<
>

Deportivo no pierde las esperanzas

LA CORUÑA (EFE) -- El Deportivo de La Coruña se mantiene con vida en la Liga gracias a que el delantero sevillano Diego Tristán logró transformar un riguroso penal decretado por el colegiado Moreno Delgado a la media hora de juego.

Las victorias de Real Madrid y Valencia podían haber dejado al Deportivo a nueve puntos de la cabeza, pero el árbitro catalán castigó con la pena máxima un agarrón de Pablo Alfaro a Tristán, y los coruñeses se marcharon al descanso con una ventaja que a la postre resultó definitiva.

En la segunda parte el encuentro estuvo más entretenido, más por lo apretado del marcador que por el buen juego de ambos conjuntos. Los pupilos de Irureta trataron de conseguir, sin fortuna, el gol de la tranquilidad, pero fueron incapaces y tuvieron que sufrir hasta el final.

El Sevilla salió dominando el choque en los primeros compases, con la idea de quitarle el balón en el medio del campo al conjunto herculino, que no sabía como crear peligro en la organizada defensa andaluza. Así, el primer tiro a puerta fue un lanzamiento lejano de Guillermo Hornos que José Francisco Molina atajó sin problemas.

Con el paso de los minutos el encuentro decayó bastante. Poco a poco los coruñeses se fueron haciendo dueños del balón, ante un Sevilla agazapado atrás que buscaba sorprender a los deportivistas al contraataque. Fruto de este dominio territorial llegó la primera gran ocasión blanquiazul en el minuto 26: Mauro Silva mandó un balón en largo a la entrada, por la banda izquierda, de Albert Luque, para que el catalán fallara en el mano a mano ante Esteban.

Fue el preludio del gol coruñés. Dos minutos más tarde, el colegiado Moreno Delgado señaló un penalti, de los que no se suele pitar, por agarrón del capitán del Sevilla, Pablo Alfaro, a Diego Tristán, quien se encargó de convertir la pena máxima, la primera señalada a favor del Deportivo esta temporada.

El tanto despertó a ambos equipos que buscaron con más ahínco la meta rival, sobretodo el conjunto andaluz, que tuvo en los pies de Hornos la oportunidad de igualar la contienda con una volea que se marchó desviada.

Tras el descanso, el entrenador hispalense, Joaquín Caparrós, buscó cambiar el rumbo del partido dando entrada a Antoñito por un desaparecido Germán Hornos. Sin embargo, la primera ocasión fue para el Dépor, en un fuerte tiro de Tristán a los siete minutos de la reanudación.

A pesar de que era el Sevilla el que tenía que irse a por el empate, parecía más cerca el segundo tanto coruñés, que tranquilizara definitivamente a la parroquia blanquiazul. Así, en el minuto 63, Luque, en una de sus innumerables internadas por la izquierda, centró al área, y el balón, tras tocar en un defensa, se fue al palo derecho de la portería de Esteban.

La falta de puntería de los locales provocó que los deportivistas sufrieran hasta el final más de la cuenta. Sin embargo, el cuadro andaluz se mostró muy apático y tan sólo generó cierto peligro en una falta botada por Baptista en las postrimerías de la contienda.

SINTESIS DEL PARTIDO:
DEPORTIVO 1: Molina; M. Pablo, César, Andrade, Romero; Sergio (Duscher; m.56; Scaloni; m.75), Mauro Silva; Víctor, Valerón, Luque (Fran; m.84); y Tristán.

SEVILLA 0: Esteban; Alves, Javi Navarro, Pablo Alfaro, David; Oscar, Bezares (Carlitos; m.54); Gallardo (Sergio Ramos; m.64), Baptista, Antonio López; y Hornos (Antoñito; m.46).

GOLES: 1-0; m.28, Tristán.

ARBITRO: Moreno Delgado; del Colegio Catalán. Mostró tarjeta amarilla a Alves (m.16) por parte del Sevilla; y a Sergio (m.35) por parte del Deportivo.

INCIDENCIAS: encuentro correspondiente a la vigésimo segunda jornada del Campeonato Nacional de Liga, disputado en el estadio de Riazor ante unos 24.000 espectadores.