Si la temporada terminara hoy, los Yankees de Nueva York, los Indios de Cleveland y los Astros de Houston ganarían las divisiones del Este, el Centro y el Oeste de la Liga Americana, con los Medias Rojas de Boston y los Marineros de Seattle como los dos comodines.

Sin embargo, para enfrentar la postemporada, todos ellos necesitan reforzar ciertas áreas con urgencia si pretenden avanzar lejos con la mira puesta en la Serie Mundial.

Identificamos aquí las necesidades urgentes de cada uno de los que, si todo sigue como va, estarán jugando en octubre los playoffs por el joven circuito.

Yankees: Pitcheo abridor

EPA/JUSTIN LANE¿Se mudará Jacob deGrom de Queens al Bronx? Pronto se sabrá
Con una ofensiva que mete miedo, una defense por encima del promedio y un bullpen blindado, la debilidad que aflora a primera vista en los Yankees es el pitcheo abridor.

De manera colectiva, el cuerpo de serpentineros de Nueva York lo hace mejor de lo que se pensaba, con una efectividad de 3.39, la segunda mejor de toda la Americana, sólo superada por la de los Astros (2.89).

Sin embargo, los números son engañosos y ese promedio baja gracias a que los relevistas trabajan en conjunto para 2.85.

Con la excepción del dominicano Luis Severino, convertido ya en uno de los mejores abridores de todo el béisbol, el resto de la rotación está llena de signos de interrogación.

Con Jordan Montgomery fuera por el resto del año tras someterse a una operación Tommy John y con el japonés Masahiro Tanaka en la lista de lesionados, los mulos necesitan ayuda para CC Sabathia y Sonny Gray, quien por cierto, ha mejorado algo en sus últimas salidas.

Suena fuerte el nombre de Jacob deGrom, aunque se dice que los New York Mets estarían pidiendo incluir en el paquete de canje al fenómeno venezolano Gleyber Torres.

Más factible parece adquirir al zurdo Cole Hamels, de los Texas Rangers, o al derecho Michael Fulmer, de los Tigres de Detroit.

Indios: Pitcheo de relevo

(AP Photo/Seth Wenig, File)Zach Britton podría solidificar el bullpen de los Indios
Aunque parezca increíble, el cuerpo de relevistas de Cleveland ha sido mediocre, con todo y la presencia de Andrew Miller y Cody Allen, quienes en las últimas dos campañas formaron un cerrojo en el octavo y noveno innings, respectivamente.

Los apagafuegos de la Tribu trabajan para efectividad colectiva de 5.47, en contraste con los abridores, que lo hacen para un muy buen promedio de 3.42.

Desde Zach Britton (Orioles de Baltimore) a Brad Hand (Padres de San Diego) y Raisel Iglesias (Rojos de Cincinnati), hay un montón de opciones de alta gama para salir a buscar.

También podrían apuntar a al mexicano Joakim Soria y Nate Jones, ambos de los Medias BlancasChicago , o Craig Stammen, de los Padres.

Astros: Pitcheo de relevo

John Glaser/USA Today SportsDallas Keuchel puede ser pieza de cambio por un relevista

Los Astros están en la misma situación que los Indios. Con la mejor rotación abridora de todo el béisbol, los campeones necesitan hombres para asegurar los episodios finales, cuando Justin Verlander, Gerrit Cole, Charlie Morton y Lance McCullers Jr. hayan hecho su trabajo.

Houston podría intentar canjear incluso al abridor zurdo Dallas Keuchel, agente libre al final de la campaña, por un par de apagafuegos y mover a Brad Peacock o Colin McHugh a la rotación.

Medias Rojas: Catcher

Francisco Cervelli
Photo by Justin K. Aller/Getty ImagesFrancisco Cervelli es uno de varios receptores que pueden estar en la mirilla de Boston

Entre el puertorriqueño Christian Vazquez y el venezolano Sandy Leon no hacen un receptor.

Ofensivamente, ambos representan un hueco en la alineación de los Medias Rojas, pues entre los dos batean para .215 (270-59), con apenas cuatro jonrones y 19 carreras impulsadas.

A la defensa, han cometido nueve passed balls y cuatro errores, en tanto han capturado solamente a nueve corredores de 38 que han salido al robo, para un pobre 23.7 por ciento.

Boston debería mirar hacia el venezolano Wilson Ramos, de los Rays de Tampa Bay , su compatriota Francisco Cervelli, de los Piratas de Pittsburgh , o Jonathan Lucroy, de los Atléticos de Oakland.

Marineros: Jardinero central

Photo by Mark Goldman/Icon SportswireAdam Jones, otro oriol que puede ayuda a un contendiente. ¿Terminará en Seattle?

La suspensión por 80 juegos del dominicano Robinson Canó obligó a mover a la intermedia a Dee Gordon y ya el equipo anunció que cuando el primero cumpla su castigo no regresará inmediatamente a la titularidad.

Seattle ha usado al cubano Guillermo Heredia desde entonces en la pradera central, pero su ofensiva ha ido en declive con el juego diario, aparte de no aportar mucha fuerza a la alineación.

Una reunión con el viejo conocido Leonys Martin sería la forma más práctica para los Marineros de matar a dos pájaros de un tiro.

El también cubano Martín es un excelente defensor, con un brazo potente, que además, está en una de sus mejores campañas ofensivas con los Tigres.

Si prefieren más poder, la solución podría ser otro ex jugador de Seattle, Adam Jones, quien está en su último año de contrato con los Orioles.

Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AP Photo/Ben MargotEl dos veces All-Star Kevin Herrera pasó a reforzar el ya eficiente bullpen de los Nacionales
La salida del relevista dominicano Kelvin Herrera de los Reales de Kansas City era algo que se veía venir.

Agente libre al finalizar la temporada, era uno de los mejores apagafuegos que se esperaba salieran al mercado, vía canje, para reforzar algún equipo con pretensiones de avanzar a la postemporada.

Herrera había sido una de las pocas cosas destacables de estos Reales miserables, que tienen el segundo peor récord de todas las Grandes Ligas.

A pesar de la pobre labor colectiva del equipo, el lanzallamas dominicano se las arregló para asegurar 14 de las 22 victorias de Kansas City, mientras que desperdició dos oportunidades de rescate.

En total trabajó con los Reales 25 innings y dos tercios y tuvo efectividad de 1.05, con un minúsculo WHIP de 0.82.

A cambio, Kansas City recibió al jardinero Blake Perkins, el antesalista Kelvin Gutierrez y el pitcher derecho Yohanse Morel, con lo que reforzarán su granja de cara a una reconstrucción inminente.

Su llegada al equipo de la capital representa un blindaje férreo para su cuerpo de relevistas, que tiene al zurdo Sean Doolitle como su cerrador.

No es que el recién llegado vaya a ocupar el puesto de cerrador, pues hasta ahora Doolitle ha sido una garantía, con 18 salvamentos en 19 oportunidades y efectividad de 1.47.

Herrera debe quedar como el hombre del octavo episodio, para prepararle el camino al zurdo hacia el capítulo final. El dominicano tiene números extraordinarios, mucho mejores que los de Ryan Madson, Brandon Kintzler y Sammy Solís, los tres principales relevistas intermedios utilizados por el manager Dave Martínez.

Además, podrá eventualmente salir a completar juegos para darle descanso a Doolitle, en caso que este lance en partidos consecutivos anteriores y estará listo para asumir el rol de cerrador a tiempo completo ante cualquier parpadeo del titular.

Los Nacionales se adelantaron a todo el mundo y salieron a pescar temprano, en busca de una pieza que es cada vez más esencial en el béisbol moderno.

Ahora es más común que el bullpen cargue con mayor peso en los resultados del equipo, mientras que a los abridores se les exige menos trabajo, si se tienen los brazos suficientes para dar apoyo.

Con esa fórmula de al menos tres apagafuegos de élite ganaron los Reales la Serie Mundial hace tres años.

De hecho, el propio Herrera era parte de aquel trío dorado de "apaga y vamos".

El dominicano salía a sacar los tres outs del séptimo inning, Wade Davis lo seguía en el octavo y Greg Holland se encargaba de liquidar las cosas en el noveno.

Un año más tarde, los Cachorros de Chicago salieron al mercado en busca del zurdo Aroldis Chapman y el misil cubano los llevó a su primera conquista de un título en 108 años.

Washington, que nunca ha ganado una serie de postemporada en cuatro oportunidades, espera que esta movida les ayude a pasar por primera vez más allá de las series divisionales.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Insistentes reportes señalan que el derecho Jacob deGrom cambiará de equipo dentro de la propia ciudad de Nueva York.

Urgidos de pitcheo abridor, los Yankees aceptarían de buena gana a deGrom, quien automáticamente se convertiría en la pareja ideal del dominicano Luis Severino para tirar como una yunta de la carreta del emblemático equipo.

Con unos Mets sin rumbo y hundiéndose cada vez más en la tabla, toca una reconstrucción drástica que comenzaría por deshacerse de piezas caras, como el serpentinero que será nuevamente elegible para arbitraje salarial al final de esta campaña y cuyo sueldo debe dispararse mucho más allá de los 7.4 millones que ganará en el 2018.

Las proyecciones indican que su salario para el 2019 será de alrededor de 13 millones.

Pero la gerencia sabe muy bien cuánto vale este lanzador, capaz de hacer la diferencia en el equipo al que llegue y por eso pedirá la Ceca y la Meca a quien quiera hacerse de sus servicios.

Incluso, los Mets estarían dispuestos a canjear a Noah Syndergaard en el mismo paquete, a cambio de toneladas de talento.

¿A los Yankees? Sólo si los Mulos estuvieran dispuestos a ceder nada menos que al venezolano Gleyber Torres y al dominicano Miguel Andújar, más dos o tres de los muchos prospectos valiosos que tienen en las Menores.

Paul Bereswill/Getty ImagesJacob deGrom le puede resolver muchos problemas a la maltrecha rotación de los Dodgers
Incluir a Torres y Andújar en el pedido frustraría de golpe cualquier posibilidad de intercambio, sobre todo en el caso del primero, que los Yankees obtuvieron después de una magistral maniobra con los Cachorros de Chicago en el 2016 a cambio del cerrador Aroldis Chapman, para recuperarlo meses después en la agencia libre.

Quizás Brian Cashman estaría dispuesto a ceder a Andújar, junto al zurdo Justus Sheffield, el jardinero haitiano Estevan Florial y el lanzador derecho quisqueyano Albert Abreu, pero ni soñar con Gleyber.

Más factible luce un canje con los Dodgers de Los Angeles, también abundantes de talento en sus granjas y con Clayton Kershaw, Rich Hill, Kenta Maeda, Hyun-Jin Ryu, Walker Buehler, el dominicano Dennis Santana y el mexicano Julio Urías en la lista de lesionados.

Los Dodgers cuentan con varios jugadores entre los 100 primeros prospectos de Baseball America, como el catcher venezolano Keibert Ruiz (24), el jardinero Alex Verdugo (36), el derecho Mitchell White (66) y el guardabosques cubano Yusniel Diaz (83).

Al menos tres de ellos, en un paquete que encabece Buehler, ya con breve experiencia en Grandes Ligas, podría ser lo que esté dispuesto a entregar el presidente de operaciones de béisbol Andrew Friedman para obtener a deGrom y eventualmente a Syndergaard también.

Sobre todo, en momentos en que el equipo, a pesar de su epidemia de lesiones, ha comenzado a jugar bien y ya están en segundo lugar de la división Oeste de la Liga Nacional, a juego y medio de los Diamondbacks de Arizona , luego de dos meses con el rumbo perdido en que incluso se llegó a cuestionar la continuidad del manager Dave Roberts.

El problema, tanto para los Dodgers como para cualquier otro equipo, es que los refuerzos pueden ser decisivos para llegar a los playoffs, pero no garantizan para nada el objetivo supremo, que es la conquista de la corona en la Serie Mundial.

Entonces, eso hace a muchos gerentes pensársela dos veces antes de ceder jóvenes talentosos que pueden representar un futuro brillante por muchos años.

Pero para los Dodgers, que ya estuvieron el año pasado en el clásico de octubre y no han levantado el trofeo desde 1988, vale la pena correr el riesgo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Parecía que Miguel Cabrera superaría sin problemas las barreras de los 3,000 hits y 500 jonrones, cifras que usualmente representan un pasaporte sellado hacia el Salón de la Fama de Cooperstown.

Hoy el camino hacia esas cifras luce cuesta arriba.

Cabrera sufrió ruptura del tendón de su bíceps izquierdo, al fallar un swing ante Jake Odorizzi, de los Mellizos de Minnesota. Un examen de resonancia magnética posterior reveló la gravedad de la lesión, que requerirá cirugía y dejará fuera de acción hasta el 2019 al mejor bateador de las Grandes Ligas en los últimos 15 años.

El venezolano, quien desde el día de su debut con los Florida Marlins en el 2003 pareció destinado a la grandeza, fue además, a lo largo de sus primeras 14 campañas un hombre de hierro, al participar en al menos 150 partidos en 11 de ellas.

Esa salud envidiable (o voluntad para salir al terreno aun con molestias menores), unida a sus extraordinarias habilidades para pegarle a la pelota, le permitieron acumular año tras año números de lujo, que tuvieron su clímax en el 2012, cuando se convirtió en el primer bateador en más de cuatro décadas en conseguir la Triple Corona de bateo.

Pero con la edad comenzaron a llegar las lesiones para el dos veces Jugador Más Valioso y en cuatro ocasiones campeón de los bateadores en la Liga Americana.

En el 2015, con 32 años, se perdió 43 partidos. El 2017 fue el peor de su carrera, pues tuvo que lidiar con molestias recurrentes que limitaron su acción a 130 encuentros, en los que bateó apenas para .249, con 16 jonrones. En el 2018 ya había estado una vez en la lista de inhabilitados y al momento de su infortunado swing al aire, bateaba para .299, con solamente dos bambinazos.

Ahora mismo, el venezolano tiene 2,676 imparables y 465 vuelacercas, con lo que le faltarían 324 hits para los 3,000 y 35 jonrones para los 500.

De la manera en que ha bajado su ritmo productivo, debería estar alcanzando ambos logros para finales de la temporada del 2020, a menos que las lesiones vuelvan a jugarle una mala pasada, lo cual es cada vez más probable.

A su favor tiene el tiempo que le resta de su actual contrato, otro de esos disparatados pactos de más de 200 millones que la gerencia estará lamentando cada día hasta el 2023.

El implacable paso del tiempo ha convertido a Cabrera en un jugador mortal, común y corriente con lógica tendencia a la baja, a quien se le deben todavía nada menos que 154 millones de dólares, con dos improbables opciones para el 2024 y 2025, que pudieran elevar la cifra hasta 214 millones.

Con semejante deuda, el futuro de los Detroit Tigers está hipotecado por los próximos diez años, como si se estuvieran viendo en el espejo de Los Angeles Angels de Albert Pujols.

Pero incluso, en el peor de los panoramas, aunque no consiguiera llegar a los tres mil hits y 500 jonrones, no creo que por una cuestión de cifras exactas alguien pueda cuestionarle su entrada al Salón de la Fama a quien dominó como nadie el arte del bateo en los últimos 15 años.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Getty Images
Si los Yankees de Nueva York quieren llegar lejos con este equipo plagado de juventud y talento, tendrán que resolver tarde o temprano el problema que representa tener al dominicano Gary Sánchez detrás del plato.   La receptoría es la posición más difícil y fundamental en la defensa de un equipo y Sánchez, en quien los Yankees pusieron todas sus esperanzas desde que lo firmaron en el 2009, con 16 años, es posiblemente el peor enmascarado de todas las Grandes Ligas.   Vamos a los números: en 42 partidos en esa posición, el dominicano ha cometido tres errores y nueve passed balls, líder de todo el béisbol en este departamento negativo.   Además, de 21 corredores que le han salido al robo, 17 han llegado con vida, para un mediocrísimo promedio de 19 por ciento de capturados.   A eso súmenle los 31 wild pitches que han lanzado los serpentineros de los Yankees cuando él está a la defensa, muchos de los cuales habrían sido perfectamente evitables por un cátcher promedio.   Ya el año pasado fue el receptor con más errores (13) y passed balls (16) en todo el béisbol.   Pero más allá de los números, a Sánchez se le ve inepto con los arreos, con severas dificultades para recibir los envíos, sobre todo los supersónicos del cerrador cubano Aroldis Chapman, que ponen a temblar a los fanáticos por el nerviosismo.   El quisqueyano es, sobre todo, un tremendo bateador, aun cuando en el 2018 sus números con el madero hayan sido bastante pobres en comparación con sus años anteriores.   Con sólo 25 años de edad, luce destinado a ser un buen bateador designado, aunque al parecer no será detrás del plato donde hará larga su carrera.

Toca al manager Aaron Boone tomar la decisión, al menos, de sustituirlo en los episodios finales, si no quiere poner en riesgo potenciales triunfos.   Austin Romine podría convertirse oficialmente en cátcher cerrador, para garantizar la defensa en el noveno capítulo.   Romine, un receptor eminentemente defensivo, además ha sido sumamente efectivo con el madero en esta campaña, con números muy por encima de los promedios de sus seis años anteriores en las Mayores, todos con los Yankees.   El segundo enmascarado está bateando para average de .344 en 22 partidos, con cuatro jonrones que igualan ya la cifra máxima que consiguió en 62 juegos en el 2016.   Además, ya suma 19 carreras impulsadas, siete menos que las 26 de hace dos años, su tope de carrera.   Está por verse si es capaz de mantener el ritmo actual si juega a tiempo completo, pero ante las deficiencias de Sánchez para atrapar pitcheos, sería conveniente combinar al máximo las habilidades defensivas de Romine con su buen momento ofensivo.   Seamos honestos. Tampoco es que la decisión sea muy difícil de tomar, aun cuando el quisqueyano es una de las caras más visibles del proceso de reconstrucción al que fue sometida la franquicia en años recientes.

Con un sueldo de poco más de 620 mil dólares en el 2018, no es muy complicado enviarlo a refrescar a la banca.   No es el mismo caso de Giancarlo Stanton, cuyos números distan mucho de aquel Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en el 2017, pero con 25 millones de salario.   Nadie le paga tanto dinero a alguien para que caliente los clavos de la banca y menos en estos tiempos, cuando la capacidad de maniobra de los managers es limitada por las órdenes que vienen de la oficina.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Nadie toque a estos peloteros

FECHA
30/05
2018
por Jorge Morejón | ESPN Digital

En la medida en que empiezan a definirse qué equipos tienen aspiraciones reales de luchar por entrar a la postemporada y cuáles no van a ningún lado, empiezan las llamadas entre gerentes generales en busca de piezas que puedan ayudar a aquellos que siguen en la pelea.

Pero por muy mal que luzca el panorama para algunos conjuntos, hay ciertos jugadores que la gerencia debe resistir la tentación de cambiarlos, aunque les ofrezcan en canje el oro y el moro.

J.T. Realmuto, Marlins

J.T. Realmuto
Jasen Vinlove-USA TODAY Sports
Todo el mundo quiere a Realmuto, el receptor de los Marlins de Miami.

Pero si algún jugador debe ser inamovible por los Marlins, en medio de su reestructuración, debe ser Realmuto.

La construcción de un equipo sólido comienza por el cátcher y Realmuto es joven, talentoso, bueno defensivamente y sólido bateador, a lo que une una velocidad en bases rara para hombres de su posición.

Cuando comenzó el desmantelamiento de Miami bajo nueva administración y fueron canjeados Dee Gordon, Giancarlo Stanton, Marcell Ozuna y Christian Yelich, Realmuto expresó su malestar y pidió irse también.

Pero Derek Jeter y compañía dijeron no y pasados los dos primeros meses, el estelar cátcher se unió al flujo de juventud y ha mostrado un alto nivel de profesionalismo, al aceptar su papel primordial en la reconstrucción del equipo.

Raisel Iglesias, Rojos

David Kohl-USA TODAY SportsRaisel Iglesias has just four saves, leaving fantasy managers wondering what to do with the elite Cincinnati closer.
Caso similar es el del cubano Iglesias, uno de los cerradores más confiables de todo el béisbol, aunque con los Cincinnati Reds reciba muy pocas oportunidades de salvar juegos.

Bajo control del equipo hasta el 2022, sería demasiado apresurado deshacerse de sus servicios a cambio de prospectos que siempre son una caja de sorpresas, aunque sean varios los equipos que necesitan desesperadamente sus servicios.

Nomar Mazara, Rangers

El jardinero dominicano de Texas es uno de los jugadores menores de 24 años menos valorados, pero con potencial para convertirse en una estrella.

Bajo control del equipo hasta el 2022, podría ser junto a Joey Gallo, una de las dos piezas fundamentales en el futuro de la franquicia, cuando ya no estén los veteranos Adrian Beltre y Elvis Andrus.

Recién acaba de cumplir 23 años el 26 de abril pasado y está en su tercera campaña. En su segunda temporada superó ya el centenar de impulsadas (101) y en el 2018 va en camino de sobrepasar los 20 vuelacercas que disparó en el 2016 y 2017.

Tiene un mundo por crecer y no tiene sentido, cuando todavía no ha completado su maduración deportiva, canjearlo, aunque en el arbitraje salarial, el próximo invierno, su salario su incremente hasta más de siete dígitos.

Yoan Moncada, Medias Blancas

Ya a Moncada lo cambiaron una vez, cuando era el prospecto número uno de la organización de los Medias Rojas de Boston y de todo el béisbol.

Pero los Medias Rojas lo hicieron para obtener al estelarísimo Chris Sale. No se cambia al cubano por figuras igualmente prometedoras, pero con más atraso en su desarrollo deportivo.

Todavía muestra sólo destellos de cuán bueno puede llegar a ser, pero con 23 años cumplidos el 7 de mayo, es una de las piezas en torno a la cual debe girar la reconstrucción de los Medias Blancas, a diferencia de su compatriota José Abreu, un veterano que por cuestión de tiempo y edad no debe formar parte de ese proceso.

A.J. Pollock, Diamondbacks

Mark J. Rebilas/USA TODAY SportsA.J. Pollock's first career three-homer game helped the Diamondbacks win the first game of their four-game set with the Dodgers.
Arizona se encuentra en una disyuntiva con su jardinero central A.J. Pollock, quien será agente libre después de esta temporada.

Pero Pollock es, junto al primera base Paul Goldschmidt, uno de los jugadores más emblemáticos de la franquicia.

El gerente general Mike Hazen debería tener como prioridad una extensión contractual sólida para impedir que el pelotero de 30 años, ganador de Guante de Oro en el 2015, llegue al mercado.

Actualmente en la lista de lesionados, el patrullero central se ha echado sobre sus hombros la ofensiva del equipo, ante la misteriosa baja de Goldschmidt.

Pollock está en su séptima campaña con Arizona, único equipo para el cual ha jugado, una rareza en estos tiempos.

Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Aunque apenas estamos terminando el segundo mes de temporada y aún falta mucho béisbol por jugarse, ya hay equipos que se sabe no van para ningún lado.

Sólo se trata de terminar el calendario de 162 juegos y comenzar a prepararse para la campaña del 2019.

A menos que ocurra un milagro, conjuntos como los Orioles de Baltimore, los Vigilantes de Texas, los Medias Blancas de Chicago, los Reales de Kansas City , los Azulejos de Toronto, los Rojos de Cincinnati y los Marlins de Miami , entre otros, están fuera de toda opción.

Entonces, sus respectivas gerencias deberían comenzar a deshacerse de ciertos jugadores, muchos de ellos abocados a la agencia libre y que difícilmente podrán retener para el futuro.

Mejor soltarlos ahora para obtener algo a cambio que perderlos al final del año y quedarse con las manos vacías.

Manny Machado, Orioles

Manny Machado
Bob DeChiara-USA TODAY Sports

Los Orioles no deberían esperar mucho más para poner en el mercado al estelar dominicano, quien será sin dudas junto a Bryce Harper, uno de los dos agentes libres más cotizados en el invierno.

Baltimore está en el sótano del Este en la Liga Americana, a diferencia de los Nacionales de Washington, en la pelea por un boleto a la postemporada en la Nacional, por lo que Harper no es negociable, a menos que se produzca un colapso de proporciones catastróficas en el equipo de la capital.

Machado está envuelto en la mejor campaña de su carrera y aporta además la capacidad de jugar el campocorto y la antesala con una defensa de 'nivel Dios'.

Los Dodgers de Los Ángeles, que finalmente han comenzado a recuperar terreno en una división bastante abierta, requieren más que nadie de sus servicios, tras la pérdida por toda la campaña de Corey Seager y la endémica falta de producción ofensiva del equipo.

Cole Hamels, Vigilantes; J.A. Happ, Azulejos

Entre las piezas más necesitadas por cada equipo con aspiraciones de ir a los playoffs están los lanzadores abridores.

Dos zurdos estelares podrían hacer sus maletas e irse a brindar su aporte a otras tierras: Hamels y Happ, pues sus respectivos equipos tampoco van a pasar más allá del 30 de septiembre, fecha final del calendario regular.

Hamels, de 34 años, tiene en su contrato una opción del equipo para el 2019, que de activarla le garantizaría 20 millones de dólares de salario, demasiado dinero para una franquicia que necesita sangre joven para renovar un roster que se ha envejecido.

Un serpentinero con vasta experiencia en postemporadas, que incluso fue Jugador Más Valioso en la Serie Mundial del 2008 con los Filis de Filadelfia, es una pieza por la cual se puede obtener material valioso en un canje ahora.

Los Yankees de Nueva York necesitan reforzar su cuerpo de abridores si pretenden avanzar a la Serie Mundial y este zurdo les vendría como anillo al dedo.

Happ, por su parte, es un año mayor que Hamels y también formó parte de los Filis campeones del 2008.

El zurdo de los Azulejos está como el vino, mientras más viejo, mejor, viviendo sus mejores años, con 37 de sus 99 victorias en Grandes Ligas desde el 2016 hacia acá.

Regresar a Filadelfia no sería una mala opción para reforzar el cuerpo de serpentineros que encabeza el veterano Jake Arrieta.

Mike Moustakas, Reales

AP Photo/Charles Krupa

Si alguien necesita un antesalista probado y de poder, busca en Kansas City. Moustakas está de más en los Reales, con los que firmó por una campaña y poco más de seis millones de dólares tras fracasar en conseguir un pacto multianual en la agencia libre el pasado invierno.

Moustakas podría ser de gran ayuda para los Medias Rojas de Boston, que tendrían que ceder en el canje al jovencito dominicano Rafael Devers, quien ofensivamente ha quedado por debajo de las expectativas y defensivamente califica como el antesalista más deficiente de la Liga Americana, con ocho errores y promedio de .924.

José Abreu, Medias Blancas

Quinn Harris/Icon Sportswire

Y aunque todavía le falta un año más antes de llegar a la agencia libre, el cubano es un desperdicio de talento en los Chicago White Sox.

Abreu irá a su último año de arbitraje salarial, donde debe subir su sueldo hasta unos 20 millones.

Teniendo en cuenta que los Medias Blancas están en reconstrucción con peloteros muy jóvenes, el cubano, de 31 años, no tiene una edad en concordancia con ese proceso.

Su poderoso y consistente bate vendría muy bien para Nueva York, que ha tenido todo un comité en la primera base, entre Greg Bird, Tyler Austin y Neil Walker.

Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Getty Images

ESPN publicó por tercer año consecutivo la lista de los 100 deportistas más famosos del mundo y nuevamente Cristiano Ronaldo, LeBron James y Lionel Messi, en ese orden, coparon los tres primeros lugares de la centena.

Y por segunda ocasión no aparece ningún jugador de béisbol entre los elegidos, a diferencia del 2016, cuando hubo ocho: Bryce Harper (71), Mike Trout (73), David Ortiz (78), Robinson Canó (85), Miguel Cabrera (88), Masahiro Tanaka (89), Albert Pujols (93) y Matt Kemp (100).

Más allá de que las Grandes Ligas no tengan en la actualidad esa figura mediática y carismática que arrastre multitudes, como el Big Papi, ya retirado, o el Gran Capitán Derek Jeter, suena absurda la ausencia total de peloteros en la élite de la fama.

La NBA, por ejemplo, tiene 13 figuras en la lista, incluidos tres en el top ten (Lebron en el dos, Kevin Durant en el siete y Stephen Curry en el nueve).

Y eso se entiende, pues el baloncesto es un deporte cuya práctica está más universalizada que el béisbol.

Pero la NFL tiene siete, a pesar de que el football americano no tiene esa popularidad extraordinaria mucho más allá de las fronteras de Estados Unidos y si acaso, en el norte de México.

¿O qué tal Virat Kohli, jugador de cricket indio? Kohli, en el lugar 11, es seguido por 37 millones de personas en Instagram, Facebook y Twitter.

¿Y? Fuera del sudeste asiático, donde más se practica el cricket, sería un perfecto desconocido.

Posiblemente pasaría lo mismo en Europa si Mike Trout o Bryce Harper deciden darse un paseo por allá, algo que no ocurriría con CR7, LeBron, La Pulga, las tenistas Serena Williams y María Sharapova o o el bólido jamaiquino Usain Bolt, quien por cierto, no aparece entre los 100 más famosos. ¡Ni tampoco Michael Phelps!

¿Será porque están retirados? En esa misma situación está el boxeador ucraniano Wladimir Klitschko y figura en la lista en el puesto 74.

¡Y no está Vasyl Lomachenko, posiblemente el mejor pugilista libra por libra del mundo en la actualidad!

Tiger Woods, una leyenda en el mundo del golf, está en el top ten del este escalafón. Nadie puede negar su fama, aunque hoy aparezca en el sitial 82 del ranking de la PGA y sus mejores tiempos sean cosa del pasado.

Pudiera criticársele al comisionado Rob Manfred no hacer un mejor trabajo de promoción y mercadeo de sus estrellas, en tanto se impone la pregunta de si tiene la MLB un plan para ello, sobre todo después del rotundo éxito del Clásico Mundial y el inminente regreso del béisbol al programa olímpico en los Juegos de Tokio 2020.

Es una oportunidad que no se puede perder, pues la supervivencia olímpica del béisbol no está garantizada más allá de la cita en la capital japonesa.

Es cierto que FAMA es un término demasiado relativo y que en muchos, muchísimos casos, no guarda relación con el talento o la calidad de la persona, ya sea en el deporte, la cultura o cualquier esfera de la vida.

Posiblemente no haya un cantante más famoso en los últimos 50 años que Julio Iglesias, pero sus aptitudes vocales dejan bastante que desear.

¿Quién es más famoso en la actualidad: Daddy Yankee o Plácido Domingo? He ahí otra prueba de que fama y talento no siempre van de la mano.

Para la conformación de la lista de los 100 más famosos tuvo un peso fundamental la presencia de los implicados en las redes sociales, ese fenómeno moderno que forma parte de la cotidianeidad, aunque muchas veces frivolice la propia vida a niveles escandalosamente ridículos.

También se tomó en cuenta, en la mayoría de los casos, el dinero que estos deportistas reciben, no como salario, sino como patrocinio de grandes compañías.

Esta relación me recuerda la de los 50 más bellos de la revista People en Español, en la que una vez apareció, créalo o no, el Gordo Raúl de Molina, la antítesis de todos los patrones de belleza conocidos hasta ahora.

En el puesto 70 de la relación aparece un patinador japonés, Yuzuru Hanyu, doble campeón olímpico en los Juegos de Invierno del 2013 y 2017, pero sin presencia alguna en las redes sociales, ni patrocinio.

Si esos fueron los patrones principales utilizados para la selección, ¿qué hace Hanyu ahí, independientemente de su calidad atlética? En el puesto 86 está el nadador chino, Ning Zetao, que ni siquiera llegó a las finales en 50 y 100 metros estilo libre, sus especialidades, en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, pero que es seguido por ocho millones de fanáticos en su país, donde es considerado un símbolo sexual.

¡Por favor! Ning Zetao, fuera de las fronteras de China, puede pasearse por cualquier calle del planeta y difícilmente alguien lo reconozca.

¿Y quién, en el gran público, conoce a Rickie Fowler? Para quienes no sepan quién es, se trata de otro golfista estadounidense, que saltó a la fama no por un hoyo en uno o ganar la chaqueta verde del torneo de Augusta, sino por aparecer junto a otros tres colegas bailando en un video que superó los ocho millones de vistas en Youtube. Y está en el escalón 87 de la lista.

Quizás si José Altuve y Aaron Judge grabaran a dúo una versión de "Despacito" y publicaran el video en las redes sociales se colarían en la lista, aunque no fuera por sus méritos deportivos.

Y es que en materia de promoción, como en la guerra y en el amor, casi todo es válido.

Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


"Guillermo Tell no comprendió a su hijo
que un día se aburrió de la manzana en la cabeza
Y se asustó cuando dijo el pequeño
ahora le toca al padre la manzana en la cabeza".

Carlos Varela, trovador cubano

Los hijos de Víctor Mesa, el legendario jardinero central de aquella selección cubana que arrasaba en los años 80 y 90 en cuanto torneo amateur había en el mundo, son los más recientes peloteros en abandonar la isla para perseguir el sueño de jugar en Grandes Ligas.

Víctor Víctor Mesa y Víctor Mesa Jr. (caramba, que falta de originalidad e imaginación) salieron de Cuba la pasada semana y ya firmaron contratos de representación con la agencia Magnus Sports, del cantante Marc Anthony.

El viejo Víctor no quiere que a sus hijos les pase lo que a él y a otras glorias deportivas, que desperdiciaron su talento en vano, en nombre de una lealtad política absurda, que los manipuló como instrumento de propaganda.

Los Mesa siguen los pasos de otros hijos de ex peloteros talentosísimos que muy bien pudieron haber llegado a las Grandes Ligas, pero no tuvieron la visión o el valor de dar el salto y quedaron como rehenes de un sistema fallido.

Antes de ellos cayeron por estas tierras los hermanos Yuli Gurriel y Lourdes Gurriel Jr., hijos de Lourdes Gurriel, famoso por sus batazos en grandes momentos.

Aunque demoró demasiado su decisión, hoy Yuli es la primera base de los campeones Houston Astros y su hermano apenas acaba de empezar su carrera en Grandes Ligas con los Toronto Blue Jays.

Previamente estuvo en las Mayores, aunque sin mucho éxito, Henry Urrutia, con los Baltimore Orioles.

Yuli Gurriel
Joel Auerbach/Getty Images
Su padre, Ermidelio, fue uno de los mejores bateadores de su generación en Cuba, a pesar de no tener el físico más adecuado, que hacía a muchos preguntarse cómo era capaz de conectar tan duro y tal lejos la pelota.

Y el jovencito Miguel Vargas, el hijo de Lázaro Vargas, antesalista de los icónicos Industriales por 22 temporadas, ya firmó un pacto de liga menor con Los Angeles Dodgers, tras abandonar la isla junto a su padre en el 2015.

Víctor Mesa, Lourdes Gurriel, Ermidelio Urrutia y Lázaro Vargas formaron parte de aquella potente escuadra cubana que ganó en 1992 la medalla de oro en Barcelona, cuando el béisbol entró por primera vez en el calendario oficial de los Juegos Olímpicos.

Sus hijos se dieron cuenta de que la gloria olímpica no da para comer y decidieron torcer el camino de sus padres para labrarse el suyo propio, como expresó el trovador Carlos Varela en aquella canción que se convirtió en un himno de la juventud cubana que pedía un cambio generacional que nunca llegó.

"Guillermo Tell, tu hijo creció, quiere tirar la flecha le toca a él probar su valor usando tu ballesta".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Matt Harvey (Mets NY)
AP Photo/Lynne Sladky
Terminó la estancia de Matt Harvey en Nueva York y se fue por la puerta de atrás.

Quien parecía destinado a la grandeza en el béisbol es apenas un recuerdo borroso de aquel que deslumbró con su talento a los Mets de Nueva York, que lo escogieron en la séptima selección general de la primera ronda del draft del 2010.

Lesiones, pero sobre todo, su actitud, descarrilaron una carrera que prometía un mundo y ha quedado en nada.

Hasta que el equipo se cansó y lo colocó en el mercado, enviándolo a los Rojos de Cincinnati a cambio del receptor Devin Mesoraco.

Además de sacarse de encima a un elemento tóxico dentro del clubhouse, Nueva York adquiere a alguien que puede ayudarlo mucho en un departamento problemático.

En una misma semana, los Mets perdieron a su cátcher titular Travis d'Arnaud y a su reserva Kevin Plawecki.

Eso los llevó a apelar al venezolano José Lobatón y al inexperto puertorriqueño Tomás Nido, lo cual ha incidido negativamente en los resultados del equipo en las últimas dos semanas, cuando los Mets cayeron de la cima al tercer lugar de la División Este de la Liga Nacional.

No es que Mesoraco sea una superestrella de la receptoría, pero está más capacitado que Lobatón y Nido para conducir al cuerpo de serpentineros de ''el otro equipo de Nueva York''.

Aunque perdió la titularidad en los Rojos ante la competencia de Tucker Barnhart, ganador del Guante de Oro en el 2017, Mesoraco puede aportar mucho detrás del plato y además traer tranquilidad al manager debutante Mickey Callaway, que ya no tendrá que lidiar con las distracciones que provoca el indisciplinado Harvey.

Y quién sabe si alejado de las tentaciones de la Ciudad que Nunca Duerme, en la aburrida Cincinnati y sin la presión de un equipo contendiente, el talentoso lanzador --que es innegable que talento tiene-- encuentra una nueva vida para recuperar una carrera que parece irse por la cañería.

Aún está a tiempo y sólo depende de él.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO