<
>

Foles quizá ya fuera pastor, pero ahora será estelar en Super Bowl

play
Nick Foles se emociona al hablar de su hija (1:34)

El mariscal de campo de los Eagles deja salir unas lágrimas, cuando habla de ser un buen ejemplo para su hija. (1:34)

BLOOMINGTON, Minnesota -- Nick Foles podría estar celebrando misa el próximo domingo. Pero por golpes del destino, será el quarteback que abra el partido para los Philadelphia Eagles en el Super Bowl LII.

Foles estuvo a punto del retiro al término de la temporada pasada, cuando parecía que nadie se interesaba en él y su carrera iba en picada más rápido que la aceleración de la gravedad.

Su principal opción era convertirse en pastor religioso. Incluso tomó lecciones de seminaristas vía internet.

''Los jugadores son personas como cualquiera otra'', dijo el entrenador de quarterbacks de los Eagles, Frank Reich. ''También tienen sus creencias, piensan, se divierten, gozan y sufren como cualquiera otra persona''.

Desde que Foles se encontró con Reich esta temporada, se identificaron con ideas y creencias similares, dentro y fuera del campo de juego.

Reich fue un notable quarterback suplente en la NFL la mayor parte de su carrera con los Buffalo Bills, con quienes disputó desde la banca cuatro Super Bowls. Los perdió todos.

Ambos llegaron a los Eagles este año, equipo con el que Foles empezó su carrera profesional en 2012 y después de pasar de manera sin pena ni gloria por los St. Louis Rams y Kansas City Chiefs.

''Hay diferentes caminos y oportunidades en la vida'', dijo Foles. ''Estoy súper emocionado por el Super Bowl. En realidad, ni siquiera me plantee en algún momento que podría estar en esta situación. Pero así es la vida''.

''Estoy muy agradecido de tener esta oportunidad de hablar y jugar en este partido'', agregó. ''Pero al mismo tiempo, si hubiera tomado otra decisión mi vida seguiría y estaría feliz. Me hubiera ido y haría algo más y glorificaría a Dios en esa instancia''.

Foles pasó la pretemporada lastimado y la campaña regular viendo cómo Carson Wentz, guiaba a los Eagles victoria tras victoria, así como él lo había hecho en la temporada 2013, cuando logró 27 pases de touchdowns y sólo dos intercepciones en campaña regular para marca de 10-5 y el título divisional, además de otras dos anotaciones, sin pérdida de balón en playoffs.

El quarterback de 29 años será apenas el tercero en su posición que abrirá el Super Bowl en una temporada en la realizó tres aperturas o menos en la fase regular. Los otros dos fueron Jeff Hostetler en 1990 y Doug Williams en 1987.

Ambos ganaron el campeonato de la NFL, con sólo dos partidos de campaña regular como titulares.

''Nick siempre estuvo con la mejor actitud'', dijo Reich. ''Tiene talento y eso lo ha demostrado en la liga. Se preparó bien. Todos los suplentes tienen que entrenar como si fueran a abrir el partido. Tienes que estar listo para cuando te necesiten''.

El receptor Nelson Agholor dijo que para Noles los primeros partidos en que tuvo que reemplazar a Wentz fueron su pretemporada y que en playoffs ha demostrado que está con todo.

Ha completado más de 75 por ciento de sus pases en juegos consecutivos; algo que sólo había logrado en playoffs el miembro del Salón de la Fama Joe Montana.

''Nosotros confíamos en él'', afirmó Agholor. ''No es Carson Wentz. Es Nick Foles. Somos afortunados de tenerlo. Tiene todo el talento y sabe jugar en esta liga como el mejor. Como receptor cada vez estamos más en ritmo y sincronía, y te puedo decir que está al nivel del que sea''.