<
>

Confianza de Puerto Rico sube con cada triunfo en el Clásico

play
Puerto Rico invicto a semifinales (1:28)

Los boricuas madrugaron a Estados Unidos y luego resistieron para llevarse el triunfo. (1:28)

SAN DIEGO -- Cinco victorias consecutivas han elevado la confianza de Puerto Rico al nivel que se necesita para ganarlo todo. Dos victorias más es lo que separa a los boricuas de su primer título del Clásico Mundial de Béisbol.

Puerto Rico anotó cuatro carreras antes de recibir el primer out del juego, en ruta a un trinfo 6-5 ante Estados Unidos, el viernes, para avanzar como líder del Grupo F a las semifinales del cuarto Clásico Mundial. Los representantes de la isla del encanto, que el domingo chocarán con el eliminado Venezuela en un juego de trámite para cerrar la segunda ronda en San Diego, se medirán el lunes a Holanda en Dodger Stadium en semifinales.

Para alcanzar la ronda del campeonato por segundo clásico seguido --Puerto Rico cayó en la final ante República Dominicana en el 2013-- la tropa de Edwin Rodríguez ha derrotado a Venezuela, México, Italia, Dominicana y Estados Unidos, los últimos dos, los grandes favoritos para quedarse con la corona este año.

''Después de cada partido, la confianza ha crecido y mejorado cada vez'', dijo Rodríguez luego del partido del viernes. ''Y no sólo es haber ganado, sino también la calidad de los equipos que hemos estado venciendo. Quiero decir, nos enfrentamos a los dominicanos, enfrentamos a Venezuela, nos enfrentamos a Estados Unidos. Quiero decir, equipos de calidad'', agregó.

''Hemos estado derrotando a esos equipos. Así que la confianza del equipo, ellos están seguros como un equipo y sigue mejorando y mejorando. Así que nos sentimos muy seguros yendo a Los Angeles ahora mismo'', dijo el capataz.

Contra Estados Unidos, los primeros seis bateadores de Puerto Rico; Ángel Pagán, Francisco Lindor, Carlos Correa, Carlos Beltrán, Yadier Molina y Javier Báez, pegaron sencillos para producir cuatro carreras ante que el derechoa Marcus Stroman hiciera el primer out del juego.

Correa y Beltrán pegaron dos hits cada uno, liderando una discreta ofensiva puertorriqueña que apenas produjo seis incogibles. Nolan Arenado y Eric Hosmer tuvieros dos cada uno por los derrotados.

''Para mí es la primera vez que seré parte de eso. Los otros estarán por segunda vez'', dijo Correa, el estelar torpedero de los Astros de Houston que se movió a la tercera base para permitir que Francisco Lindor, de Indios de Cleveland, jugara en el puesto seis. ''Así que para mí, es algo realmente especial. Nada se compara con este momento en este momento, jugando para mi país de origen, ser capaz de representar a Puerto Rico y ser capaz de traer mucha alegría y felicidad a la gente de vuelta a casa que está pasando por momentos difíciles en este momento. Así que para mí esto está en lo más alto de mi carrera de béisbol'', dijo Correa.

Los norteamericanos anotaron en el segundo (doble de Arenado y sencillo de Hosmer), en el quinto (jonrón de Buster Posey) y en el sexto (jonrón de Adam Jones) para acercarse 4-3 contra el abridor de Puerto Rico, el derecho Seth Lugo, quien se anotó su segunda victoria del Clásico Mundial.

Lugo (2-0) permitió cinco hits y tres carreras limpias, regaló una base por bolas y ponchó a dos bateadores. Stroman (0-1), quien contempló jugar por Puerto Rico en el campeonato antes de aceptar la invitación de Estados Unidos, fue el pitcher derrotado. El derecho de los Azulejos de Toronto permitió ocho hits y cuatro carreras en 4.2 entradas.

Pero Puerto Rico recuperó la tranquilidad cuando Arenado cometió un error en tiro con dos outs en la parte de abajo del sexto capítulo, que permitió anotar a Báez y Eddie Rosario para poner la pizarra 6-3.

''Creo que ahora mismo nos reunimos como equipo y salimos a jugar duro y con pasión, con amor, con la responsabilidad de representar a nuestro país. Como Carlos dice, esto es como una victoria increíble para nosotros. El hecho de que tengamos la oportunidad de ir a la ronda final en Los Angeles realmente significa mucho para nosotros'', dijo Beltrán, quien ha participado en las primeras cuatro ediciones del Clásico Mundial.

Un triple del torpedero Brandon Crawford con dos outs contra el cerrador Edwin Díaz, acercó a Estados Unidos por una vuelta, pero el derecho de los Marineros de Seattle se repuso y ponchó a Josh Harrison para terminar el encuentro, ante 32,463 fanáticos, la mejor asistencia de la semana al Petco Park de los Padres de San Diego.

''Este es el tipo de situaciones de presión que aprendes a manejar cuando enfrentas a los mejores. Edwin viene de una temporada en Grandes Ligas y ya sabe manejar esas situaciones'', dijo Rodríguez.

Para el sábado se espera un lleno total para el encuentro decisivo entre Estados Unidos y República Dominicana por el boleto para medirse a Japón en la segunda semifinal de Los Angeles. Los dominicanos tienen marca de 2-0 contra los estadounidenses y vienen de vencerlos en la primera ronda en Miami.

''Es bien simple. Tenemos que ganar el juego. Lo sabemos. No hay ningún secreto en eso'', dijo Jim Leyland, el manager de Estados Unidos.