<
>

Ponzio, Bertolo y Franco, acusados de arreglo de partidos

play
¿Culpable de amaño o víctima de difamación? (2:06)

José Ramón Fernández y Adal Franco analizan el caso Aguirre. (2:06)

La Justicia Española decidió reabrir una causa por corrupción en el fútbol español y Leonardo Ponzio, Leo Franco y Nicolás Bertolo quedaron entre los acusados de arreglar la permanencia de Zaragoza ante Levante en 2011.

En aquél entonces, Zaragoza derrotó por 2-1 a Levante y mantuvo la categoría. La causa fue reabierta a raíz del reclamo de la Fiscalía, La Liga, y Deportivo La Coruña, el cub que resultó perjudicado por el presunto arreglo.

Según el diario El País, el fiscal anticorrupción Alejandro Luzón hizo una denuncia contundente y "apuntó directamente en su escrito a Agapito Iglesias, a los consejeros Francisco Javier Porquera y Francisco Checa, a Antonio Prieto, Javier Aguirre y a los tres capitanes del Zaragoza, Gabi, Ponzio y Jorge López como presuntos urdidores principales del presunto acuerdo "con la anuencia del resto de jugadores".

"Acordaron amañar este último partido. A tal fin se estableció que se entregarían 965.000 euros a los jugadores del Levante a cambio de que estos permitieran al conjunto zaragocista ganar el partido".

E, incluso, dio el detalle de las cifras que cobró cada uno: Antonio Prieto (50.000 y 35.000), Javier Aguirre (50.00 y 35.000), Lanzaro (50.000 y 40.000), Ander Herrera (50.000 y 40.000), Doblas (50.000 y 40.000), Da Silva (50.000 y 40.000), Braulio (50.000 y 40.000), Ponzio (50.000 y 35.000), Gabi (50.000 y 35.000), Jorge López (50.000 y 40.000) y Diogo (50.000 y 35.000). Las sospechas de los investigadores es que, una vez extraído el dinero de las cuentas, los jugadores se lo habrían devuelto a los dirigentes del Zaragoza para que posteriormente fuera entregado a los jugadores del Levante.

Los movimientos en las cuentas de los jugadores de Levante delataron el supuesto soborno. Los 30 jugadores de aquél partido, entre los que estuvieron los argentinos Leo Franco, que fue titular, y Nicolás Bertolo, que ingresó a los 72 minutos, y varios dirigentes fueron citados a declarar por la justicia.

El juicio oral comenzaría en unos seis meses.