<
>

Darío Benedetto: El hincha de Boca sabe lo que tiene que hacer

play
¿Guillermo juega al misterio? La sorpresa de la práctica de Boca (1:34)

El entrenamiento del Xeneize en Madrid. (1:34)

MADRID -- Las circunstancias que trajeron la final de la Copa a Libertadores al otro lado del océano no deben repetirse en Madrid, o ningún otro sitio, opinó el delantero de Boca Juniors Darío Benedetto

Apenas desembarcar en la capital española para disputar el encuentro del próximo domingo en el Santiago Bernabéu que definirá al Campeón Sudamericano, el Pipa ha recordado a la hinchada de Boca Juniors “lo que tiene que hacer”: Comportarse con civilidad.

“El hincha de Boca sabe lo que tiene que hacer”, dijo el Pipa este jueves tras el entrenamiento del equipo xeneize que se llevó a cabo en la Ciudad del Futbol de Las Rozas a las afueras de Madrid.

“Lo que pasó en Buenos Aires no puede volver a ocurrir, más allá de que no fue el hincha de Boca, pero no está de más advertir y dejar en claro que no es lo que el jugador quiere, y lo que el país quiere. Ojalá podamos tener una final en paz. Simplemente somos jugadores y lo que pasó... no hace falta echar más leña al fuego, pero fue muy triste y lo que pasó no se puede volver a repetir”, agregó el atacante argentino.

Los violentos incidentes que provocaron el histórico – y se supone, irrepetible - cambio de sede han ensombrecido el futbol. Desde que Conmebol anunciara de manera oficial que el Santiago Bernabéu albergará el encuentro en la capital española no se habla de otra cosa que el despliegue de las fuerzas de seguridad del estado español para el partido.

Se estima que más de 5,000 elementos de las fuerzas de seguridad participarán en el operativo que quedará definido el próximo viernes en la Delegación de Gobierno de Madrid para velar por la seguridad de los cerca de 80 mil aficionados que asistirán al encuentro; miles, procedentes del continente americano.

Y si en Madrid la gran preocupación gira en torno al comportamiento de los aficionados argentinos que llegarán durante el fin de semana, en Boca y River radica en un molesto, y decepcionante, cambio de sede que resta simbolismo al encuentro. En primera al tratarse de un torneo americano. Y en segunda, porque no volverá a disputarse a doble partido. Algo que molestó aún más en River, que ha perdido la localía.

Para el delantero, el hecho de disputar el encuentro en un campo neutral, con aficionados de ambos equipos, no debe partir como una ventaja para Boca.

En cuanto a la desazón, ha preferido dejarla atrás y enfocarse en los aspectos positivos de disputar un encuentro histórico.

“Es una final; realmente los jugadores no tienen nada que ver. Todo lo que pasó quedó claro para todos. Más claro imposible. Nosotros simplemente confiábamos en que el presidente iba a tomar la mejor decisión y nos toca jugar la final. De nuestra parte creo que no hay ninguna ventaja. Creo que River se tendría que sentir de la misma forma porque no hay ventaja para ninguno de los dos.

"Es una emoción muy grande jugar una final de Libertadores contra un rival como River, y en lo personal por ser hincha del club y ojalá podamos estar todos a la altura para darle una alegría al hincha de Boca”, señaló.

El atacante resaltó, además, que para los 22 hombres que saltarán a la cancha es “un privilegio” poder jugar en un campo mítico como el Bernabéu

“Hablo por mí; pero te contesto lo que siente un jugador de Boca o River: Jugar en el Bernabéu es un privilegio para todos nosotros y tenemos que estar contentos por ello”, afirmó.