<
>

Courtois le muestra la bandera blanca a Keylor

play
Courtois llega en un gran momento al Real Madrid (1:47)

El equipo de 'Los Capitanes' analiza el fichaje del arquero belga por el Tricampeón de Europa. (1:47)

MADRID -- Thibaut Courtois llega al Santiago Bernabéu portando una bandera blanca. Quiere ser “amigo” de Keylor Navas, no su acérrimo rival. Y también hacer olvidar su paso por el Manzanares lo más pronto posible.

El arquero belga ha sido presentado como jugador del Real Madrid después de firmar un contrato para las próximas seis temporadas, protagonizado el ‘traspaso del verano’ para el club merengue tras el pago de cerca de 35 millones de euros al Chelsea.

Un fichaje un tanto polémico; marcado por el pasado del jugador, que defendió (particularmente en contra del Real Madrid) los colores del Atlético de Madrid durante tres campañas entre 2011 y 2014, y por el temor de la afición a que su llegada propicie otro desgastante debate en torno a la portería.

Y ante la avalancha, Courtois ha llegado con un mensaje conciliador. Que su llegada suma para que el Madrid pueda presumir de tener la portería mejor cubierta del mundo. Y que, además, conviva en paz.

Cuando llegué al Chelsea en 2014 iba a reemplazar a (Peter) Cech y hoy es un amigo. Los porteros son un grupo aparte en un vestuario, somos amigos. Se llevan bien y yo no tengo duda que intentaré hacerlo bien. Vengo a competir al máximo como él lo ha hecho y con los otros también. Y a ayudar a ganar”, dijo Thibaut Courtois en conferencia de prensa celebrada este jueves

“A mí me gustaría decir que sí (que el Madrid tiene la mejor portería) Yo soy un gran portero y también lo es Keylor. Pero también Kiko y Zidane. la portería está bien cubierta”, recalcó.

Sin embargo, cuatro son demasiados. La llegada de Courtois, el segundo portero que ficha el Madrid esta campaña, orillará a la salida de alguno de los demás. Además Lunin, que se marchará cedido a otro equipo de Primera División, ya sea Kiko Casilla, que se acerca a Leganés, o Luca Zidane, tienen las horas contadas como merengues.

Keylor, sin embargo, persiste en su idea de triunfar (más) con el Madrid. Ha sido el portero titular de tres títulos de Champions League consecutivos y ya avisó que no claudicará en su intento pese a que la directiva llevaba ya tres años intentando reemplazarle.

Courtois dijo “respetar” a un “grandísimo portero”. Pero aunque ha tendido la mano en son de amistad, advirtió que viene a jugar el papel que le ha sido designado.

“Lo conozco de intercambiar palabras pero yo sé que es una buenísima persona. Como profesional también es un grandísimo portero; ha ganado los títulos con el Real Madrid en los últimos años. Por eso vengo a competir y ayudar con lo que me toca”, dijo Cortois, que sin embargo, se encargó de dejar bien claro que pese a ser el portero más caro en la historia del Real Madrid, su fichaje no estaba sujeto a una “garantía de titularidad” por parte de la directiva.

“ Eso sería un error, que un club de garantías. Primero tienes que demostrar en los entrenamientos. Que eres capaz para jugar. Ningún lugar al que he ido me han dado garantías. Yo he ido al Chelsea sin garantías, estaba Cech y acabé jugando. Yo vengo a trabajar y el entrenador es el que decide”, dijo.

Al Atlético, respeto y ya

Lo primero que ha hecho el belga en su presentación ante cerca de mil aficionados ha sido besar el escudo merengue. “Nunca había besado un escudo”, aseguró Courtois, a sabiendas que no sentará bien entre su antigua afición, la del Atlético, y que puede ser visto con cierto escepticismo por la nueva, la del Madrid.

Pero Courtois ha asegurado que “siempre” fue un poco aficionado del Madrid. Lo inspiró Iker Casillas – a quien todavía le tocó enfrentar en la final de la Champions League en 2014 - según relató, y sostiene si alguna vez insultó al Real Madrid en un festejo rojiblanco, lo hizo por inconsciente. Un error de juventud.

“Erq joven; me dejé llevar por el momento. Entonces pedí perdón y ahora lo hago también. Eso no me identifica. Yo daré todo por el escudo del Madrid”, dijo Courtois, que acto seguido se desmarcó un poco más del Atlético. Recordó que realmente nunca perteneció al club rojiblanco. Estuvo tres años. Ganó una Copa del Rey, una Liga, una Europa League y una Supercopa de Europa. Y dos trofeos Zamora al arquero menos goleado. Pero nunca “perteneció”.

Por eso, si Julen Lopetegui lo deja jugar la Supercopa de Europa el 15 de agosto, lo hará sin ningún temor a ofender.

“Es algo para el entrenador. Son pocos días para llegar; pero si tengo que jugar estoy listo. Yo me siento bien; no he tenido muchos días libres así que me siento en la forma del Mundial. Sería bonito; tengo un máximo respeto para el Atlético. Pasé una etapa muy bonita ahí y le tengo mucho respeto como al Chelsea y todos los equipos en que he estado.

Yo le tengo un gran respeto y han apostado por mí tres años y he ganado cosas. Ha sido bonito. He ganado el respeto de la gente; pero era diferente. Estaba cedido ahí.

Nunca había besado un escudo. Aquí es donde quiero estar y ganar muchos títulos”, dijo.