<
>

Ahora no tiene más margen de error

CORDOBA (DyN, enviado especial) -- Ya no queda ninguna duda de que el mazazo que le aplicó Boca en la Copa Libertadores tuvo un efecto devastador para River. A Talleres le alcanzó con su gran producción del primer tiempo para definir un partido que casi se le escapó en el final, cuando los millonarios reaccionaron, se pusieron 3-2 y fueron por el empate que nunca se concretó.

Después de la igualdad de Boca ante Colón, River necesitaba un empate para conseguir su título local número 32. Ahora, a una fecha del epílogo, tiene asegurado el primer puesto, pero precisa sumar al menos un punto ante el comprometido Atlético Rafaela para quedarse con el premio consuelo del torneo Clausura, tras la frustración en la Copa.

En caso de perder ante Rafaela y de que Boca gane en su visita a San Lorenzo los dos colosos del fútbol doméstico deberán definir el certamen en un partido desempate y en cancha neutral.

Más allá del susto del final, Talleres vivió una fiesta largamente esperada por su gente, porque zafó del descenso directo y le aguó la celebración al atribulado puntero del campeonato.

A los 19 minutos, River ya perdía 2-0. Talleres aprovechó todas las facilidades que le otorgó la defensa visitante y lo castigó con una gran eficacia en el área rival. La apertura llegó a los 11: después de una aceitada maniobra ofensiva, Ariel Donnet mandó un centro y, en su afán por rechazar ante la presencia amenazante de Aldo Osorio, Cristian Tula la cabeceó al gol en contra de su propio arco.

River, que no lograba encender su circuito futbolístico, dependió en exceso de algún acierto indiovidual. Así, a los 15, José Sand giró y su remate pasó apenas afuera. En otra clara muestra de que su última línea era puro desconcierto, a los 18 Juan Fernández casi la mete en su valla.

Al minuto siguiente, el uruguayo Víctor Píriz Alvez se filtró entre Ariel Garcé y Cristian Nasuti y definió al primer palo con la complicidad de Germán Lux.

Apoyado en los valiosos aportes del colombiano Mauricio Serna y Maximiliano Salas en la recuperación de la pelota y en la inteligencia de Luciano De Bruno para jugar a la espalda de Claudio Husain, Talleres controlaba el desarrollo a su gusto.

El tercero sobrevino a los 33. De Bruno lo dejó en el camino con facilidad a Ariel Garcé y sirvió el centro para la aparición goleadora de Osorio.

Leonardo Astrada mandó a la cancha a Rubens Sambueza por Fernández y Luis González se corrió hacia la derecha, como en el segundo tiempo del jueves contra Boca.

Sin jugar bien, pero con mucho empuje, River arrimó peligro en dos ocasiones: hubo un tiro libre de Marcelo Gallardo apenas desviado y una pelota que Sand terminó rechazando a media metro de la línea de gol en lugar de meterla.

En la etapa final, River salió decidido a descontar la desventaja desde el primer minuto. Sin embargo, jugó demasiado acelerado y careció de la claridad necesaria para llegar a posiciones de gol. A su vez, comenzó a dejar espacios en el mediocampo que Talleres casi aprovechó en un ataque que concluyó con un remate a colocar a Píriz Alvez que dio en el palo, a los 23.

Astrada mandó a la cancha a Daniel Montenegro y luego al chileno Marcelo Sals, quien a los 27 marcó el primero de su equipo, tras una asistencia del Rolfi. Osorio casi lo liquida a los 32 con um bombazo desde fuera del área que rebotó en el poste izquierdo, después del enésimo error de Garcé.

River insistía a los ponchazos y, a a los 36, Víctor López la salvó con lo justo ante un cabezazo de Sand. A los 41 River se quedó con uno menos por la expulsión de Claudio Husain debido a que le pegó un manotazo a Emanuel Giménez.

Dos minutos después Lux le ganó con lo justo un mano a mano a Osorio con todo River regalado en defensa. El segundo tanto de River, el que motorizó la esperanza, se concretó sobre el epílogo. Maximiliano López cabeceó al gol un centro de Sambueza.

Gabriel Brazenas dio cuatro minutos de descento y River se ilusionó con un empate que hubiera sido épico y que tal vez hubiera llegado a sepultar una actuación que hizo agua durante la mayor parte del juego.

A River le falta un pasito para quedarse con el título, pero deberá recuperar su mejor fútbol y evitar otro mal momento, porque ya carece de margen para el error.

SINTESIS DEL PARTIDO:

TALLERES (3): Marcos Arguello; Juan Cruz Gil, Julián Maidana, Víctor López; Ariel Donnet, Maximiliano Salas, Mauricio Serna, Maximiliano Velázquez; Luciano De Bruno; Aldo Osorio y Víctor Piriz Alvez. Director técnico: Juan José López.
RIVER PLATE (2): Germán Lux; Ariel Garcé, Cristian Nasuti, Cristian Tula, Juan Fernández; Javier Mascherano, Claudio Husain, Luis González; Marcelo Gallardo; Maximiliano López y José Sand. Director técnico: Leonardo Astrada.

GOLES: en el primer tiempo, a los 11 minutos, Tula (R), en contra; a los 19, Píriz Alvez (T) y, a los 33, Osorio (T). En el segundo tiempo, a los 27 minutos, Marcelo Salas (R) y, a los 44, Maximiliano López (R).
CAMBIOS: en el primer tiempo, a los 34 minutos, Rubens Sambueza (R) por Fernández. En el segundo tiempo, desde la reanudación, Javier Cappelletti (T) por Donnet; a los 13, Emanuel Giménez (T) por Salas; a los 18, Daniel Montenegro (R) por Mascherano; a los 23, Marcelo Salas (R) por González y, a los 25, David Vega (T) por Píriz Alvez.
INCIDENCIA: en el segundo tiempo, a los 41 minutos, fue expulsado Husain (R).
ESTADIO: Olímpico de Córdoba.
ARBITRO: Gabriel Brazenas.