<
>

Inter de Milán gana el derbi y revive sin Mauro Icardi

play
¡Lautaro marcó y el Inter se quedó con el clásico ante Milan! (5:42)

El Nerazzurri superó al equipo de Gattuso por 3-2 con tantos de Vecino, de Vrij y el "Toro" Martínez. Musacchio y Bakayoko marcaron para el local. (5:42)

Spalletti en el Inter de Milán pintaba color hormiga. El equipo no reacciona, los incendios podrían consumir el vestuario, el eterno rival le había dado caza hacía dos semanas en la tabla de la Serie A, y en el inconsciente colectivo seguía rondando la presencia de Mauro Icardi.

El capitán denostado del equipo ya no forma parte del grupo. Las palabras de su esposa y agente Wanda Nara fueron la gota que colmó el vaso de la paciencia de un club que se había puesto a sus pies tras una temporada de ensueño el año pasado.

Al argentino, máximo goleador de la Serie A y gran artífice de la vuelta a la Champions League del equipo nerazzurri, se le brindó el brazalete de capitán a sus 25 años y se le condecoró como primer espada del equipo. Además, la directiva con Giuseppe Marotta a la cabeza preparaba una renovación a la altura de su caché en Europa.

Todo eso saltó por los aires por los malos modos de Icardi y su esposa. El argentino había empezado mal de cara al arco el 2019, pero las críticas de Wanda Nara en televisión tanto al técnico interista como al juego del equipo, sumados al hecho de que ésta se pasó semanas amenazando que su marido se iría si el equipo no empezaba a jugar para él, acabarón por hartar a la directiva y el cuerpo técnico, que decidieron apartar al goleador.

El shock fue severo y dejó medio noqueado a todo el club, pero poco a poco se va viendo la luz al final del túnel.

El Inter apostó por la continuidad de Spalletti cuando explotó la bomba Icardi, pero haber perdido la tercera plaza del campeonato y quedar apeado de la Europa League la semana pasada --en octavos de final ante el Eintracht de Frankfurt-- hizo volver a sonar las alarmas. Al técnico se le dio de margen hasta el derbi ante el AC Milan de este pasado fin de semana, y su plantilla reaccionó como era de esperar.

Los interistas fueron superiores a sus vecinos en un partido muy emocionante, que acabó siendo decidido con el gol del argentino Lautaro Martínez desde el punto de penalti, justamente el gran amigo de Icardi que ha acabado por ocupar su puesto.

El resultado no sólo ayudó para que el Inter vuelva a superar a los de Gatusso en la tabla general, sino también para afianzar el puesto de Spalletti como general del ejército interista y, sobre todo, para ayudar a meter a Icardi un poco más en el olvido.

Pasar por una difícil situación como lo está haciendo el conjunto nerazzurri y no poder contar con tu mejor efectivo es algo sumamente peligroso, pero es la única forma en la que el técnico italiano puede mantener su dignidad profesional intacta y el respeto del vestuario. Las victorias no son más que el bálsamo necesario para continuar por esta senda, esperando que la temporada termine lo antes posible y lo mejor posible; para abarcar entonces sí la cuestión del traspaso de Mauro Icardi.