el aro. Puede marcar en el perímetro. Es toda una pesadilla en la transición. Su combinación que raya entre lo ridículo entre estatura, aptitud atlética y longitud esencialmente permite a los Bucks contar con un gigante extra en la cancha en todo momento sin necesidad de desacelerar el ritmo.

Olvídense por un segundo del Más Valioso. Podríamos decir con argumentos que Giannis debería también alzarse con el premio al Jugador Defensivo del Año. Les presento cuatro estadísticas breves que sustentan esta tesis:

  • Estadística número 1: De los 216 jugadores (prácticamente la mitad de la liga) que han defendido al menos 100 disparos al aro, nadie ha sido más efectivo como protector del aro que Giannis. Según el rastreo hecho por Second Spectrum, los rivales convirtieron solamente el 52.7 por ciento de sus disparos al aro cuando Giannis es el defensor más cercano en marcar. Jayson Tatum lo sabe muy bien.

  • Estadística número 2: Antetokounmpo se ubica en el segundo puesto en la NBA en la categoría de rebotes defensivos.

  • Estadística número 3: De los 206 jugadores que han disputado por lo menos 50 partidos y ostentan promedio mínimo de 20 minutos por encuentro, Giannis cuenta con el tercer mejor rating defensivo y el registro más alto de este tipo dentro del equipo que ostenta la mejor defensiva de la NBA.

  • Estadística número 4: Antetokounmpo y Robert Covington son los únicos aleros en el top 20 en el real plus-minus defensivo de ESPN.

Cuando Antetokounmpo no está haciendo jugadas como defensor principal, es aterrador como apoyo. Según los datos de Second Spectrum, de los 78 jugadores que han brindado ayuda en la defensa en al menos 300 unidades en esta temporada, ha sido el mejor, manteniendo a los oponentes con apenas 0.82 puntos por oportunidad. Y cuando los equipos son lo suficientemente tontos como para aislarse de él, ha sido el quinto mejor en reprimir esas barbaridades, entre 135 jugadores que defienden al menos 100 de tales jugadas, permitiendo solo 0.74 puntos por oportunidad.

Los números son impresionantes, pero las imágenes son aún mejores. Giannis tiene los mejores momentos defensivos de la NBA. Solo pregúntale a Blake Griffin.

Imagina un defensor tan castigador como Rudy Gobert y una estrella ofensiva casi tan dominante como Harden. Eso es Giannis.

Aún así, la defensa sigue siendo subestimada en la valoración de los jugadores. No solo es difícil de medir, sino que es aburrido. Cuando un anotador decente es también un defensor fuerte, se le califica de 'buen jugador de dos vías'. Pero aquí está la cosa: esto no es fútbol. Todo el mundo es un jugador de dos vías en este deporte, y sus mejores jugadores sobresalen en ambos extremos de la cancha.

Por años, no teníamos datos suficientes para intentar valorar cuantitativamente los rendimientos defensivos individuales. A su vez, incluso los debates de JMV más sofisticados (Giannis contra Harden, Russell Westbrook contra Kawhi Leonard, por así decirlo) pueden pasar por alto las artes poco atractivas de detener a los tipos.

Todavía tenemos un largo camino por recorrer. El básquetbol ha tomado mucho de la sabermetreía del béisbol, incluido un intento de medir y catalogar cada evento estadístico. La defensa de la NBA no se basa en eventos, y el juego defensivo implica hacer constantemente cosas difíciles de anotar en las hojas de datos. Los mejores defensores en el deporte son los que suprimen constantemente los tiros, intimidan a los oponentes e interrumpen las ofensivas en formas que son inconvenientes (o imposibles) de contar.

El baloncesto también ha modelado su premio individual más prestigioso después del pasatiempo de Estados Unidos. La Major League Baseball instituyó el premio al jugador más valioso en 1931, décadas antes de que lo hiciera el baloncesto. Tratar de identificar y premiar al mejor jugador en un deporte al final de la temporada no es inusual. Sin embargo, esas dos últimas palabras -más valioso- hacen que las cosas sean más extrañas que ir con el mejor jugador, el más destacado o lo que sea. Así es como terminamos en debates sin respuesta.

Nadie estará totalmente de acuerdo con lo que es valioso en el juego de básquetbol. Si bien la era analítica de la NBA nos ha ayudado a cuantificar el valor en docenas de formas nuevas, nuestro marco contable y nuestro discurso aún siguen sesgados hacia los números ofensivos. Es dentro de este ambiente que a terribles jugadores defensivos aún se les pagan millones de dólares. Es dentro de este marco que superestrellas en el lado defensivo se ven opacado por las canastas.

El voto de JMV de esta temporada probablemente será cerrado. Pero el mejor equipo de la liga tiene una superestrella que es claramente el mejor jugador de dos vías en el mejor deporte de dos vías del mundo. ¿Qué es más valioso que eso?