<
>

Los Diamondbacks buscan hacer más con menos

play
Los Diamondbacks son fuertes candidatos en el oeste (2:33)

Guillermo Celis asegura que el equipo de Arizona llega con muy buenas credenciales para superar la actuación de la campaña pasada, basados en su pitcheo y una gran ofensiva. (2:33)

Aficionados y Fanáticos al "Rey de los Deportes": Los Diamondbacks de Arizona del 2017 confirmaron que es clave contar en sus filas con un pelotero de calidad de JMV.

Una vez más, Paul Goldschmidt se consolidó como uno de los mejores jugadores de la actualidad y gracias a otra sólida campaña, Arizona llegó por fin a la tierra prometida, en donde no resultó suficiente la presencia de su inicialista para seguir avanzando.

Goldschmidt ha promediado 30 jonrones, arriba de 100 carreras producidas y casi 20 robos de base en sus recientes 5 temporadas, sinónimo de consistencia y de pelotero completo si además tomamos en cuenta que ha ganado el Guante de Oro en tres ocasiones durante ese período; pero sigue sin ser suficiente su presencia para que el equipo pueda avanzar cuando juegan pelota de octubre.

El año pasado, la llegada de J.D. Martínez consolidó una gran ofensiva, que tuvo excelente segunda mitad de temporada para llevarlos a la postemporada, pero para el 2018, ya todos sabemos la historia, y con J.D. en Boston, la responsabilidad regresará a Goldschmidt casi en su totalidad, pero con ayuda de elementos como A.J. Pollock, Chris Owings, David Peralta y Jake Lamb, que también tienen mucho que decir.

La gran diferencia el año pasado en Arizona la hizo el pitcheo. Finalmente los Diamondbacks comenzaron a tener dividendos de su gran inversión en Zack Greinke, que junto a Robbie Ray se convirtieron en un 1-2 de verdadera contundencia en el inicio de la rotación de abridores.

Con ellos dos en la loma, el equipo tuvo marca de 42-18 y de ser el conjunto con el peor pitcheo colectivo de las Grandes Ligas en el 2017 (5.09), bajaron hasta la tercera posición (3.66), situación que tratarán de consolidar en esta nueva temporada.

Uniéndose a Greinke y Ray en la rotación, Taijuan Walker y Patrick Corbin son sólidos candidatos para marcar diferencia entre solo llegar, a llegar y trascender en los playoffs.

Torey Lovullo viene a su segunda temporada como dirigente tras presentarse llevándose la designación como Manager del Año en la Liga Nacional, y su principal tarea será encontrar al suplente de Fernando Rodney como cerrador del equipo.

Candidatos como Brad Boxberger y Archie Bradley ya le demostraron que pueden tener lo que se necesita para ocupar esa posición, una de las pocas cuestiones que tienen que resolverse positivamente en Phoenix, si es que quieren no solo llegar a la postemporada, sino ahora si, avanzar a la Serie de Campeonato.

¡No hay nada mejor!