Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Corey Seager Novato del Año de manera unánime

Corey Seager ganó unánimemente el premio de Novato del Año de la Liga Nacional, tal como se pronosticó.

Seager bateo .308 de average en 157 partidos, en los que disparó 193 imparables en 627 turnos, con 40 dobletes, cinco triples y 26 jonrones.

Corey Seager
AP Photo/Lenny IgnelziCorey Seager, de los Dodgers, estará fuera de una a dos semanas al sufrir un leve tirón en su rodilla izquierda.
El campocorto de Dodgers de Los Ángeles anotó 105 carreras y remolcó 72, tuvo un promedio de embasamiento de .365 y un slugging de .512.

Quizás si Trea Turner, de los Nacionales de Washington, hubiera jugado la temporada completa, le habría puesto la cosa más difícil al ganador.

Turner participó en 73 encuentros y en 307 veces al bate conectó 105 imparables, para average de .342, con 14 biangulares, ocho triples y 13 bambinazos, 40 impulsadas y 57 anotadas, OBP de .370 y slugging de .567.

Tal vez si Trevor Story, de los Rockies de Colorado, o el cubano Aledmys Díaz, de los Cardenales de San Luis, no se hubieran lesionado, también habrían puesto más dura la competencia.

Pero los quizás y los tal vez no se cuentan y el muchacho de los Dodgers sobrepasó las expectativas que despertó en el 2015, cuando tuvo una breve pasantía de 27 juegos en las Mayores, con cifras extraordinarias.

Michael Fulmer
AP Photo/Kathy WillensMichael Fulmer es el tercer lanzador de los Tigres que gana la distinción de Novato del Año.
La poca cantidad de juegos fue lo que llevó a los votantes de la Asociación de Escritores de Béisbol de América, la BBWAA, a negarle el premio de la Liga Americana al dominicano Gary Sánchez, de los Yankees de Nueva York, a pesar de las cifras históricas que dejó con el madero.

El galardón recayó en el lanzador derecho Michael Fulmer, de los Tigres de Detroit.

Fulmer ganó 11 juegos y perdió siete, con efectividad de 3.06 en 26 aperturas. En total trabajó 159 innings, con 136 hits permitidos, 132 ponches y 42 bases por bolas.

El serpentinero de 23 años llegó a eslabonar una cadena de 33 episodios sin carreras durante ocho aperturas entre mayo y junio.

De todos modos, su elección deja un sabor de polémica, pues sus 11 victorias son la tercera cifra más baja para un abridor que gana el Novato del Año.

Sólo Dave Righetti en 1981, con ocho triunfos, y Jacob deGrom, con nueve, en el 2014, consiguieron menos victorias como abridores y fueron premiados.

Muchos pensaban que con cifras no tan contundentes, el galardón lo merecía Sánchez, a pesar de haber tomado parte en apenas 53 encuentros.

Pero en ese lapso brevísimo botó 20 pelotas de jonrón y remolcó 42 carreras, con average de .299.

Pero más allá de las cifras frías, el impacto que tuvo el quisqueyano fue inconmesurable, pues llegó a los Yankees en medio del desmantelamiento del equipo y lo mantuvo en la pelea por la clasificación a la postemporada hasta los finales de la contienda regular.

En un abrir y cerrar de ojos, Sánchez se convirtió en la cara de la franquicia más emblemática de todo el béisbol, aunque la mayoría de los votantes de la BBWAA no hayan querido ver más allá de las estadísticas.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Miguel Cabrera
AP Photo/Paul SancyaEn la recién concluida campaña, Cabrera demostró de lo que es aún capaz cuando está saludable.
Si los Tigres de Detroit deciden deshacerse del venezolano Miguel Cabrera podría caerles una maldición como la que sufrieron los Medias Rojas de Boston cuando vendieron a los Yankees de Nueva York a Babe Ruth.

La torpeza de soltar al mejor pelotero de la historia le costó a Boston una sequía de 86 años.

Ahora los Tigres han anunciado su interés de salir del mejor bateador de las Grandes Ligas en la última década, a quien le dieron una extensión contractual por ocho temporadas y 240 millones de dólares, que comenzó en el 2016 y concluirá en el 2023, cuando el toletero venezolano tenga 40 años de edad.

En la recién concluida campaña, Cabrera demostró de lo que es aún capaz cuando está saludable.

En 158 partidos disparó 188 hits, 31 de ellos dobletes y 38 vuelacercas, con 108 carreras impulsadas y 93 anotadas.

Su promedio fue de .316 y participó en su undécimo Juego de Estrellas.

Es muy posible que para cuando lleguen los dos o tres años finales del pacto sus aptitudes hayan mermado, aunque luego de ver la temporada de retiro que acaba de tener el dominicano David Ortiz, Cabrera se merece el beneficio de la duda.

El equipo que decida acceder a sus servicios probablemente deberá absorber, sino el 100 por ciento de su contrato, una buena parte de él, además de deshacerse de valiosos prospectos que comprometerían su futuro.

Pero claro que hay que soltar prendas de lujo. Estamos hablando de un hombre que no parece entrar aún en su curva descendente de rendimiento y que en 14 campañas en las Mayores acumula 2,519 hits, 446 jonrones y 1,553 remolcadas.

En su hoja de servicios se incluye una Triple Corona y otros cuatro títulos de los bateadores, además de exhibir un promedio de por vida de .321, el más alto entre todos los peloteros activos.

Detroit está en plan de reconstrucción y no es solamente Cabrera el que está en vidriera para cortejar el mercado.

Justin Verlander
Troy Taormina/USA TODAY SportsJustin Verlander es finalista al premio Cy Young de la Liga Americana en 2016, y vio renacer su carrera tras varias temporadas afectado por lesiones.
El estelar derecho Justin Verlander, quien renació en el 2016 y es uno de los tres finalistas al premio Cy Young de la Liga Americana, el poderoso jardinero cubanoamericano J.D. Martínez y el veterano bateador designado venezolano Victor Martínez están también en venta, convirtiendo a los Tigres, de sempiterno aspirante al banderín divisional a candidato al sótano junto a los Mellizos de Minnesota.

De hecho, la gerencia de Detroit ha dicho que todo el mundo es prescindible, por lo que hasta Ian Kinsler, ganador del Guante de Oro en la segunda base, podría hacer las maletas, como ya las hizo prematuramente el jardinero central Cameron Maybin rumbo a Angelinos de Los Angeles.

Por lo pronto, en el caso de Cabrera, ya los Astros de Houston han expresado interés en hacerse de sus servicios.

Y cuidado con Houston si eso ocurre. No vaya a ser que les pase lo mismo que a los Yankees en los años 20 del pasado siglo, cuya suerte cambió para bien con la llegada del Bambino y desde entonces atesoran 27 trofeos en sus vitrinas.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.