<
>

Todo cambia

play
Martino en conferencia, elogió a Chile (1:28)

De cara al duelo con Chile, Gerardo Martino elogió a la selección chilena y anticipó: "Espero un partido de posesión compartida". (1:28)

SANTA CLARA -- Después del subcampeonato del mundo en Brasil, la Selección Argentina no atravesó el recambio generaciones que muchos equipos sufren después de un torneo de esta importancia. Gran parte del plantel se mantuvo y la mayoría de los que estuvieron en el Maracaná participaron de la Copa América de Chile un año más tarde.

La sensación se repite a horas del debut en la Copa América Centenario: no parece haber grandes cambios ni de nombres ni de ideas. Sin embargo, las apariencias engañan, porque el equipo que empató contra Paraguay en La Serena el 13 de julio de 2015 es muy diferente al que jugará en el Levi's Stadium.

Cinco cambios introducirá Martino con respecto a los once que debutaron en la Copa América de Chile. Medio equipo en menos de un año. Es cierto que algunas de esas modificaciones son obligadas por problemas físicos, pero también lo es que otras de las variantes responden a cuestiones tácticas y a nuevas búsquedas de parte del entrenador. Incluso, hay un nuevo esquema y hasta un cambio posicional de uno de los jugadores.

Sergio Romero seguirá siendo el arquero y eso es algo que no cambia desde el ciclo de Diego Maradona. En la defensa, se mantiene Nicolás Otamendi, titular indiscutido que ya se convirtió en un valuarte del Seleccionado, y Marcos Rojo, quien es el único integrante del plantel que no tiene competencia directa en su puesto. Es el único lateral izquierdo de la lista. Aquí no había cambio posible.

Los otros dos puestos de la última línea sí cambiaron. Y ambos lo hicieron por decisión del técnico. Ramiro Funes Mori acompañará a Otamendi en la zaga y reemplazará a Ezequiel Garay, lesionado. De todos modos, el ex River se ganó el lugar antes de que el central de Zenit sufriera los problemas físicos que lo dejaron afuera de la Copa. Desde que llegó a la Selección, Martino expresó su gusto por Funes Mori y, apenas lo convocó, lo probó como titular. Ese mismo día, se ganó el puesto para siempre. Es decir que aunque Garay hubiese llegado en perfecto estado, Ramiro habría jugado desde el arranque.

En el lateral derecho habrá otro campeón de América con River. A los 29 años, Gabriel Mercado tendrá su primera oportunidad en un torneo grande. Es cierto que Pablo Zabaleta no fue convocado por una lesión, pero está claro que Mercado se ganó el lugar por méritos propios. En aquel choque con Paraguay, quien jugó en esa posición fue Facundo Roncaglia, suplente del madrynense en la actualidad.

Al igual que en 2015, Martino jugará este primer partido de la Copa con un doble cinco. En aquella oportunidad, fue formado por Javier Mascherano y Ever Banega, mientras que ahora será Augusto Fernández el compañero del jugador de Barcelona. Según afirmó Martino en conferencia de prensa, Augusto le otorga versatilidad para pasar a jugar como interior si el partido así lo requiere, por eso lo eligió por sobre Erik Lamela y Matías Kranevitter, las otras opciones. Será la primera vez que esta dupla compartirá le responsabilidad. Como hace un año, Lucas Biglia está con molestias y por eso no será titular.

En la zona ofensiva se verá la variante táctica. Mientras que en Chile jugó con un enganche y tres hombres de punta, en Estados Unidos tendrá un centrodelantero y tres mediocampistas de ataque por detrás. Javier Pastore no jugará y Banega cumplirá la función de conductor. Todas las pelotas pasarán por él y esa es idea se mantendría incluso con Lionel Messi en la cancha. A su derecha estará Angel Di María y a la izquierda Nicolás Gaitán, quien sólo jugará por las molestias que aún sufre el capitán.

De nueve jugará Gonzalo Higuaín, quien le ganó la pulseada a Sergio Agüero a fuerza de goles en la Serie A y de buen rendimiento en los últimos encuentros en la Selección. Además, está más acostumbrado a ser la única referencia de área, algo que el Kun hace menos. Será el momento de la revancha para el futbolista de Napoli.

En definitiva, aunque la percepción indique que el equipo nacional es siempre el mismo, los momentos individuales y las ideas colectivas cambian y repasar esos cambios es interesante para comprender cómo buscará Argentina solucionar errores y, de una vez por todas, levantar una Copa.