<
>

Chicago y el fútbol

play
¡Mirá cómo se vive la Copa América en Chicago! (1:31)

Damian Didonato, enviado de ESPN.com, te muestra el fan fest desde la ciudad norteamericana. (1:31)

CHICAGO (Enviado especial) -- Chicago es una de las ciudades con más historia futbolera de los Estados Unidos, y eso es mucho decir en un país en el que el deporte más popular del planeta muchas veces queda relegado por otras disciplinas. La tercera metrópolis más grande de la nación es también la sede de la Liga local más antigua. La Association Football League of Chicago (AFLC) fue fundada por inmigrantes ingleses en 1904 y diez años más tarde nació la Chicago Soccer League. En 1893 se había disputado el primer partido oficial, entre los trabajadores de la Pullman Car y un grupo de británicos autodenominados Original Wanderers.

La ciudad más grande del estadio de Illinois abrazó el fútbol en la década del diez, cuando un combinado de los mejores jugadores del momento, llamado "The Pilgrims", hizo una gira por la ciudad y sólo perdió un partido: contra el conjunto All Star de Chicago. Muchos hombres que en aquel momento sólo vivían por el béisbol se acercaron a ese extraño juego que desvivía a los ingleses. Sí, al igual que ocurrió en todo el mundo.

El primer club hegemónico de la Liga local fue Chicago Sparta, fundado en 1917 y que es uno de los clubes más antiguos de Estados Unidos. Como es fácil deducir de su nombre, fue fundado por inmigrantes checoslovacos. Ganaron todas las ediciones del campeonato disputadas en los treinta y hasta lograron un histórico triunfo 5-1 sobre Palestra Italia de Brasil, antecesor de Palmeiras. Luego, la Guerra golpeó duro a todo el país y muchos jugadores viajaron a servir a la Patria.

Tras el conflicto bélico, la Liga de Chicago se convirtió en una de las mejores del país, con 42 participantes en la división mayor. En ese momento, se convirtió en la pionera en disputar la "competencia de verano", entre abril y noviembre. Muchos otros estados la imitaron. A.A.C. Eagles, de ascendencia polaca, fue el mejor conjunto de esos años.

En 1950, la Selección de las barras y estrellas logró el mayor triunfo de su historia contra Inglaterra en la Copa del Mundo de Brasil. El arquero Gino Gardassanich de los Slovaks, el defensor Geoff Coombes de los Vikings, y el delantero Adam Wolanin de los Eagles fueron los representantes del fútbol de Chicago en ese legendario torneo. Ese mismo año, se creó la primera liga de fútbol indoor, otro orgullo de esta ciudad.

A finales de los sesenta, se creó la primera liga nacional, la North American Soccer League. En la edición de 1968, los Mustangs representaron a la ciudad de los vientos. Finalizaron segundos, detrás de los Cleveland Stokers, en la "división de los lagos". Luego, hasta 1975 no hubo equipos de Chicago en la liga, pero ese año apareció Chicago Sting, el más exitoso de la ciudad. Llamado de esa manera en honor a la película The Sting, ambientada en la Chicago de los años treinta, es el antecesor del actual Fire.

Tras algunas malas campañas en los primeros años, el Sting logró el título de la NASL en 1981, tras vencer al New York Cosmos de Chinaglia en la final. Frantz Mathieu, Arno Steffenhagen y Patricio Margetic eran las estrellas de aquel equipo. Tres años más tarde, el Sting repitió la corona, en la última temporada de la NASL. Así, se convirtió en el último campeón nacional hasta la aparición de la MLS en 1996.

Aquella primera temporada de la nueva competencia estadounidense no tuvo representantes de Chicago. Recién en 1998 hizo su debut Chicago Fire, la actual franquicia de la ciudad. Ese mismo año, la ciudad de los vientos ganó su primera y hasta ahora única Copa MLS. En la definición, el cuadro de Jerzy Podbrożny, Zach Thornton, Roman Kosecki y Piotr Nowak derrotó al campeón de las dos primeras ediciones, DC United, en la final. Como un guiño a la historia, el plantel tenía figuras polacas y checas.

Luego, el Fire fue subcampeón de Kansas City Wizards en 2000 y de San Jose Earthquakes en 2003. Además, ganó la MLS Supporters' Shield (al mejor de la fase regular) en 2003. A pesar de que hoy ocupa la última posición de la conferencia este, es uno de los conjuntos más respetados del certamen.

Chicago es la tercera ciudad más poblada y más visitada de Estados Unidos y también ocupa un lugar de privilegio si se habla de fútbol. Hoy, recibe a Lionel Messi y se viste para la ocasión.