<
>

El PSG espera una señal de Neymar

play
Barcelona necesita ser claro y contundente (0:59)

Jordi Blanco reporta sobre las declaraciones emitidas por el club azulgrana, las cuales fueron escasas y poco aclaratorias sobre la posible salida de Neymar. (0:59)

El PSG se ha encontrado con un regalo inesperado y puede llevárselo como si tal cosa. En cuanto Neymar le traslade una señal inequívoca de que está dispuesto a dejar el Barcelona, el club francés pondrá su maquinaria en marcha para ficharle. No va de farol; simplemente está a la espera…

En cuanto salió a la palestra la supuesta incomodidad de Ney en el Barça (http://espndeportes.espn.com/futbol/espana/nota/_/id/3396195/neymar-provoca-duda-en-el-barcelona) y la posibilidad de que ello provocase su deseo de abandonar el Camp Nou, la duda dio paso a la alarma y ninguno de los mensajes trasladados desde el Barça han cambiado las cosas.

Más aún, ESPN volvió a comunicarse con una persona cercana a su empresa en Brasil y su respuesta no clarificó nada. “Es feliz en el Barça, pero nadie sabe su futuro”. Una frase calcada a la que un día anterior expresó otra fuente, aquella vez desde Barcelona, y que motiva que todo el mensaje que pueda mandarse desde el Barcelona carezca de la contundencia necesaria.

Roberto Fernández, el secretario técnico, dio por hecho que nadie pagará la cláusula de Ney y el portavoz Josep Vives, como quien no quiere la cosa, aprovechó una rueda de prensa en la que sacaba pecho por los ingresos récord del club para hablar de pasada del brasileño.

LEVE DEFENSA… ATAQUE BRUTAL

“No pasa por la cabeza del club vender a Neymar. Es uno de los emblemas más importantes que tenemos y no estudiamos ofertas por él. El Barcelona quiere que siga porque es de los mejores del mundo. El tridente es un patrimonio muy importante del club” solventó sin más el portavoz de la directiva, dando por hecho que el presidente Bartomeu, quien ya ha driblado definitivamente la rueda de prensa de final de temporada, no hablaría de este asunto.

Mientras, desde Francia, desde París, empezaban a darse datos y repetirse informaciones. El PSG estaría en disposición evidente de poner sobre la mesa los 222 millones de euros que vale la libertad de Neymar y le ofrecería un salario neto anual, fijo, de 30 millones de euros a lo que sumaría diferentes bonus para (http://espndeportes.espn.com/futbol/espana/nota/_/id/2825160/neymar-ya-es-el-hombre-record-en-el-deporte-mundial) convertirle en el mejor pagado de Europa, probablemente superado solamente por el Apache Tévez, y dejar atrás ese contrato que se consideró sideral en el Barça.

Además, el club francés le pagaría una prima de fichaje de otros 25 millones y le convertiría en imagen principal de Qatar Airways, con lo que ello supondría desde un punto de vista financiero en cuanto a sus contratos de publicidad.

A todo ello, desde el Camp Nou se respondió sin apenas estridencias y con una tranquilidad que puede confundirse con indefinición. Ocupados en asaltar el fichaje de Verratti, en el Barça, de pronto, se han encontrado con un problema tan inesperado como preocupante. ¿Qué pasará con Neymar?