<
>

El Oeste se pone cada vez más difícil en la NBA

play
Paul George: "Haremos que la magia suceda" (1:21)

A su llegada al Thunder, PG-13 está ansioso por jugar con el reinante JMV, Russell Westbrook, y no descarta una larga estadía en Oklahoma City. (1:21)

LAS VEGAS — Mientras una estrella tras otra se iba a la Conferencia del Oeste, ya fuese como agente libre o en algún canje, el entrenador de los LA Clippers, Doc Rivers, se sorprendía cada vez más.

“Creo que Gordon Hayward es el más listo de todos. Se marchó”, dijo Rivers, refiriéndose al estelar escolta que se fue de Utah Jazz para fichar con Boston Celtics. “Se fue al Este. En realidad no entiendo la lógica de todo esto. Pero así son las cosas, la conferencia va a ser más difícil todavía, si es que eso es posible”.

Paul George, Jimmy Butler y Paul Millsap fueron elegidos al Juego de Estrellas por la Conferencia del Este la temporada pasada, y todos estarán en el Oeste la próxima campaña. Chris Paul se fue de los Clippers, pero se quedó en el Oeste al sumarse a James Harden en Houston Rockets, mientras que jugadores importantes como Jeff Teague, P.J. Tucker y Patrick Patterson se fueron de equipos del Este para mudarse al Oeste y tratar de tumbar a los campeones Golden State Warriors.

En vez de resignarse ante los Warriors, que abusaron con el resto de la liga la temporada pasada y parecen encaminados a dominar el futuro inmediato con cuatro estrellas en su mejor momento, la mayoría de los equipos del Oeste se están reforzando para intentar destronarlos.

“La actitud es desafiante”, dijo el entrenador de los Denver Nuggets, Michael Malone, después de fichar a Millsap de los Atlanta Hawks. “¿Cuánto podemos esperar? Yo no sé si Kevin Durant, Steph Curry, Klay (Thompson) y el resto de sus jugadores se van a ir en mucho tiempo. Uno no puede hibernar, despertarse un día y decir, ‘ok, ahora nos toca a nosotros’. Hay que salir a competir”.

Una de las estadísticas modernas más comunes para medir el valor de un jugador para su equipo es “win shares” (victorias producidas), una medida analítico que intenta calcular los triunfos que un jugador produce para su equipo. Utilizando esa estadística como guía, según los cálculos del portal basketball-reference.com, la Conferencia del Oeste agregó 174.5 “win shares” a sus planteles este verano. Esa cifra incluye fichajes de agentes libres, como Millsap con Denver, canjes como el de George de Indiana Pacers a Oklahoma City Thunder y el de Butler de Chicago Bulls a Minnesota Timberwolves, y extensiones de contrato como las de Curry y Durant con Golden State.

La Conferencia del Este, en cambio, sumó 127.6 “win shares” hasta el viernes por la noche. Hayward fue la única estrella que pasó del Oeste al Este, mientras que Kyle Lowry renovó su contrato con Toronto Raptors y Otto Porter se quedó con Washington Wizards.

El Oeste ha sido la conferencia dominante en la NBA desde hace más de dos décadas, y la próxima temporada podría haber una diferencia incluso mayor.

“Uno pensaría lo contrario, tomando en cuenta todas las selecciones altas (en el draft) en los últimos 15 años. Pero cuando seleccionan a un gran jugador, después se viene al Oeste”, comentó Rivers. “No sé qué está pasando. Cuando yo era joven pasaba todo lo contrario. Cuando yo era niño, los protagonistas eran el Este y los Los Angeles Lakers. Ahora es el Oeste y un par de equipos. Supongo que son etapas, pero espero que ya termine”.

Hace dos años, la liga auscultó la posibilidad de cambiar el formato de los playoffs para clasificar a los 16 mejores equipos, sin importar la conferencia. Pero al final decidió mantener el formato actual, debido a la preocupación por el exceso de viajes y el hecho de que los récords de los equipos a veces pueden ser engañosos según el nivel de la competencia que hayan enfrentado.

El miércoles, el comisionado de la NBA Adam Silver no descartó la posibilidad de volver a evaluar cambios.

“Creo que muchos de nosotros pensábamos que un sistema de playoffs del 1 al 16 era más sensato”, dijo Silver. “Y quizás existe la posibilidad, y en cierto sentido este es un tema aparte, de volver a clasificar a los equipos después de cada ronda, como hacen otras ligas. Creo que son cosas que seguiremos evaluando, pero ahora mismo no es una prioridad”.