<
>

Las carreras divisionales rumbo a playoffs tras los juegos de la Semana 11

play
¿Quién fue el jugador más valioso de la Semana 11? (2:08)

Ciro Procuna, José Mondragón y Javier Trejo eligen a sus favoritos de los juegos de la NFL. (2:08)

Resta un partido de la Semana 11 --el más atractivo de la jornada: un duelazo entre los Kansas City Chiefs y Los Angeles Rams en "Monday Night Football"-- pero nunca es demasiado temprano para ir sacando la calculadora y hacer cuentas para saber lo que necesitan los equipos para ganarse un boleto de playoffs.

En esta pieza, nos enfocaremos en un primer momento solamente en los líderes divisionales, porque las combinaciones posibles para equipos todavía con acceso a un potencial boleto de comodín son demasiado numerosas. Además, solamente presentaremos los números que necesita cada uno de los actuales líderes divisionales --quienes tienen el destino en sus propias manos sin tener que depender de otros resultados-- para coronarse en su sector, sin tomar en cuenta los otros resultados. Eso significa que, dependiendo de otras combinaciones de resultados, el boleto a la postemporada puede llegar antes de lo que se prevé aquí.

Conforme avancen las semanas y disminuya el número de combinaciones, iremos añadiendo más equipos a las proyecciones.

AFC

En la Conferencia Americana, ningún camino es más sencillo que el de los New England Patriots (7-3) en la Este. A los pupilos de Bill Belichick les basta con ganar solamente sus siguientes tres partidos para amarrar por décima temporadas consecutivas el título divisional, y el decimosexto de los últimos 18 años. Esos tres partidos son de visita ante los New York Jets (3-7), en casa ante los Minnesota Vikings (5-4-1), y de visita ante los Miami Dolphins (5-5).

En el Norte, los Pittsburgh Steelers (7-2-1) tienen el volante en la mano, necesitando ganar sus próximos cuatro partidos para asegurar su cuarto título divisional de los últimos cinco años. Esos encuentros son de visita frente a los Denver Broncos (4-6), en casa ante Los Angeles Chargers (7-3), de visita ante los Oakland Raiders (2-8), y en casa ante los Patriots.

La División Sur es la más cerrada, con los Houston Texans (7-3) requiriendo todavía ganar sus siguientes cinco compromisos para asegurarse --sin ayuda de otros resultados-- su tercera corona divisional de los últimos cuatro años. Los cinco partidos que vienen para Houston son en casa ante los Tennessee Titans (5-5), en casa ante los Cleveland Browns (3-6-1), en casa ante los Indianapolis Colts (5-5), de visita ante los Jets y en casa ante los campeones Philadelphia Eagles (4-6).

Finalmente, en el Oeste, el mejor récord de la Conferencia pertenece a los Chiefs (9-1), quienes visitan mañana, lunes por la noche, a los Rams. Si Kansas City gana sus siguientes cuatro compromisos, incluyendo el del "Monday Night Football", habrán asegurado el título de su sector por tercer año en fila. Esos cuatro partidos son de gira ante los Rams, de gira ante los Raiders, en casa ante los Baltimore Ravens (5-5) y en casa ante los Chargers.

En la Conferencia Americana, solamente los cuatro líderes actuales controlan sus propios destinos en las carreras divisionales respectivas. Todos los demás equipos, con excepción de los Raiders, necesitarían ganar la totalidad de sus partidos restantes además de combinaciones de resultados ajenos para quedarse con sus divisiones. Oakland es el único equipo de la AFC matemáticamente imposibilitado para ganar su división.

NFC

En la Nacional, las peleas son más cerradas. En el Este, los Washington Redskins (6-4) lideran su sector, a pesar de haber caído en la jornada ante Houston. Washington requiere ganar sus cinco siguientes partidos para asegurar la división, pero sus siguientes tres juegos son ante sus rivales fraternos. Vienen partidos de gira ante los Dallas Cowboys (5-5), de gira ante Eagles, en casa ante los New York Giants (3-7), de visita ante los Jacksonville Jaguars (3-7) y de visita ante los Titans. Los 'Skins no han ganado la división desde el 2015. La cuestión en este sector es que Dallas y Philadelphia todavía tienen sus propios destinos en sus respectivas manos. Si Cowboys o Eagles ganan la totalidad de los partidos que les restan, sería uno de ello el que se quede con la división. No lo pueden hacer ambos al mismo tiempo, porque resta un partido por jugarse entre ellos en la Semana 14.

En el Norte, los Chicago Bears (7-3) hicieron crecer su ventaja en el partido nocturno frente a los Vikes, con un triunfo de 25-20. Aun así, a Chicago le haría falta ganar sus cinco partidos siguientes para quedarse con la división sin ayuda externa. Esos compromisos son de visita ante los Detroit Lions (4-6), de visita ante los Giants, en casa ante los Rams, en casa ante los Green Bay Packers (4-5-1), y de visita ante los San Francisco 49ers (2-8). En caso de lograrlo, los Bears estarían acabando con una sequía de siete temporadas sin título divisional, incluyendo las últimas cuatro en el fondo del sector. Con el triunfo de esta noche, Chicago aseguró que Minnesota no tiene su destino en las manos, dado que una victoria de los Vikings frente a los Bears y en sus otros seis partidos restantes les hubieran coronado en el Norte.

En el Sur, los New Orleans Saints (9-1) llevan el carril interno. De hecho, los Saints tienen, momentáneamente, el criterio de desempate a favor frente a los Rams --a quienes ya superaron-- en la persecución del primer puesto en la siembra de los playoffs, pese a tener idéntica marca. Cuatro triunfos más de manera consecutiva asegurarían el segundo título consecutivo para los Saints, en partidos en casa frente a los Atlanta Falcons (4-6), y de gira ante Cowboys, Tampa Bay Buccaneers (3-7), y Carolina Panthers (6-4).

Por último, los Rams (9-1) tienen el camino más corto hacia la postemporada vía corona divisional en la NFL. El cuadro angelino solamente requiere ganar sus dos siguientes partidos, el lunes por la noche en casa ante los Chiefs y de visita ante los Lions, para asegurar que nadie más los alcanza en su sector. Después de que los Rams acabaron con una sequía de 13 años sin títulos divisionales el año pasado, se trataría de la segunda corona de sector en fila para Los Angeles.

Por último, hay dos equipos en la NFC sin ninguna posibilidad de coronarse en su división. Coincidentemente, ambos juegan en el Oeste: los Arizona Cardinals (2-8) y los Niners. Otros ocho clubes todavía pueden ganar su división, pero solamente si reciben la ayuda que necesitan a través de combinaciones de resultados.