<
>

Una revisión al estado actual de las Grandes Ligas

play
Memo Celis: 'Mookie Betts y Christian Yelich merecen quedarse con el MVP' (1:57)

El analista de Béisbol esta Noche te cuenta las razones por las cuales ambos jugadores merecen ser reconocidos como los más valiosos de la temporada. (1:57)

Las respuestas no políticas más predecibles en Twitter pueden ocurrir una vez que se observara una verruga en el béisbol. Si mencionas la creciente tasa de ponches o el ritmo laborioso de un juego en la Serie Mundial o la firma de un gran contrato, un coro de seguidores intervendrá indirectamente con: es porque el béisbol se está muriendo.

O, por eso eso béisbol está muerto.

O, nadie mira el béisbol.

O, el quidditch ha superado al béisbol como pasatiempo nacional.

Está bien, nadie escribió esto último, pero entiendes el punto. Y escudas noticias como esas anunciadas en las reuniones de los dueños de esta semana, que la Major League Baseball y Fox acordaron una extensión de siete años y $5.1 mil millones al acuerdo actual, un acuerdo con un aumento en las tarifas del 36%.

Yo trabajé para evitar las clases económicas en la universidad y nunca tuve interés en hacer negocios. Pero ofreceré una visión financiera realmente profunda para evaluar la salud general del deporte: si el béisbol se estaba muriendo, la gente de Fox no estaría de acuerdo en pagar aún más dinero para transmitirlo.

Si el béisbol se estuviera muriendo, entonces los jugadores no obtendrían los salarios récord. Si el béisbol se estuviera muriendo, entonces los valores de la franquicia no subirían sustancialmente. Esto no es una organización benéfica, sino un negocio masivo que aparentemente está prosperando en la medida en que el comisionado Rob Manfred acaba de obtener una extensión de cinco años de sus jefes.

Claro, los raitings de la Serie Mundial bajaron; la asistencia de la temporada regular bajó. Pero casi 70 millones de personas fueron a los juegos el verano pasado y si pasó algún tiempo caminando por el estadio en San Luis, Milwaukee, o Boston, Anaheim, San Francisco, en el lado norte de Chicago, caminarás por un océano de personas. A nadie le importa, excepto a todos los que están ahí y hay mucha gente en esos lugares.

Los raitings de la televisión local no son muy buenos. Los ingresos siguen creciendo, al parecer. En algún momento de próxima década, las Grandes Ligas no tendrán ningún problema en atraer ofertas para dos franquicias de expansión, tal vez colocar una en Montreal, Portland, Nashville o Charlotte. Sí, es cierto que la situación del estadio de los Rays de Tampa Bay ha sido terrible y los Atléticos de Oakland han vivido conjeturas sobre si construirán un estadio de béisbol en San José, Fremont o en alguna otra ciudad. Esas dos situaciones deben resolverse antes de que las Grandes Ligas considere seriamente un equipo 31 y 32, pero es probable que suceda.

Durante la postemporada, Manfred opinó que el deporte es una víctima de la canibalización, que las personas dentro de la industria siempre encuentran fallas en el juego y lo desarman. Y tal vez esto alimenta la percepción de lo que el béisbol está en problemas.

Hablaré por mí mismo al respecto: culpable de los cargos. He escrito acerca de la creciente preocupación por las colisiones de los receptores antes de la lesión de Buster Posey. Escribí sobre la tasa de bats astillados, y la red alrededor del plato de home. Me quejé de las numerosas visitas de Wilson Contreras durante la postemporada de 2016 y, más recientemente, me quejé del alargamiento del desfile de relevistas y la necesidad de restaurar la permanencia de los lanzadores. Entiendo la lógica detrás de la idea del abridor, aplaudo a Erik Neander, Chaim Bloom y Kevin Cash por el ingenio y la ejecución, pero todavía odio y espero que desaparezca a través de cambios de reglas.

El punto de Manfred puede haber sido un tanto confesional: ha liderado la preocupación por el ritmo de la acción, y en el receso por el Juego de Estrellas, probablemente eligió al tipo equivocado cuando sugirió que Mike Trout podría hacer más para promocionarse.

La relación actual entre las Grandes Ligas y la Asociación de Jugadores de las Grandes Ligas es una preocupación importante, tal vez la amenaza más importante de la salud del juego. De alguna manera, el diálogo para abordar los cambios necesarios necesita avanzar.

Pero a pesar de las quejas o las mejores sugerencias, es importante recordar que el deporte está yendo bien. Si no crees esto, revisa Bryce Harper o Manny Machado unas semanas después de que acepten acuerdos récords. Verifique las métricas de la aplicación de At Bat, que indican que es la más utilizada en deportes, basada en el uso manual -y agosto del 2018 fue su mejor mes hasta la fecha-. Consulte con las compañías que han elegido asociarse con MLB, incluidas Amazon, Google y Apple. Verifique con la gente de Fox, quienes estaban al tanto de la caída de los raitings de TV y firmaron para obtener más más. Ve a los muchos increíbles jugadores jóvenes que ahora presenta el deporte, desde Francisco Lindor hasta Ronald Acuña Jr., o de Shonei Ohtani a Alex Bregman.

Y no creas esas respuestas en Twitter de que el béisbol está muriendo, que son tan reflexivas y tan ridículas que bien pueden prevenir de bots.