<
>

Ryan Bader domina a Lyoto Machida por decisión en el evento principal de Bellator 256

play
Bader noquea a Fedor en 35 segundos (0:45)

Ryan Bader golpea a Fedor Emelianenko con un gancho de izquierda para ganar el título de peso pesado de Bellator y el campeonato del Gran Premio Mundial de Peso Pesado en enero de 2019. (0:45)

Ryan Bader tardó casi una década en cobrar venganza, pero cuando finalmente llegó el viernes por la noche, lo hizo de una manera impresionante y brutal.

Bader, el actual campeón de peso pesado de Bellator y ex campeón de peso semipesado, golpeó ferozmente al ex campeón de peso semipesado de UFC Lyoto Machida en su camino hacia una victoria por decisión unánime en el evento principal de Bellator 256 en Mohegan Sun Arena en Uncasville, Connecticut.

La pelea, una revancha de una pelea de UFC de 2012 en la que Machida le dio a Bader la primera derrota por nocaut de su carrera, inició el Gran Premio Mundial de Peso Semipesado de Bellator y envió a Bader a las semifinales. Se enfrentará al ganador de la pelea del próximo viernes entre el recién firmado Corey Anderson, anteriormente uno de los principales contendientes de UFC, y el luchador de Turkmenistán Dovletdzhan Yagshimuradov.

"La redención se sintió bien", dijo Bader, el primer peleador en ser campeón de Bellator en dos categorías de peso simultáneamente. En agosto pasado, perdió su cinturón de las 205 libras ante Vadim Nemkov, perdiendo por nocaut técnico en el segundo asalto. Esta victoria fue la primera de Bader desde enero de 2019.

Después de un comienzo difícil, en el que absorbió algunas patadas al cuerpo, Bader (28-6, 1 NC) se hizo cargo a mitad de camino del round 2, cuando finalmente atrapó al esquivo Machida contra la jaula y se anotó un derribo. Bader pasó el resto del asalto ensangrentando la cara del peleador de 42 años con golpes mientras lo controlaba en la lona.

"Los primeros asaltos son complicados con Machida", dijo Bader, quien tiene 37 años y es de Chandler, Arizona. "Sabía que tenía que lanzar mucho, empujarlo contra la cerca y derribarlo".

Bader hizo más de eso en los asaltos 3, 4 y 5, y en loss dos últimos rounds, los derribos se produjeron dentro del primer minuto y las palizas a un Machida exhausto fueron implacables. Bader conectó 67 golpes en la pelea, entregándolos con puños, codos y antebrazos. Al final, la cara de Machida estaba hinchada y magullada, y el área debajo de su ojo izquierdo se llevó la peor parte.

La golpiza hizo que fuera una decisión fácil para los jueces. Dos de ellos anotaron la pelea 49-45 para Bader, y el otro la tuvo 49-46.

Machida (26-11) ha perdido tres combates seguidos. Un brasileño que pelea desde Los Ángeles, Machida ganó el campeonato de UFC en 2009 y reinó durante una defensa del título antes de perder el cinturón al año siguiente.

Bader y Machida se enfrentaron en agosto de 2012 en UFC, y Machida, a dos años de su reinado por el título, obtuvo el nocaut técnico en el segundo asalto después de contragolpear a un Bader que se apresuraba. Esta vez Bader fue el que repartió el daño.

El Gran Premio Mundial de Peso Semipesado de Bellator continúa el próximo viernes con dos combates de cuartos de final en el Mohegan Sun Arena, que nuevamente estará vacío de fanáticos debido a la pandemia de coronavirus. Nemkov, el campeón, se enfrentará al ex campeón Phil Davis, y Anderson se enfrentará a Yagshimuradov. El cuarto enfrentamiento de cuartos de final, el 7 de mayo, pesenta a un par de peleadores de alto perfil, Anthony Johnson y el cubano Yoel Romero, quienes firmaron con la compañía tras carreras en UFC. Johnson, mejor conocido por el apodo de "Rumble", no ha peleado desde su desafío fallido del entonces campeón de UFC Daniel Cormier en 2017.

Bader estará mirando. La semana que viene, le irá a Anderson, quien ha entrenado con él.

"Buen tipo", dijo Bader. "Así que lo estoy apoyando. Pero luego tendré que pelear con él".

Bader está preparado para eso. Ganó su cinturón de peso pesado en 2019 en un gran premio, por lo que conoce el ejercicio y lo que hay que hacer para salir campeón.

"Pasé por otro torneo y me divertí", dijo. "Por eso vine aquí. No importa quién se interponga en mi camino. Solo quiero que me devuelvan ese cinturón. Este fue el primer paso aquí".