Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Ozzie: La firma de Tebow es una cachetada
Tags: mlb, xbox 360
Cuando a Sandy Alderson inicialmente le preguntaron el mes pasado si los New York Mets considerarían la firma de Tim Tebow, el gerente general dijo en broma: "¿Qué estás insinuando que necesitamos un Ave María en este momento?"

Aun así, Alderson estuvo intrigado con la novedad de Tebow. Y los Mets finalmente anunciaron el jueves la firma del ex quarterback de los Jets y los Broncos con un contrato de ligas menores. Asimismo trascendió que participará en la liga de otoño de la organización en Port St. Lucie, Florida, que se extiende del 18 de septiembre al 8 de octubre.

Si Tebow, a los 29 años y ahora jardinero, llega al equipo de Grandes Ligas probablemente no sea algo significativo para la organización neoyorquina. Aunque la sola oportunidad para los Mets de exponer su marca en todas partes gracias a la atención nacional que genera Tebow en su intento de jugar béisbol valdrá la pena para el equipo. Y digamos que los Mets deben ver a un buen impulso en la asistencia a sus instalaciones de entrenamientos de primavera, así como si Tebow en última instancia es asignado a una filial de ligas menores de los Mets, como el club de Clase A de la Florida State League con sede en Port St. Lucie.

Colocar a Tebow en los Mets también es lógico para sus representantes en la Creative Artists Agency. CAA también representa a los ases de los Mets: Noah Syndergaard y Jacob deGrom, y dio una mano en la negociación del contrato de Yoenis Céspedes con los Mets. Por lo que debe haber beneficios para todos sus clientes de Mets en términos de exposición.

Tim Tebow
Getty Images, AP PhotoEl ex quarterback de los New York Jets, Tim Tebow, está ahora con los Mets. ¿Cuáles osn las razones?
¿Cuánto le tomará a Tebow jugar alguna vez en Citi Field? Bastante tiempo, aunque no es imposible, dado su atleticismo, si es dedicado y se aplica durante múltiples temporadas. Michael Jordan, en su única temporada con , Medias Blancas de Chicago bateó .202 con tres jonrones y 51 empujadas en 436 turnos al bate con el equipo de Doble A Birmingham. ¿Jordan habría vuelto a la NBA si hubiese recibido una oportunidad en Grandes Ligas?

En el último entrenamiento de primavera, la entrada diaria de Céspedes con su parque de coches y su cabalgata a caballo creó un revuelo que en última instancia llevó al manager Terry Collins a decir que era el momento de poner el espectáculo a un lado y enfocarse por completo en el béisbol. Si hay un inconveniente con Tebow estando cerca del campo sería toda la atención de los medios y si empieza a restar valor a la atención del equipo que se prepara para la temporada.

Los Mets hicieron una pura ruta de una estrella en el año 2000, cuando invitaron al artista Garth Brooks al campo de los Mets. Se fue de 17-0 en lo que se considera principalmente una obra de caridad. La firma Tebow es más un híbrido -algo de legitimidad beisbolera con una gran cantidad de beneficios sobre la base de la novedad.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


CHICAGO - La versión de los Cachorros de Chicago que dominó a su antojo la Liga Nacional durante las primeras semanas de la temporada 2016 ya no existe. No va a volver. Pero la nueva edición de los Cachorros, la que ha estado jugando desde el receso del Juego de Estrellas, es un reemplazo bastante bueno. De hecho, es un retrato de un equipo que podría alzarse con el campeonato, pero al que todavía le queda un golpe muy importante por dar.

Ese inicio fue, de hecho, asombroso. Casí irreal. Cuando los Cachorros ganaron 25 de sus primeros 31 juegos, el presidente de los Cachorros Theo Epstein le dijo a la prensa sobreexaltada, "Esta no es la realidad del béisbol. La realidad del béisbol es que es bastante duro ganar un solo partido en Grandes Ligas. Por eso es que celebramos tanto las victorias".

Eso fue para el 10 de mayo, y unas pocas horas después de que Epstein hablara, los Cachorros vencían a San Diego 8-7 para mejorar su record a 25-6 - con un ritmo para terminar con 130 victorias y que habría pulverizado el record de victorias de todos los tiempos en una campaña.

A ese punto, la ofensiva promediaba 6.2 carreras por juego, con ritmo para terminar con 1,003 carreras. Durante la era de las temporadas de 162 juegos, solo los Indios de Cleveland de 1999 habían anotado más, y lo hicieron en una de las temporadas más amigables a la ofensiva en la historia. Mientras tanto, el pitcheo y la defensiva de los Cachorros se habían combinado para permitir apenas 2.8 carreras por juego, una cifra que se podría traducir en 465 carreras permitidas. Eso habría superado el record de los Cardenales de San Luis de 1968 para la era, y los Pájaros Rojos establecieron ese record en el Año del Lanzador.

El punto: Los Cachorros estaban jugando un béisbol al nivel de los juegos de fantasía. Para mantener esas tendencias iniciales, ellos habrían tenido que seguir siendo el equipo con mejor poder de anotación y el equipo con mejor prevención de carreras en los últimos 55 años, o quizás en toda la historia. Ellos son buenos - realmente buenos - pero era algo que no iba a ocurrir. Así que no es sorpresa para nadie que las palabras de Epstein hayan sido proféticas.

Por supuesto, por algún tiempo allí, parecía que la predicción de Epstein sería demasiado certera. Cuando los Cachorros llegaron trastabillando al receso del Juego de Estrellas en medio de una mala racha con record de 7-15, su base de fanáticos, condicionada mentalmente tras 108 años de decepciones, comenzó a ponerse nerviosa. Y también los Cachorros.

"No podría decir que estábamos al borde de un ataque de pánico", dijo el receptor y sabio residente de los Cachorros Miguel Montero. "¿Pero saben qué? Sí estábamos preocupados. Y yo creo que eso estaba en la mente de todos, incluso aunque no lo reconociéramos. Cada equipo pasa por esa mala racha, cada bateador, cada lanzador".

Así que es un alivio que los Cachorros hayan estado aprovechándose de un periodo de 20 días en los que no han tenido que alejarse más de 90 millas del Wrigley Field. Incluyendo su victoria en Pittsburgh para cerrar la primera mitad de la temporada, los Cachorros han ganado 10 de sus últimos 15 partidos, e incluso con la mejoría en su juego de sus rivales Cardenales, la ventaja de Chicago en la División Central de la Liga Nacional nunca ha sido menor de 6 1/2 juegos. Durante este periodo de recuperación de 15 juegos:

Los Cachorros andan en quinto puesto en la LN con 4.5 carreras por juego.

El pitcheo y la defensiva han permitido 2.6 carreras por juego para liderar las mayores.

Los fildeadores de los Cachorros lideran las mayores con 50 carreras salvadas por la defensiva.

El diferencial de carreras de Chicago de más-28 es el mejor en las mayores.

La oficina central atendió la mayor debilidad del equipo al adquirir al cerrador Aroldis Chapman, preparando una parte trasera del bullpen compuesta por Chapman, Héctor Rondón y Pedro Strop que se asemeja a la monstruosidad del final de los partidos que cargó a los Reales de Kansas City a las últimas dos Series Mundiales.

Esta es la razón por la que hemos escuchado últimamente una frase en boca del efusivo manager de los Cachorros Joe Maddon, "Muchas cosas buenas allá afuera". Los Cachorros no tienen que ser históricamente buenos en cada faceta del juego. Ellos solo tienen que ser el mejor equipo en esta temporada, y al hacerlo, eso crearía mucha historia en sí misma. No, esa racha con record de 25-6 no se va a repetir, pero el hecho de que siquiera haya ocurrido le dio a los Cachorros el espacio para absorber su caída.

"Fue algo bueno que hayamos comenzado así de bien", dijo Montero. "Así que cuando pasas por esa mala racha, no te duele tanto".

Jake Arrieta
Charles LeClaire/USA TODAY SportsLos Cachorros han perdido en las cuatro aperturas de Jake Arrieta en julio.
El emblema de la asombrosa arrancada de los Cachorros fue probablemente su as Jake Arrieta, quien será el abridor del sábado ante Seattle. Arrieta, como recordamos, siguió en la primera mitad de esta temporada la gran actuación de la segunda mitad de la anterior, y para el momento en que terminó su buena actuación, tenía record de 25-1 con efectividad de 1.09 en 31 aperturas. Hablando de aumentar las expectativas. Pero él también tuvo sus problemas al acercarse al receso, y cuando volvió, declaró que el tiempo libre era exactamente lo que necesitaba.

Pero a medida que los Cachorros han ido recuperándose como equipo, ellos siguen esperando que Arrieta tenga su propia recuperación. Olvídense de su periodo con marca de 25-1: Eso fue algo loco. Irrepetible. Aun así, a medida que los Cachorros siguen viendo más cerca su boleto a la postemporada, ellos necesitan que Arrieta vuelva a ser el tipo de as que puede significar mucho en una serie de playoffs. Luego de permitir apenas 19 carreras en sus primeras 15 aperturas, Arrieta ha permitido 20 en sus últimas cinco.

A medida que el equipo a su alrededor siga unido, Arrieta como as, en algunos aspectos, es la pieza que le falta al rompecabezas de postemporada de los Cachorros.

"Mucha gente tiene expectativas altas - él las tiene, y yo también", dijo Montero. "Pero es difícil repetir lo que él hizo el año pasado. Yo solo quiero que salga allá afuera y que sea él mismo. Que se lo disfrute. Que solo salga a lanzar.

"Algunas veces él se pone demasiada presión sobre sí mismo para repetir esa actuación, intentando probarle a todo el mundo que lo que hizo el año pasado no fue casualidad. Yo sé que no fue casualidad. Yo sé que él es ese tipo de lanzador. Los números [sin embargo], son difíciles de repetir".

Lo mismo que es verdadero para Arrieta es para el equipo como un todo. Eso es, que él no tiene que ser el mejor as de todos los tiempos; él solo tiene que ser uno de los mejores en el contexto de esta temporada.

De hecho, hay cosas buenas que están ocurriendo últimamente en el Wrigley Field, y se están desarrollando de una forma mucho más sustentable que un record de 25-6. Pero para que las cosas buenas se conviertan en grandiosas, los Cachorros necesitan que Arrieta vuelva a capturar un poco de su antigua "irrealidad". Solo un poco.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


NUEVA YORK - Los Mets de Nueva York se despertaron el viernes en la mañana a 6½ juegos de la cima en el Este de la Liga Nacional, con tres equipos por encima de ellos en la contienda por el comodín y reportes de que los Marlins de Miami adquirieron a Andrew Cashner y Colin Rea.

Restando apenas 61 juegos en la temporada, es válido preguntarse si los Mets se quedarán fuera de los playoffs un año después de haber ganado el banderín de la liga y llegar a la Serie Mundial.

La buena noticia para los Mets es que ellos deben mantenerse con vida hasta la parte final de la temporada, sino por otras razones que la congestión de tránsito en la tabla de posiciones por el comodín y un calendario suave a finales de septiembre.

Juan Lagares
David Hahn/Icon SportswireJuan Lagares tiene un desgarro parcial en el pulgar izquierdo, lo que deja al equipo sin un jardinero central bona fide en su lucha por un boleto a la postemporada.
Luego de una serie de tres partidos ante los Nacionales de Washington del 2 al 4 de septiembre, los Mets cierran la temporada con 19 de sus 25 juegos finales ante los Rojos de Cincinnati, Bravos de Atlanta, Mellizos de Minnesota y Filis de Filadelfia. Esos equipos juegan de forma combinada para 88 juegos por debajo de los .500.

Pero ningún equipo se está alejando demasiado en la contienda por los comodines. Los Dodgers (57-45), Marlins (55-47), Cardenales (55-47), Mets (53-48) y Piratas (52-48) estan a cuatro juegos uno del otro en su lucha por dos puestos a la postemporada.

Aun así, hay algunas señales de problemas para los Mets. Juan Lagares es la más reciente baja y se espera que sea sometido a una cirugía para repararle un desgarro parcial en el pulgar izquierdo, lo que deja al equipo sin un jardinero central bona fide asumiendo que Yoenis Céspedes sea limitado al jardín izquierdo. Céspedes está lidiando de nuevo con molestias en el cuádriceps derecho, y el jugador del cuadro José Reyes no se espera de vuelta tan pronto como se preveía de su lesión en el lado izquierdo.

Mientras tanto, a menos que los Mets mejoren su actuación con corredores en posición de anotar, ellos están en serios problemas. Los Mets batean para apenas .204 con corredores en posición de anotar, el peor promedio en Grandes Ligas. Eso representa unos 16 puntos menos que el equipo en el puesto 29, los Yankees. Ningún equipo desde los Padres de 1969 (.201) ha terminado una temporada con un menor promedio con corredores en posición de anotar. San Diego terminó esa temporada con marca de 52-110.

Los Mets parecen reacios a salir de sus mejores prospectos en posibles cambios, incluyendo a Amed Rosario y Dominic Smith. Por lo tanto, no suena como que vaya a llegar una caballería para revivir la ofensiva, como ocurrió el año pasado cuando Céspedes fue adquirido mediante cambio con los Tigres de Detroit por Michael Fulmer. En el 2015 los Mets se convirtieron en el primer equipo en la historia de Grandes Ligas en llegar a una Serie Mundial luego de haber estado en último lugar en carreras anotadas en MLB para el 31 de julio.

Sí, los Cerveceros de Milwaukee retomaron sus negociaciones con los Mets el jueves, alrededor de un posible cambio por Jonathan Lucroy. Y los Mets no descartaron de plano dicha posibilidad. Pero los Mets no están seguros de si los Cerveceros tienen un legítimo interés en los Mets o si méramente intentan tocar base con otros equipos para mejorar sus posibilidades de recompensa en un cambio.

Así que aguanten la respiración. No hay garantías de que los Mets vuelvan a jugar béisbol de octubre por segunda temporada consecutiva. Pero independientemente de eso, debemos verlos en medio de la batalla hasta el final.
Etiquetas:

Beisbol, MLB, New York Mets

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


NEW YORK -- El lanzador abridor de los Mets de Nueva York Noah Syndergaard tuvo un poco de diversión durante la gran tormenta eléctrica del lunes en la noche, asegurándose de que los neoyorquinos supieran que el lanzador apodado como "Thor" no fue el responsable del rayo que cayó sobre el Empire State Building.

Pero el Empire State Building no compró su excusa.

Syndergaard salió tirando rayos ante los Cardenales de San Luis en el primero de una doble cartelera este martes, alcanzando las 100 mph en el radar de la transmisión de TV en seis ocasiones entre sus primeras 15 rectas (incluyendo cuatro consecutivas). Pero los Cardenales lograron descifrarlo con tres carreras en las siguientes dos entradas, incluyendo un cuadrangular de Jedd Gyorko ante una recta de 98 mph.

Una pista que el rayo no provino de Syndergaard: Su recta es la más rápida en las mayores, pero también es la más derecha. Solo otros tres lanzadores abridores tienen menos ángulo de rotura en su recta que la de Syndergaard.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


HOUSTON - Fue algo calculado, torciendo los límites de la ética personal con una mentalidad de ganar a toda costa. El dueño de los Yankees Hal Steinbrenner miró al otro lado con Aroldis Chapman en este invierno, valorando el potencial de una recta de 105 mph sobre la moralidad.

Con Chapman, en las palabras del gerente Brian Cashman, un "activo que estaba en peligro" por las alegaciones de violencia doméstica en su contra, Steinbrenner actuó como un tiburón tomando ventaja de una venta de ejecución.

Steinbrenner cuadró la despiadada movida invernal, al adquirir a Chapman a precio de descuento de los Rojos y permitiendo que su DNA de Steinbrenner hiciera acto de presencia ante el mundo, aunque en una forma mucho más callada que la de su padre.

El lunes, los Yankees cosecharon los frutos de haber recibido ese golpe de relaciones públicas cuando Cashman logró convertir los cuatro prospectos que entregó por Chapman en diciembre en uno de los mejores prospectos del béisbol, el torpedero de 19 años Gleyber Torres, un ligamayorista (y ex Yankee) en Adam Warren y otros dos jugadores de liga menor con oportunidades.

Así que ahora estamos en la era post Chapman, y el Príncipe Hal tiene la oportunidad no solo de ser como su padre, sino de ser mejor. Al construir la dinastía de finales de los 90, su padre tuvo suerte. Pero Hal puede ser simplemente bueno.

Hal Steinbrenner and Aroldis Chapman
Icon Sportswire, Getty ImagesA pesar de todas las consideraciones éticas, Hal Steinbrenner trajo en cambio, y luego lo cambió, a Aroldis Chapman por una gran recompensa. ¿Será el inicio de una nueva era para el hijo del Jefe?
Durante la siguiente semana, Hal tiene la oportunidad de demostrar su lado pragmático, lo que eventualmente podría devolver a los Yankees al trono del béisbol nuevamente. Si logran crear un rico sistema de fincas y flexibilidad en su nómina, los Yankees podrían tener los recursos para seleccionar a los mejores activos por la vía de cambios y la agencia libre en el futuro cercano. Así es como se construyen las dinastías.

Sus rivales más duros son ellos mismos, y el actuar con mentes cerradas como si el vender en esta temporada sea como romper la versión del equipo de 1927, no la del 2016. Les recuerdo que el equipo de 2016, luego de 99 partidos, solo está tres juegos por encima de los .500 por primera vez en toda la temporada.

En la próxima semana, Cashman seguirá escuchando ofertas por Carlos Beltrán, Andrew Miller, Michael Pineda, Nathan Eovaldi, Iván Nova y otros. Entonces Cashman presentará las mejores a Steinbrenner.

"Tengo luz verde para seguir haciendo mi trabajo, que es evaluar los valores del mercado que vienen y van y hacer recomendaciones, y él me dirá los que quiera que se hagan", dijo Cashman, declinando ponerle un sello de vendedor o comprador a su agenda. "Entonces yo ejecutaré como se me ordene".

Como están constituidos al presente los Yankees, probablemente ellos puedan competir por uno de los comodines cada año y rezar. Adquirir la mejor cantidad de talento es una mejor estrategia a largo plazo.

Los Yankees no deben engañarse por su reciente buena racha. Con su victoria del lunes, ellos han ganado nueve de sus últimos 13 para mejorar su marcha a 51-48, lo suficientemente buena como para colocarse a 4.5 de uno de los comodines y a 7.5 de la cima en la división, restando 63 partidos en el calendario. En su mejor forma, quizás los Yankees puedan optar por uno de los comodines, pero tendrían que jugar para 37-26 para superar su marca de 87 victorias del año pasado. De nuevo, les tomó 99 partidos llegar a tres juegos por encima de los .500.

De seguro el padre de Hal iría con todo por esa posibilidad, demostrando la grandilocuencia y la irracionalidad que lo hicieron querido por gente que nunca tuvo que trabajar para él.

Para los revisionistas de la historia, el Jefe Steinbrenner nunca fue lo suficientemente paciente para iniciar una dinastía. El Nucleo de Cuatro surgió porque Steinbrenner estaba cumpliendo una suspensión a principios de los años 90.

Sin la intervención del Jefe, Gene "Stick" Michael y Buck Showalter pudieron echar los cimientos de una fuerte base alrededor de un sistema de fincas que produjo a Bernie Williams, Derek Jeter, Mariano Rivera, Andy Pettitte y Jorge Posada. Ese nucleo, combinado con la billetera de Steinbrenner, tuvo un éxito implacable.

Hoy en día, los caprichos del Príncipe Hal son tan importantes como los que tuvo alguna vez su padre. Para completar el esquema de Chapman, primero Cashman tuvo que convencer a Steinbrenner de firmar el acuerdo invernal que incluyó el equipaje de Chapman. Chapman cumplió con su parte, dentro y fuera del terreno, lo que hizo posible su cambio a los Cachorros.

Steinbrenner no detuvo a los Yankees de adquirir a un hombre que estaba acusado de haber golpeado a su novia y haber disparado un arma, lo que hizo temblar a muchos fanáticos de los Yankees, a pesar de la emoción que podía traer la posibilidad de ver la recta de Chapman en la novena entrada. Steinbrenner fue capaz de compartamentalizar las acciones de Chapman en el nombre de poder ganar.

¿Cruel? Tal vez, pero los Yankees lo vieron como la posibilidad de mejorar el talento en la organización. Incluso cuando Cashman hizo el traspaso por Chapman en diciembre, la posibilidad de salir de él por mejores prospectos formó parte de su presentación a Hal. Cashman no mostró ningún arrepentimiento el lunes.

"Claramente Hal es un ganador y alguien que requiere comunicación constante de dónde estás, qué estás haciendo, por qué lo estás haciendo", dijo Cashman. "Yo me mantuve en comunicación completa con él y esperé por su aprobación. Como en cualquier otra situación, uno hace sus recomendaciones, entonces él te dice la dirección en la que quiere moverse. La comunicación fue buena. Siempre lo ha sido. Algunas veces acoge tus recomendaciones. Y otras veces no".

El acuerdo de Chapman tuvo trazos de su padre en cuanto a su falta de miedo, sin importarle las posibles consecuencias. Ahora, Hal tiene oportunidad de ser pragmático, de escuchar a su gente de béisbol, y hacer lo inteligente - ser vendedores.

Su padre siempre será El Jefe, pero, si a Cashman se le permite hacer las movidas correctas en esta fecha límite de cambios, el Príncipe Hal podría algún día convertirse en rey.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AP Photo/Wilfredo LeeJose Fernandez ha lucido en grande para los Marlins en esta temporada.
MIAMI - Los Mets de Nueva York enfrentan un duro desafío el sábado cuando se midan a José Fernández (11-4, 2.53 ERA) mientras que tendrán en el montículo a Jacob deGrom (6-4, 2.38) a las 7:10 p.m. ET.

Fernández tiene marca de 25-1 con efectividad de 1.43 en 36 aperturas de por vida en Marlins Park. Su única derrota en dicho estadio vino en su debut en esta temporada el 6 de abril ante los Tigres de Detroit, cuando permitió cinco carreras en 5 2/3 entradas.

Fernández también tiene marca de 2-0 con efectividad de 1.32 en seis aperturas de por vida ante los Mets. Eso incluye su salida el 5 de junio cuando lanzó siete entradas en blanco y logró 14 ponches ante ellos.

Sin embargo, DeGrom también está en medio de una buena racha. Viene del primer juego completo de su carrera - una blanqueada en la que permitió un hit a los Filis de Filadelfia. Tiene marca de 3-0 con efectividad de 0.93 e sus últimas cuatro aperturas.

Terry Collins indicó que es poco probable que utilice a Michael Conforto en el jardín central en este fin de semana en los espaciosos jardines del Marlins Park. En cambio, el debut de Conforto en dicha posición probablemente tendrá que esperar a la venidera estancia en casa de los Mets.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


NUEVA YORK - El 29 de julio de 2009, los Filis de Filadelfia estaban en medio de una batalla de tres equipos por la corona de la División Este de la Liga Nacional. Ellos tenían una ofensiva poderosa, una rotación de abridores sospechosa, y expectativas de volver a la Serie Mundial.

Así que, cuando el entonces gerente de los Filis Rubén Amaro Jr. entró al camerino tras cambiar a cuatro prospectos por el as zurdo de los Indios de Cleveland Cliff Lee, los jugadores se levantaron y lo aplaudieron.

Es fácil imaginar que los Medias Rojas de Boston hagan lo mismo la próxima vez que ellos vean a Dave Dombrowski.

En los pasados 10 días, Dombrowski ha hecho cuatro cambios diseñados para mejorar las oportunidades de los Medias Rojas de llegar a la postemporada. Los mismos le costaron cinco jugadores de liga menor, uno de ellos (el derecho de 18 años Anderson Espinoza) catalogado como un cotizado prospecto, pero Dombrowski añadió al jugador veterano del cuadro Aaron Hill, al utility Michael Martínez, al relevista Brad Ziegler, y al zurdo Drew Pomeranz.

Brad Penner-USA TODAY SportsSteven Wright lanzó seis sólidas entradas ante los Yankees, impulsándose de las recientes movidas hechas por la gerencia de los Medias Rojas para ganar ahora.
Y en el proceso, envió un claro mensaje a los jugadores que forman el nucleo de un equipo que está en medio de la batalla de tres equipos por la corona del Este de la Americana y preparado para perder al ícono de la franquicia David Ortiz tras su retiro en esta temporada.

"Ganar. Ganar. Ganar. Ganar. Ahora mismo", dijo el torpedero Xander Bogaerts luego que los Medias Rojas volvieran del receso del Juego de Estrellas y ganaran su quinto partido en fila, 5-3, sobre los Yankees de Nueva York. "Nosotros cambiamos un muy buen prospecto - yo nunca lo he visto lanzar [a Espinoza], pero he escuchado que es muy bueno. Pomeranz, él es muy bueno. Es un Todos Estrellas este año, así que tiene buenos números. Un tipo como ese viene aquí, y es un bono para el equipo que lo tenga ahora mismo. Obviamente nos va a mejorar".

Pomeranz no se unirá a los Medias Rojas hasta el sábado y no va a lanzar hasta el miércoles en la noche en el Fenway Park. No tuvo absolutamente nada que ver con que el nudillero Steven Wright lanzara seis buenas entradas ante los Yankees o que el receptor Ryan Hanigan, el antesalista Travis Shaw, y Bogaerts conectaran cuadrangulares ante el abridor de Nueva York Michael Pineda.

Pero los Medias Rojas ya habían recibido un impulso por lo que Pomeranz representa, a saber, la creencia de la oficina central de que su roster estaba solo a un par de movidas de ser lo suficientemente buenos como para ser contendientes a la Serie Mundial.

"Nosotros somos una organización en la que esperamos ganar", dijo Wright. "Si la gerencia cree que nos hace falta una pieza, vamos a salir allá afuera a buscarla. Con los chicos que hemos conseguido hasta ahora -- con Hill y Ziegler y ahora Pomeranz - ellos nos van a ayudar tremendamente a largo plazo. Y eso es emocionante. Es emocionante ser parte de ello porque uno sabe que los chicos aquí van a hacer todo lo que puedan para ganar, y la gerencia básicamente está diciendo lo mismo, que están dispuestos a hacer lo que sea para ganar. No podemos más que salir allá afuera todos los días y jugar más duro todavía sabiendo que ellos van a hacer todo lo que puedan para ayudarnos a ganar".

Hill causó impacto en su debut con los Medias Rojas esta semana, conectando dos hits y remolcando dos carreras para ayudar a vencer a los Rays de Tampa Bay. Si parpadearon, se perdieron las primeras dos apariciones de Ziegler con los Medias Rojas. Lanzó una novena entrada de ocho lanzamientos el pasado domingo ante los Rays para cerrar la primera mitad, y luego que Wright permitiera tres carreras en la sexta entrada aquí el viernes en la noche, Ziegler restauró el orden al retirar a los Yankees en orden con siete lanzamientos en una dominante séptima entrada.

"Lo he enfrentado, y nunca disfruté el estar en el otro lado del enfrentamiento intentando batearlo", dijo Hanigan sobre el estilo de lanzar de Ziegler en forma submarina, parecida al de Dan Quisenberry. "Es que es tan engañoso. Es como una bola de boliche que viene hacia tí".

Dijo Wright: "Mano, Zigs, yo no sé como lo lanza de esa forma, pero es algo divertido de observar".

Amaro, que ahora es coach de primera base de los Medias Rojas, recientemente recordó la dificultad de decidir cuándo sacrificar cotizados prospectos en cambios para intentar ganar ahora. En el 2009, fue fácil. El derecho Carlos Carrasco estaba entre los mejores prospectos del grupo que Amaro envió a Cleveland, pero la oportunidad de añadir a Lee a un roster que tenía a valiosos jugadores como Cole Hamels, Ryan Howard, Chase Utley, Jimmy Rollins, Shane Victorino, y Jayson Werth era imposible de dejar pasar.

"Supongo que depende del ciclo en el que estés, dónde estás como organización", dijo Amaro a principios de la temporada. "Requiere mucha disciplina no salir de algunos chicos. El tiempo y las situaciones suelen dictar las decisiones que uno tiene que tomar".

Luego de temporadas consecutivas terminando en el sótano - y con el nucleo joven de Bogaerts, Mookie Betts, y Jackie Bradley Jr. junto a Ortiz en lo que él catalogó el viernes como "más o menos mi última corrida en el béisbol" - no hay mejor momento que el presente para que los Medias Rojas intenten ganarlo todo.

"Ustedes conocen a Dave. Dave no anda con rodeos", dijo Ortiz. "Él siempre sale a buscar lo que necesita. Y estamos en la segunda mitad. No habrá otra mitad después de esta. Estoy bien seguro de que va a seguir haciendo movimientos. [Pomeranz] lució realmente bueno en la Liga Nacional. Lo vi en el Juego de Estrellas, y espero que nos pueda dar buenas esperanzas".

A dos semanas de la fecha límite de cambios. Dombrowski ya ha hecho su parte. Ahora queda en manos de los jugadores a quienes les tiene tanta fe.

Etiquetas:

Beisbol, MLB, Boston Red Sox

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


CHICAGO - No se alarmen si las cámaras de televisión muestran al lanzador de los Cachorros de Chicago Jason Hammel comiendo una bolsa de papitas en el dugout entre entradas en su primera salida luego del Juego de Estrellas el sábado ante los Vigilantes de Texas.

Hammel está intentando encontrar la combinación correcta de hidratación e ingesta de sodio mientras comienza su búsqueda de una mejor segunda mitad, mientras deja atrás sus calambres en sus piernas y manos.

Jason Hammel
Steve Mitchell/USA TODAY SportsHistóricamente los contrarios se han aprovechado de Jason Hammel en la segunda mitad de una temporada, pero él espera cambiar todo eso.
"Lo estamos atendiendo", dijo Hammel el viernes. "Hay cosas nuevas que uno puede ingerir que tienen mucho potasio. Solo quiero encontrar la formula correcta. Quizás me vean en la banca comiendo una bolsa de papitas porque [el médico del equipo Stephen Adams, M.D.] dijo que es sobre los cabohidratos y la sal".

Hammel ha estado en una nueva dieta desde la pasada temporada baja, todo con los próximos dos meses y medio en mente. No es secreto para nadie que ha tenido problemas en esta época del año en su carrera ya que su efectividad de por vida en la segunda mitad es de 1.16 carreras más alta que la que ha acumulado en la primera mitad, lo que supone el 13er mayor aumento entre lanzadores desde 2000 con experiencia similar, de acuerdo con la investigación de ESPN Datos. El salto del año pasado fue incluso más pronunciado ya que la efectividad de Hammel en la primera mitad, de 2.86, se infló hasta 5.10 en la segunda mitad. En el proceso se convirtió en fuente de crítica para los fanáticos. Dijo que sus pensamientos durante el receso nunca se fueron hacia la parte negativa con respecto a lo que está por venir.

"Solo intento apegarme al proceso, que fue a lo que me comprometí al inicio de la temporada", dijo Hammel. "Tuve un día de trampa, de seguro. Uno necesita uno de esos".

Se lo permitió durante el receso, pero los otros días de la temporada todo se trata sobre prepararse para 32 o más salidas exitosas. Hammel imitó a Jake Arrieta en muchos aspectos de su preparación - hasta en dejarse crecer la barba. Perder peso también formó parte de la ecuación. Luego de algunos problemas en la primera mitad justo antes del receso, Hammel está comprometido con tener un mejor final que hace un año. Tendrá su primera oportunidad de probarlo el sábado en la tarde.

"Trato de no mirar demasiado hacia el futuro, pero estoy emocionado por lo que está por venir", dijo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Yankees Tragic Number, 38
Elias SteinEl Número Trágico de los Yankees es 38. Llegaron al receso con marca de 44-44. Pero con 38 derrotas más, ellos asegurarían su primera temporada perdedora desde 1992.
Hace veinticuatro años ocurrió la última temporada en la que los Yankees de Nueva York terminaron con marca por debajo de los .500. Buck Showalter era su manager. Don Mattingly era el capitán. George Steinbrenner estaba suspendido.

Y a pesar de tener record de 76-86, los Yankees de 1992 iban en la dirección correcta.

"Se podia decir que ese no era un equipo por debajo de los .500 y que iba cuesta abajo", dijo Michael Kay, quien en 1992 tuvo su primera temporada como compañero de John Sterling en la transmisión radial de los Yankees. "Ese era un equipo por debajo de los .500 pero que iba en ascenso".

El camino de los Yankees del 2016 (44-44) y más allá todavía está por definirse. Esta temporada podría marcar el final de una corrida mágica de casi un cuarto de siglo de temporadas por encima de los .500 - y el inicio de una racha de temporadas perdedoras mientras se reconstruye el equipo del Bronx. O, quizás como en 1992, los Yankees están sembrando las semillas de jugadores jóvenes que los impulsen a tener otra larga racha ganadora.

En retrospectiva, es claro que Showalter, en ese entonces de 34 años, y con el apoyo del entonces gerente Gene "Stick" Michael sin la intervención de Steinbrenner, tenía un plan para restaurar el profesionalismo y una actitud ganadora.

Bernie Williams Yankees 1992Lynne Sladky/AP PhotoAnte la ausencia de George Steinbrenner, el manager Buck Showalter y el capitán Don Mattingly instituyeron una atmósfera en el Bronx que ayudó a los Bombarderos a convertirse en una dinastía.
Showalter recuerda una pregunta específica durante su conferencia de prensa de presentación como reemplazo de Stump Merrill en 1992. Un reportero le preguntó a Showalter que tipo de calendario él tenía establecido para que los Yankees volvieran a ser exitosos nuevamente.

Según el estimado de Showalter, muchos managers y ejecutivos cubren sus traseros en este tipo de situaciones al prometer un plan de cinco años. Showalter no tenía esa opción.

"Yo dije, 'bueno, tengo un contrato de un año'", recordó Showalter en entrevista reciente con ESPN.com. "'Así que nuestro plan es de un año'".

Los Yankees de 1992 fueron cinco juegos mejores que la escuadra de Merrill en 1991, lo que, gracias a la ausencia de Steinbrenner, le permitió a Showalter mantener su trabajo.

Más importante que el record de la escuadra del 92, Showalter y Michael crearon una nueva "Manera Yankee" que pronto se llevaría a cabo por jugadores como Bernie Williams, Derek Jeter, Mariano Rivera, Andy Pettitte y Jorge Posada.

El nucleo joven que transformó a los Yankees en campeones no estuvo en el equipo del 92, excepto por Williams, en ese entonces con 23 años. Para él, sin embargo, fue una prueba preliminar amarga de las grandes ligas; algunos compañeros del equipo, los que pronto no estarían junto a él, lo llamaban despectivamente "Bambi".

Suzyn Waldman, la actual compañera de Sterling en la transmisión radial de los Yankees, era reportera de la emisora WFAN, que en ese entonces tenía solo cinco años de edad.

Waldman recordó los anteojos que utilizaba Williams con cristales que parecían de botella de refresco, y su constante escritura de música y poesía, lo que lo convertía en una personalidad única en el camerino. Pero el chico puertorriqueño y futuro cuatro veces campeón de la Serie Mundial no le cayó bien al jardinero Mel Hall, y solía molestar al joven al punto de hacerlo llorar.

"¿Y quién se fue al año siguiente?", dijo Waldman. "Mel Hall. No estoy diciendo que haya sido causa y efecto, pero sí digo que fue causa y efecto. Todo eso fue parte de todo".

Bernie Williams Yankees 1992
Otto Greule/Getty ImagesUn espejuelado Bernie Williams fue el único miembro del nucleo campeonil de los Yankees que ya estaba en Grandes Ligas en 1992. Pero esa temporada no fue divertida para él.
Mattingly protegió a Williams del acoso e hizo al chico creer en sí mismo al punto que logró unírsele con su propia placa junto a la suya en el Monument Park.

"Ese fue el año en el que Don Mattingly se llevó a Bernie a una esquina y le dijo, 'Tú perteneces aquí. No dejes que ellos te digan lo contrario'", dijo Waldman.

Para Williams, según dijo Waldman, fue un momento transformador.

En 1993, los Yankees terminaron con marca de 88-74, la tercera mejor marca en la Liga Americana pero fuera de la postemporada en los días previos a la existencia del comodín. En 1994, los Yankees habrían sido campeones de no haber sido por la huelga - tenían marca de 70-43 al detenerse la temporada - yl la cancelación de la Serie Mundial.

En 1995 - luego del regreso de Steinbrenner tras cumplir su castigo por haberle pagado a un apostador para que investigara y ensuciara la reputación del futuro miembro del Salón de la Fama Dave Winfield - ellos llegarían a la postemporada. Entonces, luego que El Jefe saliera de Showalter en favor de Joe Torre, ellos comentarían su legendaria corrida con una victoria en el Clásico de Otoño de 1996.

Hoy en día, el profesionalismo que Showalter y Michael crearon se siente a lo largo de la organización, a pesar que las victorias han mermado sustancialmente. La siguiente oleada de prospectos, incluyendo a Aaron Judge, Greg Bird y Luis Severino, intenta hacer su trabajo de esa manera, aunque queda por ver si su talento se podrá traducir en éxitos en las Grandes Ligas.

Waldman observó la transformación que llevó a los campeonatos comenzar con las cosas pequeñas, tales como ver a jugadores tomándose en serio incluso hasta las minucias más pequeñas de su trabajo.

Un día en el camerino local del viejo Yankee Stadium, temprano en la temporada 1992, Waldman recuerda haberle preguntado al intermedista de 24 años Pat Kelly, "¿Qué estás haciendo?" Kelly estaba observando al capitán, Mattingly, mientras el No. 23 daba los toques finales a su uniforme.

Kelly dijo que estaba observando como Mattingly se ataba sus zapatos. El jugador del cuadro quería aprender de Donnie Baseball, para asegurarse que él también estaba haciendo todo correctamente. Aunque tal vez sea haya sido demasiado exigente, ese era el tipo de atención al detalle que Showalter le pedía a su equipo.

Los jugadores jóvenes miraban a Mattingly, con la autorización de Showalter, que era apenas algunos años mayor que el capitán de su equipo, para recibir la autoridad de implementar su agenda.

"Con él era todo sobre ganar y cómo ser un buen compañero, presentándose a sí mismo", dijo Showalter sobre Mattingly. "Quiero decir que era un gran modelo para los chicos que trajimos. Podíamos traer a peloteros de otros sitios y él decía, 'Oigan, para poder llegar a donde queremos llegar, no podemos hacer las cosas de esa forma'. El hecho de que un manager de primer año recibiera ese tipo de apoyo del tipo más respetado en el equipo me dio mucha credibilidad, y siempre aprecié eso con él".

Showalter, Mattingly y casi todos los integrantes del equipo del 92 excepto Williams se perderían la alegría del campeonato del 1996 en el Yankee Stadium, pero dejaron sentadas las bases para ello. A medida que tratan de evitar terminar por debajo de los .500, la pregunta para los Yankees del 2016 es: ¿Están en ruta ascendente, o ruta descendente?

Eddie Matz de ESPN.com colaboró con esta historia.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


CHICAGO - A sus 39 años, Carlos Beltrán le ha dado a los Yankees de Nueva York un regalo, y ahora ellos deberían regresar el favor. La primera mitad de Beltrán como un Todos Estrellas lo ha convertido en un activo atractivo para cambios.

La movida astuta debería ser cambiar a Beltrán, para que su valor beneficie a la franquicia por varios años. Ellos deberían cambiarlo porque lo que ha logrado a sus 39 años lo convierte en un activo; a esa edad, la mayoría de los jugadores ya no resultan tan útiles para una organización.

"Ustedes hacen que los 39 años parezcan como algo horrible", dijo un sonriente Beltrán luego de ligar tres de los 20 imparables de los Yankees en la paliza 9-0 a los Medias Blancas de Chicago el martes.

Sería algo respetuoso el enviar a Beltrán, un profesional entre profesionales y posible futuro manager, a un equipo con oportunidades reales de ganar un título esta temporada.

Los Yankees se encuentran en un punto extraño como franquicia. Cada victoria se siente casi como una derrota porque podría inducir a los dueños a no querer vender en la fecha límite de traspasos directos. Ese sería un error que les podría pasar factura por años.

Los Yankees necesitan inyectar tantos jugadores jóvenes y talentosos como les sea posible para que puedan realmente convertirse en contendientes en vez de depender de un posible pero poco probable segundo comodín para un equipo que aburre a sus fanáticos, quienes no están viendo el equipo ni por TV ni en persona.

Los Yankees deberían poder conseguir uno o más prospectos de importancia por Beltrán, porque él ha lucido muy bien en esta temporada. Batea ahora .302 con 19 jonrones y 54 RBIs en la campaña. Ha sido el mejor jugador de los Yankees. No tiene ese enamoramiento eterno con la organización de los Yankees, pero si lo tuviera, quizás haya un sentimiento de que Beltrán se merece irse a un equipo que tenga más probabilidades de pelea que las que tienen los Yankees.

Beltrán no lleva mucho tiempo en uniforme de los Yankees; ha sido más un nómada, al haber jugado para seis equipos. Ha sido jugador de alquiler en par de ocasiones. Los Yankees deberían hacer realidad la tercera vez.

Si Beltrán hubiese jugado toda su carrera con los Yankees, quizás no habría alcanzado el nivel de popularidad de un Derek Jeter, pero estaría cerca.

Carlos Beltran
Jake Roth/USA TODAY SportsCarlos Beltrán batea .302 con 19 jonrones y 54 impulsadas en esta temporada.
Cuando uno toma en cuenta que él ha sido uno de los mejores jugadores de postemporada en la historia, él habría estado destinado hacia el Monument Park.

Su résumé ya tiene los suficientes números para merecer una placa en Cooperstown algún día, pero Beltrán no ha podido conseguir ese anillo que le ha eludido. Quizás los Yankees se queden con Beltrán para tratar de hacer un empuje y quedarse con un comodín este año, esperando un milagro, pero eso no debería ocurrir.

Él se merece otra corrida por un campeonato. Su modo calmado de juego merece estar en la postemporada, donde luce tan tranquilo y relajado como un padre jugando a las atrapadas con su hijo.

"Realmente él no hace alarde de lo que hace", dijo el manager Joe Girardi. "Pero pienso que tiene mucha confianza. Ha tenido mucho éxito en su carrera. Lo voy a decir de nuevo: Yo creo que estará en el Salón de la Fama".

Cualquier equipo que fuese a adquirir a Beltrán debe saber que estaría obteniendo un tipo que puede liderar una corrida por los playoffs.

En la agencia libre antes de la temporada 2014, Beltrán seleccionó a los Yankees por encima de su primer equipo en Grandes Ligas, los Reales de Kansas City. Los Yankees añadieron un tercer año y superaron en la puja a los Reales. El pensamiento fue que Beltrán había renunciado a su mejor oportunidad de ganar un campeonato. Los Reales han ido a las últimas dos Series Mundiales, y ganaron una de ellas.

Así es como Beltrán anhela terminar su temporada. Los Yankees no han confirmado que vayan a ser vendedores. Ellos deberían serlo, no solo por ellos mismos, sino para dejar que Beltrán salga en búsqueda de un anillo una vez más.

Él es un Todos Estrellas a los 39 años. Los Yankees deberían dejar que intente ser campeón de la Serie Mundial este año.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


NUEVA YORK - Tres actuaciones de cinco entradas en cinco salidas el mes pasado tiene al as de los Cachorros de Chicago Jake Arrieta esperando por un mejor mes de julio mientras ocupa su turno en el montículo el sábado en la noche ante los Mets de Nueva York.

No escatimó en palabras al describir su actuación más reciente el pasado lunes. Cinco boletos, cifra máxima en la temporada, llevaron a cinco carreras, también cifra máxima en la campaña, ante los Rojos de Cincinnati, un equipo que al que dejó sin hits la vez anterior que lanzó ante ellos.

"Yo fui mi propio peor enemigo", dijo Arrieta el viernes. "Pudo haber sido peor. No estaba muy contento por ello.

"No puedes vencerte a ti mismo".

Jake Arrieta
Gary A. Vasquez/USA TODAY SportsEn sus últimas dos aperturas -- en las que duró cinco entradas cada una -- Jake Arrieta ha dado un total de nueve boletos.
Eso es algo que el viejo Jake Arrieta habría dicho, el que de forma rutinaria le daba boletos a los bateadores mientras su carrera con los Orioles de Baltimore estaba estancada. En este mismo momento, su juego tiene un poco de esa sensación, aunque ahora él está mejor equipado para lidiar con esos problemas y salir airoso - al menos la mayoría del tiempo.

"No necesitas tu mejor repertorio para ganar partidos", explicó Arrieta. "Yo siento que he ganado partidos con algo de mi peor repertorio".

Ahí está, el propio Arrieta admitiendo que ha lucido mal por momentos este año. Y aun así, tiene marca de 12-2 y efectividad de 2.10. Si les es difícil entender esta temporada, no son los únicos.

"Jake ha lucido bien", dijo el receptor Miguel Montero. "Pero ahora mismo podría ser que él lo esté intentando demasiado, intentando ser demasiado fino con sus pitcheos, tratando de ser perfecto. Pero comoquiera tiene grandes números".

Arrieta lució casi perfecto hasta esta reciente racha, que podría decirse que se remonta a sus aperturas luego del partido sin hits al entrar a mayo. Analicemos un par de cosas que no le han salido bien con su comando, cortesía de la investigación hecha por ESPN Datos. Y recuerden, estamos hablando de pasar de ser élite a muy bueno:

  • Primero que todo, Arrieta está teniendo menos éxito que el que solía tener cuando se queda atrás en los conteos. Ahora él está luciendo como la mayoría de los lanzadores. Cuando comienza con 1-0, los contrarios le han bateado para .255 en sus últimos seis aperturas. En sus primeras 10 salidas, ese promedio fue de .185. Su porcentaje de boletos también se ha elevado comenzando un bateador con 1-0. Era solo de 14 por ciento y ahora anda por el 22 por ciento.
  • Muchos de los problemas de Arrieta se deben a su recta, la que ahora está lanzando más pero con menos éxito. Los contrarios le han bateado para .228 en sus últimas siete aperturas, en comparación con .167 en las primeras nueve.

Arrieta lo explica: "Se trata de adelantarte en el conteo. Cuando veo tipos que suelen dejar pasar ese primer lanzamiento y yo estoy fuera de la zona de strike, ahí es donde pongo mi énfasis".

Así que cuando él se quedaba atrás en el pasado, seguía siendo dominante; pero ahora no está obteniendo los mismos resultados, así que se está comprometiendo a ponerle adelante. Por supuesto, la pregunta que queda luego de mirar los números es: ¿por qué? ¿Por qué los problemas con la recta?

"Podría tener otros problemas peores", dijo Arrieta. "Es una centésima de segundo, una décima de segundo. ... No creo que necesite algo que haga click para lanzar bien. Me siento bien. Mi repertorio es bueno".

Es bueno, pero ahora mismo no es grandioso. Luego de hablar sobre él por días con los reporteros, Arrieta fue ultra educado pero dijo lo suficiente para examinarlo.

"Pienso que estamos analizando demasiado", declaró. "No creo que haya mucho que arreglar. Solo necesito lanzar la pelota por encima del plato".

Eso suena como algo bastante simple, y la falta de comando fue exactamente lo que le afligió en Baltimore. Él está ahora a años luz de ese chico, pero esta mala racha podría traer de vuelta algunos malos recuerdos.

"Cuando uno da cinco boletos y cuatro de ellos anotan, estoy básicamente entregando el juego", dijo Arrieta.

¿Y que hay de abrir ante los Mets? Es suficiente con que esté intentando encontrar su juego, pero ahora se medirá al equipo que lo venció en la postemporada en octubre.

"Como siempre, esto es negocio", dijo Arrieta. "No quiero añadir más énfasis a una salida basado en cómo lancé antes".

Eso aplica tanto a octubre como al mes pasado. Ambos no fueron precisamente los mejores momentos de Arrieta. ¿Qué le deparará el mes de julio?

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO