No se vaya nadie, señores, que esto se pone bueno, diría el inmortal Buck Canel.

Aun cuando ya pasó la fecha límite para hacer cambios directos de jugadores, todavía hay algunas transacciones que podrían ocurrir por la vía de los waivers y que pueden resultar claves en las aspiraciones de ciertos equipos.

Si no, pregúntenle a los Astros de Houston, que consiguieron de esta manera el 31 de agosto pasado a Justin Verlander, quien resultó fundamental en la conquista de la primera corona de Serie Mundial para la franquicia tejana.

He aquí cinco jugadores susceptibles a ser cambiados antes del 31 de agosto, vía waivers, que tendrían mucho que aportar a sus potenciales nuevos equipos.

Ervin Santana

Getty Images
El veterano derecho dominicano finalmente debutó en la temporada el pasado 25 de julio, después de una ausencia de casi cuatro meses por lesión.

Y si bien no ha estado aún a la altura de su calidad real, lo cierto es que en sus tres aperturas, aunque salió sin decisión, los Mellizos de Minnesota se llevaron las victorias.

El pitcheo siempre es bienvenido, pues son los brazos, más que los bates, los que casi siempre inclinan la balanza en la postemporada.

Santana es ahora mismo un brazo fresco, poniéndose a tono y sin el agotamiento de toda la campaña.

Los Cerveceros de Milwaukee lo recibirían con los brazos abiertos de par en par, para reforzar una rotación que ha tenido demasiados inconvenientes con Zach Davies y perdió a Brent Suter por el resto de la temporada.

Andrew McCutchen

Jake Roth/USA TODAY Sports

Técnicamente, los Gigantes de San Francisco no están eliminados de la postemporada, pero necesitarían uno de los mayores milagros en la historia del béisbol para llegar a jugar en octubre, pues tienen a tres equipos por delante en el Oeste de la Liga Nacional y a siete en la batalla por los comodines.

Es hora de soltar lastre y su jardinero Andrew McCutchen, si bien ya no es aquel Jugador Más Valioso del viejo circuito del 2013, todavía es alguien con capacidades ofensivas y defensivas lo suficientemente altas para aportar mucho.

Hasta los juegos del miércoles 8 de agosto bateaba para .261, con 12 jonrones y 46 impulsadas y un promedio de embasamiento de .357.

McCutchen será agente libre al final de la temporada y su renta por poco menos de dos meses saldría un poco cara, alrededor de cinco millones de dólares, pero ahí podría estar la diferencia.

Encajaría muy bien en los Filis de Filadelfia, para acompañar en las praderas a Rhys Hoskins y al venezolano Odubel Herrera.

Daniel Murphy

Rob Carr/Getty Images
Los Nacionales de Washington están dando un empujón final para tratar de meterse en la postemporada, aunque los Filis y los Bravos de Atlanta no ceden espacio.

Los Nacionales están a seis juegos de Filadelfia y a cinco y medio de Atlanta en el Este de la Liga Nacional y marchan séptimos en la lucha por los comodines, así que la tienen difícil, aunque no imposible.

Ya se sabe que Bryce Harper no irá a ningún lado por ahora y la gerencia esperará al fin de la temporada para tratar de negociar fuerte para retenerlo, a riesgo de perderlo por nada en la agencia libre.

Pero una pieza movible es Daniel Murphy, uno de los peores intermedistas defensivos de todo el béisbol, por no ser absoluto, pero un bateador recio y probado en las postemporadas.

Murphy, quien ha pasado lesionado gran parte del año y apenas ha participado en 45 juegos, vendría mejor en un equipo de la Liga Americana para cumplir principalmente la función de bateador designado.

Los campeones Astros podrían sumarlo a sus filas, para tener a un zurdo que alterne en ese trabajo con Evan Gattis e incluso aportar en la intermedia ahora, que el venezolano Jose Altuve está en la lista de lesionados.

José Abreu

Getty Images
A diferencia de McCutchen y Murphy, el cubano José Abreu no será agente libre después de esta campaña, pero su sueldo actual de 13 millones se disparará aún más en el arbitraje salarial.

Si bien es el jugador-franquicia de los Medias Blancas de Chicago, es un hombre de 31 años, demasiado mayor para un equipo plagado de jovencitos y en pleno proceso de reconstrucción.

En sus cuatro primeras campañas ha superado siempre los 25 jonrones y el centenar de impulsadas y en el 2018 va camino a extender esa racha.

Los Yankees de Nueva York tienen un hueco en la inicial con Greg Bird, hombre de cristal y que no acaba de explotar en todo su potencial, por lo que necesitan a un primera base consistente y un bate de su categoría, sobre todo ahora que Aaron Judge está fuera por una lesión y no se sabe cuándo regresará.

Sería interesante verlo con el uniforme de rayas más famoso del béisbol.

Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Luego de frenéticos minutos finales antes de las cuatro de la tarde de este 31 de julio, el panorama ha cambiado radicalmente para la mayoría de los equipos, tanto aquellos que aspiran a llegar a la Serie Mundial, como los que miran a más largo plazo su futuro. Tres equipos fueron los grandes ganadores en los canjes, para atacar con más fuerza la recta final de la contienda: los campeones Astros de Houston y Dodgers de Los Angeles, que disputaron el clásico de octubre pasado, y los Yankees de Nueva York. Los Astros adquirieron al receptor puertorriqueño Martin Maldonado, ganador del Guante de Oro en el 2017, para cubrir un hueco clave en sus aspiraciones, ante las lesiones que mantienen fuera de juego a Brian McCann. No es Maldonado ni la mitad de bateador que McCann, pero su maestría detrás del plato suple cualquier falencia ofensiva, necesaria para conducir sobre todo a un pitcheo abridor de primerísima línea. Y capturaron en sus redes al cerrador mexicano Roberto Osuna, quien estará listo para regresar el próximo domingo de su suspensión de 75 partidos por violencia doméstica y debe asumir de inmediato el rol de cerrador, en el que tantas veces fallaron Chris Devenski y Ken Giles. Al momento de su castigo, a principios de mayo, Osuna tenía nueve rescates en diez oportunidades, con 2.93 de efectividad. Los Dodgers, por su parte, remodelaron por completo su combinación alrededor del segundo saco, primero con la adquisición de Manny Machado para llenar el hueco del campocorto, aunque por la lesión de Justin Turner fue movido temporalmente a la antesala. Y en los últimos minutos antes de que venciera el plazo, trajeron al segunda base Brian Dozier de Minnesota, sólido defensor y hombre de poder, con 16 jonrones y 52 impulsadas, a pesar de su bajo promedio de .224. También reforzaron su bullpen con el apagafuegos John Axford, procedente de Toronto. Y los Yankees consiguieron lo que más necesitaban: pitcheo abridor. El zurdo J.A. Happ ya debutó en grande con el uniforme a rayas, mientras que aún no lo ha hecho el derecho Lance Lynn, un hombre con balance de 79-55 y efectividad de 3.54 de por vida, aunque este año ha estado muy por debajo de sus promedios, con 7-8 y 5.10. Happ ya se unió a Luis Severino, Masahiro Tanaka y C.C. Sabathia, mientras que Lynn disputará el quinto puesto con el inconsistente Sonny Gray. Y a su ya poderoso bullpen añadieron al zurdo Zack Britton, posiblemente el relevista más codiciado disponible en el mercado. También ganaron los Cerveceros de Milwaukee, al adquirir a un bate de poder con Mike Moustakas, dispuesto a moverse a la segunda base. Y a modo de seguro, si el experimento de Moustakas en la intermedia no da resultado, a última hora se llevaron a Jonathan Schoop de los Orioles. Cambios dudosos Los Medias Rojas de Boston necesitaban a gritos un segunda base, pues no se sabe cuándo regresará Dustin Pedroia. Pero el veterano Ian Kinsler, la opción escogida por Boston, es un hombre que promedia de por vida para .199 ante sus archirrivales Yankees. Donde sí se armaron los Medias Rojas fue al adquirir a Nathan Eovaldi (4-4, 3.80), quien ya lanzó sus primeros siete innings con su nuevo equipo, sin permitir carreras. Sin mucho sentido también se ve el canje de Chris Archer a los Piratas de Pittsburgh, un equipo prácticamente descartado de cualquier aspiración en el 2018. Marlins ganaron a pesar de todo Los Marlins de Miami tuvieron ganancia en estos últimos días, pues se deshicieron del relevista Brad Ziegler y el jardinero Cameron Maybin, dos veteranos que no figuran en los planes futuros del equipo y consiguieron más peloteros jóvenes para seguir nutriendo su granja en las Menores. Pero sobre todo, Miami resistió las tentaciones y las insistentes llamadas de casi todos los gerentes generales y retuvo a su cátcher estelar J.T. Realmuto. Posiblemente el receptor más completo de todo el béisbol, buen defensor, con un rifle en el brazo, sólido bateador e inusualmente veloz para un hombre de su posición, Realmuto es el hombre en torno al cual deben los Marlins reconstruir su franquicia, aunque ofrezcan por él "la Seca y la Meca". Nacionales, los grandes perdedores Los Nacionales de Washington parecen haber tirado parcialmente la toalla, ante la incapacidad del esperado despegue. No lograron conseguir al receptor venezolano Wilson Ramos, canjeado finalmente de los Rays de Tampa Bay a los Filis de Filadelfia, y salieron del relevista Brandon Kintzler, enviado a los Cachorros de Chicago. Pero en esa posición ambigua de "compro o vendo", Washington perdió la oportunidad de conseguir buenas piezas a cambio del toletero Bryce Harper, al que finalmente no pusieron en el mercado. Cuando faltaban 24 horas para que terminara el plazo para canjes, se reportó desde la capital que Harper estaría disponible, pero el gerente general Mike Rizzo lo desmintió y dijo que el jugador no se iría a ningún lado. ¿A ningún lado? Esperen a que termine la temporada y lo veremos yéndose al que más le pague en la agencia libre.
Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Quinn Harris/Icon Sportswire
Ahora que los Yankees de Nueva York perdieron por al menos tres semanas a su toletero Aaron Judge, deberían tratar de conseguir un canje con los Medias Blancas de Chicago por el primera base cubano José Abreu. Un inicialista y no un jardinero, porque los Yankees tienen las praderas más que cubiertas con Giancarlo Stanton, Aaron Hicks y Brett Gardner. Con Abreu, Nueva York mataría dos pájaros de un tiro, pues sumarían un bate poderoso a su ya demoledora ofensiva, para suplir la ausencia temporal del Juez, máximo jonronero del equipo, con 26. Y resolverían su hueco en primera base, pues la eterna promesa que es Greg Bird no acaba de madurar, entre lesiones y bajo rendimiento. Bird apenas ha podido jugar en 49 encuentros y sus números son mediocres, con promedio de .228, ocho jonrones y 24 carreras impulsadas en 162 turnos. Además, se ha ponchado 50 veces, lo que significa que abanica en el 31 por ciento de sus turnos. Por su parte, el cubano es un hombre que en sus primeras cuatro campañas en Grandes Ligas promedia 154 juegos por temporada y ha participado en 100 de los 106 encuentros de Chicago en la actual contienda. Sería la guinda sobre el pastel para los Yankees, que ya consiguieron antes de la fecha límite del 31 de julio al abridor J.A. Happ, de los Azulejos de Toronto, y al relevista Zack Britton, sin desprenderse de sus mejores prospectos de las granjas. El cambio beneficiaría también a los Medias Blancas, que se sacarían de encima el salario que ganará Abreu el año próximo, considerablemente mayor que los 13 millones del 2018, cuando acuda al arbitraje salarial. Y obtendrían peloteros jóvenes para continuar su proceso de reconstrucción, a cambio de un jugador de 31 años, sólido aún en su producción, pero al que inexorablemente perderán en la agencia libre tras la temporada del 2020.
Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los Nacionales de Washington, protagonistas tal vez de la peor decepción de la temporada del 2018, deberían evaluar seriamente la posibilidad de canjear a su jardinero derecho estelar Bryce Harper antes del 31 de julio.

En los análisis de pretemporada, ningún equipo tenía más solidificada su etiqueta de favorito para ganar su división que los Nacionales en el Este de la Liga Nacional, donde los Bravos de Atlanta, Filis de Filadelfia y Marlins de Miami estaban en diferentes fases de sus respectivos procesos de reconstrucción y solamente los Mets de Nueva York lucían con alguna posibilidad de plantarles cara.

Pero transcurridos casi dos tercios de la campaña, Washington llega con récord negativo de 50-51 a su serie de fin de semana en Miami y sin dar señales de que vaya finalmente a despegar.

Esta puede ser la última oportunidad, dado el dominio que los capitalinos han impuesto sobre los Marlins, a los que le han ganado, entre el 2017 y lo que va del 2018, 15 de los últimos 16 choques que han disputado.

Getty ImagesLos Nacionales, protagonistas tal vez de la peor decepción de la temporada del 2018, deberían evaluar seriamente la posibilidad de canjear a su jardinero derecho estelar Bryce Harper antes del 31 de julio.

Para más desgracias, Washington envió a la lista de lesionados nuevamente al derecho Stephen Strasburg, quien debía ser el abridor de este jueves, además de que no podrá contar por al menos dos días con su antesalista Anthony Rendon, ausente por el nacimiento de un hijo.

Entonces, si esa tendencia de dominio se revierte y Miami, que ha venido jugando muy bien desde el 1 de junio, logra al menos dividir la serie de cuatro encuentros, los Nacionales deberían pasar la página y comenzar a prepararse para el 2019.

Luego Harper, a quien los Nacionales perderán en la agencia libre, se vuelve una pieza de cambio interesante y atractiva, aun cuando no ha tenido la temporada monstruosa que todos esperaban.

De todos modos, aunque su average de apenas .219 está cercano a la Línea Mendoza y sus 110 ponches lo colocan tercero en todo el viejo circuito, es colíder de cuadrangulares, con 25, además de sumar una buena cifra de remolcadas (59), con una proyección cercana al centenar. Un hombre con esos números de poder podría marcar la diferencia en aquellos equipos con aspiraciones de ganarlo todo este año.

Basta con que la gerencia lo ponga en el mercado y ya veremos a casi todos los contendientes haciendo sus cálculos y ver cómo obtener sus servicios.

Washington entonces puede jugar con la desesperación de esos conjuntos para tratar de sacar la mayor ganancia posible en el cambio.

Por ello debería esperar a que termine el juego del domingo y evaluar las posibilidades reales del equipo en lo que resta de campaña y crear una ventana de tiempo menor, para que los interesados vengan a morder la carnada con mayor avidez.

Siempre habrá alguno que suelte a prospectos de primerísima línea por Harper, aun cuando quizás se trate de una renta de dos meses y no puedan retenerlo más allá de este año.

Pero si con ello, el equipo que se lo lleve consigue el objetivo supremo de ganar la Serie Mundial, habrá valido la pena el sacrificio.

Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


¿Se acabó el béisbol en Cuba?

FECHA
24/07
2018
por Jorge Morejón | ESPN Digital
Jamás pensé escribir esto, pero estamos asistiendo a la muerte del béisbol en Cuba, otrora potencia del deporte de las bolas y los strikes.

Una selección cubana acaba de terminar con cinco derrotas sin victorias la ronda clasificatoria del torneo Semana de Béisbol de Haarlem, en Holanda, tras caer consecutivamente ante Alemania, Japón, Italia, los anfitriones y China Taipei.

Yuki Taguchi/WBCI/MLB Photos via Getty ImagesEl equipo nacional de Cuba previo a la dura derrota sufrida ante Japón el 3 de marzo del 2017 por el Clásico Mundial de Béisbol.

Sí, no se trata de un error tipográfico: Cuba perdió contra los alemanes en un certamen al que años atrás la isla llevaba una selección B o D y pasaba caminando sobre todos sus rivales.

Una semana después, la selección principal de la Mayor de Las Antillas caía ante Puerto Rico en la primera derrota de Cuba en Juegos Centroamericanos y del Caribe desde 1982.

Pero los resultados son lo de menos. Estamos presenciando la muerte del béisbol no sólo como deporte, sino como un componente imprescindible, esencial, de la nacionalidad cubana.

El juego se inició en Cuba en el siglo XIX, cuando todavía la isla era colonia española y las autoridades prohibieron su práctica porque se prestaba a concentraciones de personas que aprovechaban el momento para conspirar a favor de la independencia.

Así de primordialmente cubano se convirtió este deporte nacido en Estados Unidos y adoptado por los insulares entre otras cosas, como una manera de rechazar a los colonizadores españoles.

Los problemas comenzaron en 1962

La crisis, quién sabe si irreversible, por la que atraviesa el béisbol en Cuba hoy, comenzó como una insignificante picada de mosquito en 1962, que inoculó el germen que ha terminado con la muerte del juego en la isla: la eliminación del profesionalismo.

Tres años después de haber tomado el poder, Fidel Castro decretó el fin de la liga profesional cubana, con una rimbombante frase: "Este es el triunfo de la pelota libre, sobre la pelota esclava".

Nada más lejos de la realidad. Lo que hizo fue esclavizar a los jugadores y concentrar bajo su manto todo el talento posible, para crear una poderosísima selección de profesionales de Estado disfrazados de amateurs.

Fidel Castro no inventó el poderío del béisbol cubano.

Antes de él, Cuba era campeón mundial amateur desde 1939, era dueña y señora de las Series del Caribe y era, por mucho, el principal emisor de talento extranjero a las Grandes Ligas.

Incluso, La Habana (no Montreal, no Toronto) estaba a las puertas de convertirse en la sede de la primera franquicia de MLB fuera del territorio de Estados Unidos: los Cuban Sugar Kings.

Aquellos que quedaron atrapados en un limbo por la abolición de la pelota rentada y decidieron seguir sus carreras profesionales no pudieron regresar a su país, al tiempo que se prohibió cualquier mención a las Ligas Mayores en los medios oficialistas -y únicos- de Cuba.

No le echen la culpa a René Arocha

Por tres décadas se secó la fuente de Cuba hacia las Grandes Ligas y a cuentagotas llegaron algunos como Bárbaro Garbey, salido en el éxodo del Mariel en 1980 tras pasar años en prisión, o Rafael Palmeiro y José Canseco, nacidos en la isla, pero formados como jugadores en el sur de la Florida.

Hasta que el 4 de julio de 1991 (caramba, fecha significativa), el lanzador René Arocha aprovechó una escala de la selección nacional en Miami para escapar en busca de un futuro de libertad.

"Yo no vine a Estados Unidos a jugar béisbol", contó Arocha hace un tiempo en una entrevista con ESPNDeportes digital. "Yo me quedé aquí porque estaba cansado de que me dijeran qué hacer con mi vida y quería decidir por mí. Luego se dio la oportunidad de jugar aquí y la aproveché, pero ese no era mi plan, porque me parecía imposible llegar a Grandes Ligas".

Sin imaginarlo, el serpentinero habanero causó la primera grieta en un muro hasta entonces infranqueable y se convirtió en una suerte de Jackie Robinson, al romper una barrera política impuesta por Fidel Castro.

Los esclavos rompieron las cadenas y se convirtieron en cimarrones. Desde entonces, son cientos de compatriotas que siguieron los pasos de Arocha, por ese derecho que tiene cada individuo de perseguir sus sueños.

Puerto Rico vence a Cuba en JCC 2018
Cortesía Federación de Béisbol de Puerto RicoOzzie Martínez saluda a sus compañeros al marcar la primera carrera de Puerto Rico en el histórico triunfo sobre el favorito equipo de Cuba.

Obviamente, el régimen de La Habana culpa únicamente al éxodo cada vez más masivo de jugadores por la crisis que vive el béisbol cubano, aunque en realidad, esa es apenas una causa más que no se puede soslayar.

En 1991, apenas dos meses después de la fuga de Arocha, dejaba de existir a 9550 kilómetros de distancia de La Habana, la Unión Soviética, el imperio comunista que mantuvo económicamente a Castro por tres décadas con incontables recursos que le permitieron, entre otras cosas, desarrollar el deporte a niveles nunca antes vistos, hasta convertir a la isla en una de las principales potencias olímpicas del planeta.

Pero se cerró el grifo de la ayuda que Moscú le daba a Cuba a cambio de tener una avanzada de la Guerra Fría a 90 millas del enemigo estadounidense y el deporte, como el resto de la sociedad, se vino abajo, a veces gradualmente, a veces de golpe, como castillo de naipes.

Como parte de las estrategias para obtener algunos recursos entonces, Castro envió a los mejores entrenadores a buscar dólares por todo el mundo, como hizo también con los más encumbrados médicos y otros profesionales, en detrimento de la población cubana.

Innegable también es el hecho de la ineptitud de los personajes que dirigen el deporte y cualquier actividad, al ser escogidos no por su capacidad profesional e intelectual, sino por su incondicionalidad a un sistema fallido.

Retiros forzados de decenas de los mejores peloteros por capricho de algunos funcionarios trasnochados lastraron la calidad de los torneos nacionales y la gente empezó a alejarse de los estadios, ante la repentina baja de calidad del pasatiempo nacional.

Y para colmo, algunos de los pocos jugadores de calidad que quedan allá han sido enviados bajo control del gobierno a Japón y otros, prácticamente por centavos, a certámenes de poca monta, como una liga independiente en Canadá.

Messi y Ronaldo asaltan los estadios cubanos

Los fanáticos cubanos, seguidores del buen deporte, sea cual sea, encontraron refugio entre las piernas prodigiosas de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo y en las habitualmente acaloradas discusiones en las penas deportivas de la isla, de pronto se empezó a hablar de fútbol.

De repente, la gente pasó a ser madridista o barcelonista y los medios oficiales empezaron a dedicarles extensos espacios a la pelota blanquinegra, incluidas transmisiones en vivo y directo de los partidos de la liga española y otros torneos de primer nivel.

Pero el ADN no puede modificarse y este fanatismo por el balompié es artificial, porque casi nadie de esos que se dicen morir por ese deporte va a los estadios donde se juegan los partidos del campeonato nacional de fútbol.

Es pasión elitista. Si en vez de fútbol, la TV cubana transmitiera la NHL, ya veríamos a los cubanos, opinólogos por naturaleza, debatiendo sobre hockey con tal entusiasmo que derretirían el hielo.

En los últimos años se han hecho algunos intentos pálidos por transmitir algunos partidos de las Grandes Ligas, pues ya es imposible seguir ocultando la existencia de ese nivel supremo de béisbol, revelado para muchos cubanos por primera vez a partir de los Clásicos Mundiales.

Pero se televisan de manera diferida y muchas veces con ediciones para eliminar los turnos al bate o las actuaciones monticulares de peloteros cubanos considerados desertores.

Ya el año pasado finalmente se transmitió la Serie Mundial donde estaban Yuli Gurriel, por los Houston Astros, y Yasiel Puig, por Los Angeles Dodgers, pero cada juego con un día de atraso, quién sabe por qué.

Y así, entre esa parálisis, el miedo a abrirse a la realidad del mundo, languidece el béisbol cubano. O mejor, dicho, el béisbol en Cuba. Afortunadamente, existen 129 peloteros de la isla firmados en las diferentes organizaciones de Grandes Ligas y sus sucursales en las Menores, según los datos del colega Francys Romero, quien registra como nadie la actuación de sus compatriotas en cualquier rincón del planeta.

Además, hay decenas que participan en ligas profesionales de otros países, que mantienen con vida y presencia el béisbol cubano, aunque en la isla lo estén dejando morir con absoluta indiferencia.

Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Ya identificamos las necesidades urgentes de cada uno de los equipos que, si todo sigue como va, estarán jugando en octubre los playoffs por la Liga Americana y toca ahora a la Nacional.

Si la temporada terminara hoy, los Atlanta Braves, los Chicago Cubs y los Arizona Diamondbacks ganarían las divisiones del Este, el Centro y el Oeste del viejo circuito, con los Milwaukee Brewers como uno de los dos comodines y una reñida disputa por el segundo wildcard entre los Washington Nationals, los Philadelphia Phillies y Los Angeles Dodgers.

Sin embargo, para enfrentar la postemporada, todos ellos necesitan reforzar ciertas áreas con urgencia si pretenden avanzar lejos con la mira puesta en la Serie Mundial.

Bravos: Un tercera base

Adrian Beltre
Tom Pennington/Getty ImagesAdrian Beltré sería buena opción para los Bravos

Los Bravos contrataron al veteranísimo dominicano José Bautista para encomendarle la custodia de la esquina caliente, algo que no hacía con regularidad y no eventualmente desde el 2010, cuando participó en 48 partidos en esa posición. Obviamente, el experimento fracasó, pues los reflejos no son iguales a los 37 años y tras despedir a Bautista, Atlanta le dio la titularidad al panameño Johan Camargo, de 24. Buen defensor de la antesala, el problema es que Camargo no batea lo que se le exige a esa posición, usualmente ofensiva, como la primera base.

Entonces, lo ideal sería encontrar un defensor hermético y artillero probado, preferiblemente con experiencia para liderar a este grupo de muchachos que han tomado por asalto la división Este. Josh Donaldson (Toronto Blue Jays), Mike Moustakas (Kansas City Royals) y el dominicano Adrian Beltre (Texas Rangers) son excelentes opciones.

Los tres serán agentes libres al final de la temporada, sus equipos actuales no van más allá de completar el calendario y cargan sobre sus espaldas muchísima experiencia, incluidas participaciones en postemporadas.

Cachorros: Pitcheo abridor

Ronald Martinez/Getty ImagesBartolo Colon podría resolver los problemas de Cachorros

Con la excepción del veterano zurdo Jon Lester, que está relanzando su carrera como en sus mejores tiempos, el resto del cuerpo de abridores es una caja de sorpresas con bastantes decepciones. Hasta ahora, el japonés Yu Darvish, quien no lanza desde el 20 de mayo, no ha justificado ni un centavo del contrato de 126 millones de dólares que firmó en el invierno como agente libre. Su reemplazo, Tyler Chatwood, es una máquina de regalar boletos y el colombiano Jose Quintana es la inconsistencia personificada, con días que parece Warren Spahn reencarnado y otros en que luce como un pitcher de prácticas.

El zurdo Cole Hamels, de los Texas Rangers, o su compañero de equipo, el incombustible veteranísimo Bartolo Colon, podrían ayudar mucho a un equipo que ha venido de menos a más y está jugando su mejor béisbol.

Diamondbacks: Un bate para el medio del infield

Manny Machado -- Baltimore Orioles
Evan Habeeb/USA TODAY SportsMuchos rumores sobre Manny Machado a los Diamondbacks

Insistentes rumores en los últimos días aseguran que el dominicano Manny Machado será en breve parte de los Diamondbacks. Su defensa excelsa y su poderoso bate resolverían un problema que han tenido los Diamondbacks alrededor del segundo cojín, por las bajas producciones ofensivas del jovencito quisqueyano Ketel Marte y Nick Ahmed.

De no concretarse el canje de Machado con los Baltimore Orioles, el veterano Brian Dozier, de los Minnesota Twins, podría ser una buena opción para la intermedia.

Cerveceros: Pitcheo abridor

Tyson Ross (Padres San Diego)
AP Photo/Matt YorkTyson Ross, ¿posible tercera opción para Cerveceros?

Al igual que los Cachorros, los Cerveceros necesitan mejorar su rotación si aspiran a avanzar a la postemporada por primera vez desde el 2011. Milwaukee aparece técnicamente empatado con Chicago en el primer lugar de la división central y sólo separan a ambos equipos tres milésimas en el promedio de ganados y perdidos, .592 los Cachorros (42-29) por .589 los Cerveceros (43-30).

Hamels es una de las piezas disponibles más codiciadas por todos los equipos con aspiraciones, junto al también zurdo J.A. Happ, de los Azulejos, o el derecho Tyson Ross, de los San Diego Padres.

Nacionales: Catcher

Joe Robbins/Getty ImagesLos Nacionales deberían intentar recuperar a Wilson Ramos

Washington perdió desde el 10 de mayo a su receptor titular, Matt Wieters. Desde entonces ha venido resolviendo con el dominicano Pedro Severino, quien no lo ha hecho mal defensivamente, pero que representa un hueco profundo en la alineación.

Los Nacionales deberían intentar conseguir de vuelta al venezolano Wilson Ramos, de los Tampa Bay Rays, quien estuvo con el equipo entre el 2010 y el 2016, con lo que añadirían un bate robusto a su tanda ofensiva, además de ser un enmascarado con vasta experiencia y calidad.

En su defecto, otras opciones serían el también venezolano Francisco Cervelli, de los Pittsburgh Pirates, o Jonathan Lucroy, de los Oakland Athletics.

Filis: Un cerrador

(AP Photo/Seth Wenig, File)Zach Britton es la mejor de tres opciones de relevistas de élite para Filis

El dominicano Hector Neris perdió la plaza de cerrador el mes pasado y ya el equipo lo envió a las Menores.

Desde entonces, el manager Gabe Kapler ha armado un comité para cerrar los partidos, pero el equipo necesita a un especialista probado en esa función si quiere colarse en la fiesta de octubre.

En dependencia de cuánto talento joven estén dispuestos a ceder, los Filis podrían ir por relevistas de élite como Zach Britton (Orioles), Brad Hand (Padres) o el cubano Raisel Iglesias (Cincinnati Reds).

También estarían disponibles otros como el mexicano Joakim Soria y Nate Jones, ambos de los Chicago White Sox, o Craig Stammen, de San Diego.

Dodgers: Pitcheo abridor

EPA/JUSTIN LANE

Ahora mismo, los Dodgers estarían fuera de los playoffs, pero están a dos juegos de los Diamondbacks en la division Oeste y a raya y media de los Nacionales y los Filis en la lucha por los comodines. Falta mucho camino y el equipo de Los Angeles ha empezado a carburar, a pesar de tener a Clayton Kershaw, Rich Hill, Hyun-Jin Ryu, Walker Buehler y Dennis Santana en la lista de lesionados.

Los Dodgers tienen los recursos, tanto financieros, como humanos –entiéndase talento joven- para salir a buscar a un verdadero as: Jacob deGrom. Sería el hombre ideal para cargar con el equipo mientras se espera por el regreso de Kershaw e incluso, si este no vuelve con su habitual efectividad.

Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Si la temporada terminara hoy, los Yankees de Nueva York, los Indios de Cleveland y los Astros de Houston ganarían las divisiones del Este, el Centro y el Oeste de la Liga Americana, con los Medias Rojas de Boston y los Marineros de Seattle como los dos comodines.

Sin embargo, para enfrentar la postemporada, todos ellos necesitan reforzar ciertas áreas con urgencia si pretenden avanzar lejos con la mira puesta en la Serie Mundial.

Identificamos aquí las necesidades urgentes de cada uno de los que, si todo sigue como va, estarán jugando en octubre los playoffs por el joven circuito.

Yankees: Pitcheo abridor

EPA/JUSTIN LANE¿Se mudará Jacob deGrom de Queens al Bronx? Pronto se sabrá
Con una ofensiva que mete miedo, una defense por encima del promedio y un bullpen blindado, la debilidad que aflora a primera vista en los Yankees es el pitcheo abridor.

De manera colectiva, el cuerpo de serpentineros de Nueva York lo hace mejor de lo que se pensaba, con una efectividad de 3.39, la segunda mejor de toda la Americana, sólo superada por la de los Astros (2.89).

Sin embargo, los números son engañosos y ese promedio baja gracias a que los relevistas trabajan en conjunto para 2.85.

Con la excepción del dominicano Luis Severino, convertido ya en uno de los mejores abridores de todo el béisbol, el resto de la rotación está llena de signos de interrogación.

Con Jordan Montgomery fuera por el resto del año tras someterse a una operación Tommy John y con el japonés Masahiro Tanaka en la lista de lesionados, los mulos necesitan ayuda para CC Sabathia y Sonny Gray, quien por cierto, ha mejorado algo en sus últimas salidas.

Suena fuerte el nombre de Jacob deGrom, aunque se dice que los New York Mets estarían pidiendo incluir en el paquete de canje al fenómeno venezolano Gleyber Torres.

Más factible parece adquirir al zurdo Cole Hamels, de los Texas Rangers, o al derecho Michael Fulmer, de los Tigres de Detroit.

Indios: Pitcheo de relevo

(AP Photo/Seth Wenig, File)Zach Britton podría solidificar el bullpen de los Indios
Aunque parezca increíble, el cuerpo de relevistas de Cleveland ha sido mediocre, con todo y la presencia de Andrew Miller y Cody Allen, quienes en las últimas dos campañas formaron un cerrojo en el octavo y noveno innings, respectivamente.

Los apagafuegos de la Tribu trabajan para efectividad colectiva de 5.47, en contraste con los abridores, que lo hacen para un muy buen promedio de 3.42.

Desde Zach Britton (Orioles de Baltimore) a Brad Hand (Padres de San Diego) y Raisel Iglesias (Rojos de Cincinnati), hay un montón de opciones de alta gama para salir a buscar.

También podrían apuntar a al mexicano Joakim Soria y Nate Jones, ambos de los Medias BlancasChicago , o Craig Stammen, de los Padres.

Astros: Pitcheo de relevo

John Glaser/USA Today SportsDallas Keuchel puede ser pieza de cambio por un relevista

Los Astros están en la misma situación que los Indios. Con la mejor rotación abridora de todo el béisbol, los campeones necesitan hombres para asegurar los episodios finales, cuando Justin Verlander, Gerrit Cole, Charlie Morton y Lance McCullers Jr. hayan hecho su trabajo.

Houston podría intentar canjear incluso al abridor zurdo Dallas Keuchel, agente libre al final de la campaña, por un par de apagafuegos y mover a Brad Peacock o Colin McHugh a la rotación.

Medias Rojas: Catcher

Francisco Cervelli
Photo by Justin K. Aller/Getty ImagesFrancisco Cervelli es uno de varios receptores que pueden estar en la mirilla de Boston

Entre el puertorriqueño Christian Vazquez y el venezolano Sandy Leon no hacen un receptor.

Ofensivamente, ambos representan un hueco en la alineación de los Medias Rojas, pues entre los dos batean para .215 (270-59), con apenas cuatro jonrones y 19 carreras impulsadas.

A la defensa, han cometido nueve passed balls y cuatro errores, en tanto han capturado solamente a nueve corredores de 38 que han salido al robo, para un pobre 23.7 por ciento.

Boston debería mirar hacia el venezolano Wilson Ramos, de los Rays de Tampa Bay , su compatriota Francisco Cervelli, de los Piratas de Pittsburgh , o Jonathan Lucroy, de los Atléticos de Oakland.

Marineros: Jardinero central

Photo by Mark Goldman/Icon SportswireAdam Jones, otro oriol que puede ayuda a un contendiente. ¿Terminará en Seattle?

La suspensión por 80 juegos del dominicano Robinson Canó obligó a mover a la intermedia a Dee Gordon y ya el equipo anunció que cuando el primero cumpla su castigo no regresará inmediatamente a la titularidad.

Seattle ha usado al cubano Guillermo Heredia desde entonces en la pradera central, pero su ofensiva ha ido en declive con el juego diario, aparte de no aportar mucha fuerza a la alineación.

Una reunión con el viejo conocido Leonys Martin sería la forma más práctica para los Marineros de matar a dos pájaros de un tiro.

El también cubano Martín es un excelente defensor, con un brazo potente, que además, está en una de sus mejores campañas ofensivas con los Tigres.

Si prefieren más poder, la solución podría ser otro ex jugador de Seattle, Adam Jones, quien está en su último año de contrato con los Orioles.

Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AP Photo/Ben MargotEl dos veces All-Star Kevin Herrera pasó a reforzar el ya eficiente bullpen de los Nacionales
La salida del relevista dominicano Kelvin Herrera de los Reales de Kansas City era algo que se veía venir.

Agente libre al finalizar la temporada, era uno de los mejores apagafuegos que se esperaba salieran al mercado, vía canje, para reforzar algún equipo con pretensiones de avanzar a la postemporada.

Herrera había sido una de las pocas cosas destacables de estos Reales miserables, que tienen el segundo peor récord de todas las Grandes Ligas.

A pesar de la pobre labor colectiva del equipo, el lanzallamas dominicano se las arregló para asegurar 14 de las 22 victorias de Kansas City, mientras que desperdició dos oportunidades de rescate.

En total trabajó con los Reales 25 innings y dos tercios y tuvo efectividad de 1.05, con un minúsculo WHIP de 0.82.

A cambio, Kansas City recibió al jardinero Blake Perkins, el antesalista Kelvin Gutierrez y el pitcher derecho Yohanse Morel, con lo que reforzarán su granja de cara a una reconstrucción inminente.

Su llegada al equipo de la capital representa un blindaje férreo para su cuerpo de relevistas, que tiene al zurdo Sean Doolitle como su cerrador.

No es que el recién llegado vaya a ocupar el puesto de cerrador, pues hasta ahora Doolitle ha sido una garantía, con 18 salvamentos en 19 oportunidades y efectividad de 1.47.

Herrera debe quedar como el hombre del octavo episodio, para prepararle el camino al zurdo hacia el capítulo final. El dominicano tiene números extraordinarios, mucho mejores que los de Ryan Madson, Brandon Kintzler y Sammy Solís, los tres principales relevistas intermedios utilizados por el manager Dave Martínez.

Además, podrá eventualmente salir a completar juegos para darle descanso a Doolitle, en caso que este lance en partidos consecutivos anteriores y estará listo para asumir el rol de cerrador a tiempo completo ante cualquier parpadeo del titular.

Los Nacionales se adelantaron a todo el mundo y salieron a pescar temprano, en busca de una pieza que es cada vez más esencial en el béisbol moderno.

Ahora es más común que el bullpen cargue con mayor peso en los resultados del equipo, mientras que a los abridores se les exige menos trabajo, si se tienen los brazos suficientes para dar apoyo.

Con esa fórmula de al menos tres apagafuegos de élite ganaron los Reales la Serie Mundial hace tres años.

De hecho, el propio Herrera era parte de aquel trío dorado de "apaga y vamos".

El dominicano salía a sacar los tres outs del séptimo inning, Wade Davis lo seguía en el octavo y Greg Holland se encargaba de liquidar las cosas en el noveno.

Un año más tarde, los Cachorros de Chicago salieron al mercado en busca del zurdo Aroldis Chapman y el misil cubano los llevó a su primera conquista de un título en 108 años.

Washington, que nunca ha ganado una serie de postemporada en cuatro oportunidades, espera que esta movida les ayude a pasar por primera vez más allá de las series divisionales.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Insistentes reportes señalan que el derecho Jacob deGrom cambiará de equipo dentro de la propia ciudad de Nueva York.

Urgidos de pitcheo abridor, los Yankees aceptarían de buena gana a deGrom, quien automáticamente se convertiría en la pareja ideal del dominicano Luis Severino para tirar como una yunta de la carreta del emblemático equipo.

Con unos Mets sin rumbo y hundiéndose cada vez más en la tabla, toca una reconstrucción drástica que comenzaría por deshacerse de piezas caras, como el serpentinero que será nuevamente elegible para arbitraje salarial al final de esta campaña y cuyo sueldo debe dispararse mucho más allá de los 7.4 millones que ganará en el 2018.

Las proyecciones indican que su salario para el 2019 será de alrededor de 13 millones.

Pero la gerencia sabe muy bien cuánto vale este lanzador, capaz de hacer la diferencia en el equipo al que llegue y por eso pedirá la Ceca y la Meca a quien quiera hacerse de sus servicios.

Incluso, los Mets estarían dispuestos a canjear a Noah Syndergaard en el mismo paquete, a cambio de toneladas de talento.

¿A los Yankees? Sólo si los Mulos estuvieran dispuestos a ceder nada menos que al venezolano Gleyber Torres y al dominicano Miguel Andújar, más dos o tres de los muchos prospectos valiosos que tienen en las Menores.

Paul Bereswill/Getty Images
Incluir a Torres y Andújar en el pedido frustraría de golpe cualquier posibilidad de intercambio, sobre todo en el caso del primero, que los Yankees obtuvieron después de una magistral maniobra con los Cachorros de Chicago en el 2016 a cambio del cerrador Aroldis Chapman, para recuperarlo meses después en la agencia libre.

Quizás Brian Cashman estaría dispuesto a ceder a Andújar, junto al zurdo Justus Sheffield, el jardinero haitiano Estevan Florial y el lanzador derecho quisqueyano Albert Abreu, pero ni soñar con Gleyber.

Más factible luce un canje con los Dodgers de Los Angeles, también abundantes de talento en sus granjas y con Clayton Kershaw, Rich Hill, Kenta Maeda, Hyun-Jin Ryu, Walker Buehler, el dominicano Dennis Santana y el mexicano Julio Urías en la lista de lesionados.

Los Dodgers cuentan con varios jugadores entre los 100 primeros prospectos de Baseball America, como el catcher venezolano Keibert Ruiz (24), el jardinero Alex Verdugo (36), el derecho Mitchell White (66) y el guardabosques cubano Yusniel Diaz (83).

Al menos tres de ellos, en un paquete que encabece Buehler, ya con breve experiencia en Grandes Ligas, podría ser lo que esté dispuesto a entregar el presidente de operaciones de béisbol Andrew Friedman para obtener a deGrom y eventualmente a Syndergaard también.

Sobre todo, en momentos en que el equipo, a pesar de su epidemia de lesiones, ha comenzado a jugar bien y ya están en segundo lugar de la división Oeste de la Liga Nacional, a juego y medio de los Diamondbacks de Arizona , luego de dos meses con el rumbo perdido en que incluso se llegó a cuestionar la continuidad del manager Dave Roberts.

El problema, tanto para los Dodgers como para cualquier otro equipo, es que los refuerzos pueden ser decisivos para llegar a los playoffs, pero no garantizan para nada el objetivo supremo, que es la conquista de la corona en la Serie Mundial.

Entonces, eso hace a muchos gerentes pensársela dos veces antes de ceder jóvenes talentosos que pueden representar un futuro brillante por muchos años.

Pero para los Dodgers, que ya estuvieron el año pasado en el clásico de octubre y no han levantado el trofeo desde 1988, vale la pena correr el riesgo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Parecía que Miguel Cabrera superaría sin problemas las barreras de los 3,000 hits y 500 jonrones, cifras que usualmente representan un pasaporte sellado hacia el Salón de la Fama de Cooperstown.

Hoy el camino hacia esas cifras luce cuesta arriba.

Cabrera sufrió ruptura del tendón de su bíceps izquierdo, al fallar un swing ante Jake Odorizzi, de los Mellizos de Minnesota. Un examen de resonancia magnética posterior reveló la gravedad de la lesión, que requerirá cirugía y dejará fuera de acción hasta el 2019 al mejor bateador de las Grandes Ligas en los últimos 15 años.

El venezolano, quien desde el día de su debut con los Florida Marlins en el 2003 pareció destinado a la grandeza, fue además, a lo largo de sus primeras 14 campañas un hombre de hierro, al participar en al menos 150 partidos en 11 de ellas.

Esa salud envidiable (o voluntad para salir al terreno aun con molestias menores), unida a sus extraordinarias habilidades para pegarle a la pelota, le permitieron acumular año tras año números de lujo, que tuvieron su clímax en el 2012, cuando se convirtió en el primer bateador en más de cuatro décadas en conseguir la Triple Corona de bateo.

Pero con la edad comenzaron a llegar las lesiones para el dos veces Jugador Más Valioso y en cuatro ocasiones campeón de los bateadores en la Liga Americana.

En el 2015, con 32 años, se perdió 43 partidos. El 2017 fue el peor de su carrera, pues tuvo que lidiar con molestias recurrentes que limitaron su acción a 130 encuentros, en los que bateó apenas para .249, con 16 jonrones. En el 2018 ya había estado una vez en la lista de inhabilitados y al momento de su infortunado swing al aire, bateaba para .299, con solamente dos bambinazos.

Ahora mismo, el venezolano tiene 2,676 imparables y 465 vuelacercas, con lo que le faltarían 324 hits para los 3,000 y 35 jonrones para los 500.

De la manera en que ha bajado su ritmo productivo, debería estar alcanzando ambos logros para finales de la temporada del 2020, a menos que las lesiones vuelvan a jugarle una mala pasada, lo cual es cada vez más probable.

A su favor tiene el tiempo que le resta de su actual contrato, otro de esos disparatados pactos de más de 200 millones que la gerencia estará lamentando cada día hasta el 2023.

El implacable paso del tiempo ha convertido a Cabrera en un jugador mortal, común y corriente con lógica tendencia a la baja, a quien se le deben todavía nada menos que 154 millones de dólares, con dos improbables opciones para el 2024 y 2025, que pudieran elevar la cifra hasta 214 millones.

Con semejante deuda, el futuro de los Detroit Tigers está hipotecado por los próximos diez años, como si se estuvieran viendo en el espejo de Los Angeles Angels de Albert Pujols.

Pero incluso, en el peor de los panoramas, aunque no consiguiera llegar a los tres mil hits y 500 jonrones, no creo que por una cuestión de cifras exactas alguien pueda cuestionarle su entrada al Salón de la Fama a quien dominó como nadie el arte del bateo en los últimos 15 años.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO