<
>

Descatada actuación de Navas en el empate a uno del derbi madrileño

Paola Núñez | Corresponsal
MADRID (Corresponsal de ESPN Digital) --
Atlético de Madrid y Real Madrid empataron 1-1 en el derbi madrileño disputado en el Vicente Calderón. Por los blancos marcó Benzema, que llegó a seis goles en la campaña que lo colocan como Pichichi mientras Luciano Vietto se estrenó con el tanto del empate.

Con orden, agilidad y rapidez al toque, los merengues se hicieron con el dominio del balón y buscaban ahogar a los rivales. Como si quisieran acabar en diez minutos. El Madrid atacaba por todos lados; con Marcelo y Dani Carvajal por las bandas o Cristiano y Karim por el centro. Demasiado para el cuadro rojiblanco, que encerrado en su propia mitad, hacía lo imposible por contener a los blancos.

Mal augurio si a los cinco minutos ya se recurre al despeje desesperado al balonazo que lejos de repeler a los blancos, les daba de más opciones. Peor aún si enfrente hay alguien con la astucia de Karim Benzema para colarse en el área sin avisar y encontrar el punto exacto dónde plantarse para hacer daño.

El francés se multiplicaba por ocho; bajaba al centro del campo para recibir el balón, intentaba colarse por banda, presionaba, robaba balones y buscaba filtrarlos a Cristiano, un poco más adelante y siempre buscando el remate. O lo que hiciera falta, Benzema aparecía por todos lados. Y apareció en el área, ágil y sigiloso. Tarde notaron los defensas rojiblancos que el francés les había ganado la espalda. Cuando reaccionaron, ya había recibido un perfecto centro desde la banda de Dani Carvajal y había cabeceado con precisión al centro de la portería de Jan Oblak.

El Real Madrid amenazaba con arrasar. El problema fue que el juego ordenado y eficaz de los hombres de Rafa Benítez duró lo que el 0-0 en el marcador. A raíz del gol, los merengues dieron un paso atrás y con ello, vida al Atlético, que se lanzó en busca del empate con Ángel Correa como motor. Como podía se escapaba, a veces de tres, intentando el disparo o buscando a Torres en el área.

Y entre los dos empezaron a abrir a la defensa merengue, que batallaba para frenarlos. En una de esas llegadas a velocidad rampante de la pareja rojiblanca llegó la oportunidad más clara de los locales, cuando Tiago, que se preparaba para culminar la jugada, fue derribado por Sergio Ramos dentro del área. El árbitro concedió el penal, pero en la puerta estaba Keylor Navas vestido de héroe y detuvo el disparo desde los once pasos a Antoine Griezmann.

Se salvaba Madrid, pero poco antes del final de la primera parte, perdía al hombre que había resultado clave para contener al Atlético por la banda derecha, Dani Carvajal, quien lesionado pedía su cambio tendido en el césped. Con Danilo fuera también por lesión, a Benítez no le quedaba más que enviar a Arbeloa. De ahí en adelante, Madrid se enfocó en jugar a la contra. El partido entró en esa dinámica de ida y vuelta con oportunidades en las dos porterías.

Llegaron los cambios por refresco en ambas escuadras. Benítez dio entrada a Gareth Bale, que reapareció luego de tres partidos, y Kovacic en lugar de Isco y Benzema, que abandonaban el campo agotados. En el equipo rojiblanco, entraron Yannick, Jackson y Vietto. Madrid recuperó el dominio mientras los nuevos rojiblancos se aclimataban al ritmo del partido y pudo duplicar su ventaja en un par de ocasiones, pero Cristiano, de nuevo, había salido con la pólvora mojada.

Esas oportunidades desperdiciadas fueron su perdición, pues una vez que el Atlético se terminó de ajustar, no encontró barrera y se aprovechó del descuido de la defensa merengue. A siete del final, Jackson, Griezmann y Vietto se combinaron para provocar un estallido de felicidad en las gradas del Calderón. Jackson abusó de la lentitud de Álvaro Arbeloa para servir un pase cruzado. Keylor se estiró para atrapar el balón, pero Griezmann salió más astuto y prácticamente se lo quitó de las manos para dejárselo servido a Luciano, que se estrenó como goleador con la camiseta rojiblanca poniendo el 1-1.

Simeone, en estado puro, celebró el gol del argentino como si fuera de campeonato. Vietto, que apenas había visto juego con los rojiblancos, acababa de salvar un punto que de tanto pelearlo supo a tres. Cholismo, pues...