<
>

Argentinos debutó con derrota en la Superliga

Patronató reaccionó hoy a tiempo y obtuvo tres puntos importantes en procura de mejorar su promedio al batir a Argentinos Juniors 2-1 en el Estadio Presbítero Bartolomé Grella, en Paraná, por la segunda fecha de la Superliga Argentina de Fútbol.

Los de La Paternal, que hicieron su debut en la categoría, dado que empezaron más tarde porque se extendió el campeonato de la B Nacional que conquistaron en forma destacada, se habían puesto en ventaja por una anotación de Brian Romero. El parcial lo igualó Lucas Márquez, pero, a los 28 de la segunda mitad, desniveló el uruguayo Sebastián Ribas.

En el partido que marcaba su retorno a la primera división del fútbol mayor de la AFA, Argentinos visitaba en Paraná a un necesitado Patronato que buscaba recuperarse tras comenzar la Superliga con el pie izquierdo y una dura caída en San Juan.

El Patrón, dirigido por Juan Pablo Pumpido, se presentaba ante su gente con un plantel renovado y la obligación de dejar los 3 puntos en casa ante un adversario directo en la pelea por la permanencia.

Por su parte, el Bicho tenía el estreno de Alfredo Berti como entrenador y una importante base que se mantuvo respecto del equipo campeón de la B Nacional.

E encuentro tuvo un comienzo parejo, pero de mucha intensidad, con dos equipos que pretendían imponerse desde la presión alta y el buen manejo de la pelota.

En ese marco, sobre los 12 minutos y cuando en el cotejo no había pasado prácticamente nada, Argentinos sacó máximo provecho de un ataque rápido para golpear y ponerse en ventaja.

Javier Cabrera llegó hasta el fondo por la izquierda para que Damián Batallini rematara, pero Romero intervino y empujó la pelota al fondo de la red para establecer el sorpresivo 1-0.

Con la ventaja, el elenco de Berti empezó a jugar el partido que más le convenía, agrupando gente en mitad de cancha para tratar de salir de contraataque sobre el arco defendido por Sebastián Bértoli.

Por el contrario, Patronato sintió el golpe del tanto recibido y si bien avanzó en el terreno cayó en imprecisiones y en el nerviosismo a la hora de atacar.
Con ese panorama, los de Pumpido se dedicaron a lanzar pelotazos largos y cruzados para que el gigante Matías Quiroga se las arreglara entre los centrales visitantes.

Recién sobre los 37, y precisamente desde una acción originada con el balón detenido, el local encontró el empate que a esa altura merecía por insistencia.

El centro cayó en el área del Bicho y encontró la solitaria aparición de un Lucas Márquez, quien cabeceó con certeza para dejar sin chances a Maximiliano Cavalotti y devolver la paridad al marcador.

La segunda parte en Paraná entregó un juego abierto, con los dos equipos sumando gente para atacar, pero dejando amplios espacios en su sector defensivo.

De esta manera las chances de gol no tardaron en llegar en las dos áreas.

Sobre los 24, un nuevo pelotazo encontró la presencia siempre peligrosa de un Quiroga que acomodó el cuerpo y sacó un fuerte remate que se fue cerca del arco de Cavalotti. El aviso del Patrón se terminó de concretar 4 minutos más tarde, cuando un nuevo centro cruzado le permitió al equipo de Pumpido ponerse en ventaja.

Un error de Leonardo Pisculichi en la salida derivó en el preciso centro del igresado Marcelo Guzmán para que Ribas, quien también había entrado desde el banco, metiera el frentazo para darle el 2-1 al equipo local de cara al final.

Sin renunciar a su búsqueda hasta el epílogo, Argentinos intentó por todos los medios llegar a un empate que merecía, sobre todo por lo hecho en el primer tiempo, pero que no alcanzó.