<
>

Segundas partes nunca fueron buenas

BERLIN (EFE) -- Alemania y Brasil empataron a un gol un partido que estuvo muy lejos de cumplir con las expectativas de los espectadores que abarrotaron el Estadio Olímpico de Berlín para ver lo que se anunciaba como la revancha de la final del Mundial de 2002.

En el primer tiempo, Alemania fue más que Brasil aunque el equipo de Carlos Alberto Parreira, cuando tuvo la pelota y ganas de atacar, brilló en momentos aislados con jugadas que mostraban que había jugadores que podían marcar la diferencia a base de calidad.

Sin embargo, Alemania mostró más constancia y mayor solidez en su esquema de juego, operando a base en cambios de frente que por momentos produjeron serias dificultades a la defensa brasileña.

El gol inicial de Brasil, marcado por Ronaldinho con un lanzamiento libre por encima de la barrera ante el que Oliver Kahn ni siquiera se molestó en estirarse, no sirvió para amedrentar a los alemanes.

Ante todo la banda izquierda, por donde operaban Philip Lahm y Bernd Schneider, llevaba peligro reiterado y por el centro Michael Ballack se encargaba de distribuir balones y, cuando no se estaba en posesión de la pelota, lideraba la recuperación de la misma.

El empate llegó justo por la banda izquierda, con un centro de Schneider que Kevin Kuranyi, el atacante alemán de origen brasileño, bajó a tierra con el pecho para superar luego a Julio César, con un remate colocado con la parte exterior del empeine derecho.

Por momentos, la principal preocupación de Brasil parecía quitarle ritmo al partido, como si los jugadores acusaran el cansancio del viaje transatlántico tras el partido contra Bolivia de las eliminatorias del Mundial.

Pese a ello, pudo aumentar el marcador con una llegada muy clara en la que Adriano remató desviado de cabeza, al recibir un centro excelente del barcelonista Belleti.

Alemania, también hubiera podido irse en ventaja, con un disparo de Kuranyi que Julio César tuvo que enviar a saque de esquina en la única intervención de los porteros digna de mención en la primera parte.

Un partido, que no había sido especialmente bueno, empeoró aún más en la segunda parte.

Brasil siguió limitándose a destellos aislados mientras que Alemania perdió ritmo, pese a uno que otro momento interesante.

SINTESIS DEL PARTIDO

ALEMANIA (1): Kahn; Hinkel (Goerlitz, m.84), Fahrenhorst, Huth; Lahm; Frings; Deisler (Podolski, m.84), Ballack, Schneider; Asamoah (Klose, m.70) y Kuranyi.
BRASIL (1): Julio César; Belletti, Juan, Roque Junior, Roberto Carlos; Edmilson; Juninho (Renato, m.62), Edu; Ronaldinho (Alex, m.62); Adriano (Julio Baptista, m.65) y Ronaldo.

GOLES: 0-1: m.9: Ronaldinho, 1-1: m.16: Kuranyi.
ARBITRO: Urs Meier (Suiza) amonestó a Edmilson, Ronaldo, Roque Junior, Ballack, Hinkel
INCIDENCIAS: partido amistoso disputado en el Estadio Olímpico de Berlín ante 72.000 espectadores. En el palco estuvieron el canciller alemán Gerhard Schroeder con varios de sus ministros, el presidente del Comité Organizador del Mundial 2006, Franz Beckenbauer,entre otras personalidades.