<
>

Quiere Oscar Valdez seguir invicto y campeón en las 126 libras

play
Se presenta una cartelera increíble (2:07)

Desde el gimnasio Israel el Magnífico, Bernardo Osuna nos trae los detalles de la interesante cartelera que habrá de los boxeadores que, en sus distintas categorías, se enfretarán el próximo 22 de abril. (2:07)

LOS ÁNGELES -- Cuando le preguntamos a Oscar Valdez, el campeón mundial de peso pluma de la OMB, sobre lo que valoraba más: su condición de invicto o su título universal, el oriundo de Nogales, Sonora, no dudó ni un segundo y contestó: "¡Ambas cosas!"

Así de convencido está el invicto ex olímpico mexicano de que cada sacrificio, cada gota de sudor, cada golpe que propina o evita, cuando boxea con sus sparrings, deben pagar dividendos llegado el momento de la verdad.

Y ese momento para Valdez será el próximo sábado 22 de abril, cuando pondrá en juego por segunda ocasión su faja de campeón mundial frente al retador colombiano Miguel Marriaga.

"Sé de la peligrosidad que representa Marriaga, porque él quiere quedarse con mi título y para ello se está preparando a conciencia porque sueña con ser campeón mundial. Pero esto no solo se limita a ver quién es el que entrenó mejor, o de cuál de los dos pega más duro, se trata de quien es más inteligente arriba de cuadrilátero", señaló Oscar, entrevistado por ESPN Digital durante un entrenamiento público realizado en el Gimnasio Magnífico, que el ex boxeador y campeón mundial Israel Vázquez tiene en South Gate, California.

"Ambiciono ser un mejor boxeador, ir superándome en cada pelea. Para ello trabajo bien duro en el gimnasio, junto a mi entrenador, Manny Robles", aseguró el monarca de las 126 libras, quien tiene otras metas que desea alcanzar. "Ambiciono llegar a ser uno de los abanderados de México, que la gente me tenga considerado como un futuro estelarista y llegar a ser considerado entre los mejores boxeadores libra por libra. Todo eso significa mucho para mí, y me genera una enorme motivación'', recalcó Valdez, quien llega a esta cita con marca de 22-0, con 19 de sus triunfos producto del poder de sus puños.

Por su parte Marriaga, el campeón de la NABO y retador número uno, luce un historial boxístico de 25-1, y cuenta con un respetable poder de puños pues ha dejado en la lona a 21 de sus oponentes.

La velada que presenta Top Rank en el complejo deportivo de Carson, California ofrece un programa más que atractivo, ya que incluye un trío de combates titulares, de tres campeones mundiales invictos.

Uno de ellos, es el mazatleco Gilberto 'Zurdo' Ramirez (34-0, 24 KO), quien enfrenta al ucraniano Max Bursak (33-4-1, 15 KO), en la primera defensa de su título de peso súper mediano de la propia OMB.

"Yo estoy muy motivado y contento por esta oportunidad que se me presenta, porque luego de pasar más de un año inactivo, estoy ansioso y motivado por regresar al cuadrilátero y entregarle a los aficionados una buena actuación", dijo el monarca sinaloense, haciendo referencia a una lesión en su puño derecho, de la que aseguró que ya está plenamente recuperado.

"He estado golpeando a mis sparrings con la mano derecha y no he sentido molestia alguna. Incluso, siento que mi puño está más fuerte que antes", reveló Ramírez, quien también habló sobre su retador ucraniano.

"Mursak es un boxeador que tuvo una destacada carrera como amateur y viene con todo, a tratar de quedarse con mi título, es una pelea que él ve como la oportunidad de su vida, pero yo también veo este combate como una buena vitrina para mostrar porqué soy el campeón'', agregó Ramírez.

Por su parte, el pugilista mexicano estadounidense, oriundo de Las Vegas, Jessie Magdaleno (24-0, 17 KO) se presenta en la tercera contienda de título mundial de la velada, ya que pondrá en juego, por primera vez, la corona de la categoría súper gallo de la OMB ante el retador brasileño y Campeón Latino del mismo organismo, Adeilson Dos Santos (18-2, 14 KO), nativo de São Paulo, Brasil.

"Me costó demasiado trabajo, largas horas de entrenamiento, adjudicarme este título mundial en ese combate frente a Nonito Donaire y no pienso dejárselo a Dos Santos, a pesar de que se trata de una rival muy peligroso y de experiencia", señaló Magdaleno.

"Ser campeón significa que todos los rivales quieren derribarte de tu trono, quieren quedarse con algo que es mío, es por eso que he entrenado a conciencia, junto a un gran equipo de trabajo, para no permitir que este retador venga a tratar de arrebatarme esa corona mundial", concluyó Magdaleno.