<
>

Chiefs vs. Rams en Cd. de México es un duelo de proporciones históricas

Por ahí a finales de enero pasado, a días del Super Bowl LII en Minneapolis, la NFL anunció oficialmente el duelo entre los Kansas City Chiefs y Los Angeles Rams en la Ciudad de México.

Poco sabía la liga y mucho menos los aficionados de Chiefs y Rams -y de la liga en general- que el encuentro sería apenas el quinto desde la fusiòn de 1970 entre equipos con una derrota o menos a estas alturas del calendario regular, además de ser el primero en el que clubes de diferentes conferencias se miden con sólo una derrota en la Semana 12 o más adelante en el calendario.

Además, con marcas de 9-1 y de acuerdo a la historia, Chiefs y Rams tienen 50 por ciento de probabilidades cada uno de ellgar al Super Bowl. Desde 1966, 34 de los 68 equipos que han iniciado con marca de 9-1 han llegado al juego por el título de la NFL, de acuerdo a ESPN Stats & Information.

De esos 34, 18 se llevaron el Trofeo Vince Lombardi a casa.

A pesar de que hace nueve meses se hizo oficial el encuentro, como dignos mexicanos, las reacciones entre los aficionados al futbol americano en México fueron contrastantes: unos reclamaban la ausencia de equipos populares en el país como los Pittsburgh Steelers, Dallas Cowboys, Denver Broncos o el regreso de los New England Patriots u Oakland Raiders a la capital azteca, pues, además del interés por verlos jugar en el país, afirmaban que un partido entre Chiefs y Rams no llenarían el Estadio Azteca.

Otros, los menos, aseguraban que un partido entre dos equipos que fueron a Playoffs la campaña anterior era lo suficientemente atractivo para generar interés entre los aficionados al futbol americano.

Pocos repararon en el hecho de que la NFL simplemente mantenía firme su compromiso por celebrar juegos oficiales en México con la intención de extender el acuerdo para traerlos por varios años.

Antes de entrar en materia sobre la calidad del encuentro que nos espera la noche del 19 de noviembre, un mensaje claro a aquellos inconformes con lo que la NFL le ofrece a México como producto: no esperen que Cowboys o Steelers vengan pronto.

Si los siguen realmente de cerca, saben que Cowboys y Steelers son los equipos más populares, no sólo en México sino en Estados Unidos, que tienen llenos sus ocho duelos como locales en campaña regular y que, por la misma razón, cuando viajan, le hacen el favor a varios de sus rivales de llenarles su estadio, también.

Cowboys y Steelers son, junto con los Packers, los equipos cuyas aficiones más viajan para verlos en otras ciudades y eso significa derrama económica para los otros 29 equipos de la liga y ellos tampoco querrán perder una significativa entrada de dinero al llevar a Cowboys y Steelers afuera de Estados Unidos.

Además, recuerden que los equipos visitantes también reciben una tajada del pastel económico por su visita a otro estadio.

Es decir, ya sea por rotación y ya les toque salir de Estados Unidos para jugar de visita o porque la compensación económica realmente los deje tranquilos, Cowboys, Steelers y Packers no saldrán de territorio estadounidense.

De hecho, datos que respaldan lo anterior: Pittsburgh (2013) y Dallas (2014) sólo tienen un juego de temporada regular fuera de Estados Unidos y Green Bay aún no sale.

Y no es que la NFL tenga una bola de cristal y haya predicho que Chiefs y Rams se enfrentarían con marcas de 9-1. Incluso, en la liga han de estar más que complacidos y sorprendidos de que el duelo en el Estadio Azteca sea entre dos de los candidatos más sólidos al Super Bowl LIII.

Es más. Los récords lo hacen evidente, pero, sólo para documentarlo, el juego entre Chiefs y Rams es el más atractivo y de más alto perfil de los 34 que la NFL ha organizado fuera de su país desde 2005.

De esos 34 encuentros, sólo en uno ambos equipos llegaron con marca ganadora. Y adivinen qué juego fue y en dónde se disputó: el Houston Texans (6-3) ante Oakland Raiders (7-2) en el Estadio Azteca en 2017.

Antes de la visita de Texans y Raiders a la Ciudad de México, el encuentro que más se perfiló como uno entre equipos regulares se dio el año anterior, cuando los New York Giants y los Rams llegaron a su choque en Londres con idénticas marcas de 3-3.

En 2008, ya avanzada la temporada, los Dolphins y los Buffalo Bills se midieron en Toronto con récords de 7-5 y 6-6, respectivamente.

En total, 11 de los partidos de temporada regular fuera de Estados Unidos han tenido equipos con récords perdedores; 18 han tenido al menos a un club con marca favorable.

De los 34 partidos oficiales de la NFL fuera de Estados Unidos, 10 han tenido al menos a un equipo sin victorias y en 2013, Steelers y Minnesota Vikings llegaron a su cita en Londres sin conocer la victoria (los Vikings ganaron ese encuentro).

Chiefs y Rams llegan a su cita en el Estadio Azteca con récord combinado de 18-2, es, por mucho y lo será por un buen rato, el mejor partido internacional que la NFL tenga fuera de su país.

Si bien es verdad que Rams y Chiefs no son los equipos más populares en México, el gusto tan marcado de la afición mexicana a la NFL fue puesta a prueba.

Si tanto se afirma en redes sociales que la NFL es la liga deportiva más espectacular del mundo y cuando acaba, los mensajes por extrañarla durante seis meses son cosa de todos los días, es hora de que esa afición se haga sentir independientemente de los equipos.

¿O la pasión está reservada sólo para un puñado de equipos y el resto de la liga más espectacular y competitiva del mundo es desechable?

Disfruten el encuentro entre Chiefs y Rams, que si se tratara de un Cleveland Browns vs. Buffalo Bills, de cualquier forma se trataría de dos equipos que pertenecen a la mejor liga deportiva del mundo.