<
>

Aman Seddiqi brilla para la Roma en eSports y enorgullece a dos países

play
El jugador que representa a un equipo de fútbol profesional (1:25)

Conoce a Amanullah Seddiqi, un jugador árabe que fue contratado por la división de eSports del AS Roma. (1:25)

El “sueño del pibe” es ponerse la camiseta de tu equipo preferido, saltar a la cancha y gritar un gol frente a tu hinchada. Para Amanullah "Aman" Seddiqi, un joven estadounidense nacido en Atlanta cuya familia proviene de Afganistán, ese sueño se hizo realidad pero de una forma muy peculiar. Él se puso la “7” de la Roma y grita sus goles frente a una audiencia mundial, pero jugando al FIFA profesionalmente como miembro del trío que conforma el equipo de eSports del popular conjunto italiano.

“Yo siempre había anhelado ser un futbolista profesional, y esto es casi lo mismo. Estoy representando a la Roma en eSports, y nadie me puede bajar de la nube”, dijo Saddiqi, un jugador de 22 años que es profesional de FIFA desde el 2013 y el único que representa a los Giallorossi en el continente americano (los otros dos integrantes son europeos).

“Mi familia proviene de Afganistán, pero mis padres se mudaron a Estados Unidos hace ya más de 20 años y yo nací y me crié en Atlanta. Ellos están orgullosos de lo que yo he logrado y me alegra mucho que me apoyen en esta experiencia”.

¿Pero cómo fue que le llegó la oportunidad que tanto deseaba? Bueno, se podría decir que en la vida a veces es primordial conocer a la gente indicada para dar un salto de calidad.

“Un amigo mío es manager de eSports de la Roma. Él estaba buscando jugadores, nos llevamos bien, y me parece que esta es una buena alianza para ambos”, recordó Seddiqi.

Su espera por representar a uno de los titanes del fútbol italiano por primera vez no fue larga, ya que él disputó el torneo regional de “FIFA Ultimate Team ’17” que reunía a los mejores jugadores de Norte, Centro y Sudamérica con 30 mil dólares y un cupo al Mundial de Berlín en juego en Miami el domingo 19 de febrero, menos de una semana después de haber sido contratado como refuerzo. Él era el único de los 32 participantes separados en ocho grupos de cuatro que era integrante de un club profesional de fútbol.

Seddiqi avanzó a los Cuartos de Final tras quedar segundo de su grupo con dos victorias y una derrota ante el brasileño Rafael Fortes, el eventual campeón del torneo. A pesar de no haber podido sacar pasaje a Berlín, la experiencia le fue muy valiosa para seguir progresando y “ganar confianza”.

La responsabilidad que él siente por ganar no es solo por su club o su reputación personal, sino que también se trata de no defraudar a sus raíces afganas.

“Yo siempre siento que estoy jugando para Afganistán al igual que EE.UU. Les mando un saludo a todos mis ‘Brown Boys’. Para mí es un privilegio representar a dos países al mismo tiempo de esta manera. Yo quiero enorgullecerlos día tras día ganando muchos campeonatos”.

Seddiqi también contó con la oportunidad de ser aconsejado por varios futbolistas de la Roma que saben lo que es acumular trofeos en sus vitrinas y se llevó muy bien con Edin Dzeko (“uno de los pocos que hablaba inglés”) y Radja Nainggolan, pero nada lo alegró tanto como conocer a Francesco Totti.

“Totti fue el mejor, súper humilde y buena onda”, dijo Seddiqi, quien en pocos días cumplió varios sueños juntos que hace poco tiempo simplemente parecían nada menos que epopeyas.

Ésta nueva aventura en la que se embarca le permite a Seddiqi creer que la evolución de los eSports le permitirá contar con sus propios aficionados algún día, y ellos gritarán sus goles virtuales de la misma manera que los de Totti o Dzeko.

Después de todo, según él, “ese es el futuro”. Un futuro donde nada es imposible.