<
>

Qué significa el rendimiento de Tiger Woods en The Open para su futuro inmediato

play
Tiger Woods practica previo a The Open (2:35)

Tiger Woods tuvo problemas en la ronda de práctica de 18 hoyos en el Old Course de St Andrews, antes de la edición 150 de The Open. (2:35)

ST. ANDREWS, Escocia -- Puede que Tiger Woods haya jugado este viernes su última ronda del torneo The Open en St. Andrews; sin embargo, el histórico golfista está seguro de que ésta no será su última incursión en este campeonato u otro major.

Debido a la rotación impuesta por el Royal & Ancient Club, es probable que The Open no regrese a la Old Course de St. Andrews hasta por lo menos el 2027. Entonces, Woods tendrá 51 años. No está seguro de que su pierna derecha, reparada mediante una intervención quirúrgica, o su espalda soldada se mantendrán en buena forma, lo suficiente como para seguir jugando a un alto nivel en ese momento.

El regreso de Woods a St. Andrews, donde ganó en 2005 y 2005 dos de sus tres títulos de The Open, no tuvo el resultado esperado. Su tarjeta marcó 78 (+6) en primera ronda y 75 (+3) en la segunda. Su total de +9 quedó muy por encima del corte, razón por la cual no disputará este fin de semana la edición número 150 del torneo.

"Tenía la sensación de que éste podía ser mi último Open Británico aquí en St. Andrews", expresó Woods. "Y los aficionados, la ovación y el calor, fue una sensación increíble. Entiendo lo que vivieron en el pasado Jack [Nicklaus] y Arnold [Palmer]. Así me sentía al final".

"Entienden lo que es el golf y lo que se necesita para ser campeón del Open. Y he tenido la suerte y el privilegio de ganar dos veces aquí. Y se sentía muy emotivo, simplemente porque no sé cómo será mi salud. Y siento que podré jugar Abiertos Británicos en el futuro, pero no sé si podré jugar lo suficiente [como para preguntarme] cuando vuelva a jugarse aquí, ¿seguiré jugando?"

Luego de ver a Woods competir en tres majors en los últimos cuatro meses, ¿qué podemos concluir tras su regreso? ¿Qué le espera en el futuro?

Nivel del juego de Woods

Sigue siendo difícil apreciar el nivel del juego de Woods porque es evidente que su pierna derecha reparada quirúrgicamente le sigue molestando y no está jugando mucho al golf.

Actualmente, el 15 veces campeón de majors ocupa el puesto 994 del Official World Golf Ranking. No parece estar listo para comprometerse a jugar algún torneo aparte de los majors. Tras su ausencia del U.S. Open de junio pasado, es evidente que no se siente obligado a jugarlos todos. Woods elegirá sus opciones para el futuro, dependiendo del campo y de sus sensaciones en lo personal.

A pesar de la decepcionante puntuación lograda por Woods, el jugador tuvo algunos aspectos positivos en St. Andrews. Hizo un drive de 412 yardas, el más largo registrado este jueves. Sumó un promedio de 338.9 yardas desde el tee, que lo ubicó entre los 25 mejores jugadores en el campo luego de dos rondas. Golpeó el 65.6% de las calles y 72.2% de los greens en regulación.

Los problemas de Woods surgieron dentro y alrededor de los amplios greens de la Old Course. Tiger solía tener el mejor juego corto del mundo; sin embargo, ahora juega tan poco que podría serle difícil encender y apagar esas "sensaciones". Requería de 70 putts y sumó cuatro 3-putts en 36 hoyos.

"[En] mi juego de dos días cometí mi serie de errores", afirmó Woods. "Volví a tener dificultades [el viernes] para captar la sensación de los greens. Volví a dejar un montón de putts cortos. Lo mismo [que el jueves]. Hice algunos golpes mediocres, terminé en sitios malos. Y, de nuevo, no pude lograr que nada saliera bien".

Es probable que los días de Woods compitiendo por títulos en majors hayan quedado bien en el pasado. Sin embargo, nadie le creyó capaz de ganar otro major hasta que capturó su quinta chaqueta verde en el Masters de Augusta de 2019. Sin embargo, este regreso parece ser distinto y mucho más arduo.

Estado de salud de Woods

Cuando se le preguntó a Woods este viernes si podría jugar torneos distintos a los majors con miras a prepararse mejor para esos eventos, los realmente importantes, éste afirmó no creer que su cuerpo fuera capaz de asimilarlo.

"Lo entiendo todo", indicó Woods. "Entiendo que estoy más curtido por las batallas, pero es difícil simplemente caminar y jugar 18 hoyos. La gente no tiene idea de lo que tengo que pasar y las horas de trabajo con mi cuerpo, pre y post [rondas], todos y cada día para hacer lo que acabo de hacer. Eso es lo que la gente no entiende, no ve. Y entonces, piensas en jugar más eventos además de eso, ya es bastante difícil hacer lo que hice".

Anteriormente, Woods afirmó en el Masters de Augusta y el PGA Championship que su pierna derecha reparada quirúrgicamente se fortalecería con el tiempo. Esta misma semana, había indicado que su pierna derecha había cobrado fuerza y aparentaba caminar con mayor seguridad. Caminó los 58 hoyos de la Old Course antes del inicio del torneo.

"No lo sabía jugando en Augusta", indicó. "Mi pierna no estaba en condiciones de jugar 72 hoyos. Simplemente se quedó sin combustible. Pero ahora es distinto, está mucho más fuerte, mucho mejor. Ojalá siga recuperándose. Pero reitero, como dije antes, tener mucha ferretería metida ahí, lo convierte en un reto".

Debido a la gravedad de la lesión sufrida por Woods en un volcamiento de automóvil ocurrido en Los Ángeles en febrero de 2021, luego del cual los médicos estuvieron a punto de amputarle su pierna derecha de acuerdo con el testimonio del golfista, es fácil olvidar que su cuerpo ya contenía más fierros que una tienda de productos para el constructor.

Un mes antes del accidente, Woods se sometió a su quinta operación de espalda en los últimos siete años. El procedimiento fue su cuarta microdiscectomía, que tenía la intención de aliviar el dolor de nervios en la parte baja de su espalda, aparte de ser su primera cirugía en la espalda desde una fusión espinal practicada en abril de 2017. Asimismo, se sometió a cirugías en su rodilla izquierda, además de perder un tiempo considerable de actividad deportiva debido a lesiones en la pierna, tendón de Aquiles, codo y cuello.

"Pues bien, evidentemente mi cuerpo puede mejorar; aunque siendo realistas, no por mucho", afirmó antes del inicio de The Open. "Ha pasado por muchas cosas y con 46 años, no te curas tan bien como cuando tenías 26. Es lo que es".

¿Qué le depara el futuro a Tiger?

Woods no indicó cuándo volvería a aparecer en un torneo. No está comprometido a disputar algún evento; aunque cuesta imaginarlo sin jugar el Hero World Challenge que se jugará en noviembre en las Bahamas. Es el anfitrión del evento y el torneo se organiza en beneficio de su fundación y otras iniciativas benéficas.

También sería una sorpresa si Woods no disputa el PNC Championship en Orlando, Florida, entre el 15 y 18 de diciembre junto a su hijo Charlie. La dupla quedó en el segundo puesto del evento del año pasado. Fue la primera vez en la que Woods jugó al golf desde el volcamiento.

Los rivales de los Woods esperan verlo más seguido en el PGA Tour.

"Sólo le deseo lo mejor", expresó Jon Rahm. "Obviamente ha hecho cosas maravillosas aquí y en todo el mundo. En este momento, espero que se mantenga sano y viva una vida normal de ahora en adelante. Puedes ver que está adolorido. Sé que él muestra una coraza e intenta caminar normalmente, pero en ciertos momentos puedes darte cuenta cuando baja por algunas colinas. Puedes ver que está sufriendo".

"Así que ojalá puedan... no arreglarlo de un todo, no sé si podrán hacerlo, pero minimizarlo y que logre tener una vida normal. Obviamente, una vida tan normal como la que puede tener Tiger Woods".