Los helicópteros pasaban por encima de su cabeza y la alegría llenaba el rostro de José Fernández, lo que significa que este momento fue era como la mayoría de los momentos en su vida, porque él se había acostumbrado a sacarle alegría - en el béisbol, en el pitcheo, en contar un cuento, en una conversación sobre sus primeros días luego de haberse ido de Cuba - en todo a su alrededor.

Era la tarde del 3 de julio, y Fernández y sus compañeros estaban en la línea de tercera base en Fort Bragg, Carolina del Norte, antes del partido en honor a los soldados apostados allí. Yo observé a José mirar los helicópteros pasando por encima de él, con su celular en su mano, con el que retrataba todo lo que estaba ocurriendo, y cuando las banderas se bajaron, él caminó hacia mí, mirando lo que acababa de capturar.

Fernández se había conmovido mucho con lo ocurrido ese día, parándose en los jardines y firmando autógrafo tras autógrafo. A medida que volvía al dugout justo antes del juego, Fernández notó que alguien desplegaba una bandera hacia él desde las gradas - una bandera de la 82ª División Aérea - y le pidió que se la autografiará, y él caminó hacia el dugout de los Marlins y logró que cada jugador, entrenador y hasta el manager Don Mattingly la firmara, desde Christian Yelich a Giancarlo Stanton.

Luego caminó hacia la línea de foul para escuchar el himno, y ver los helicópteros.

"¡Logré grabarlo todo!", gritó emocionado. Parecía que esa era la forma en que siempre hablaba sobre todo.

Él era un gran fanático del béisbol, como lo es cualquier jugador en el deporte, alguien que amaba ver lo que otros jugadores hacían, alguien que amaba ver a otros equipos. Fernández me dijo una vez que si no hubiese sido pelotero, habría seguido comoquiera el deporte muy de cerca, jugando béisbol de fantasía, porque todo lo que hacía, lo hacía con pasión.

Como alguien que tuvo problemas para aprender español en la Universidad, le pregunté, en la primavera de 2015, cómo fue que pudo aprender inglés tan bien luego de salir de Cuba, y se echó a reir y me contó una historia sobre sus problemas con el lenguaje. En sus clases en la secundaria, según contó José, su maestro le pedía a sus estudiantes que solo hablaran inglés en la clase, y él no reconocería su presencia en clase hasta que así lo hicieran. Pero un día Fernández tuvo muchas, muchas, muchas ganas de ir al baño, así que siguió repitiendo la palabra en español,: baño. Baño.

El maestro le seguía insistiendo que dijera la palabra en inglés.

"Baño", seguía diciendo.

En inglés, le insistía el maestro.

En medio de la desesperación y cuestionándose si el maestro realmente lo entendía, José hizo un gesto sobre la razón por la que necesitaba ir al baño. "Y me enviaron a la oficina del principal por eso", dijo riéndose.

Luego de terminar la historia, se fue a los jardines del complejo de entrenamiento primaveral de los Marlins para correr en la franja de advertencia. Fernández venía de una cirugía Tommy John y no podía esperar para lanzar de nuevo, pero todavía tenía mucho trabajo por delante para lograrlo. Los cielos del sur de la Florida se abrieron mientras él se estiraba, y los otros jugadores corrieron a guarecerse de la lluvia, al camerino, a la jaula de bateo.

Fernández se quedó corriendo en el terreno, con el lodo de la franja de advertencia manchando la parte trasera de su camiseta, y luego de un rato, salió del terreno, todo empapado, sonriendo y hablando de la experiencia.

Irradiaba la misma alegría que tenía cuando me mostró su video de los helicópteros.

"Tienes que poner eso en Twitter", le dije.

"Papi, yo no sé cómo hacer eso", me dijo.

"¿Y qué tal Facebook?", le pregunté.

"Yo no sé cómo hacer nada de eso", me respondió.

Yo le dije que si me enviaba el video por correo electrónico, me encargaría de publicarlo en las redes sociales por él.

Me pasó su teléfono. "Aquí tienes, hazlo", me dijo, y poco después, todo el mundo pudo ver, en ese momento, el José Fernández que sus compañeros y sus amigos conoces, un joven sonriente y muy feliz

Y ahora ese joven se nos ha ido.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


John Gibbons and Bruce Bochy
Getty Images, USA Today SportsLos managers John Gibbons de los Azulejos y Bruce Bochy de los Gigantes están en malas rachas de dos derrotas en fila y con duros partidos por delante en la recta final.
Los Yankees de Nueva York llegaron a Boston el jueves en el medio de la batalla por la postemporada en la Liga Americana, lo suficientemente cerca para que fuese posible que para el final de la serie de cuatro juegos, pudiesen tener oportunidad para ganar el banderín de la División Este LA. Pero el bullpen de los Yankees se derrumbó día tras día, dejando perder ventaja tras ventaja ante Hanley Ramírez, y en vez de atrapar a los Medias Rojas, los Yankees salieron cojeando de Boston el domingo en la noche, y casi fuera de la contienda por un boleto a los playoffs.

Eso es lo que es posible en esta época del año, ya que un solo partido puede causar un enorme movimiento en los impulsos. Los días finales se están agotando en el calendario de la temporada regular, y la desesperación comienza a ser extraordinaria.

Con eso en mente, le echamos una mirada a las series grandes que comenzarán el lunes:

Azulejos en Marineros (tres juegos) Los Marineros no llegan a la postemporada hace 15 años, y probablemente las próximas 60 horas tendrán gran impacto en ver si esa racha será quebrada o no este año. Seattle está a dos juegos de Toronto, un equipo que conoce muy bien el impacto emocional de ese tipo de sequías de postemporada. (Los Azulejos llegaron a los playoffs el año pasado por primera vez en 22 temporadas).

Desde ESPN Datos: En esta serie chocará una de la de las ofensivas más calientes en todo el béisbol, la de los Marineros, ante un cuerpo de lanzadores de los Azulejos que ha tenido problemas todo el mes. La buena noticia para Toronto es que J.A. Happ abrirá el martes con la oportunidad de convertirse en el sexto lanzador en la historia de los Azulejos con 20 victorias en una temporada y el primero desde Roy Halladay en 2008.

He aquí los abridores proyectados para los Azulejos versus los Marineros (y sus números en septiembre):

Lunes: Marco Estrada (0-3, 8.53 ERA, 1.97 WHIP)

Martes: J.A. Happ (2-0, 3.68 ERA, 1.30 WHIP)

Miércoles: Aaron Sánchez (2 starts, 7.59 ERA, 1.50 WHIP)

Mayores rachas activas sin llegar a la postemporada

Marineros: 14 temporadas (última aparición fue en 2001)
Marlins: 12 temporadas (2003)
Padres: nueve temporadas (2006)

Seth Smith ayudó a despertar la ofensiva de Seattle el domingo. Todo se magnifica en la recta final, según dijo el antesalista de los Marineros Kyle Seager.

Toronto fue blanqueado por los Angelinos el domingo, según escribe Ken Fidlin, y fue vencido por Mike Trout y Albert Pujols. La ofensiva minó a los Azulejos, según escribe Richard Griffin.

Las oportunidades de los Azulejos de llegar a la postemporada, hasta el lunes en la mañana: 66.7 por ciento. Las de Seattle: 22.1 por ciento.


Gigantes en Dodgers (tres juegos)

El banderín del Oeste de la Liga Nacional está todavía al alcance de los Gigantes, ya que están a cinco juegos restando 13 partidos en calendario. Esta serie parece que se tratará más de ganar algo de impulso duradero y detener su histórica mala racha en la segunda mitad. Parecían estar a punto de lograrlo tras vencer a los Cardenales el jueves y el viernes, pero ese impulso quedó detenido con otra implosión de su bullpen el sábado y la blanqueada que sufrieron el domingo. De la historia de Susan Slusser:

El golpe de gracia para que Santiago Casilla fuese sacado, al menos temporeramente de su rol de cerrador, fue la remontada en el partido del sábado.

"Ese partido, fue un gran golpe, no se puede negar. Eso nos dolió, no podemos esconderlo", dijo el manager Bruce Bochy. "De ahora en adelante será una gran batalla. Ellos hicieron lo que tenían que hacer, nos ganaron viniendo de atrás.

"Nosotros tenemos que enfocarnos, ahora que lucharemos ante L.A. Ellos tienen un equipo realmente bueno, buen pitcheo, y tenemos que estar listos para batallar".

Ah sí, los punteros Dodgers, quienes se mantuvieron a cinco juegos de distancia de San Francisco luego de su derrota el domingo. Los Gigantes han ganado cinco de sus siete juegos en casa ante los Dodgers, pero han perdido cuatro de seis en Los Angeles, donde estarán en los siguientes tres juegos.

Estos son tiempos de desesperación tanto para los Gigantes, quienes solo tienen un juego de ventaja sobre San Luis por el segundo comodín, como para los Dodgers, quienes se medirán a San Francisco seis veces en las siguientes dos semanas y tienen oportunidad de completar la tarea de despegarse de los Gigantes en la batalla por el banderín divisional.

Derek Law podría ser una opción para cerrar por los Gigantes al igual que Hunter Strickland.

De ESPN Datos: Los Gigantes fueron blanqueados el domingo, la octava vez que han sido blanqueados desde el receso del Juego de Estrellas. (Antes del receso solo habían sido blanqueados cuatro veces). Para poner ese número en perspectiva: Doce equipos no han sido blanqueados ocho veces en toda la temporada.

Los Gigantes tienen la séptima mayor cantidad de boletos en las mayores y la segunda menor cantidad de ponches desde el receso del Juego de Estrellas, pero aun así están en el puesto 16 en OBP. Así que, ¿cuál ha sido el problema en la segunda mitad?

Ellos tienen la mayor cantidad de apariciones en el plato con corredores en posición de anotar pero apenas batean .225 en esas situaciones, la cuarta peor marca en todo el béisbol desde el receso.

Solo los Marlins han conectado menos jonrones desde el receso del Juego de Estrellas, y solo los Padres y los Filis tienen menos total de bases. Solo tres equipos tienen menos porcentaje de pelotas bateadas duro.

Los Angeles tiene oportunidad de despegarse definitivamente de los Gigantes, como reconoce el manager de los Dodgers Dave Roberts. Los Dodgers siguen teniendo problemas contra los zurdos.

Las oportunidades de los Dodgers de llegar a la postemporada: 99.9 por ciento. Las de los Gigantes: 66.5 por ciento.

Medias Rojas en Orioles (cuatro juegos)

Hanley Ramírez es el bateador más caliente en el planeta al comenzar esta serie; tiene ocho cuadrangulares en sus últimos 11 juegos y 12 vuelacercas en sus últimos 21 partidos, incluyendo dos ante los Yankees el domingo en la noche - y esos números quizás ni reflejen lo bien que ha estado moviendo el bate ahora mismo.

Hanley Ramirez
Rich Gagnon/Getty ImagesHanley Ramírez tiene OPS de 1.276 en 69 apariciones en este mes.
Ramírez bateó la pelota duro en casi cada vez que estuvo en la caja de bateo en los cuatro partidos ante los Yankees, siendo la única pregunta real si él sería capaz de levantar la pelota al aire o conformarse con un sencillo o un out de línea. Vic Rodríguez, el asistente del coach de entrenadores de Boston, dijo que en semanas recientes, Ramírez ha estado tan enfocado en eso que ha tomado menos de una docena de swings en las prácticas de bateo antes de los partidos.

Por ejemplo, antes de un juego reciente en Toronto, Ramírez le pidió a Rodríguez le lanzara algunas pelotas para que Ramírez pudiera hacer algunos swings - y luego que Hanley masacrara la primera pelota que le lanzaron, él se alejó. "Ya me siento bien", le dijo a Rodríguez.

Ramírez ha tenido una extraordinaria temporada de regreso, según escribe Peter Abraham.

Luego que Mark Trumbo destruyera una pelota para romper un empate el domingo, los Orioles están a tres juegos de los Medias Rojas en el Este LA al comenzar esta serie y a un juego sobre Toronto por el primer comodín en la LA.

Los Orioles están volviendo a hacer lo que saben hacer mejor: conectar cuadrangulares.

Las oportunidades de Boston de llegar a la postemporada: 99.4 por ciento. Las de los Orioles: 74.5 por ciento.


Cardenales en Rockies (tres juegos)

Los Cardenales hicieron lo que tenían que hacer en San Francisco el sábado y el domingo, ganando los partidos que tenían que ganar para mantenerse cerca de los líderes de los comodines, pero aunque San Luis se medirá a un equipo con record perdedor en esta serie, no será nada fácil. Coors Field es famoso por hacer añicos los cuerpos de lanzadores tanto en los días de partidos como luego de acabarse la serie, ya que los jugadores siguen sintiendo los efectos de la elevación.

Y los Rockies vienen de barrer a los Padres.

El domingo, Alex Reyes demostró aplomo más allá de su edad, con siete entradas en blanco ante los Gigantes, según escribe Derrick Goold. El impredecible Coors Field es el siguiente reto para San Luis, según escribe Benjamin Hochman.

Las oportunidades de los Cardenales de llegar a la postemporada son de 44.1 por ciento.


Bravos en Mets (tres juegos)

Noah Syndergaard estará en el montículo por Nueva York, que sigue su gira contra los equipos menos capaces en el béisbol: Luego de dominar a los Mellizos, quienes tienen el peor record en el béisbol, los Mets se medirán ahora a los Bravos, quienes tienen el segundo peor record.

Los Mets colocaron a un chico nuevo en su rotación, y él se llevó la victoria.

Las oportunidades de los Mets de alcanzar la postemporada: 88.9 por ciento.

Otras series a observar

Tigres (24.3 por ciento de posibilidades de llegar a la postemporada) en Minnesota

Astros (11.1 por ciento) en Atléticos.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los Indios de Cleveland parecían que estaban siguiendo el guion de los Mets de 2015, encaminados al título de división gracias a un fuerte cuerpo de abridores y abriendo el camino para llegar lejos en octubre sobre la base de esa rotación. En su lugar, ya cerca del final de la temporada regular, están mucho más cerca de la versión de 2016 de los Mets, quienes poseen una talentosa rotación diezmada por las lesiones. Con Danny Salazar (antebrazo) ya fuera por tiempo indefinido, Carlos Carrasco sufrió una lesión que lo saca de la temporada el sábado, cuando fue golpeado en la mano de lanzar por una línea al segundo lanzamiento del partido del sábado.

El manager de los Indios, Terry Francona anunció el diagnóstico después del partido. No había ningún calendario específico determinado para la postemporada, escribe Jordan Bastian. De su historia:

Carrasco sufrió una fractura no desplazada de un hueso de la mano derecha y no podrá jugar por el resto de la temporada regular, lo que representa un golpe demoledor en las aspiraciones de los Indios de llegar a la Serie Mundial...

La pérdida de Carrasco complica la planificación de postemporada de Cleveland.

"Me duele", dijo el manager de los Indios, Terry Francona. "Hará esto más difícil lo que estamos tratando de hacer. Cuando lo hagamos todo se sentirá mucho mejor. Es otro reto, pero sentimos que lo resolveremos". En la primera entrada, Carrasco, tiró una recta de 95 millas por hora que le devolvió el bate de Kinsler a una velocidad de salida de 101 mph, según Statcast. Cuando Carrasco terminó su lanzamiento, la línea le golpeó en la mano. El lanzador salió del montículo con claras muestras de dolor, caminando rápidamente alrededor y se encontró con el entrenador James Quinlan y Francona...

"Hay que asegurarse de que", [el entrenador de lanzadores Mickey] Callaway dijo, "que estos chicos están todos preparados para hacer cualquier trabajo que se necesite cuando llegue la postemporada. Lo bueno es que Kluber y Bauer probablemente pueda lanzar cada cuatro días, o cada vez que se les necesite. El brazo de Bauer nunca le duele y Kluber es una bestia. Eso ayuda".

"Pero vamos a preparar a los chicos para la postemporada, y si clasificamos, arrancaremos desde allí". Los Indios continuaron su dominio de 2016 sobre los Tigres el sábado con una victoria dejándolos al campo -fue su victoria 13 en 14 juegos contra Detroit este año- y mejoraron su ventaja en la División Central a ocho juegos. Los Indios podrán darse el lujo de alinear su rotación para lo que parece ser un duelo de primera ronda contra los Medias Rojas (o algún otro equipo del Este de la Liga Americana) si no pueden atrapar a los Rangers con la mejor marca de la liga. Texas, cuenta actualmente con una ventaja de medio juego sobre Cleveland.

Pero en lugar de Kluber, Carrasco, Salazar y Trevor Bauer, ahora es probable que Cleveland presente una rotación con Kluber, Bauer, Josh Tomlin y probablemente Mike Clevinger, aunque parece que los Indios utilizarán a Kluber tanto como sea posible en octubre.

Según Elias Sports Bureau: el sábado fue la primera blanqueada en la historia de los Indios en la que el abridor no sacó un out. El último equipo en lanzar una blanqueada por completo con el cuerpo de relevistas fueron los Yankees, el 31 de mayo de 1988, a los Atléticos.

Los Indios están 13-1 contra los Tigres en esta temporada, es la segunda vez en las últimas 50 temporadas en que los Indios han derrotado a los tigres 13 veces en una campaña; la otra vez fue en 2001.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


A.J. Hinch
David Richard-USA TODAY SportsEl manager de los Astros A.J. Hinch se ha visto obligado a buscar parchos para su rotación de abridores.
HOUSTON - Restan solo tres semanas en la temporada regular, y para los contendientes en el grupo de siete aspirantes al comodín de la Liga Americana, cada victoria y cada derrota se magnifica. Los Astros de Houston vencieron a los Cachorros de Chicago aquí el sábado, y renacieron las esperanzas de que Houston pueda seguir en el toma y dame y navegar a puerto seguro en su serie ante el mejor equipo en el béisbol, pero para la cuarta entrada del juego del domingo en la noche, los Astros ya estaban abajo por nueve carreras. El manager A.J. Hinch sacó al torpedero boricua Carlos Correa, quien juega con molestias en un hombro desde que se zambulló a buscar una pelota ante Cleveland la semana pasada, para guardarlo para el inicio de su gran serie ante los Vigilantes hoy, en un caso de buen manejo de recursos.

La falta de profundidad en la rotación de los Astros le está pesando ahora, y será interesante ver si Houston consideraría la opción poco convencional de hacer un raro cambio en septiembre por uno o dos lanzadores abridores. Cualquier lanzador añadido en estas fechas no sería elegible para la postemporada, pero el enfoque actual de los Astros es llegar a la postemporada, cuando es más fácil sobrevivir con uno o dos abridores efectivos y un bullpen profundo, algo que Houston sí tiene.

Las opciones más obvias serían abridores veteranos que están cerca de la agencia libre con otros equipos, tales como Iván Nova de los Piratas, quien tiene marca de 5-0 y efectividad de 2.53 en 46 1/3 entradas desde que los Yankees lo enviaran a Pittsburgh, o Andrew Cashner de los Marlins. (A Cashner le gustaría esto de los Astros: Ellos permiten las barbas a sus jugadores, contrario a Miami, que tiene una política que suele irritar al derecho). Con Pittsburgh y Miami casi fuera de combate en la contienda por la postemporada, estos equipos podrían estar dispuestos a considerar ofertas por esos lanzadores antes de que lleguen al mercado.

Los Astros tendrían esos lanzadores en alquiler por solo dos o tres, o como mucho, cuatro aperturas, pero considerando lo precaria que está la rotación de Houston sin Dallas Keuchel y Lance McCullers y como su calendario se vuelve de difícil luego de su serie ante Texas, la mini inversión podría rendirles grandes dividendos.

Dicho esto, les presentamos una previa de las series más grandes que arrancan hoy, incluyendo la de Vigilantes-Astros.

Orioles en Medias Rojas (cuatro juegos)

Los Medias Rojas lideran las mayores en carreras anotadas, por mucho, y Baltimore tiene una docena de cuadrangulares más que cualquier otro equipo en la Liga Americana, así que probablemente esta va a ser una serie realmente difícil para los lanzadores en un momento en el que ambos equipos tienen mucho en juego. Con Boston viniendo de su salvaje victoria sobre Toronto el domingo y su cuerpo de lanzadores algo golpeado, la apuesta a favor/en contra en cuanto a total de carreras en esta serie fácilmente podría ser fijada en 50.

David Ortiz ayudó a los Medias Rojas a añadir un juego a su liderato en la cima del Este LA - está ahora a dos juegos - con un gran cuadrangular el domingo. El bullpen de los Medias Rojas flexionó sus músculos, según escribe Tim Britton.

El juego clave de la serie Orioles-Medias Rojas será el martes, cuando Dylan Bundy se mida a Drew Pomeranz; Pomeranz tiene efectividad de 2.76 en siete aperturas desde el inicio de agosto, y Bundy viene de una salida complicada.

Chris Tillman le dio a los Orioles un gran impulso el domingo y permitió que Baltimore ganara la serie de fin de semana ante los Tigres, pero la salud de su hombro seguirá siendo vigilada.

Luego de esta serie, los Medias Rojas solo tendrán seis partidos adicionales en casa.

Dustin Pedroia le está dando vuelta atrás al reloj, según escribe Rob Bradford.

Las oportunidades de Boston de alcanzar la postemporada al comenzar esta serie, de acuerdo a la métrica que utiliza ESPN en su página de tabla de posiciones están en 93.4 por ciento. Los Orioles: 56.7 por ciento.


Dodgers en Yankees (tres juegos)

Para los Dodgers, la pieza más interesante de esta serie es la apertura de Clayton Kershaw el miércoles, cuando él tratará de mejorar su salida anterior de tres entradas el pasado viernes - y en particular el comando de sus lanzamientos quebrados. La apertura de José De Leon el lunes también es importante; realmente los Dodgers no tienen escritos en piedra sus puestos en la rotación para la postemporada, y estarían dispuestos a considerar a De León, y un juego en el Yankee Stadium será una buena prueba para el novato puertorriqueño.

Pero esa imagen en el espejo retrovisor de los Dodgers podría ser más grande de lo que parece: Mientras L.A. perdía su serie ante los Marlins, los Gigantes - la versión del béisbol de una cucaracha en los pasados seis años porque son bien duros de matar - barrieron a los Diamondbacks y se colocaron a tres juegos del primer lugar en el Oeste LN. Y restan seis partidos entre Dodgers y Gigantes en el calendario.

Los Yankees, a dos juegos detrás de Azulejos y Orioles en la contienda por el comodín, están jugando libres de presión y sueltos, pero debido a que su calendario restante está lleno de partidos ante equipos contendientes, no tienen mucho margen para errores. El as Masahiro Tanaka se perderá esta serie; el manager Joe Girardi se ira en cambio con Bryan Mitchell, el zurdo CC Sabathia y Michael Pineda, ante una alineación de los Dodgers que parece muy adecuada para las dimensiones del Yankee Stadium, dada su gran inclinación hacia bateadores zurdos.

Bryan Mitchell
Jim McIsaac/Getty ImagesBryan Mitchell tendrá la pelota en el primer partido de la serie entre Dodgers y Yankees en Nueva York el lunes ante el novato puertorriqueño José De León.
Algo de seguimiento al juego del sábado: el manager de los Dodgers Dave Roberts no mostró arrepentimiento sobre su decisión de sacar a Rich Hill luego de siete entradas perfectas esa noche, según escribe Bill Plunkett, pero tuvo problemas para dormir esa noche. De la historia de Andy McCullough:

Con Clayton Kershaw en medio del proceso para recuperar por completo la fuerza de su brazo, Hill es el lanzador más confiable y efectivo del equipo. Roberts sintió que el equipo no podia darse el lujo de perder a Hill para los playoffs. ...

... Roberts quiso clarificar una discrepancia sobre la noche anterior. Luego del partido, Roberts dijo que los preparadores físicos notaron algo de "calor" en el dedo de Hill, un síntoma que podría presagiar una ampolla. Hill insistió que no se sintió afectado en el montículo. Pero la confianza de Hill en sus habilidades para superar la molestia no logró superar la preocupación de la organización por el posible empeoramiento de la misma.

Los preparadores físicos inspeccionaron la mano de Hill luego de cada entrada. Hill está combatiendo varias ampollas. Una se empeora con la curva. La otra es provocada por las rectas. El sábado, la ampulla de la recta estaba mostrando señales de vida. El cuerpo de preparadores le hizo pruebas a la mano y notó la sensibilidad en la piel.

"Habían señales que presagiaban la próxima salida de una ampolla", dijo Roberts.

Roberts consideró sacar a Hill luego de la sexta entrada, cuando Hill estaba en 75 lanzamientos. Ahí fue cuando sonó el teléfono del bullpen. Grant Dayton comenzó a calentar. Pero Hill desapareció con Roberts por el túnel que lleva del dugout hacia los camerinos, y le pidió que le dejara seguir en el partido.

Hill lanzó una entrada más. Yasiel Puig hizo una tremenda atrapada en el jardín izquierdo para el tercer out, lo que extendió el juego perfecto de Hill y levantó la presión arterial de Roberts. Hill siguió rogando que le dejaran lanzar la octava entrada. Pero en vano.

En cuanto a los Yankees, la reciente actuación de Luis Severino ha levantado preocupaciones sobre la rotación de los Yankees, según escribe Anthony McCarron.

Las oportunidades de L.A. de llegar a la postemporada: 99.6 por ciento. Los Yankees: 13.5 por ciento.


Vigilantes en Astros (tres juegos)

Si sacamos los partidos entre ellos en esta temporada, los Astros tendrían marca de 72-55 y los Vigilantes 72-56. Pero este pareo ha sido bien disparejo para los Astros en el 2016, ya que han perdido 13 de los 16 encuentros celebrados, y a menos que Houston pueda ganar al menos uno de los siguientes tres juegos, Texas es capaz de causar serio daño a las probabilidades de playoffs de su rival estatal, ya que los Astros están ahora a 3½ juegos detrás de los Azulejos y los Orioles en la contienda por el comodín.

Houston tendrá algo de oportunidad porque ni Yu Darvish o Cole Hamels lanzarán en esta serie, pero cada día, Hinch y los Astros tienen que esperar que su abridor mantenga el juego lo suficientemente cerrado como para entregarle la tarea al bullpen de los Astros. (El domingo, Mike Fiers fue golpeado por los Cachorros). Y tengan en mente que Texas, al acercarse al título divisional y con gran ventaja de 9½ juegos, no estará recurriendo al bullpen con un alto nivel de desesperación; en cambio, el enfoque en el cuerpo de entrenadores de Texas será el mantener frescos sus relevistas.

El juego de Texas ante los Angelinos el sábado tuvo una especie de sentimiento parecido al de entrenamientos primaverales, según escribe Evan Grant.

Las oportunidades de los Vigilantes de llegar a la postemporada al llegar a esta serie: 99.9 por ciento. Houston: 11.5 por ciento.


Mets en Nacionales (tres juegos)

Estos son los últimos tres juegos que los Mets jugarán ante un equipo con record por encima de los .500 esta temporada, y debido a que la ventaja de Washington en el Este LN es de nueve juegos, los Nacionales no modificarán su rotación para poner a sus mejores brazos para vencer a los Mets. En cambio, Washington utilizará a Mat Latos, A.J. Cole y Tanner Roark.

Los Mets vapulearon a Atlanta el domingo, y luego de jugar ante los Nacionales, su calendario está lleno de muchos partidos ante los Mellizos, Bravos y Filis.

La gran historia del subestimado Seth Lugo sigue, según escribe James Wagner. Yoenis Céspedes no habló con los medios el domingo, según escribe Kevin Kernan.

Las oportunidades de los Mets de llegar a la postemporada al comenzar esta serie: 69.3 por ciento. Los Nacionales: 99.9 por ciento.


Cachorros en Cardenales (tres juegos)

Ya que el número mágico de los Cachorros para asegurar el banderín de la Central LN ha bajado a cinco juegos, no hay presión en el manager Joe Maddon, pero los Cardenales siguen bajo enorme presión. Ellos están en pelea con los Gigantes y los Mets en la contienda por el comodín y tienen el calendario más duro de todos: esta serie ante los Cachorros y otra serie contra Chicago en Wrigley, al igual que cuatro partidos en San Francisco y tres juegos en las duras condiciones para lanzadores del Coors Field. Los Cardenales tendrán manos llenas, quienes utilizarán a Mike Leake, el atribulado Jaime García y Carlos Martínez ante los Cachorros.

Los Cardenales no pudieron hacer nada el domingo ante los Cerveceros, pero ahora el calendario se pone más brutal, según escribe Rick Hummel. El torpedero Aledmys Diaz, que acaba de volver de la lista de lesionados, podría ser titular esta noche.

Las oportunidades de los Cardenales de llegar a la postemporada: 41.9 por ciento. Los Cachorros: Ya pueden ir enfriando la champaña.


Otras series importantes

Rays en Azulejos: Toronto intentará recuperarse de una devastadora derrota el domingo que duró 226 minutos. El abridor de los Azulejos Aaron Sánchez está lidiando con una ampolla, y saltarse su siguiente salida no debe pensarse mucho, según escribe Richard Griffin. Las oportunidades de playoffs de Toronto al día de hoy: 74.5 por ciento.

Además: Mellizos en Tigres (Detroit debe aprovecharse de los Mellizos en cada oportunidad que pueda esta semana); Padres en Gigantes; Indios en Medias Blancas (con los Indios sosteniéndose firmemente en la cima de la Central LN); y Marineros en Angelinos.

Y hoy será un mejor día que ayer.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Tengo una teoría sobre los Piratas de Pittsburgh de 2016 que nunca podrá ser probada sin la aplicación del suero de la verdad y el paso del tiempo, luego de que los jugadores tengan oportunidad de reflexionar sobre cómo se evaporó su temporada.

Hay muchas razones por las cuales los Piratas están a un tris de quedar fuera de la carrera por los Playoffs (con su derrota el sábado, sumaron su décimo revés en los últimos 12 juegos). Su pelotero más importante, Andrew McCtuchen, tiene la peor temporada de su carrera y Gerrit Cole ha sido golpeado por las lesiones, Jung Ho Kang se convirtió en parte crucial de su equipo en 2015 antes de su lesión en la pierna, la cual lo mantuvo fuera de acción hasta el 6 de mayo y lo ha limitado a 83 juegos.

Pero, me pregunto si los Piratas sufrieron el síndrome del Juego de Comodín.

Para junio, su rival divisional, los Cachorros de Chicago, habían impuesto un ritmo impresionante al construir una ventaja de dos dígitos sobre Pittsburgh, así que los Piratas sabían que su única oportunidad de llegar a la postemporada sería a través del juego de vida o muerte que no ha sido nada amable con ellos los últimos dos años. Me pregunto si eso dañó su esperanza.

Actualmente, hay muchos equipos peleando como locos por esos lugares como comodín, incluidos los Marineros de Seattle y los Yankees de Nueva York en la Liga Americana y los Mets de Nueva York en la Nacional.

En 2013, Pittsburgh ganó el Juego de Comodines ante los Rojos de Cincinnati, pero hace dos años, los Piratas terminaron la temporada regular como el mejor equipo en Grandes Ligas; Francisco Liriano y Cole estaban lanzando bien y tenían un potente bullpen. Pero Madison Bumgarner fincó los cimientos de la leyenda que construiría ese otoño en el duelo de comodines de la Nacional en Pittsburgh, limitando a los Piratas a sólo cuatro hits.

Nueve exitosos meses de preparación se desvanecieron en un lapso de tres horas y 12 minutos.

El año pasado, los Piratas tuvieron otra tremenda temporada al terminar segundos en las Mayores en victorias con 98. Pero, debido a que los Cardenales de San Luis ganaron el título de la Central de la Nacional con 100 victorias, Pittsburgh fue relegado otra vez al Juego de Comodines. Bumgarner los había vencido en el primer acto de la que fue la obra más grande pitcheo en la historia de la postemporada en 2014 y en 2015, enfrentaron a Jake Arrieta, quien llegaba de montar el mejor desempeño tras la pausa del Juego de Estrellas en la historia de las Mayores -y Arrieta, como Bumgarner, los dominó.

En los campamentos de primavera, algunos jugadores de los Piratas se quejaron del formato de eliminación a un juego, de cómo no parecía correcto que un deporte en el que se trabaja durante meses, terminara de forma tan abrupta.

Así que, el 19 de junio, los Piratas estaban atrás de los Cachorros por 15 juegos, estaban en un bache profundo y la realidad les pegó de lleno. Aunque pudieran recuperar terreno, estaban destinados a ser, en el mejor de los casos, un equipo comodín, para enfrentar, quizá, a Noah Syndergaard, Bumgarner o a Clayton Kershaw.

Para un equipo que trabajó hizo lo necesario para ganar algo más que un boleto como comodín a Playoffs y cayó eliminado rápidamente, su perspectiva sobre este premio de consolación quizá sea algo diferente a la que tienen grupos jóvenes como los Yankees o como los Marineros, que intentan jugar en octubre por primera vez en 15 años.

Los Piratas quizá hayan sido afectados emocionalmente por la decisión de la directiva de cambiar al cerrador Mark Melancon -que fue lo correcto--, aunque el taponero hubiera dejado al equipo como agente libre al final de la temporada. En lugar de ello, Pittsburgh consiguió al excelente y joven relevista Felipe Rivero.

Quizá el cambio de Liriano fue interpretado negativamente por los Piratas, aunque Liriano había lanzado mal esta temporada y su remplazo en la rotación, Iván Nova, ha sido espectacular.

Cualquiera que sea la razón, los Piratas no han lucido como antes para los rivales, que les tenían gran respeto por la ferocidad y atención a los detalles que vieron en Pittsburgh el último par de años.

Esta clase de intensidad no ha estado con los Piratas esta temporada, los scouts y directivos así lo creen y los peloteros saben con seguridad si su deseo de pelear por un lugar como comodín en Playoffs fue afectado por cómo Bumgarner y Arrieta los mandaron de regreso a casa los últimos dos años.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


NUEVA YORK - No fue hasta la tercera entrada del domingo cuando alguno de los bateadores de los Nacionales de Washington hizo swing y falló ante el abridor de los Mets de Nueva York Seth Lugo (luego de 51 lanzamientos). Dos veces Bryce Harper conectó líneas silbantes que tenían la trayectoria de pelotas de golf conectadas por un palo principa.

Pero a medida que Lugo pasaba por esa parte del juego sin permitir demasiado daño, parecía ir mejorando, su recta aumentado en velocidad y sus lanzamientos quebrados rompiendo más; en un momento, le quebró la espalda a Jayson Werth de los Nacionales. El veterano jardinero se sintió tan engañado que pareció buscar consuelo en el oficial del plato Jim Wolf.

Al final de la séptima entrada, Lugo salió del montículo tras completar la mejor salida de su carrera en el béisbol - los Mets en ventaja 5-1 - y por ello recibió una ovación de pie. Matt Harvey no vuelve más en el resto de la temporada, Steven Matz no ha recibido el OK para siquiera comenzar a lanzar una pelota, y Jacob deGrom simplemente espera volver pronto; es muy posible que se pueda perder más de una salida. La golpeada rotación de los Mets ha quedado reducida a Noah Syndergaard, Bartolo Colón y tres lanzadores que no se esperaba que hicieran aperturas en 2016: Lugo, Robert Gsellman y Rafael Montero, quien estará en la loma el martes.

Pero de forma sorprendente, los Mets siguen en la contienda, a un juego de San Luis en la tabla de posiciones del comodín de la Liga Nacional, y con una enorme ventaja en el calendario: A los Mets les quedan apenas tres juegos ante equipos que tienen actualmente records por encima de los .500.

Por supuesto, esto no da ninguna garantía. Cuando comenzó la segunda mitad, parecía que eran los Piratas los que tenían el calendario más fácil, lleno de partidos ante equipos en problemas. Pero Pittsburgh ha desperdiciado muchas de esas oportunidades, incluyendo el ser barrido en este fin de semana por Milwaukee. Uno de los equipos que los Mets enfrentarán en la recta final, los Bravos, tienen uno de los peores records en el béisbol - pero últimamente ha estado jugando bien, incluyendo una actuación dominante de Julio Teheran el domingo.

Así que con esas advertencias en mente, he aquí algunas notas de calendario para los equipos en la contienda por los comodines de la Liga Nacional:

1. De los 26 juegos restantes de los Mets, 20 son ante los Mellizos, Bravos, Filis y Rojos. Nueva York jugará contra los Rojos hoy seguido luego de un vuelo nocturno hacia Cincinnati y una muy corta noche de sueño, y el domingo, el manager de los Mets Terry Collins indicó que probablemente dejaría fuera de la alineación a Yoenis Céspedes y Asdrúbal Cabrera.

2. San Luis aparenta tener el camino más difícil hacia octubre; a ellos les quedan series en casa ante los Cachorros y los Piratas, al igual que una serie de cuatro juegos en San Francisco.

3. Los Piratas todavía tienen pendientes partidos ante los peores equipos de la División Central de la LN, pero la recta final podría ser retante: Sus últimos 10 juegos son ante los Nacionales, Cachorros y Cardenales.

4. A medida que los Gigantes salieron cojeando del Wrigley Field, lo hicieron con la satisfacción de saber que no tendrán que salir de las zonas horarias del Pacífico o de la Montaña nuevamente. Seis de los últimos 13 juegos de San Francisco serán ante sus rivales divisionales Dodgers.

5. Los Dodgers tienen un raro viaje de 10 días en el medio de septiembre por Miami, Yankee Stadium y Arizona.

6. Los Marlins se mantienen a duras penas en la contienda, pero tienen probablemente el segundo mejor calendario del final de temporada, ya que 13 de sus 25 juegos finales son ante los Bravos y los Filis. Y no tienen que salir de la zona horaria del Este.

Durante la salida de Lugo en nuestro Domingo de Grandes Ligas, los amigos en Twitter - mayormente fanáticos de los Mets quienes apoyan a un equipo con gran historial de apodos, desde los Amazin's a Tug to Doc a Generation K - ofrecieron algunas sugerencias el apodo para los rellenos que tienen en la actualidad en la rotación. Entre las mejores ideas:

The Metronomes (Los Metrónomos)
AnonyMets (Los AnoniMets)
Metscillaneous (Los Metscilaneos)
Generation OK (La Generación OK)
A Few Good Mets (Unos Pocos Buenos Mets)
The Unusual Suspects (Los Sospechosos Inusuales)
The Who (Los Quiénes)
Out of the Blue Men Group (Salidos del Grupo de Hombres de Azul)
The Ready for Prime Time Players (Los Jugadores Listos para Prime Time)
LGM (las iniciales de los apellidos de los tres abridores, que coinciden con el cántico de apoyo a los Mets y que también es usado como hashtag en Twitter: "Let's Go Mets").

Pero el mejor de los que vimos: ReplaceMets. (Los Mets de Reemplazo)

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Yoenis Cespedes
Anthony Gruppuso/USA TODAY SportsParece que Yoenis Céspedes tendrá que cargar de nuevo a los Mets si quieren llegar a la postemporada.
Yoenis Céspedes se puso a los Mets de Nueva York en su espalda el lunes, al conectar cuadrangular para dejar tendido al rival. Les dio una muy necesitada victoria y una inyección de adrenalina. Céspedes encabeza el grupo de jugadores clave en las contiendas por los banderines, que son mayormente jugadores que cubren falta de profundidad.

Yoenis Cespedes, OF, Mets

Lucas Duda está fuera, David Wright está fuera, y Jay Bruce batea .163 con dos jonrones en 95 apariciones en el plato desde que llegó a los Mets. Sus oportunidades de alcanzar la postemporada se están desvaneciendo, y lo que necesitan de Céspedes ahora mismo es exactamente lo mismo que hizo para ellos en agosto pasado, cuando fue el líder de la ofensiva de la novena con su poder que tiene la capacidad de cambiar un partido.

Los Mets están a 2½ juegos del segundo comodín de la LN y han sido golpeados por las lesiones. Si Céspedes no batea, es difícil imaginárselos consiguiendo un boleto a la postemporada.


Kevin Gausman, SP, Orioles

Casi cada día, el panorama de los lanzadores de Baltimore es un rompecabezas de relevistas y ascensos de las menores a corto plazo. Pero en el día en que Gausman lanza, él tiene el potencial de maniatar a equipos buenos con su repertorio, como hizo el otro día en Yankee Stadium, dominando a Nueva York. Como tal, las aperturas de Gausman son días de victorias casi obligadas para los Orioles mientras luchan por sobrevivir en el Este de la Liga Americana.


Madison Bumgarner, SP, Gigantes

Los Gigantes no han estado bateando, la parte trasera de su rotación ha sido un desastre, y ellos están intentando desesperadamente de ganar algo de terreno. Por eso es que la derrota de Bumgarner ante los Dodgers la semana pasada se sintió casi como si fuesen cinco. Bumgarner debe ser el ancla de los Gigantes mientras intentan atrapar a Los Angeles en el Oeste de la LN para conseguir un puesto a la postemporada, en un momento en el que Bumgarner ya lidera las mayores en entradas lanzadas; él se acerca a un total de 3,000 lanzamientos en la temporada, cifra máxima en todo el béisbol.

Bumgarner no va a hablar sobre si está cansado, según escribe Henry Schulman.


Eric Hosmer, 1B, Reales

Kansas City se ubica en el puesto 14 en la LA en carreras anotadas, y los Reales nunca van a tener una ofensiva prolífica con todas las lesiones que los han forzado a utilizar jugadores jóvenes esta temporada. Debido a esto, Hosmer y Kendrys Morales -- los dos veteranos en el medio de la alineación - tienen que ser eficientes con sus oportunidades cuando tienen corredores en base.


Carlos Martínez y Adam Wainwright, SPs, Cardenales

Adam Wainwright and Carlos Martinez
Photo by Rich Graessle/IconAdam Wainwright y Carlos Martínez se han combinado para 21 victorias esta temporada.
Michael Wacha está fuera, Jaime García ha permitido 16 carreras en sus pasadas 16 entradas y Mike Leake está en la lista de lesionados, lo que deja a Martínez y Wainwright a cargo de mantener a flote el equipo en su intento de alcanzar la postemporada. Ahora hay importancia adicional para el equipo de ganar en los días en que Martínez y Wainwright abran partidos (incluyendo el martes en la noche cuando Wainwright se medirá a los Cerveceros): Los novatos Alex Reyes y Luke Weaver están ocupando ahora mismo los últimos dos puestos en la rotación de San Luis.


Iván Nova, SP, Piratas

Fue cambiado a Pittsburgh apenas minutos antes de la fecha límite de traspasos directos como una especie de descarte, alguien para llenar un espacio mientras los Piratas buscaban llenar el hueco dejado por el cambio de Francisco Liriano. Pero Nova, quien se convertirá en agente libre en el otoño, ha lanzado de forma grandiose para los Piratas y ha ascendido a un rol de importancia ahora que Gerrit Cole está fuera de forma indefinida. En cinco aperturas para Pittsburgh, Nova tiene efectividad de 2.87 en 31 1/3 entradas con un boleto y 22 ponches.


Clay Buchholz, RP, Medias Rojas

¿Quién hubiese predicho que Buchholz, una fuente de tremenda frustración para los fanáticos de los Medias Rojas debido a sus problemas como lanzador abridor, emergiera de momento como una figura crucial para su situación de bullpen? Carson Smith se lastimó, Junichi Tazawa ha sido bateado con libertad, Matt Barnes está en medio de una mala racha, Fernando Abad ha sido una decepción, los Medias Rojas no tienen idea de lo que puede dar Koji Uehara... los Medias Rojas necesitan que Buchholz brille en un rol de preparador, y hay señales de que ahora lo hará. El manager John Farrell habló el otro día sobre cuán cómodo parece Buchholz en un rol en el que podría aparecer diariamente, en vez de lidiar con los cuatro días libres antes de cada apertura, algo que no es inusual en los lanzadores. Los contrarios le batean .195 a Buchholz como relevista.


Josh Donaldson, 3B, Azulejos

Él parece el combustible que impulsa este equipo, y no es coincidencia que el reciente empuje de los Azulejos hacia el primer lugar haya ocurrido con el resurgimiento de Donaldson; él ha bateado seis cuadrangulares en sus últimos cinco juegos. Según el Elias Sports Bureau: Solo un jugador tiene más jonrones que Donaldson en un periodo de cinco juegos en la historia de los Azulejos (Carlos Delgado, siete del 6 al 10 de agosto de 1999).

La pasada temporada, Donaldson se convirtió en el segundo Azulejo en ganar el premio de JMV (George Bell, 1987), y lleva un ritmo similar esta temporada.

Los Azulejos tienen ventaja de dos juegos en el Este LA, igualando su mayor ventaja en la temporada. Esta es apenas la tercera vez en la que Toronto ha tenido ventaja de dos juegos tan tarde en la temporada (por fecha). En 1985, ellos tenían ventaja de cuatro juegos hasta el 29 de agosto y terminaron coronándose campeones de la división. Ellos también la ganaron en 1991 luego de tener ventaja de 2½ juegos.


Francisco Rodríguez, RP, Tigres

De forma frecuente en años recientes, Detroit llegó a este punto en la temporada con muchas preguntas sobre su relevo de las últimas entradas. Pero toda esta temporada, Rodríguez ha traído estructura al bullpen de los Tigres con su sólida actuación. Él ya no lanza tan duro como solía hacerlo, pero él nunca va a tener miedo de una situación de juego, y el gerente Al Avila ha hablado sobre la importancia de que sirva de consejero para otros miembros del bullpen de Detroit. Él va a ser una pieza crítica para los Tigres en las semanas finales.
Etiquetas:

MLB, Beisbol

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Yasiel Puig
AP Photo/Nick WassPara los Dodgers haría sentido el subir a su problemático jardinero cubano luego del 1 de septiembre, pero también les haría sentido el no subirlo.
Los primeros resultados de Yasiel Puig en Triple A son buenos; tiene cuatro hits en 11 turnos, incluyendo un doble, un cuadrangular, dos boletos y apenas un ponche. Si los Dodgers basan su decisión de subir a Puig en las próximas semanas en sus números en Oklahoma City, entonces este es el tipo de inicio que él tenía que tener.

Pero como siempre pasa con Puig, hay muchas cosas alrededor de él que pesarán en el ánimo de los Dodgers - y en última instancia, todos esos asuntos extraños podrían impedir su regreso a las Grandes Ligas este año. Los Dodgers tendrán una decisión difícil con Puig al llegar el 1 de septiembre, cuando se expandan los rosters de Grandes Ligas.

Los Dodgers buscaron cambiar a Puig antes de la fecha límite del 1 de agosto y no pudieron encontrar un acuerdo razonable porque no quisieron simplemente salir de un jugador de 25 años que ha tenido éxito en las Grandes Ligas. Así que hicieron lo más cercano a ello: Lo enviaron a las menores con la esperanza de que pueda comenzar a hacer algunos ajustes en el plato y quizás atraer la atención de cazatalentos rivales. "Uno tiene que creer que habrá muchos equipos que por lo menos le echarán una mirada", dijo un ejecutivo de la LA.

Si le damos el suero de la verdad a los que toman las decisiones en los Dodgers, probablemente nos dirían que el segundo mejor escenario posible con Puig sería que brillara en las menores en este mes y que algún otro equipo les de algo que valga la pena por él.

Pero el dilema para los Dodgers es que si ellos no lo suben cuando se expandan los rosters, ellos estarían mitigando cualquier valor de cambio que él pueda tener al reforzar la noción de que su mera presencia en un equipo es problemática. Si Puig sigue poniendo buenos números para Oklahoma City y los Dodgers no lo suben, eso enviará un mensaje al resto de la industria.

Pero quizás los Dodgers tengan otros asuntos más apremiantes que podrían provocar que él se mantenga lejos del camerino de Grandes Ligas. El equipo ha estado jugando bien en semanas recientes, respondiendo al reto de tratar de ganar el Oeste LN sin Clayton Kershaw. La cultura del equipo - bajo el manager Dave Roberts que se basa en jugadores como Chase Utley, Howie Kendrick, Corey Seager, Justin Turner y Adrian Gonzalez -- podría ser la mejor que se haya visto en algún tiempo.

Roberts ha reconocido que cuando Puig está en los alrededores, toma un pedazo desproporcionado del tiempo. Aunque Roberts no dio más detalles de eso, la preocupación constante con Puig es que él debe estar en el lugar adecuado a la hora adecuada, haciendo lo correcto. Que Puig no es el compañero más querido es algo que ha quedado bien establecido.

Además no está claro si Puig tendría necesariamente rol con los Dodgers ahora mismo, luego de la adquisición de Josh Reddick y el posible regreso de Andre Ethier en algún punto de septiembre. Incluso si Puig pone buenos números en las menores, eso no significa que él haya hecho las alteraciones en el plato que algunas personas en la organización dicen que debe hacer antes de volver a intentar ser un ligamayorista efectivo.

Los Dodgers han estado ganando - están apenas a un juego de los Gigantes en el Oeste de la LN - e invitar a una distracción como Puig al camerino es algo que quizás ellos quieran pasar por alto, independientemente de cómo eso afecte su valor en el mercado.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Cuando Alex Rodríguez estaba en el mejor momento de su carrera, cuando era el mejor jugador de todo el béisbol y nadie sabía sobre los esteroides, ocasionalmente se le acercaba a un colega en los vestidores, luego de tener un gran día, y le preguntaba: "¿Cómo se vio mi swing?".

Era algo comparable al estudiante de A+, que necesitaba reafirmación de un resultado de 102, y para algunos compañeros, era una ventana hacia la inseguridad que le afectó incluso en sus mejores temporadas.

Pero desde el momento en que Rodríguez fue suspendido hasta el instante en que reinició su carrera en el 2015, pareció alcanzar un dominio absoluto de aquella parte de sí que controlaba la manera en que era percibido. Desde que cumplió el castigo más severo en el béisbol desde Pete Rose, Rodríguez ha sido mucho más autocrítico -más en paz, tomando prestadas sus propias palabras recientes.

Eso podría ayudarle ahora que se mueve hacia un próximo capítulo en su vida, porque no hace sentido preocuparse por un legado que está sólido e inalterable. Al amanecer del domingo, Alex Rodríguez cuenta con 696 cuadrangulares, y solamente Barry Bonds, Hank Aaron y Babe Ruth han conectado más. Suma 3,114 hits, solamente superado por 19 jugadores. Tiene 2,084 impulsadas, más que nadie que no lleve por apellido Aaron o Ruth. Acumula 2,021 carreras anotadas, el octavo mejor en toda la historia. Tiene tres premios de Jugador Más Valioso y un anillo de campeonato de la temporada 2009 con los Yankees.

Ninguno de esos números y logros se los pueden quitar; le pertenecen. Por un periodo de quizás una década, fue el mejor jugador de la Liga Americana y la mercancía más codiciada: un jugador del cuadro qe podía lo mismo batear con poder y para promedio y de un fildeo elite, ganador de dos Guantes de Oro.

Sin embargo, hasta tanto ocurra un cambio dramático en la manera de pensar, Rodríguez jamás será electo al Salón de la Fama por un grupo de escritores que han demostrado una y otra vez que no votarán por un jugador sustancialmente vinculado a drogas para mejorar el rendimiento. Por eso es que Barry Bonds jamás se ha acercado a ser electo, ni tampoco Roger Clemens, dos jugadores que predominaron sobre el béisbol durante dos décadas.

Rodríguez inicialmente confesó el uso en el 2009 y cinco años después fue suspendido tras otra ronda de dopaje, ésta a través de la Clínica Biogenesis.

Rodríguez nunca será recordado sencllamente como uno de los mejores jugadores de todos los tiempos; en cambio, será recordado como uno de los mejores jugadores que utilizó drogas para mejorar el rendimiento -no precisamente una descripción para plasmar en el bronce del Salón de la Fama-.

Estuve junto a un futuro miembro del Salón de la Fama la primera vez que vi a Alex Rodríguez. Fue en el verano de 1993, y Tony Gwynn estaba tomando una temprana práctica de bateo en lo que entonces se conocía como el Jack Murphy Stadium. Rodríguez había sido seleccionado ese verano en el primer turno por los Marineros, pero todavía no había firmado, y acudió al Jack Murphy a hacer lo que tantas veces hizo en su vida: buscar consejos de los poderosos.

Gwynn ya había ganado cuatro de sus eventuales ocho títulos de bateo, y nueve de sus 15 selecciones al Juego de Estrellas, y Rodríguez quería dialogar con él sobre su status.

Ambos charlaron, Rodríguez en un asiento de primera fila cerca de la cueva de los Padres por el costado de primera base. Cuando terminaron, Gwynn regresó a la caja de bateo y resumió la conversación: exhortó a Rodríguez a dejar de discutir por dinero y a firmar lo antes posible, para dedicarse al negocio de comenzar su carrera en el terreno de juego.

Tony concluyó diciendo: "buen chico".

Era un Alex Rodríguez de 18 años. Qué promesa. Qué potencia. Y con el final de su carrera a la vista, podemos agregar: qué desperdicio, aunque es imposible saber exactamente cuándo comenzó Rodríguez a usar drogas para mejorar el rendimiento, así como miles de sus colegas peloteros en las mayores y en las menores, o cuánta base proveyeron a su labor.

Ahora todo eso es historia, sin embargo, lo mejor y lo peor, y Alex Rodríguez no puede ganar nada más insistiendo en lo que ya no puede cambiar. Su carrera terminó, pero su vida y su era como padre continúan, y sin necesitar en absoluto preguntarle a alguien cómo luce su swing.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Yasiel Puig
Chris Williams/Icon SportswireLa mejor oportunidad de que Yasiel Puig pueda volver a Grandes Ligas es retomar su modo de ataque en el plato, pero no lo va a lograr si no lo trabaja en Triple A.
Generalmente, cuando un jugador es asignado a un equipo de liga menor se espera que se reporte a su siguiente equipo dentro de las próximas 72 horas, aunque siempre hay formas de que un equipo o un jugador naveguen alrededor de esa regla. Pero la mayoría de los jugadores en las últimas generaciones de peloteros que han sido enviados abajo se reportan inmediatamente - dentro de 24 a 48 horas - en reconocimiento de la lógica que indica que nada se gana con esperar y que algo se puede perder en la forma en que eres percibido.

Este es el Día 6 desde que Yasiel Puig supo que los Dodgers lo cambiarían o lo enviarían a las menores, y todavía no se ha reportado a Triple-A, según escribe Bill Shaikin, quien añade que se espera que Puig juegue el domingo. Él solo se está lastimando a sí mismo y demorando el trabajo que necesita hacer para volver a las Grandes Ligas, y la dilación de Puig solo reafirma la percepción general que se tiene de él de ser un jugador que tiene problemas para hacer los ajustes que le permitan volver a ser un jugador efectivo en las Grandes Ligas.

El patron de tardanzas de Puig y la frustración en sus compañeros ha generado mucha atención, pero todo eso es accesorio al problema principal de Puig a los ojos de muchos evaluadores, incluyendo algunos dentro de la organización de los Dodgers: Él necesita desarrollar un proceso constante para batear, y llevar eso consigo junto a un plan en el plato. Por ahora, esa es la forma más rápida de que vuelva a las Grandes Ligas.

El OPS de Puig ha declinado de .925 en su meteórica temporada de 2013, cuando recibió votos para colocarse entre los 10 mejores en la votación del JMV a pesar de solo haber jugado en 104 juegos, a .706 en esta temporada. El plan de ataque de los lanzadores y los receptores contrarios ha sido el mismo en la mayor parte de las últimas tres temporadas: Rectas altas y pegadas, lanzamientos quebrados bajitos y alejados. Puig no ha podido adaptarse a eso, y en cambio lo que hace es solo lamentarse. "Yo lo he visto hacerle swing a lanzamientos en la caja de bateo de los zurdos", dijo un cazatalentos veterano.

Miguel Cabrera es famoso entre sus compañeros por desarrollar un plan para cada uno de sus turnos al bate, para hacer parecer que siempre anda pensando un pitcheo más adelantado que lo que intentan hacer sus rivales - e ir tan lejos como para ajustar la forma en que despliega sus pies y manos lanzamiento a lanzamiento, a modo de anticipación. Joey Votto de los Rojos opera de la misma forma, y ellos están en extremos opuestos del prisma de la preparación.

Puig hace cosas que hacen que los evaluadores y ejecutivos piensen que él está en el otro extremo. Puig llegó a la temporada con un plan de ser más disciplinado, de enfocarse en no buscar lanzamientos fuera de la zona, y presto, pareció funcionarle. En los primeros siete partidos de la temporada, Puig se fue de 26-10 con cinco boletos y cuatro ponches.

Por la razón que sea, parece que optó por abandonar dicha estrategia. En los 74 juegos en los que ha participado desde ese entonces, Puig ha logrado un total de 13 boletos, y batea .247 con seis jonrones y 55 ponches en 271 apariciones en el plato. Los jardineros derechos de los Dodgers se ubican en los puestos 24 o 25 en muchas de las categorías ofensivas más importantes, y gran parte de esa responsabilidad recae sobre Puig.

A lo largo del camino, los cazatalentos han visto partidos en los que Puig parece tener la intención de irse con el primer lanzamiento en cada turno, o de ignorar ese primer pitcheo, y haciendo otras cosas con su mecánica o forma de bateo que, a sus ojos, refleja confusión y la falta de un plan de ataque.

Es posible que Puig, a los 25 años, simplemente no sea capaz de bajar su ritmo de juego, igual que Miguel Cabrera nunca va a ser rápido o Votto nunca podrá batear a la derecha. Pero hay personas que han trabajado con Puig en el pasado que creen que él es capaz de ser un jugador de alto calibre ofensivo si aprende a hacer al menos algunos ajustes.

Pero eso no va a ocurrir hasta que Puig vuelva a trabajar.

En la película Bull Durham, Crash Davis llega a unirse a su nuevo equipo y se le informa que tiene que trabajar con un cotizado prospecto, algo tonto - y luego de recibir la noticia, Davis anuncia que se retira del deporte. Luego de varios segundos, echa para atrás esa decisión, entendiendo que no tiene otra opción si quiere seguir jugando.

Mientras más rápido Puig entienda eso, mejor será para él, mientras intenta volver a las Grandes Ligas con los Dodgers o con cualquier otro equipo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO