<
>

Donald Trump recibe en la Casa Blanca al campeón Patriots

play
VIRAL: Gronk interrumpe al vocero de la Casa Blanca (0:20)

Rob Gronkowski detiene la conferencia de prensa de Sean Spicer para preguntarle si necesitaba ayuda, en la visita de Patriots a la Casa Blanca. (0:20)

WASHINGTON, D.C. -- Los campeones del Super Bowl, New England Patriots, fueron homenajeados este miércoles por el Presidente Donald Trump en la Casa Blanca, con la ausencia del quarterback Tom Brady por "problemas personales" y con la negativa del dueño Robert Kraft y el head coach Bill Belichick a responder cuestionamientos sobre la muerte de su ex jugador Aaron Hernández.

En total, 34 jugadores estuvieron presentes al mediodía en la ceremonia, un grupo similar al que hizo las visitas en 2004 y 2005, pero notablemente menor a los de 2002 y 2015.

Trump destacó el trabajo de Kraft por construir una "cultura dedicada a ganar" y subrayó que "la inició con su coach" Belichick.

"Toma trabajo duro, dedicación y compromiso de todos en el equipo para trabajar juntos en busca de la meta última, una meta que poca gente logra. Ustedes lo han logrado cinco veces", dijo Trump, refiriéndose después al canto de Belichick en el desfile de la victoria en Boston, sobre que no hay días de descanso, lo que aplica siempre a su trabajo.

Trump mencionó a ocho juadores específicamente, comenzó con el long snapper Joe Cardona de la Marina. Los receptores Danny Amendola y Julian Edelman, el ala defensiva Trey Flowers, el ofensivo Marcus Cannon y los jugadores de equipos especiales Matthew Slater y Nate Ebner. Después, el receptor de 24 años, Malcolm Mitchell dijo que casi llegó a las lágrimas al escuchar su nombre en boca del presidente.

Brady dijo en un declaración realizada este miércoles temprano: "Estoy muy contento y emocionado de que nuestro equipo sea homenajeado en la Casa Blanca hoy. Nuestro equipo logró algo muy especial, de lo que estamos orgullosos y así será en los años que están por venir. Gracias al presidente por recibirnos en esta ceremonia de honores y por apoyar a nuestro equipo desde que recuerdo. Han sucedido algunas cosas recientemente y no puedo estar en la ceremonia de hoy, pues estoy atendiendo problemas personales. Ojalá, si logramos la meta de ganar otros campeonatos en años futuros, podamos regresar pronto a la Casa Blanca".

La madre de Brady, Galynn, quien acudió solo a un juego el año pasado (el Super Bowl LI) mientras batalla contra un cáncer, visitó Boston el miércoles. En un post en Instagram, Brady pareció hacer referencia a que la visitaría.

Sobre Hernández, quien fue encontrado muerto en su celda en las primeras horas de este miércoles, ni Kraft ni Belichick respondieron a los reporteros preguntas sobre el tema después de la ceremonia.

Sus comentarios se limitaron al evento, del que Kraft dijo: "Es un honor distinto para nosotros celebrar el que fue, sin equivocarme, nuestro campeonato más dulce, con un gran amigo y alquien que es fuerte mentalmente y a quien admiro mucho".

Belichick agregó: "Con el desfile y la ceremonia de entrega de anillos, la oportunidad y el privilegio de visitar la Casa Blanca es una de las mejores cosas que obtienes al ganar el Super Bowl, así que somos unos privilegiados por estar aquí".

De los 34 jugadores que estuvieron presentes, sólo seis jugaron con Hernández y ninguno de ellos habló con los reporteros después de la ceremonia.