<
>

México volverá a vibrar con 'renovados' Patriots 19 años después

play
Arturo Olivé invitó a evitar el grito homofóbico (1:34)

El director de la NFL en México condenó tajantemente esta acción (1:34)

La historia de compromisos internacionales para los New England Patriots es vasta con seis apariciones en partidos fuera de los Estados Unidos, incluyendo una visita al Estadio Azteca en 1998.

En 2017, la franquicia de Massachusetts vuelve a probar suerte en territorio mexicano pero con un rostro completamente diferente a aquel que mostró ante los Dallas Cowboys en el Coloso de Santa Úrsula, empezando por el hecho que en aquel entonces no presumían ningún trofeo Vince Lombardi y ahora ya tienen cinco en sus vitrinas.

El equipo de Robert Kraft --mismo del que es propietario desde el 21 de enero de 1994-- inició su travesía por aguas internacionales en 1969 con un partido de exhibición ante los Detroit Lions en Montreal en el que cayeron 22-9 aún bajo el mote de Boston Patriots, pero fue hasta el 17 de agosto de 1998, después de tres incursiones en territorio canadiense, que probaron oportunidad en un suelo diferente al de Estados Unidos y al de la hoja de maple.

Los Patriots llegaban al Coloso de Santa Úrsula como un equipo que dos años antes se había instalado en el segundo Super Bowl de su historia pero con un entrenador en jefe diferente al que los llevó al juego por el título de la NFL. Bill Parcells, acompañado por Bill Belichick como su asistente y entrenador de la secundaria, había decidido tomar otro camino con los New York Jets, abriendo la puerta para que Pete Carroll --hoy con los Seattle Seahawks-- se convirtiera en el nuevo mandamás de la franquicia ubicada a 35 kilómetros de Boston.

El equipo comandado en ese entonces por Carroll ya contaba con jugadores que hoy son consagrados y la base de al menos tres anillos de Super Bowl como Tedy Bruschi, Willie McGinest, Adam Vinatieri --aún en activo--, Troy Brown, Ty Law y Lawyer Milloy, pero un año después, tras una marca de 8-8 y sin boleto a la postemporada, Kraft decidió dar un cambio en el timón y regresar a Belichick a la franquicia.

Aquellos Patriots de 1998 eran comandados por Drew Bledsoe, quien tenía un par de invitaciones consecutivas al Pro Bowl, y una ofensiva prolífica por aire que se había instalado dos años seguidos entre las mejores 10 de la liga; Tom Brady aún lucía como una opción remota después de su segunda campaña en Michigan, misma en la que sólo tuvo cuatro apariciones y 12 pases completos en 15 intentos para 103 yardas totales.

New England, en la penúltima campaña de Pete Carroll, doblegó 21-3 al conjunto de la estrella solitaria en el tercer compromiso de NFL en el Estadio Azteca. Hoy, 19 años después, el Coloso de Santa Úrsula presume siete duelos de la liga estadounidense, pero ahora recibirá a una franquicia que también ya posee cinco anillos de Super Bowl, a un futuro Salón de la Fama en los controles y que ha elevado su número de aficionados en suelo mexicano exponencialmente gracias a la 'renovación' que han sufrido en casi dos décadas con Belichick y Brady como arquitectos de la misma.