Get ADOBE® FLASH® PLAYER
En Corto: Expectativas para la Serie Mundial

CLEVELAND -- En la escena final del guión que está escrito desde antes de que arrancaran los entrenamientos primaverales, los Cachorros de Chicago cierran la temporada del 2016 levantando el Trofeo del Comisionado por primera vez en su historia. La misión de los Indios de Cleveland es cambiar el final de la trama, algo particularmente común en el béisbol.

Chicago, el mejor equipo de las ligas mayores desde el inicio de la temporada, enfrenta a Cleveland, el verdugo de los favoritos este año, en la edición #112 de la Serie Mundial, que arranca el martes en el estadio Progressive Field. Es la primera vez que Cachorros e Indios, dos clubes que se combinan para 174 años sin agregar una corona, se miden en el clásico de otoño. Los Cachorros no ganan desde 1908 y Cleveland desde 1948.

Corey Kluber
Frank Gunn/The Canadian Press vía APCorey Kluber buscará pegar primero al abrir la Serie Mundial por los Indios frente a Cachorros, en Cleveland.
El manager Joe Maddon anunció que Chicago tendrá el mismo orden de lanzadores abridores que usó en las dos rondas anteriores: El zurdo Jon Lester abrirá el primer encuentro y luego seguirán los derechos Jake Arrieta, Kyle Hendricks y John Lackey. Terry Francona anunció a los derechos Corey Kluber, Trevor Bauer y Josh Tomlins y la integración al roster del derecho dominicano Danny Salazar, quien se perdió las primeras dos rondas.

Chicago, que casi seguro incorporará al toletero zurdo Kyle Schwarber, quien se perdió toda la temporada por una operación en la rodilla izquierda, para ser el bateador designado en los partidos en Cleveland, es el amplio favorito de las casas de apuestas de Las Vegas. Un apostador debe invertir $220 dólares para ganar $100 por una victoria de los Cachorros, mientras que por la misma cantidad recibiría $190 por un triunfo de Cleveland.

''Siempre el otro es favorito'', dijo el inicialista y bateador designado dominicano Carlos Santana el lunes, durante las prácticas de ambos equipos en Progressive Field.

''Fue igual cuando jugamos contra Boston y Toronto. Chicago tiene un gran equipo, pero los juegos hay que jugarlos y nosotros estamos preparados'', dijo Santana.

Chicago, el conjunto con la sexta mayor nómina salarial de Grandes Ligas ($167,4 millones) partió como gran favorito para ganarlo todo desde que comenzó a practicar en Mesa, Arizona, en el mes de febrero. Cleveland, el más pobre de los 10 clubes que avanzaron a la postemporada (su nómina fue estimada en $98 millones) en abril, no era ni siquiera el segundo candidato en su división.

Chicago paseó cómodamente la temporada regular, ganando 103 partidos y superando por 17.5 a los Cardenales de San Luis en la División de la Liga Nacional, luego superó 3-1 a los Gigantes de San Francisco en las Series Divisionales y 4-2 a los Dodgers de Los Ángeles en la final del viejo circuito.

Cleveland (94 victorias) dejó en el camino a los Reales de Kansas City, los campeones de las ligas mayores, y a los Tigres de Detroit, uno de los favoritos cada año en los últimos tiempos, para quedarse con el banderín de la División Central de la Liga Americana. En las primeras dos rondas de los playoffs del joven circuito, los Indios sorprendieron barriendo al todo poderoso Medias Rojas de Boston y luego eliminando a los Azulejos de Toronto.

Pero es pelota, el deporte más impredecible, y aún faltan cuatro triunfos antes de entregar el trofeo de campeón a cualquiera de los clubes. Los Cachorros, con mucha certeza, prefieren no contar los pollitos antes que salgan del cascarón.

''Estamos en la final, pero no creemos que hemos terminado. Los próximos juegos serán los más difíciles de la temporada'', dijo el venezolano Miguel Montero, uno de los tres catchers en el roster de los Cachorros.

''Trabajamos todo el año, incluso desde el año pasado, para estar en esta posición y ahora esperamos terminar esto de manera positiva'', dijo Montero.

''Los Indios han jugado un buen béisbol todo el año, y han sido excepcionales en los playoffs. En este punto de la temporada no cuenta lo que pasó en la serie regular. Los dos equipos comenzaremos en cero el martes'', agregó.

Javier Báez
AP Photo/David J. PhillipEl boricua Javier Báez fue oportuno y productivo ante Dodgers, por lo que fue co-MVP en serie de campeonato.
Hablando de ceros, el relevista Andrew Miller comenzará la Serie Mundial con una racha de 11.2 entradas en blanco en la postemporada. El zurdo ha ponchado 21 de sus 35 outs y la oposición le batea .132 al Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Miller, quien ha lanzado más de una entrada en sus seis apariciones, es uno de los obstáculos que deben sortear los Cachorros para confirmar su gran favoritismo en la Serie Mundial.

''El equipo está enfocado. La celebración de la Serie de Campeonato pasó y ahora debemos movernos y mirar adelante. Todos estamos bien contentos de haber llegado a este punto, pero no estamos satisfechos'', dijo Montero.

''Queremos más, sentir lo que se siente ganarlo todo''', dijo el intermedista puertorriqueño Javier Báez.

Chicago, que había fracasado en alcanzar la Serie Mundial desde 1945, ha perdido en sus últimas visitas a la final de las ligas mayores.

El Trofeo del Comisionado no se comenzó a entregar al campeón de Grandes Ligas hasta 1967, 58 años después que los Cachorros vencieron en cinco juegos a los Tigres de Detroit en el clásico de 1908.

''Creo que eso sería algo que es, ya sabes, post-mortem. Después de haber hecho algo, es cuando realmente cae en un pensamiento en particular. Mientras tanto, pudo prometer que nuestros jugadores van a estar en tiempo presente'', dijo Maddon.

''Creo que todos tenemos una enorme cantidad de respeto por la historia y lo que ha ocurrido antes de nosotros o lo que ha ocurrido antes de nosotros'', agregó Maddon.

El libreto de la temporada, redactado en febrero, dice que Chicago debe terminar levantando el Trofeo del Comisionado, pero Cleveland tiene otros planes. Después de todo, los Indios han hecho una especialidad en derribar vaticinios este año.

DENTRO DE LA SERIE

Activado Salazar: Los Indios pusieron en roster al dominicano Danny Salazar, aunque sin identificar el rol exacto que tendrá dura la Serie Mundial. Salazar no lanza desde el 9 de septiembre por una lesión en el antebrazo derecho.

Danny Salazar
AP Photo/Carlos OsorioDanny Salazar fue activado por los Indios para jugar la Serie Mundial, y podría hacerlo como abridor o relevo.
El manager Terry Francona dijo que Salazar podría salir desde el bullpen o abrir uno de los juegos después del tercero.

Schwarber al rescate: El catcher y jardinero Kyle Schwarber, quien prácticamente se perdió toda la temporada por una operación de rodilla izquierda, aparentemente estará en el roster de los Cachorros y probablemente debute como bateador designado contra Corey Kluber en el primer juego. Schwarber apareció en dos juegos en abril antes de ir al quirofano. El año pasado conectó cinco jonrones en nueve encuentros de playoffs.

Lofton y Baerga en ceremonias: Los ex compañeros de la edición de Cleveland de 1995 que perdió la Serie Mundial ante Atlanta Braves, el jardinero Kenny Lofton y el intermedista puertorriqueño Carlos Baerga, realizarán los lanzamientos ceremoniales de la primera bola en los juegos 1 y 2 de la Serie Mundial.

Lofton y Baerga son miembros del Salón de la Fama de los Indios.

Premio Hank Aaron: La oficina del comisionado anunció que entregará el Premio Hank Aaron los ganadores de cada liga el miércoles, antes del segundo encuentro de la Serie Mundial. El reconocimiento premia al mejor bateador de cada liga en la temporada.

El legendario Hank Aaron y el cominisionado Rob Manfred participarán en la ceremonia en el Progressive Field.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


CHICAGO -- Por segunda vez en su historia, los Cachorros de Chicago llegan al Wrigley Field en ventaja de 3-2 y necesitando ganar uno de los últimos dos encuentros para conquistar su primera Serie de Campeonato de la Liga Nacional y avanzar a su primera Serie Mundial en siete décadas.

El sábado, el zurdo Clayton Kershaw abrirá por los Dodgers de Los Ángeles y el derecho Kyle Hendricks por los Cachorros. Si es necesario un juego decisivo el domingo, el zurdo Rich Hill enfrentaría al derecho Jake Arrieta.

Clayton Kershaw
AP Photo/David J. PhillipClayton Kershaw es el primer obstáculo para los Cachorros, que buscan un triunfo para llegar a la Serie Mundial.
Chicago logró 103 triunfos en la temporada regular y agregó otros seis desde que comenzó la postemporada, pero aún está a cinco del plan maestro que trazó la organización desde que abrió su campeonato de entrenamientos en febrero para terminar con una sequía centenaria: Ganar un campeonato.

El primer escollo en el camino es Kershaw, el triple ganador del Cy Young que le tiró siete ceros el domingo en el juego 2.

''Estamos bien'', dijo Joe Maddon, el manager de los Cachorros.''Uno prefiere estar en casa en esta circunstancia que en cualquier otra y tratar con terminar todo lo más rápido posible. Será un formidable evento y nuestros jugadores estarán, absolutamente, preparados para el momento. Lo prometo'', dijo Maddon.

''Nos vamos a enfrentar a Kershaw, el mejor zurdo, junto a Jon Lester, de Grandes Ligas. Pero tenemos mucha confianza después de los buenos swings que hicimos en últimos dos juegos. Kershaw es Kershaw'', dijo el receptor venezolano Miguel Montero.

''Un pitcheo a la vez, contra Kershaw no debes tratar de hacer mucho'', dijo Montero. ''Con Kershaw no creo que por más videos que veas, por más preparado que vaya, son pocos los chances. Es un lanzador especial'', agregó.

Chicago fue blanqueado por Kershaw y Hill, más el bullpen, en los encuentros 2 y 3, pero entonces reaccionaron, pegando 26 hits y anotando 18 carreras en los dos siguientes para recuperar la ventaja en la serie. En la temporada regular, superaron a sus rivales por 252 carreras.

''Obviamente sabemos que tenemos a Kershaw de frente. [para el sexto juego] haremos lo mismo que hemos hecho todo el año, llegar y estar listo para jugar y dar lo mejor'', dijo Lester, quien ganó dos campeonatos con Medias Rojas de Boston.

Chicago, que no gana nada desde 1908, juega la Serie de Campeonato por quinta ocasión. En 1984 ganaron los primeros dos partidos en casa, para luego perder los tres siguientes, y la serie, contra los Padres de San Diego. En 1989 fue despachado en cinco partidos por los Gigantes de San Francisco y el año pasado fue barrido 4-0 por los Mets de Nueva York.

Moisés Alou & Steve Bartman
AP Photo/Amy Sancetta, FileEl aficionado Steve Bartman evita que Moisés Alou capture un elevado ante Marlins en el juego 6 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional en 2003.
La única otra ocasión anterior en que estaba arriba 3-2 con dos juegos pendientes en casa fue en el 2003, contra los Marlins de Miami. En la octava entrada del sexto juego, los Cachorros ganaban 3-0, cuando el aficionado Steve Bartman metió su mano para evitar que el jardinero dominicano Moisés Alou atrapara un foul de su compatriota Luis Castillo, que habría sido el segundo out de la entrada.

La intromisión de Bartman ayudó a que los Marlins abrieran un rally de ocho carreras para ganar el partido 8-3 y forzar un séptimo encuentro, que ganaron 9-6 para clasificar a su segunda Serie Mundial.

Los Dodgers, que juegan su undécima final del joven circuito, cuentan con Kershaw --y el tétrico historial de sus rivales en esta instancia-- para intentar el regreso. De frente tendrán a Hendricks, el líder de efectividad en las ligas mayores este año.

''Tenemos un día libre para resetearnos y Clayton estará en el juego 6. Ese es el juego que tenemos que ganar'', dijo Dave Roberts, el manager de los Dodgers.

''Estamos abajo por un juego y hemos ganado en la carretera anteriormente. También hemos sabido ganar dos partidos. Pienso que para nosotros solo importa el enfoque en el juego 6, para el que tendremos un Kershaw descansado. Nos sentimos bien con eso'', dijo Roberts.

''La ciudad de Chicago debe estar electrificada. Espero un lleno total en el Wrigley Field. Seguro habrá mucha diversión'', dijo Maddon.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Justo en el momento más importante, Anthony Rizzo y Addison Russell despertaron para responder la confianza depositada en ellos por el manager Joe Maddon y para acercar a los Cachorros de Chicago a un triunfo de su primera aparición en la Serie Mundial desde el final de la II Guerra Mundial.

Rizzo bateó un doble productor de una carrera en la primera entrada contra el japonés Kenta Maeda y Russell quebró un empate 1-1 con cuadrangular de dos vueltas en la sexta entrada, dirigiendo a los Cachorros a una victoria 8-4 sobre los Dodgers de Los Ángeles, el jueves, en el quinto partido de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

El puertorriqueño Javy Báez bateó de 5-3 con tres impulsadas, mientras que Kris Bryant y Dexter Fowler agregaron dos hits cada uno para los Cachorros, que conectaron 26 hits y anotaron 18 carreras en los últimos dos encuentros en Dodger Stadium, después de recibir blanqueadas consecutivas en los partidos 2 y 3.

Addison Russell
AP Photo/Mark J. TerrillAddison Russell llevaba de 17-0, antes de batear de 9-4 con cuatro anotadas y cuatro remolcadas en últimos dos juegos en las victorias sobre los Dodgers.
El jueves, los Cachorros tuvieron 18 turnos al bate con corredores en posición anotadora. Los bateadores de los turnos 3-4-5 (Rizzo, Ben Zobrist y Báez) batean .440 con tres dobles y un jonrón en los últimos dos encuentros.

''¿Saben qué? pienso que honestamente, en las últimas dos noches nos han golpeado. Nos han dado'', dijo Dave Roberts, el manager de los Dodgers.

''Ese ha sido nuestro mantra de todo el año, anotar primero y ganar entradas. Las probabilidades son grandes a favor de los equipos que hacen eso a lo largo de la temporada'', dijo el manager Joe Maddon.

El zurdo Jon Lester lanzó en grande por segunda vez en la serie para que Chicago tomara ventaja 3-2 en una Serie de Campeonato, después de estar abajo, por primera vez en su historia. Lester laboró siete entradas de una carrera, seis ponches y una base por bolas para poner su efectividad 1.38 (2 CL en 13 IL) en el playoff.

Los Cachorros buscarán asegurar su pase a la Serie Mundial, contra los Indios de Cleveland, el sábado en el Wrigley Field de Chicago. Para avanzar a su primer clásico de otoño desde 1945, tendrán que superar el gran escollo llamado Clayton Kershaw, quien los blanqueó por siete entradas en el segundo juego. El derecho Kyle Hendricks abrirá por Chicago.

Rizzo (32 jonrones y 109 remolques) y Russell (21 jonrones, 95 empujadas) se combinaron para pegar 53 cuadrangulares y llevar al plato 204 compañeros durante la serie regular, pero fueron un desastre en los primeros cuatro juegos de la postemporada, incluyendo los primeros tres de la Serie de Campeonato contra Los Ángeles.

Mientras el inicialista Rizzo entró al choque del martes bateando de 25-2 sin extrabase o empujada, el torpedero Russell llevaba de 17-0. No obstante, Maddon se mantuvo firme, estoico, confiado en el despertar de dos de sus mejores jugadores.

Y la espera valió la pena. Rizzo bateó de 5-3 con jonrón, tres carreras producidas y dos anotadas y Russell de 5-3 con dos anotadas y dos empujadas en la victoria 10-2 que empató 2-2 la serie. El miércoles, Rizzo se fue de 5-2 con impulsada y Russell de 4-1 con dos anotadas y dos remolques.

En los últimos dos juegos, la pareja se combinó para pegar nueve imparables y participar en la creación de 14 carreras (8 impulsas y 6 anotadas).

''Entrando a la sexta entrada, todo lo que quiero es encontrar corredores en bases y pusimos gente en las bases. En esa situación, no estaba tratando de hacer mucho. Solo quería encontrar un espacio en los canales, buscando algo en la zona para golpear'', dijo Russell, el noveno jugador de Chicago con jonrones en partidos seguidos de postemporada.

''Cualquiera en nuestra alineación puede virar el juego a nuestro favor. cuando Riz y Addie no comenzaron calientes, todos estuvieron preguntando sobre ellos. Y aquí los tienen. Los dos están calientes ahora y estamos anotando muchas carreras'', dijo Báez, quien batea .368 en la serie y de 47-17 (.362) en 14 juegos de playoffs.

Con el despertar de sus bates, los Cachorros se han colocado a 27 outs de quebrar ''la maldición de la cabra'' y jugar en su primera Serie Mundial en 71 años. Para lograrlo tendrán dos oportunidades, comenzando el sábado contra Kershaw, quien lanzó siete ceros de dos hits el domingo en el juego 2.

''Solamente podemos esperar que comience el juego'', dijo el receptor venezolano Miguel Montero. ''Con Kershaw no vale ponerse a estudiar videos o estadísticas. Simplemente hay que dejar que comience el partido y tratar de hacer su trabajo y aprovechar los pocos pitcheos que lanza que se pueden batear cada vez que sale a trabajar'', agregó.

DENTRO DE LA SERIE

La serie 3-2: En las 52 ocasiones anteriores en que una Serie de Campeonato quedó empatada 2-2 en los primeros cuatro juegos, el equipo que ganó el quinto choque terminó ganando el playoff en 34 de esas ocurrencias. Chicago nunca ha ganado una Serie de Campeonato, ronda creada en 1969.

Maeda no pudo, otra vez: El japonés Maeda, quien tuvo récord de 16-11 y efectividad de 3.48 en su primera temporada en Grandes Ligas, falló en alcanzar la quinta entrada por tercera salida consecutiva en postemporada. Maeda permitió tres hits y una carrera en 3.2 entradas y puso su marca de los playoffs en 0-2, 6.75.

Duelo del sábado: Kershaw abrirá por los Dodgers y Hendricks por Chicago el sábado en el Wrigley Field. El domingo, en ese mismo escenario, Kershaw laboró siete entradas de dos hits en la blanqueada 1-0 de Los Ángeles sobre Chicago. Será la primera vez en dos semanas que Kershaw abrirá con descanso normal.

Asistencia: Al juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional asistieron 54,449 fanáticos, exactamente la misma cantidad de la noche anterior. A los tres encuentros en Dodger Stadium acudieron 163,167. En total, para estar en la Serie de Campeonato en Chicago y Los Ángeles pagaron boletas 247,927 fanáticos.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Un juego después de que el estelar zurdo Clayton Kershaw lanzara siete entradas en blanco, el zurdo trotamundos Rich Hill lo imitó por seis actos para conseguir su primera victoria en postemporada y liderar el triunfo de los Dodgers de Los Ángeles 6-0 sobre los Cachorros de Chicago, el martes, en el tercer choque de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

Ahora los Dodgers comandan la serie 2-1, después de haber caído en el primero, el sábado. El miércoles, otro zurdo, el joven mexicano Julio Urías, tratará de acercar a los Dodgers a un juego de su primer viaje a la Serie Mundial en 28 años, cuando enfrente al veterano derecho John Lackey.

Rich Hill
Sean M. Haffey/Getty ImagesRich Hill no aceptó carrera en seis entradas de trabajo y se llevó su primera victoria en la postemporada.
El torpedero novato Corey Seager pegó tres hits y empujó la carrera ganadora, el receptor cubano Yasmani Grandal quebró un slump bateando un jonrón y empujando tres vueltas, el antesalista Justin Turner agregó cuadrangular solitario y el jardinero Yasiel Puig logró dos imparables entrando como sustituto para producir la ofensiva necesaria.

Jake Arrieta, quien había limitado a Los Ángeles a dos hits en 16 entradas en sus últimas dos presentaciones contra ellos, fue castigado con seis incogibles y cuatro carreras en cinco actos. El derecho lanzó un No-Hitter en Dodger Stadium el 30 de agosto del año pasado.

El cerrador curazoleño Kenley Jansen sacó los últimos cuatro outs y ahora acumula 5.2 entradas en sus últimas tres apariciones en la actual postemporada para Los Ángeles, que solamente ha podido ganar dos de las seis series de campeonato anteriores en que tomó comando 2-1. Chicago tiene 0-5 cuando cae abajo 1-2.

''Este fue el juego más grande de mi carrera'', dijo Hill, un veterano de 34 años que fue adquirido por los Dodgers desde Oakland en medio de la temporada y terminó con 12-5 y efectividad de 2.12 en 20 aperturas.

Con Los Ángeles logró efectividad de 1.83, pero fue limitado a seis salidas debido a problemas recurrente de ampollas en su mano de lanzar. Permitió nueve hits y cinco carreras en siete entradas en dos salidas contra Nacionales de Washington en las Series Divisionales.

''Lo más importante es quedarte en el momento y ejecutar en el momento. Es lo único que importa. Lo único que puedes controlar es lanzar'', dijo Hill, quien ponchó seis y no otorgó boletos para anotarse su primer triunfo en su cuarta asignación de playoffs.

Mientras Kershaw y Hill se combinaron para tirar 13 ceros, el pitcheo de los Dodgers en sentido general ha dejado sin carreras a los Cachorros en los últimos 18 episodios, desde los jonrones consecutivos de Miguel Montero y Dexter Fowler en la octava entrada del primer encuentro.

Por primera vez en su historia, los lanzadores de los Dodgers han lanzado blanquedas consecutivas en una postemporada y su pitcheo tiene una efectividad de 2.77 en 26 episodios en la final del viejo circuito.

El domingo, Kershaw, el mejor lanzador de la actualidad, lanzó siete entradas de dos hits en un triunfo 1-0 para convertirse en apenas el segundo pitcher de la historia que derrota a los Cachorros con ese marcador en playoffs. El otro: El zurdo Babe Ruth --mejor conocido por sus jonrones que por sus lanzamientos-- en el primer choque de la Serie Mundial de 1918.

Chicago, que fue blanqueado en partidos consecutivos de postemporada por primera vez desde la Serie Mundial de 1906, batea .161 (93-29) con 25 ponches y seis boletos en tres juegos.

''No estamos bateando la bola duro. Ellos han lanzando muy bien'', dijo Joe Maddon, el manager de los Cachorros, el súper favorito para ganar la Serie Mundial este año desde que abrieron los campos de entrenamientos en el mes de febrero.

''No estamos bateando bien la pelota. Estamos haciendo las mismas rutinas, el mismo trabajo, la misma práctica de bateo y no estamos logrando los resultados, No hay excusas'', dijo Maddon.

El piloto hizo algunos cambios en su alineación el martes, pero no funcionaron. Contra un zurdo, dejó en la banca al jardinero de $184 millones de dólares Jason Heyward, quien ha sido un rotundo fracaso a la ofensiva en su primera temporada en Chicago, e insertó al cubano Jorge Soler. También subió a quinto en el orden el caliente intermedista puertorriqueño Javier Báez.

Báez se fue en blanco en cuatro turnos para cortar una racha de seis juegos con hit, Soler falló en un turno y Heyward entró de emergente para poncharse y bajar su promedio a .143 en la serie.

El pitcheo de los Dodgers ha metido a los Cachorros en un terreno desconocido, al menos esta temporada.

''Vamos un día a la vez. No puedes hacer conjeturas sobre el futuro. Esos tipos ganaron más de 100 partidos y son talentosos'', dijo Grandal, quien anterioremente había denunciado que Chicago intentó robarle las señales el domingo en Wrigley Field.

Chicago ganó 103 partidos, su mayor total desde 1910, y lideró las Grandes Ligas en ese departamento. Los Cachorros conquistaron la División Central con una ventaja de 17.5 juegos y nunca tuvieron un mes malo. Derrotaron 3-1 a los Gigantes de San Francisco en las Series Divisionales para avanzar a la Serie de Campeonato por segundo año seguido, luego de haber sido barridos por los Mets de Nueva York el otoño anterior.

Pero son los Cachorros. El equipo con 108 años sin ganar un campeonato y que no disputa la Serie Mundial desde 1945. Es normal que cierto pánico se apodere de sus fanáticos ahora que están abajo 1-2.

''Tengo fe en estos muchachos'', dijo Maddon. ''Desde mi perspectiva, no hay que hacer nada diferente, excepto venir con la actitud mental correcta, y esa es nuestra mejor arma. Pienso yo'', agregó.

En realidad, los Cachorros están obligados a cambiar la fila de ceros que llevan en la pizarra o se corren el riesgo de meterse en un hoyo tan profundo del que no podrán salir.

DENTRO DE LA SERIE

Equipos en ventaja 2-1: Desde que la Serie de Campeonato se juega a siete partidos, el equipo con ventaja ha ganado 19 de 25. Mientras los Dodgers solamente han aprovechado esa ventaja en dos de seis ocasiones en su historia, Chicago nunca se ha podido recuperar de estar abajo luego de tres encuentros.

''El Rojo'' Turner: Justin Turner extendió a 13 juegos su racha alcanzando bases (hit o base por bolas), empatando a Steve Garvey (1974-77) y Pee Wee Reese (1953-56) para la segunda mayor de los Dodgers. El récord de la franquicia pertenece a Carl Furillo, quien lo hizo durante 14 juegos entre 1953 y 1956.

La asistencia: Al tercer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional asistieron 54,269 aficionados, la mayor en cualquier partido esta postemporada. Los Dodgers lideraron Grandes Ligas con 3,7 millones de fanáticos (más de 45 mil por juego) durante la temporada.

Rachas detenidas: El puertorriqueño Báez se fue en blanco en un partido por primera vez desde que arrancó la postemporada. El mexicano Adrián González falló en cuatro turnos, después de 13 juegos en casa seguidos bateando al menos un hit en postemporada.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


CHICAGO -- Clayton Kershaw no necesita probarle a nadie que es el mejor lanzador de Grandes Ligas de estos días, pero el resumé de su gran carrera tenía una mancha negra en postemporada que quería lavar y una maldición que necesitaba exorcisar: ''El Maleficio de la 7ma. Entrada''.

Kershaw, quien tiene tres premios Cy Young y efectividad de 2.37 en nueve años en las ligas mayores, entró a la postemporada con marca mediocre de 2-6 en 13 juegos. Peor aún, entrando a su asignación del domingo, tenía efectividad de 28.93 en la séptima entrada y había permitido 15 hits y 15 carreras en 4.2 entradas en ese inning desde el 2013.

Pero el Kershaw de este año está en una misión y el domingo en Wrigley Field, las cosas fueron muy diferentes, afortunadamente para los Dodgers de Los Ángeles y lamentablemente para los Cachorros de Chicago.

Clayton Kershaw
AP Photo/David J. Phillip
Kershaw lanzó siete maravillosas entradas en blanco, el cerrador Kenley Jansen logró un salvamento de seis outs y el mexicano Adrián González bateó jonrón solitario contra Kyle Hendricks para que Los Ángeles ganara 1-0 a Chicago en el Wrigley Field y empatara 1-1 la la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

El playoff al mejor de siete juegos descansará el lunes y el martes se trasladará al Dodger Stadium de Los Ángeles para los juegos 3,4 y 5. Cuando las acciones se reanuden, el derecho Jake Arrieta abrirá por Chicago y el zurdo Rich Hill por Los Ángeles.

Kershaw, quien ganó el primer juego y salvó el último en la serie divisional contra Nacionales de Washington, puso su marca en 2-0 esta postemporada y mejoró a 4-6 de por vida en eliminatorias. Este año, los Dodgers tienen marca de 4-0 en los partidos en que lanzó Kershaw y 0-3 en los otros.

''Para mí, obviamente, lo he dicho muchas veces: El es el mejor pitcher del planeta. Lo elegiría para cualquier día, también lo harían todo los otros 29 managers'', dijo Dave Roberts, el capataz novato de los Dodgers, luego del partido.

''Otra cosa, para mí, la historia no importa. Este es un nuevo año y él ha mostrado lo que puede hacer en postemporada. Por lo tanto, no creo que nadie en nuestra cueva se preocupe por la narrativa del pasado'', dijo Roberts.

Kershaw retiró a los primeros 14 bateadores de los Cachorros hasta que el puertorriqueño Javier Báez pegó sencillo con dos outs en la quinta entrada. Después que el receptor venezolano Willson Contreras conectara otro hit, el zurdo dominó a Jason Heyward con elevado a tercera base para completar cinco ceros con 51 lanzamientos, 36 en la zona buena.

Con el juego 1-0, gracias al séptimo jonrón de González en postemporada, Kershaw entró a la séptima entrada con apenas 72 pitcheos y en completo control de la situación, pero con el peso de los acontecimientos recientes de ''La Maldición de la 7ma. entrada'' rondando los alrededores de los amigables confines del Wrigley Field.

El zurdo comenzó el cierre del séptimo boleando al inicialista Anthony Rizzo. Dominó a Ben Zobrist con elevado al catcher, pero González y Yasmani Grandal no se pusieron de acuerdo y la bola rebotó de la mascota del catcher cubano para un error. Roberts mandó a calentar al cerrador Jansen, quien había realizado 51 lanzamientos para sacar siete outs en su última aparición.

Sin embargo, Kershaw sacó la casta y ponchó a Zobrist sin hacer swing y dominó al torpedero Addison Russell con elevado inofensivo al jardín inzquierdo.

Entonces Roberts pidió tiempo para conversar con su estelar lanzador, quizás para recordarle que el próximo bateador, el inquieto Báez, bateaba .409 en sus primeros 22 turnos de los playoffs.

Al segundo lanzamiento de Kershaw, Báez metió un batazo enorme por el jardín central, que levantó a los aficionados de sus asientos, antes que Joc Pederson atrapara la pelota perdido en la gran sombra que tiene el Wrigley Field en esa área.

La maldición había sido derrotada. Kershaw superó la séptima entrada y dejó a su equipo en posición de irse empatado a casa.

''Sí, pensé que saldría del parque. El la bateó muy bien'', dijo Kershaw sobre el batazo de Báez. ''Cuando Dave salió, tuvimos una conversación que me puso de nuevo en el juego. Quería lanzarle y probablemente no me iba a dejar después de ese batazo, pero afortunadamente [Báez] bateó la bola donde había alguien'', agregó.

Kershaw, quien permitió dos hits y un boleto y consiguió seis ponches, dijo que no sintió el cansancio de los últimos días. El zurdo abrió con tres días de descanso el martes, relevó el jueves y abrió nuevamente el domingo. En total: 19.1 entradas en nueve días y 14.1 y tres apariciones en cuatro días.

''Me sentí similar a los últimos días. Es más un asunto de la rutina de saber lo que tienes que hacer cada cuatro días. Obviamente, mis últimos siete u ocho días han sido un poco diferente, por lo que lidiar con lo inesperado es más preocupante que la carga de trabajo'', dijo Kershaw, quien tuvo recortada en cerca de dos meses una maravillosa temporada regular, debido a una lesión en la espalda.

''Lo sentí lo más duro que ha estado desde que regresó de la lesión. Muchos outs fáciles y rodados suaves. Ha ido mejorado en cada salida desde que regresó. Es un caballo'', dijo Grandal.

''Hay que darle crédito, hombre. Pienso que lanzó primordialmente con su recta'', dijo Joe Maddon, el manager de los Cachorros.

''Antes del juego tenía curiosidad sobre su velocidad y su localización y él tuvo ambas. El comando de su recta fue excelente'', dijo Maddon sobre Kershaw.

DENTRO DE LA SERIE

Serie empatada 1-1: Desde que la Serie de Campeonato tiene un formato de siete partidos, el equipo con la ventaja de la casa en los últimos cinco encuentros tiene marca de 14-19. El último equipo de la Liga Nacional que se respuso de perder el primer juego para ganar la final fue Gigantes de San Francisco en el 2012 (4-3 sobre los Cardenales de San Luis).

El tercer encuentro: Se jugará el martes en el Dodger Stadium. El zurdo Rich Hill (0-1, 6.43 en dos aperturas en la postemporada) enfentará al derecho John Lackey (3 CL en 4 IL vs San Francisco en las series divisionales). Lackey es el lanzador activo con más salidas de postemporada (21) y tiene récord de 8-5, 3.22 en 24 juegos.

''El Titán'' de los Dodgers: ''Titán'' González bateó jonrón solitario contra Kyle Hendricks en la segunda entrada el domingo. Fue el segundo en siete juegos de la actual postemporada y el séptimo en 26 encuentros de eliminatorias, para González, con los Dodgers.

''El Titán'' es tercero en jonrones en el liderato entre jugadores de los Dodgers, solamente detrás de Steve Garvey (10) y Duke Snider (11). El domingo, bajó al cuarto puesto a Ron Cey, quien bateó seis pelotas fuera del parque con el uniforme azul.

De paso alcanzó las 20 carreras producidas de playoffs con Los Ángeles, el quinto en el liderato histórico del conjunto. Cey (24), Garvey (22), Lopes (22) y Dusty Baker (21)son los únicos que han empujado más que González, quien ha pegado al menos un hit en sus últimos seis encuentros de playoffs y ha bateado limpiamente en 12 de los últimos 14.

Javy sigue brillando: El intermedista Báez sigue descollando espectacularmenente en la postemporada. Además de que batea .429 en la serie y tiene una racha de seis partidos con al menos un imparable, su guante sigue llamando la atención.

En la sexta entrada el domingo, los Dodgers tenían dos corredores en circulación con un out, cuando Pederson bateó una línea un poco elevada y sin mucha fuerza por segunda base. Báez, en lugar de atraparla de aire, aprovechó que el árbitro no alertó el ''infield fly'', reculó hacía atrás, la tomó de un bote y lanzó al torpedero para iniciar una doble matanza.

Fue una jugada en donde se combinaron las grandes habilidades defensivas del puertorriqueño, pero también su agilidad mental y una gran enfoque en la situación de juego.

Asistencia: Al juego del domingo asistieron 42,384 fanáticos, ocho más que el sábado. A los primeros dos encuentros de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional acudieron 84,786 fanáticos.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


BOSTON -- La lluvia canceló el tercer juego de las Series Divisionales de la Liga Americana entre Indios de Cleveland y Medias Rojas de Boston, programado para el domingo en el Fenway Park. El choque postergado se jugará el lunes a las 6:08 pm y, de ser necesario, el martes se completaría la porción de la serie en Boston y los clubes perderían el día de descanso.

No está muy claro a quién beneficia más en lo inmediato que no se jugara el domingo. A los Indios no les cae mal un descanso extra para sus hombres claves del bullpen, mientras que los Medias Rojas podrían aprovechar la ocasión para reprogramar el orden de sus lanzadores abridores.

Cleveland, que domina 2-0 y está a un triunfo de la segunda barrida de su historia en postemporada, anunció que mantendrá inalterable su rotación abridora, lo que significa que Josh Tomlin (13-9, 4.40) abrirá el lunes. Boston, el único equipos de Grandes Ligas que ha regresado de un 0-2 en múltiples ocasiones en series de cinco encuentros, mantuvo al derecho Clay Buchholz para el juego 3, pero dejó abierta sus opciones para más adelante.

"Probablemente seguiremos igual. Estuvimos hablando de eso, pero probablemente todo seguirá como estaba", dijo Terry Francona, el manager de los Indios. Francona era el manager de los Medias Rojas en el 2007, cuando Boston se recuperó de una desventaja 1-3 en la Serie de Campeonato de la Liga Americana para avanzar a la Serie Mundial y conquistar su segundo título en tres años.

La cancelación del domingo significa que Francona tendrá más descansados en el bullpen a Andrew Miller, Cody Allen y Bryan Shaw, quienes tuvieron apariciones de cinco o más outs en los dos primeros encuentros. El relevo de la tribu ha laborado 6.1 entradas en la serie, detrás de los abridores Trevor Bauer y Corey Kluber, quienes están programados para, de ser necesario, regresar en los partidos 4 y 5.

"Clay lanzará mañana, pero lo que haríamos en un juego 4 está por ser determinado", dijo John Farrell, el manager de los Medias Rojas.

"Ciertamente estamos ansiosos por regresar al terreno. Creo, como Clay declaró varias veces ayer, tiene la capacidad de salir y poner las circunstancias tal vez a un lado y salir y ejecutar sus lanzamientos. Eso es a lo que esto se reduce, independientemente de la configuración, el escenario, la consecuencia. Pero estamos deseando jugar delante de nuestros fanáticos aquí en el Fenway Park", dijo Farrell.

Para Boston, la lluvia podría significar segundas oportunidades para los estelares Rick Porcello y David Price, quienes se combinaron para permitir 12 hits y 10 carreras en 7.2 entradas en los juegos 1 y 2.

El zurdo venezolano Eduardo Rodríguez, quien está programado oficialmente para el juego 4, trabajó debajo de la lluvia el domingo, pero con la incertidumbre de no conocer su rol el resto de la serie. "Estaré listo para abrir o lanzar desde el bullpen. El manager sabe que puede contar conmigo sin importar cómo me usará", dijo Rodríguez.

Desde 1999, los Medias Rojas tienen récord de 26-13 en casa en la postemporada, incluyendo 10-3 en Series Divisionales, pero perdió seis de las nueve series anteriores en que arrancó con 0-2. Además, Boston tiene 0-4 este octubre y 1-7 en sus últimos ocho partidos.

"Un día de descanso en nuestras casas podría ayudarnos a poner algunas cosas en orden y venir mejor preparados para los próximos días", dijo el receptor venezolano Sandy León.

Para los Indios, es cuestión de no complicarse la existencia y tratar de terminar el trabajo de eliminar al favorito en una primera ronda. Cleveland tiene marca de 14-8 en seis series de playoffs contra los Medias Rojas, pero han perdido cinco de sus últimos seis choques en Fenway Park desde 1999.

Pero otra vez. ¿A quién convino más la cancelación del domingo?

"El juego se suspendió, pero la serie seguirá", dijo el infielder dominicano de los Indios, José Ramírez. "Para nosotros no ha cambiado nada. Aún tenemos que ganar un partido para avanzar a la Serie de Campeonato y no importará si lo hacemos el domingo, el lunes o el martes. Lo importante es que podamos hacerlo", agregó.

"Para mí todos los juegos son importantes, no importa el día, la hora, la fecha. Nuestro objetivo es ganar y jugar duro a la pelota", dijo el inicialista y bateador designado dominicano Carlos Santana, quien lideró a la tribua con 34 jonrones y 99 bases por bolas en la temporada regular.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


NUEVA YORK -- Yankees de Nueva York aprovechará el último partido de la temporada contra su odiado rival Medias Rojas de Boston para homenajear al toletero dominicano David Ortiz, uno de sus mayores verdugos de todos los tiempos.

Para completar el surrealismo del acto, se espera una noche gris y fría en el Bronx, cuando los recién coronados campeones de la División Este de la Liga Americana salten al campo contra los Yankees locales. El zurdo Henry Owens abrirá por Boston y CC Sabathia por los locales.

"David Ortiz se merece todos los homenajes que le hagan. Ha sido un extraordinario bateador y un gran dominicano en Grandes Ligas", dijo el sensacional novato dominicano de Nueva York, Gary Sánchez. "Esta es la noche de Big Papi, aunque queremos ganar el juego", agregó.

Se espera que participe en la ceremonia el gran relevista panameño Mariano Rivera, una de las figuras más brillantes en la historia reciente de los Yankees y un gran amigo de Ortiz. Boston homenajeó a Rivera y al torpedero Derek Jeter en Fenway Park durante sus tours de retiro.

Ortiz, quien se marchará de las ligas mayores al final de esta temporada, ha pegado 53 jonrones de serie regular contra los Yankees, 52 desde que se unió a los Medias Rojas en el 2003. Los Yankees han preparado una ceremonia antes del choque del jueves para honrar a un hombre, que entre otras cosas, fue el artífice del regreso histórico de Boston en la Serie de Campeonato de la Liga Americana del 2004.

"Creo que todo el mundo del béisbol, incluyendo los Yankees, me han entregado más amor del que podría esperar un jugador. Me siento sumamente honrado", dijo Ortiz, quien compite por el premio de Jugador Más Valioso en su vigésima y última temporada en Grandes Ligas.

Ortiz batea .316 con 48 dobles, 37 jonrones y 124 carreras impulsadas para ayudar a que Boston avanzara a postemporada por séptima vez y atrapara su tercer título divisional desde el 2003. Boston, que no había ganado un título de Serie Mundial desde 1918, tiene tres en la era Ortiz. Nueva York, el equipo más ganador de la historia, solamente ha ganado una vez en esos 14 años.

"Es increíble, uno se pregunta porque se retira", dijo Joe Girardi, el manager de Nueva York. "Me gustaría pensar que se arrepentirá, pero voy a aconsejarle que se vaya", agregó Girardi medio en serio, medio en broma.

"Todos vamos a extrañar a Big Papi, pero creo que nosotros estaremos felices de no tener que enfrentarlo más", dijo el relevista dominicano de los Yankees, Dellin Betances.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


David Ortiz comienza el martes su última estadía en el Bronx, un lugar, que por muchas razones, ocupa un lugar muy especial en la carrera del toletero dominicano de los Medias Rojas de Boston. El jueves, en su último partido en Yankee Stadium, Ortiz será honrado por sus enconados rivales.

Los Yankees de Nueva York anunciaron desde enero que tendrían una ceremonia de reconocimiento para Ortiz, quien anunció su retiro en noviembre pasado, pero no fue hasta hace dos semanas que revelaron que la misma tendría lugar el jueves, antes del último juego de la serie. En cierta forma, los rayados estarán devolviendo el favor a los Medias Rojas, que homenajearon a Mariano Rivera y Derek Jeter en Fenway Park en sus despedidas, en los últimos dos años.

Los Yankees son el gran enemigo de los Medias Rojas y uno de los clubes más castigados por Ortiz, quien dejará las Grandes Ligas al final de esta temporada como el bateador designado más productivo de la historia. Por otro lado, Nueva York es el hogar de la mayor comunidad dominicana en el extranjero.

"Siempre es un placer jugar en New York, que para mí y todos mis compatriotas es un lugar muy especial. Tengo gran respeto por la organización de los Yankees", dijo Ortiz a ESPN Digital en la víspera de la última serie del año entre las grandes bestias de la División Este de la Liga Americana.

"Nueva York no es una ciudad cualquiera para los dominicanos. Tenemos como tres millones de compatriotas en esta ciudad", dijo Ortiz. Sobre los reconocimientos que ha recibido este año, incluyendo el que tienen preparado los Yankees, agregó: "Eso no es normal. Las cosas pasan, pero no de la noche a la mañana. Uno se lo gana".

Ortiz, un 10 veces Todos Estrellas y uno de cuatro paloteros que han pegado 600 dobles y 500 jonrones en las ligas mayores, batea .307 con 53 jonrones, 75 dobles y 171 carreras impulsadas en 1,043 turnos contra los Yankees. Eso incluye .308 con 52 jonrones y 162 impulsadas en 222 partidos desde que se unió a los Medias Rojas en el 2003. Ted Williams (62) es el único jugador de Boston con más cuadrangulares de por vida contra Nueva York.

Algunos de los principales "highlights" de la carrera de "Big Papi", quien tiene 31 jonrones, 31 dobles y 67 impulsadas en el Bronx (16 H4, 19 H2 y 35 impulsadas en el viejo Yankee Stadium y 15 H4, 12 H2 y 32 impulsadas en el nuevo Yankee Stadium), ocurrieron contra los Yankees, comenzando en el inolvidable otoño del 2004, cuando Boston logró el primer regreso de un 0-3 en una serie de playoffs de siete juegos para ganar ocho choques consecutivos y su primer campeonato en 86 años.

En la final de liga de esa temporada, la segunda de Ortiz con Boston, los Yankees ganaron los primeros tres partidos y estaban al frente 4-3 en la novena entrada del juego 4, a tres outs de avanzar a la Serie Mundial, a expensas de su odiado rival, que no ganaba desde 1918.

Pero los Medias Rojas empataron 4-4 en su última oportunidad en Fenway Park y en el inning 12, Manny Ramírez bateó sencillo contra el relevista Paul Quantrill y Ortiz siguió a su compatriota con un cuadrangular de dos carreras que mantuvo con vida a Boston en la serie.

David Ortiz
AP Photo/Kathy WillensDavid Ortiz le ha conectado 53 cuadrangulares a los Yankees en su carrera, la tercera mayor cantidad ante un equipo en particular.
En el quinto juego, Yankees y Medias Rojas estuvieron empatados 4-4 hasta la entrada 14, cuando Ortiz pegó un sencillo contra el mexicano Esteban Loaiza para dejar a los Mulos tirados en el campo por segundo día consecutivo.

De regreso a Nueva York, Boston también ganó el juego 6 y en el séptimo y decisivo, "Big Papi" despachó un cuadrangular de dos carreras en la primera entrada para marcar el tono de una paliza 10-3 que mandó a los Medias Rojas a la Serie Mundial. Ortiz fue el Jugador Más Valioso (MVP) de la final del joven circuito y siguió encendido en la Serie Mundial, donde Ramírez fue el MVP, ayudando a Boston a barrer a los Cardenales de San Luis para conseguir el anhelado título que esperó por cerca de un siglo.

"Mi carrera ha estado llena de momentos emocionantes, pero lo que pasó en el 2004 en la Serie de Campeonato es lo máximo. Eso rompió el hielo", dijo Ortiz, quien también ganó la Serie Mundial en 2007 y 2013 y fue el Jugador Más Valioso del último clásico de otoño de los Medias Rojas.

Durante la serie en Nueva York, es muy probable que Boston asegure el banderín de la División Este, ya sea con un triunfo ante los Yankees o una derrota de los Azulejos de Toronto Blue Jays ante los Orioles de Baltimore Orioles. Será el tercer banderín y la octava aparición en playoffs para los Medias Rojas en la era Ortiz.

A los 40 años de edad y en su última temporada como pelotero activo, Ortiz ha conseguido un desempeño con ribetes históricos y es uno de los buenos candidatos que tiene la amplia lista de candidatos al premio Jugador Más Valioso de la Liga Americana. Un galardón que nunca ha sido otorgado a un jugador que se desempeñe mayormente como bateador designado durante la temporada.

"No todos tenemos la oportunidad de tener una buena temporada en el año de retiro. La gente me ha hablado mucho de eso y aunque no había reparado mucho, creo que la temporada va de acuerdo a tu preparación y el respaldo. Tenemos muchos jugadores que están poniendo números escandalosos y eso me quita presión", dijo Ortiz, quien encabeza la Liga Americana en dobles (48), slugging (.632) y OPS (1,039); es segundo en bateo (.321), OBP (.406) y carreras impulsadas (124), y octavo en jonrones (37).

En una carrera de muchos candidatos, Ortiz tiene de favorito a su compañero de equipo Mookie Betts.

"¿Ahora mismo? El jardinero derecho de nosotros está fuera de liga. A Ese muchachito le saco su comida aparte. Mookie está teniendo una temporada increíble", dijo Ortiz.

"Hanley [Ramírez] está teniendo una temporada de ensueño, si vamos a Baltimore, mi hermanito [Manny] Machado está teniendo una temporada única, en Toronto Edwin [Encarnación] está teniendo gran temporada, entre otros", dijo. "Hay muchos jugadores ahora mismo que tu diría ´wao´, va estar reñida esa pelea. Pero vuelvo y repito, el jardinero derecho de nosotros no ha parado desde el primer día hasta hoy", agregó.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


ORLANDO -- El cubano José Fernández falleció la madrugada del domingo en un accidente de bote, dejando a los Marlins de Miami sin su principal lanzador, a Grandes Ligas sin una de las estrellas jóvenes de mayor carisma de estos tiempos y al béisbol latinoamericano sin uno de sus mejores representantes de la actualidad y los años por venir.

Con 24 años recién cumplidos en julio y apenas cuatro en Grandes Ligas -- dos de ellos recortados por una operación "Tommy John" -- Fernández se había establecido como uno de los ases del juego. En 76 apariciones monticulares, tuvo récord de 38-17 (.667), efectividad de .258 y 589 ponches en 471.1 entradas. Promedió 11.2 ponches y 2.8 boletos por cada nueve entradas lanzadas.

Lanzando en Miami fue aún mucho mejor, con marca de 29-2 y efectividad de 1.49 en 42 aperturas. Su efectividad en casa es la más baja desde que la estadística fue hecha oficial, en 1913, entre los lanzadores que tuvieron al menos de 40 salidas. Los Marlins promediaron 1,127 fanáticos más en los juegos de Fernández que en el resto del calendario desde el 2011.

Reclutado en el sorteo colegial del 2011, Fernández fue el Novato del Año y tercero en la carrera por el Cy Young de la Liga Nacional dos años después y en esta temporada, su segunda completa después de completar la recuperación de una operación de codo que lo marginó por 14 meses, es uno de los buenos candidatos al premio de mejor lanzador de su liga nuevamente.

Fernández, quien el pasado martes lanzó ocho entradas en blanco con 12 ponches sin boletos ni carreras a los Nacionales de Washington, tenía foja de 16-8, efectividad de 2.86 y 253 ponches en 182.1 innings este año con los Marlins. Iba quinto en triunfos, segundo en ponches y noveno en efectividad del viejo circuito y había establecido marcas personales en salidas (29), triunfos, innings y ponches.

De acuerdo a Brooksbaseball.net, Fernández realizó 7,404 lanzamientos en Grandes Ligas, incluyendo la temporada de exhibición de marzo. Utilizó mayormente su recta de cuatro costuras y curva, dejando el cambio en un tercer plano. También podía lanzar la recta en sinker y un cambio súper lento.

De todas formas, su mejor arma en el montículo era una capacidad de competir que lo convertía en fiera cuando subía al montículo. También era un bateador por encima del promedio entre los lanzadores. Esta temporada bateó .250 con seis carreras impulsadas y en 136 turnos en las ligas mayores conectó 29 hits, incluyendo siete extrabases -- dos jonrones --, y empujó 14 carreras.

Fernández, un nativo de la provincia de Villa Clara, abandonó Cuba de manera ilegal en 2008, jugó en una secundaria de Tampa y fue la selección de primera ronda (pick #14) del draft del 2011. Una cosecha que también produjo a los lanzadores Gerrit Cole, Sonny Gray, Dylan Bundy, Michael Fulmer y Trevor Bauer; los puertorriqueños Francisco Lindor, Javier Báez y George Springer; Trevor Story, Joe Panik y Kolten Wong, entre otros.

Fernández se hizo ciudadano de Estados Unidos en abril del año pasado y abandona este mundo con el mejor promedio de efectividad entre todos los lanzadores cubanos que tuvieron al menos 25 salidas en las Grandes Ligas. Ahora será imposible saber exactamente como terminaría su carrera, pero por la edad y talento, Fernández tenía una proyección para, posiblemente, ser el primer lanzador de su país en el Salón de la Fama de Cooperstown.

La violenta muerte de Fernández enluta a todo el mundo del béisbol, especialmente a Miami, Cuba y toda Latinoamerica.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Cada día que pasa, en lugar de irse aclarando el panorama, se van poniendo más impredecibles las carreras por los cuatro puestos comodines a la postemporada de Grandes Ligas.

El miércoles, los Mets de Nueva York, los Cardenales de San Luis y los Gigantes de San Francisco perdieron sus encuentros para mantener el empate en los dos Wild Cards de la Liga Nacional. Los tres exhiben foja de 80-72 y tienen pendientes 11 encuentros, ninguno entre ellos, en el calendario de la serie regular.

De acuerdo al Elias Sports Bureau, es solamente la segunda vez en la era divisional (desde 1969) que hay un empate entre tres clubes por los puestos Wild Cards tan tarde en la temporada. Ocurrió en 1998, también en la Liga Nacional.

Mientras los Gigantes (contra los Padres de San Diego) y los Mets (ante los Filis de Filadelfia) jugarán en el fin de semana contra clubes de marcas negativas, los Cardenales enfrentarán a los Cachorros de Chicago, su odiado rival y el mejor equipo de las ligas mayores en el 2016.

En la última semana de la campaña, los Cardenales chocarán con los Rojos de Cincinnati y los Piratas de Pittsburgh; los Mets contra los Marlins de Miami y los Filis y San Francisco a los Rockies de Colorado y los Dodgers de Los Angeles. Chicago es el único equipo de Grandes Ligas que ya aseguró un título divisional, pero ahora juega para garantizar la ventaja de la casa en las eliminatorias del viejo circuito.

Los Nacionales de Washington (número mágico en 2) y los Dodgers (5) están en cómodas posiciones para quedarse con los banderines de las divisiones Este y Oeste de la Liga Nacional. Los Cachorros conquistaron la División Central hace una semana.

En la Liga Americana, los Azulejos de Toronto y los Orioles de Baltimore perdieron el miércoles, el encuentro de los Tigres de Detroit (contra los Mellizos de Minnesota) fue suspendido y reprogramado como parte de una doble cartelera para el jueves, y ganaron los Marineros de Seattle, los Astros de Houston y los Yankees de Nueva York.

Esa combinación de resultados dejó a Toronto (83-69) con primer comodín, a Baltimore (82-70) con el segundo, a Detroit (80-70) y Houston (81-71) a un juego, Seattle (80-72) a dos y Yankees (79-72) a 2.5.

Los Medias Rojas de Boston (88-64), los Indios de Cleveland (88-63) y los Vigilantes de Texas (90-63), tienen sus números mágicos en 2, 5 y 6, respectivamente, para reclamar los títulos divisionales de la Americana y al mismo tiempo, una guerra particular entre los tres por el mejor récord de la liga y la ventaja de la casa para la postemporada.

La herramienta que utiliza ESPN.com para determinar el porcentaje de probabilidades de los equipos para alcanzar la postemporada indica que Toronto (75.9%), Mets (68.6%), Gigantes (66.1%), San Luis (63.1%) y Baltimore (43.6%) son los mejores ubicados actualmente, entre los clubes que no dominan sus divisiones.

SI HAY EMPATES

El escenario actual del standing de los comodines indica que es altamente probable que se necesiten programar partidos extras para definir los que disputarán los partidos de muerte súbitas en los playoffs de octubre.

Nuestro colega Jayson Stark explicó los diferentes escenarios de empates y juegos de vida o muerte en la Liga Nacional y la Liga Americana y analizando como se resolverían para definir los cuatro que avanzarían a la siguiente etapa de la postemporada.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Cuando la mayoría de clubes ya ha jugado su partido 150 de la temporada, casi todo está dicho en los campeonatos divisionales de Grandes Ligas. Pero en lo que se refiere a los cuatro puestos comodines, dos por circuito, el asunto está tan cerrado que existe la alta probabilidad que se requieran encuentros de desempate para definir los últimos clasificados a los playoffs del 2016.

Los Cachorros de Chicago (95-55) ostentan la mejor marca de béisbol y ya aseguraron la División Central de la Liga Nacional; los Vigilantes de Texas (89-62) y los Nacionales de Washington tienen sus "números mágicos" en tres y cinco, respectivamente, para amarrar los títulos en el Oeste de la Liga Americana y el Este de la Nacional. El de los Medias Rojas de Boston (86-64) está en 9, mientras que los Indios de Cleveland (86-63) y los Dodgers de Los Angeles (85-65) tienen sus propios números mágicos en 7 para amarrar el banderín divisional.

Sin embargo, el panorama no se ve tan claro para los comodines, faltando una docena de encuentros a la mayoría de los involucrados en el proceso.

En el joven circuito, los Azulejos de Toronto y los Orioles de Baltimore están igualados con récord de 82-68 y con una ventaja relativamente cómoda de 2.5 juegos sobre los Tigres de Detroit (79-70) y 3.0 arriba de los Astros de Houston y los Marineros de Seattle, que tienen foja de 79-71. El asunto se complica para Azulejos y Orioles porque deben enfrentarse entre ellos y contra Boston, que los aventaja en la División Este y está jugando su mejor béisbol del año.

Los Medias Rojas derrotaron el lunes 5-2 a los Orioles en Baltimore para poner su marca en 10-3 en sus últimos 13 juegos y sacar ventaja de 4.0 juegos en la división, la mayor que han tenido en el primer lugar en todo el año. Baltimore posee foja de 36-31 contra sus rivales divisionales, pero va 7-9 contra los Azulejos, a los que visitarán del 27 al 29 de septiembre, en su penúltima serie de la temporada.

Toronto empató en el primer comodín venciendo 3-2 a los Marineros en Seattle y aprovechando el revés de los Orioles. Los Azulejos han jugado bien en la ruta este año, pero no en los últimos días, perdiendo 10 de sus últimos 17. Baltimore tiene 35-40 fuera de Camden Yards.

Detroit no enfrentará a ninguno de los tres equipos que tiene por delante en el standing de comodines -- Boston, Baltimore y Toronto -- pero se podría beneficiar de un buen desempeño propio y los resultados de las series entre esos tres. Los Tigres comienzan el martes una serie de tres juegos en Minnesota, para luego chocar con sus rivales directos Reales de Kansas City y Cleveland.

En la Liga Nacional, cuando los Gigantes de San Francisco (79-71) desperdiciaron el gran desempeño del zurdo Madison Bumgarner y permitieron dos carreras en la novena entrada el lunes en Los Angeles, no solamente se alejaron a 6.0 juegos de los Dodgers en la División Oeste, sino que además permitieron empatar a los Cardenales de San Luis (79-71) en el segundo Wild Card, ambos a 1 juego de los Mets de Nueva York (80-70) en el comodín #1.

San Francisco encabezó a todo el béisbol con récord de 57-33 en la primera mitad de la temporada, pero desde el Juego de Estrellas ha tenido la peor marca, con 22-38, y podría convertirse en el primero con tal 'distinción' en la historia.

Su bullpen ha estropeado 29 salvamentos, la mayor cantidad en la historia de la franquicia, y en septiembre el club tiene 5-5 cuando entra ganando a la última entrada.

No quedan series el resto del año que ponga en el mismo terreno a Gigantes, Mets y Cardenales, pero San Francisco tendrá que verselas contra los Dodgers en cinco de sus últimos 12 encuentros y San Luis a Chicago y los Piratas de Pittsburgh. La disputa por el último puesto podría requerir de un juego extra entre Cardenales y Gigantes, especialmente si Nueva York saca aprovecho de su benigna porción final del calendario.

Los Mets solamente enfrentarán un equipo con récord positivo (Washington, para cerrar la serie regular, del 30 de septiembre al 2 de octubre), cuando muy posiblemente los Nacionales estarán realineando su rotación y descansando jugadores principales para la postemporada.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO