<
>

Así vivió Cruz Azul el día previo a la final del ida ante América

play
Cruz Azul concentrado para la final de ida (1:19)

Peláez arribó a la concentración del Cruz Azul (1:19)

MÉXICO -- La concentración de Cruz Azul previo a la final de ida ante el América transcurrió de manera lenta.

14:40 - Los primeros en aparecer en el hotel sede fueron los integrantes del cuerpo técnico, encabezados por Pedro Caixinha, momentos después llegaron los utileros con maletas y aguas.

15:50 - Apareció Milton Caraglio, el primer futbolista en llegar, quien esperó en una silla mientras veía su celular a que llegara el resto de sus compañeros que también participaron en el Día de Medios del Estadio Azteca.

Caixinha volvió a aparecer en el lobby, saludó a su delantero, quien le hizo la observación que tenía frío. Pablo Aguilar y Roberto Alvarado subieron a la camioneta, al igual que el experto en coaching, Bernardo Ángulo.

16:20 - El último en arribar al Coloso de Santa Úrsula fue Jesús Corona, donde atendió los cuestionamientos de la prensa.

17:40 - Comenzaron a llegar las novias y esposas, ante la ausencia de los jugadores. Charlaron sobre las marcas de sus pantalones, de sus dietas, de su corte de cabello y de lo hartas que estaban de que les hablaran para pedir boletos para la final.

18:00 - Un empleado se acercó para llevarlas a un salón donde harían "la dinámica del Cruz Azul" y momentos después arribó el cantante Pedro Fernández, quien platicó y se tomó fotos con los aficionados que ya esperaban los futbolistas.

18:12 - Ricardo Peláez ingresó 12 minutos después que el artista. Accedió a todas las fotos y autógrafos que le pidieron, incluso una persona le agradeció por todo lo que ha hecho por el equipo, lo que provocó una sonrisa del directivo.

18:30 - Llegó la comitiva que acudió al Estadio Azteca para el día de medios, en la que Corona fue el más solicitado por alrededor de 20 aficionados que los esperaban en el lobby. El último en bajar de la camioneta fue Caixinha, quien amablemente atendió a los celestes, incluso una señora le lanzó un piropo tras tomarse la foto: "Qué rico huele señor entrenador", le gritó al portugués mientras caminaba hacia los elevadores para ingresar a su habitación.

19:00 - Comenzó a llegar el resto del grupo, quien se encontró con Eladio Vera, exfutbolista de La Máquina, equipo con el que fue campeón de liga tres veces. Todos los elementos celestes se pararon para tomarse la foto con el paraguayo, pero fue su compatriota Pablo Aguilar, quien tuvo una conversación más larga, aproximadamente 10 minutos. Arturo Zárate fue otro exjugador que estuvo en lobby, pero este no militó con los celestes.

19:40 - Todos los futbolistas aparecieron de nueva cuenta para dar autógrafos y posar para la foto con sus seguidores, para después partir a "una charla con la Federación Mexicana de Futbol". Se dirigieron al mismo lugar al que su familia había partido horas atrás, en el segundo piso.

19:55 - Descendieron las escaleras eléctricas para dirigirse a la cena, misma que fue en el salón Zafiro, un espacio exclusivo para el equipo alejado de los demás huéspedes.

Mientras degustaban los alimentos, los familiares bajaron al lobby, lo hicieron con playeras de algodón de color azul, que con letras plateadas tenía impresa la leyenda: "Juntos por la gloria". Algunas esperaron en lobby, mientras que otras optaron por irse.

20:35 - Salieron de cenar y hubo otro encuentro con los aficionados. Todos los futbolistas accedieron a las firmas y fotos solicitadas, pero hubo un niño de nombre Iker, que tenía la misión de entregarle a Roberto Alvarado, Elías Hernández e Iván Marcone, unas caricaturas que les había dibujado su mamá.

Hernández fue el primero que apareció en su camino, quien los recibió con gusto, luego fue Alvarado, jugador que agradeció y le pidió que regresara el sábado para darle una playera y el último fue Marcone, el centrocampista le prometió retribuirlo con el campeonato el próximo domingo.

21:00 - Tras atender a sus aficionados, los futbolistas se despidieron de su familia y caminaron a sus respectivas habitaciones, mismas que están en el quinto piso del hotel, donde pasarán la noche y las horas previas a la final de ida contra el América.