<
>

"Explosivo" Machado rumbo a su primer título mundial, con Roach en la esquina

play
Oportunidad de titulo para "El Explosivo" (5:30)

Alberto Machado habla con Bernardo Pilatti sobre su preparación bajo la dirección de Freddie Roach, para su próxima pelea contra el monarca Ligero Junior AMB, Jezreel Corrales. (5:30)

Entusiasmo y confianza, son las dos palabras que describen el estado emocional del puertorriqueño Alberto “El Explosivo” Machado, en camino hacia su pelea de título contra el panameño Jezreel Corrales, campeón AMB de las 130 libras. El combate tendrá lugar el sábado 21 de octubre en el Turning Sone & Casino de Verona, Nueva Jersey y estará en juego el cetro de súper campeón de Corrales. Para Machado, que viene de una complicada victoria sobre el mexicano Carlos Morales, esta será su primera oportunidad de título mundial.

Para un desafiante con dieciocho peleas como profesional y notoria ausencia de grandes nombres entre sus derrotados, llegar tan pronto a una oportunidad de título podría sonar apresurada. Sin embargo, Machado no lo ve de esa manera, todo lo contrario.

“Ya se venía mencionando que pronto llegaría mi pelea de título, no fue sorpresa”, me respondió desde el Wild Card Boxing Club, el gimnasio de Freddie Roach donde ha venido cumpliendo todo su campamento. Precisamente, el propio Machado le adjudica una ventaja su favor el papel que tendrá Roach en esa pelea. “Yo estaba trabajando al ritmo mío, pero al llegar aquí tuve un gran cambio y esa será la clave que me permitirá ganar la pelea con Freddie Roach en la esquina”.

Más allá de que estuviera preparado para recibir esta oportunidad, Machado va contra un rival de mucha experiencia y probado en territorio ajeno. Corrales ganó su título en Japón y luego de dos peleas muy competitivas contra Takashi Uchiyama en Japón.

“Mi pasada pelea fue una buena preparación previa para este combate. Corrales es un peleador difícil, escurridizo, que tuvo que ir a Japón para ganarse el título y vendrá a imponer su experiencia y boxeo técnico, pero sabemos lo que trae y estamos bien preparados”, afirmó, para luego establecer donde radicarán los problemas del panameño. “Corrales se va encontrar con un rival grande, fuerte y con mucha hambre de ser campeón”.

“LOS ERRORES DE SU ULTIMA PELEA Y LAS VENTAJAS DE ENTRENAR EN LOS ANGELES”

Machado citó precisamente su última pelea como una buena preparación, pero le recordé a que por momentos no se vio bien ante el mexicano ¿Has trabajado en corregir esos errores?, le pregunté. “Contra Morales fue una pelea incómoda, él vino a evitar el combate y una estrategia destinada a dificultar mi plan de pelea. Sobre eso hemos estado trabajando aquí para mejorar lo que se hizo mal y llegar al 21 de octubre en las mejores condiciones”.

¿Contra qué tipo de rival te sientes más cómodo, el agresivo, que pone presión todo el tiempo y busca el intercambio o el elusivo, el escurridizo, aquél que te exige desde lo técnico? Fue mi siguiente pregunta.

“En realidad, nosotros como peleadores estamos expuestos a enfrentar a toda clase de rivales y en eso no tengo preferencia, contra el que sea, vamos a tratar de hacer nuestro mejor trabajo”, dijo.

Puerto Rico aún sufre las consecuencias del huracán María, algo que alteró la vida de todos los boricuas. Ello fue razón suficiente para consultar a Machado sobre las diferencias –esta vez – de haber preparado su pelea en Los Ángeles y no en Puerto Rico.

“La diferencia es la concentración y las ventajas de trabajar con el equipo de Freddie Roach”, fue su respuesta inmediata, luego citó otras dos razones en las tentaciones que dificultan esa concentración y la particular situación de Puerto Rico, afectada por el huracán María. “Mudar mi campamento para Los Ángeles fue la mejor decisión visto la importancia que para mi carrera tiene esa pelea”.

Sobre su vida fuera del ring, Alberto Machado destacó su enfoque y disciplina. “Soy criado en un residencial público, soy una persona dedicada a mi familia, al deporte, tengo muy claros mis objetivos, no soy persona de vicios, el boxeo es mi trabajo y le dedico todo el tiempo que corresponda” explicó y destacó también que su mayor motivación es el hijo que acaba de nacer. “Esa es una mayor motivación”.

Alberto Machado por otra parte, aún no tiene decidido permanecer en California o regresar a Puerto Rico luego del combate. “Es algo que evaluaremos más adelante, según como nos vaya en esta pelea. Tengo toda mi familia en Puerto Rico, pero si las cosas siguen corriendo bien no descarto mudarme para Los Ángeles”.

Tampoco Machado piensa –por el momento– en una posible subida a las 135 libras. Precisamente esa pregunta le realicé, asociando su tamaño físico que al golpe de vista lo asemeja a un pugilista de divisiones superiores. “Hacer el peso no es un problema para mí, no obstante en el momento que haya que subir lo haré, porque no pretendo dar ventajas como –por ejemplo- subir débil a una pelea”, aclaró.

Finalmente, lo consulté sobre el origen de su apodo “El Explosivo”. “Cuando tuve mi primera pelea, no tenía apodo; las personas vieron mi estatura, mi alcance para el peso, yo era 126 cuando empecé mi carrera y era un muchacho alto, flaco, fuerte, explosivo”, explicó y concluyó con la asociación natural al nicaragüense Alexis Argüello. “De 'El Flaco Explosivo’ nació mi apodo, algo que me da mucho orgullo porque Argüello es una figura boxística que admiro y pienso llevar ese apodo durante toda mi carrera”, finalizó diciendo.