<
>

Real Madrid sabe cómo quitarle La Liga al Barça

play
El Real Madrid gana el derbi y es segundo (1:19)

El conjunto blanco vence al Atlético por 3-1 en un partido marcado por las polémicas y el VAR. (1:19)

BARCELONA -- El Barcelona, que cerró la primer vuelta de la Liga con 10 puntos de ventaja sobre el Real Madrid, ha visto su renta rebajada a seis en las cuatro últimas jornadas, víctima de dos empates consecutivos que, coincidentes con el despegue merengue (cinco victorias al hilo) ha devuelto la incertidumbre al campeonato.

La cautela se ha impuesto en el Camp Nou a la vez que se dispara la euforia alrededor del Bernabéu, donde se hacen cábalas en recuerdo de temporadas pasadas, cuando la Liga explotó semanas después de parecer sentenciada.

Lo consiguió el Barcelona de Cruyff en 1992, remontando los ocho puntos con que le aventajaba el Madrid en la jornada 14 y también el de Van Gaal en 1999, superando igual desventaja con el entonces líder Mallorca…

Pero seguramente el caso más cercano y al que tanto se agarran los merengues como borran de la memoria los culés se produjo en 2007, cuando en la jornada 24 el Barça de Rijkaard era líder con 49 puntos y el Madrid de Capello transitaba en tercer puesto con 43… La Liga acabó con el Real conquistando el título.

LO IMPOSIBLE

Los mismos seis puntos con que aventaja ahora el Barça, con una fecha menos por disputarse y, curiosamente, después de una jornada en la que hubo derbi madrileño (1-1 en el Calderón) y duelo entre Barça y Athletic (3-0 en el Camp Nou). Aquel 25 de febrero de 2007 se dio por cerrada la Liga a favor del equipo que lideraba Ronaldinho… cuyo derrumbe fue fatal.

En las 14 jornadas hasta el final del torneo el Barça solo ganó ocho, cediendo tres empates y tres derrotas a las que respondió el Madrid con diez victorias tres empates y una sola derrota. Fue la temporada en que, el diez de marzo, Messi anotó su primer hat-trick en el Clásico (3-3 en el Camp Nou) y que desembocó con un empate en la penúltima fecha contra el Espanyol, recordado como el Tamudazo que, acompañado del empate agónico de Van Nistelrooy en Zaragoza, volteó la clasificación de manera impensable.

El Barça se ha metido en un lío y aunque mantiene la consideración de favorito, con seis puntos y un goal average que se entiende utópico pueda remontar el Madrid, la tensión es máxima.

Tras recibir en la próxima jornada al Valladolid en el Camp Nou el equipo de Valverde enlazará dos visitas consecutivas de máximo riesgo a Sevilla y, precisamente, Real Madrid que pueden marcar el desenlace liguero… en pleno calendario enloquecido con Champions y Copa del Rey por medio.

Preferiría el equipo azulgrana rememorar la temporada 2015-16, cuando cerró la jornada 29 celebrando el título merced a los ocho puntos de ventaja sobre el Atlético de Madrid para enlazar un empate (Villarreal) y tres derrotas (Real Madrid, Real Sociedad y Valencia) que provocaron que en la jornada 33 los colchoneros les igualasen a 76 puntos en la tabla, con el Madrid solo uno por debajo. El equipo de Luis Enrique resistió el envite, sumó cinco goleadas consecutivas hasta fin de curso y logró el título.

Hoy, recordando tanto 2007 como 2016, la Liga vuelve a vivir en la incertidumbre. Y tanto sabe el Barça que no las tiene todas consigo como pretende el Real Madrid disfrutar de una remontada que hace apenas un mes, cuando transitaba diez puntos por debajo, se consideraba impensable.