<
>

Javier Aguirre, a cinco años de la salvación del Espanyol

play
Javier Aguirre ha tenido ofertas de la MLS (1:12)

El Director Técnico declaró que tiene invitación para dirigir en el extranjero tanto en Japón como en el futbol de EE.UU. (1:12)

BARCELONA -- Javier Aguirre, cuyo nombre se ha relacionado en las últimas semanas con un posible fichaje como entrenador de Las Palmas, fichó hace cinco años por el RCD Espanyol, como solución de urgencia para un club hundido en la clasificación de la Liga española.

Tres derrotas consecutivas, ante Osasuna, Valencia y Getafe, acabaron con la paciencia blanquiazul. El Espanyol, que pretendía convertir a Pochettino en su Guardiola particular, cortó por lo sano al verse con el agua al cuello. Colista, con dos victorias en 13 jornadas despidió al argentino y, por sorpresa, eligió a Javier Aguirre para salir del pozo.

“Quiero contagiar mi ilusión a toda la gente. La situación es de emergencia pero el barco está en alta mar y yo quiero llevarlo a buen puerto”. Con esta claridad se presentó el 29 de noviembre de 2012 en la sala de prensa del club periquito, un día después de confirmarse su fichaje, por lo que restaba de aquella temporada 2012-13 y con una cláusula de renovación si el Espanyol conseguía la salvación.

Aguirre vio en directo el Espanyol-Sevilla de Copa, dirigido el equipo blanquiazul por Raúl Longui, y entendió rápido, tras el 0-3, qué necesitaba el vestuario. “Hace falta cariño, optimismo y ambición para salir adelante” pronosticó el entrenador mexicano, quien debutó al cabo de cuatro días arrancando un empate (0-0) en Granada.

El Espanyol se rebeló contra su suerte y empujado por el carácter del Vasco llegó hasta la jornada 32 con 9 victorias y solamente 3 derrotas (más 7 empates), que le catapultaron hasta la décima posición, a cinco puntos de los 48 que sumaba el Betis y que marcaban las posiciones de Europa League.

Allí se acabó todo. Aguirre prorrogó su contrato por otra temporada y el equipo, exhausto por el esfuerzo, se dejó ir al saberse salvado, sumando apenas un empate en las últimas 6 jornadas.

“El objetivo era salvar al equipo y lo consiguió. Fue un motivador excelente, armó un proyecto de vestuario muy contundente y cumplió el objetivo por el que se le fichó” recordó poco después Joan Collet, presidente del Espanyol desde 10 días antes de su llegada, en noviembre de 2012 y cuya primera gran decisión, acertada a la vista del resultado de la temporada, fue el fichaje de Aguirre.

El entrenador mexicano dirigió la siguiente temporada, completa, y abandonó junto a Alfredo Luna el Espanyol en junio de 2014, tras cumplir una campaña lejos de lo esperado y anunciando en julio del mismo año su fichaje como seleccionador de Japón, en sustitución de Alberto Zaccheroni, despedido tras el mal papel de los nipones en el Mundial de Brasil.