Willson Contreras Yadier Molina
Getty Images
La rivalidad entre los Cardenales de San Luis y los Cachorros de Chicago en la División Central de la Liga Nacional tiene un nuevo ingrediente por el intercambio en las redes sociales entre los receptores titulares de ambos equipos.

El venezolano Willson Contreras, prometedor receptor de los Cachorros, publicó en Instagram una foto suya con una atrevida leyenda: "Sé que voy a ser mejor que Yadi (Yadier Molina) y Buster (Posey)".

La respuesta del puertorriqueño Molina, enmascarado de los Cardenales, fue implacable.

"Respeten los rangos NOVATOS!! aqui con los q si han probao que son los duros!!", escribió el Yadi junto a una fotografía en la que aparece junto a Posey, de los San Francisco Giants, y el también venezolano Salvador Perez, de los Kansas City Royals, tomada durante el Juego de las Estrellas del 2015 en Cincinnati.

Cada mensaje, tanto el de Contreras, como el de Molina, generaron decenas de mensajes de apoyo o críticas a ambas posiciones.

El venezolano está aún lejos de alcanzar la maestría de Molina o Posey, hombres con una carrera tan sólida que podría terminar en Cooperstown.

Pero no está nada mal que el muchacho quiera mirarse en el espejo de estos jugadores e incluso quiera superar sus hazañas en el terreno.

El querer ser mejor que los mejores es un reconocimiento tácito a la grandeza de Molina o Posey, aunque el mensaje traiga una dosis de arrogancia que molestó al boricua.

"Yo sé que voy a ser mejor que..."

No, eso nadie lo sabe. Está bien querer, trazarse metas, trabajar duro, pero afirmar semejante cosa con tanta seguridad puede resultar peligroso.

Del dicho al hecho hay un largo trecho.

"Los Marlins acaban de firmar a un futuro miembro del Salón de la Fama". Esa fue la frase de un arrogante Josh Beckett cuando fue escogido por los peces en la primera ronda del draft amateur de 1999.

Beckett, segunda selección de todo el draft, detrás de Josh Hamilton (Devil Rays de Tampa Bay), sucumbió bajo el peso de sus palabras.

Si bien tuvo una carrera más que digna, con récord de 138-106 y efectividad de 3.88 y dos títulos de Series Mundiales, se quedó cortísimo en los números que le garantizarían colgar una placa en el Templo de los Inmortales de Cooperstown.

Será divertido ver cuando Contreras y Molina se vean las caras en el primer juego entre Cachorros y Cardenales, el 16 de abril en Wrigley Field, donde las cámaras seguirán cada movimiento de ambos.

Por lo pronto, esta escaramuza en las redes sociales no deja de ser entretenida y ayuda a calentar un poco las bajas temperaturas de estos días.
Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Juan Salas/Icon SportswireEl agente de Christian Yelich dijo que el jugador debía ser cambiado ya que no encaja en el plan de negocios de los nuevos dueños de los Marlins.
"La relación de Christian Yelich con los Marlins de Miami está irremediablemente rota y lo mejor para los intereses del jugador y del equipo es que lo cambien antes de que comiencen los entrenamientos primaverales".

Así dijo el agente de Yelich, Joe Longo, refiriéndose al disgusto de su cliente por las recientes movidas de la gerencia del equipo, ahora propiedad de Derek Jeter y compañía.

El tercer bate de la selección de Estados Unidos, campeona del Clásico Mundial de Béisbol, es apenas uno de varios que han pedido salir de la organización miamense, luego de que fueran canjeados Giancarlo Stanton, Dee Gordon y el dominicano Marcell Ozuna como parte de un plan de reconstrucción de los nuevos propietarios.

El receptor J.T. Realmuto, otra de las piezas más sobresalientes de la franquicia, también solicitó traslado.

Y el quisqueyano Starlin Castro, llegado desde los Yankees de Nueva York en el canje por Stanton, no se ha puesto aún el uniforme de los Marlins, quizás ni siquiera ha visitado el estadio de La Pequeña Habana, y también demandó irse.

Pero no es sólo Miami la ciudad afectada por esta epidemia de solicitudes de cambios.

Los Piratas de Pittsburgh también andan en proceso de desmantelamiento y tras el canje del lanzador Gerrit Cole a los Astros de Houston y del jardinero Andrew McCutchen a los Gigantes de San Francisco, el jugador de cuadro Josh Harrison exigió ser movido a otro equipo.

Estamos en presencia de un problema con diversas aristas, que va creciendo como una bola de nieve cuesta abajo en una montaña.

Por un lado, denota, cuando menos, falta de profesionalidad de los deportistas, sobre todo aquellos que aún no se han ganado el derecho tácito a hacer determinadas exigencias.

Usted está sujeto a un contrato y debe honrarlo como un profesional, independientemente de que su equipo no sea el más competitivo.

Seamos honestos. ¿Quién es Josh Harrison? ¿Qué carrera sobresaliente avala el pedido de Starlin Castro? Incluso, ¿quién ha sido Christian Yelich?

Son buenos peloteros, eso es indiscutible, con una calidad por encima del promedio, pero lejos de ser esas figuras que ya se han ganado un prestigio después de muchos años de trabajo duro, que les permite ser escuchados por quienes les pagan.

Porque de eso se trata. El que paga, manda. Así de simples son las cosas en el mundo real, sin que ello signifique que el pelotero sea esclavo de los dueños.

¡Menudos esclavos aquellos que reciben salarios de más de siete cifras!

Es entendible que todo el mundo quiere ganar, pues para eso se supone que se juega, más allá de cobrar millonarias fortunas que le aseguren la existencia a varias generaciones de sus familias.

En el caso específico de Castro, fue cambiado de los Cachorros de Chicago, su equipo original, y se perdió la gloria de coronarse en la Serie Mundial en el 2016.

Llega a unos Yankees en reconstrucción, que luego salen de él cuando parecen listos para ir por todo en el 2018, para caer en unos Marlins que apenas empiezan a planificar su futuro.

Pero por 11 millones anuales de salario, salga a jugar como un profesional, conviértase en ejemplo de este grupo joven y quién sabe si es aquí donde la vida termina por sonreírle en todo su esplendor.

Lo mismo le encaja a Yelich y a Realmuto. Ahora es cuando tienen que mostrar liderazgo real, en vez de ir a refugiarse a la sombra de estrellas en equipos contendientes.

Ted Williams, "el más grande bateador que ha existido", pasó toda su carrera con los Medias Rojas de Boston y apenas pudo jugar en una Serie Mundial, sin conocer el sabor del triunfo.

Ernie Banks, uno de los peloteros más emblemáticos de los Cachorros, jamás jugó pelota en octubre, pues en los 19 años que jugó, entre 1953 y 1971, su equipo nunca llegó a la postemporada.

Pero cada día de sus ilustres carreras salieron al terreno con la misma disposición de competir y ayudar a su equipo a ser mejor, actitud que hoy los inmortalizó a ambos en el Salón de la Fama de Cooperstown.

Pero por otro lado, a los equipos debe resultarles incómodo tener en el clubhouse una manzana podrida, un hombre -o varios- disgustados, a sabiendas de que no se entregarán 100 por ciento sobre el terreno y que posiblemente apelen a la más mínima molestia física para irse de vacaciones a la lista de lesionados.

Jugadores que de mala gana saldrán a hacer su trabajo sin mucho esfuerzo, para afectar la química de quienes sí estén comprometidos con los nuevos proyectos.

Entonces, ¿qué hacer? ¿Aceptar las demandas infantiles de unos malcriados que no entienden en su totalidad el concepto de ser profesionales? ¿Hacer valer el control de la gerencia sobre los contratos de los jugadores y correr el riesgo de que se fragmente el trabajo de equipo? ¿Esperar a mitad de la temporada para poder sacarle el mayor provecho a un potencial cambio con una organización desesperada por los servicios de estos peloteros que puedan ayudarles a llegar a los playoffs?

Los próximos días serán cruciales para conocer cómo reaccionarán en estas circunstancias las gerencias de los Marlins y los Piratas.
Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


A poco más de un mes para que abran los campos de entrenamientos primaverales, comienza a calentarse el ambiente beisbolero.

Cada pelotero llega con grandes expectativas, unos, los más jóvenes, en busca del sueño de colarse finalmente en el roster de 25 para debutar en las Mayores.

Otros, con el plan de mantener la grandeza mostrada en los últimos tiempos o regresar de lesiones que los limitaron un año atrás.

Y los más veteranos, en busca de recuperar el brillo perdido por el paso del tiempo.

Como cada año, aquí les presentamos una selección de diez jugadores que por diferentes razones, merece la pena seguir en el 2018.

1. Giancarlo Stanton

Giancarlo Stanton
Kim Klement/USA Today Sports
El poderoso toletero tendrá una prueba de fuego en el 2018, mayor aun que superar los 59 jonrones que despachó el año pasado con los Miami Marlins.

Stanton fue transferido este invierno a los Yankees de Nueva York, que asumirán 265 de los 295 millones de su contrato.

La cuestión es ver si el jugador está preparado para llevar las rayas del uniforme de los Yankees, pues no es lo mismo brillar en las semivacías gradas del Marlins Park, que enfrentar la presión de la fanaticada más exigente de todo el béisbol.

2. Aaron Judge

Aaron Judge
Elsa/Getty Images
El Juez se convirtió, a fuerza de batazos, en la nueva cara de los Yankees.

Novato del Año de la Liga Americana de manera unánime y segundo en la votación para el Jugador Más Valioso, Judge tuvo también momentos oscuros, con un prolongado slump en el mes de agosto, del cual logró salir airoso para recuperar su mejor forma y cerrar la campaña a todo vapor.

Pero viene ahora el segundo año, fatídico para muchos que tuvieron años de debut impresionantes.

Adicionalmente, está por ver cómo le va haciendo tándem con Stanton, en lo que se anticipa como la pareja más poderosa de los Yankees desde los tiempos de Mickey Mantle y Roger Maris.

3. Rhys Hoskins

Rhys Hoskins
Eric Hartline/USA Today Sports
En los 50 partidos en que participó con los Filis de Filadelfia tras debutar el 10 de agosto, Hoskins parecía salido de un videojuego: 18 jonrones en 170 turnos le dio una frecuencia de un bambinazo por cada 9.4 visitas al plato.

De hecho, sus 18 cuadrangulares los pegó en sus primeros 119 turnos, lo que significó una frecuencia de uno cada 6.6 veces al bate.

En su segundo año y su primera temporada completa vale la pena seguirlo para ver si este pelotero de videojuegos es real.

4. Yoan Moncada

Yoan Moncada
Ron Vesely/MLB Photos/Getty Images
La revista Baseball America sitúa al cubano de los Medias Blancas de Chicago como el prospecto número uno de todo el juego.

Tuvo una probadita de Grandes Ligas en el 2016 con los Medias Rojas de Boston (ocho juegos) y tras ser transferido a Chicago por el estelar zurdo Chris Sale, vio más acción en las Mayores el pasado año, cuando mostró destellos de su talento, aunque con muchos defectos por corregir.

Ahora arrancará desde los entrenamientos primaverales con un puesto de titular en la intermedia, por lo que no tendrá que hacer los ajustes de adaptación de las Menores al equipo grande en medio de la campaña.

5. Shohei Ohtani

Shohei Ohtani
Joe Scarnici/Getty Images
Los Angelinos de Los Angeles se llevaron finalmente al llamado 'Babe Ruth japonés', por esa rara dualidad de batear y lanzar.

Por lo pronto, el impacto mediático y de mercadeo ya es una realidad.

Está por verse si puede brillar, tanto con el madero, como desde la lomita, en el mejor béisbol del mundo, sobre todo, porque sus números en Japón no fueron para nada extraordinarios.

6. José Altuve

Jose Altuve
Billie Weiss/Boston Red Sox/Getty Images
El venezolano Altuve tuvo en el 2017 un año redondo, tanto individual, como colectivamente, que coronó con el título en la Serie Mundial con los Astros de Houston y los premios de Jugador Más Valioso de la Liga Americana y de Mejor Deportista Masculino en Estados Unidos.

El pequeño gigante, que a fuerza de tesón y trabajo se ha convertido en la cara del béisbol, lleva cuatro temporadas consecutivas con 200 o más imparables y en tres de ellas se ha llevado la corona de los bateadores del joven circuito.

Será interesante ver si puede extender esa racha de campañas seguidas con 200 hits y si puede liderar nuevamente a los Astros a repetir la corona en la Serie Mundial.

7. Justin Bour

Justin Bour
Steve Mitchell-USA TODAY Sports
Apodado "El Tiburón Blanco" por Yiky Quintana, la voz en español de los Miami Marlins, Bour tuvo un despegue en su carrera en el 2017, cuando en 108 juegos disparó 25 bambinazos y remolcó 83 carreras.

Se dio a conocer ante el gran público en el Derby de Jonrones del Juego de las Estrellas celebrado en julio en el Marlins Park, donde estuvo a punto de eliminar a Aaron Judge.

En esa ocasión sorprendió por un liderazgo carismático hasta entonces desconocido, con el que se metió en el bolsillo al público que colmó el parque y disfrutó del espectáculo que brindo ante su propia afición.

En unos Marlins desmantelados, tendrá la oportunidad de reafirmar ese liderazgo y podría convertirse en la pieza angular de la reconstrucción iniciada por Derek Jeter y compañía.

Por dos años seguidos ha padecido problemas en sus tobillos, pero si la salud lo acompaña, podría estar en camino a su primera temporada de 30-100.

8. José Ureña

José Ureña
Robert Mayer/USA TODAY Sports
El dominicano Ureña fue una grata sorpresa en unos Marlins que iniciaron la temporada del 2017 todavía en duelo por la muerte de su astro José Fernández.

Ureña estuvo a punto de ser enviado a las Menores o incluso peor, a ser dejado en libertad durante los entrenamientos primaverales.

Se aferró a la última oportunidad y de la noche a la mañana pasó a encabezar el maltrecho staff de lanzadores de Miami y terminó con récord de 14-7 y efectividad de 3.82.

Ahora, sin el apoyo ofensivo de hombres como su compatriota Marcell Ozuna, Stanton y Dee Gordon, tendrá que crecer aún más y meter el brazo para demostrar que lo del año pasado no fue casualidad, sino fruto de la madurez y del trabajo duro.

9. Miguel Cabrera

Miguel Cabrera
Rock Osentoski/USA TODAY Sports
El venezolano Cabrera ha sido el mejor bateador en los últimos 15 años en las Grandes Ligas, a lo largo de los cuales ha acumulado números que lo enviarán al terminar su carrera al Salón de la Fama de Cooperstown.

Entre el 2004 y el 2016, sólo en una ocasión dejó de impulsar 100 o más carreras o disparar al menos 25 vuelacercas, pues lesiones le hicieron perder 43 juegos del calendario regular.

En el 2017 tuvo la peor campaña de su vida, afectado por lesiones recurrentes en la columna por dos discos herniados, aunque según aseguró Al Avila, gerente general de los Tigres de Detroit, en el invierno ha trabajado de manera exitosa en un plan de rehabilitación.

A punto de cumplir 35 años, veremos si lo del 2017 fue fruto de las lesiones y consigue regresar en su mejor forma o si el ganador de la Triple Corona de la Liga Americana en el 2012 ha entrado irremediablemente en la curva descendente de su carrera.

10. Yasiel Puig

Yasiel Puig
Christian Petersen/Getty Images
El cubano de los Dodgers de Los Angeles tuvo en el 2017 un renacer en su carrera, al lograr cifras máximas en jonrones (28), empujadas (74) y bases robadas (15), además de ser presencia casi permanente en los resúmenes diarios de las mejores jugadas a la defensiva.

Su talento es innegable, pero tras su explosivo debut en el 2013, su actitud llegó a convertirlo en un indeseable dentro del clubhouse de los Dodgers.

Un cambio radical lo convirtió en una presencia positiva, con liderazgo dentro del dugout, lo cual se reflejó también en sus estadísticas.

Con 27 años recién cumplidos, Puig tiene para crecer aún más y todavía no parece haber llegado al clímax de sus potencialidades.

Y más allá de las pasiones y controversias que levanta, es uno de los peloteros más divertidos de ver.
Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AP Photo/Charles KrupaTras la llegada de varios elementos como Jay Bruce y Adrián Gonzalez, los Mets solo necesitarían un jugador como Mike Moustakas para darle competencia a los Nacionales en la División Este de la Liga Nacional.
Luego de un 2017 decepcionante, los Mets de Nueva York buscarán en el 2018 un rebote que los lleve a disputar la primacía en el Este de la Liga Nacional, ahora de la mano del manager debutante Mickey Callaway.

En los últimos siete días, la gerencia de los Mets ha dado importantes pasos encaminados a recuperar el ritmo que llevó al equipo hasta la Serie Mundial en el 2015 y a repetir visita a la postemporada un año después.

El equipo evitó el arbitraje salarial con los abridores Jacob deGrom, Noah Syndergaard y Matt Harvey, los relevistas Hansel Robles, Jeurys Familia y AJ Ramos, el jugador de cuadro Wilmer Flores y el receptor Travis d'Arnaud.

De esta manera, el cuerpo de iniciadores y los tres principales hombres del bullpen ya están listos para la próxima campaña.

También en la semana los Mets firmaron por tres campañas al agente libre Jay Bruce, un hombre que estuvo la segunda parte del 2016 y la primera mitad del 2017 en Nueva York y que ahora regresa para reforzar la alineación.

Y para defender la primera base, el mexicano Adrián González llega a precio baratísimo, en busca de resurgir tras un 2017 lleno de lesiones que lo limitaron a 71 juegos de acción.

A sus 35 años, El Titán ya entró en el declive de su carrera, pero si la salud lo acompaña, todavía podría aportar en el medio de una alineación que tiene como ancla principal al cubano Yoenis Céspedes, otro que estuvo la pasada campaña perseguido por las lesiones.

González debutó en el 2004 con los Rangers de Texas, pero no fue hasta el 2006, con los Padres de San Diego, que se convirtió en un jugador de todos los días.

Desde entonces, El Titán participó en al menos 156 partidos cada campaña hasta el 2016.

Molestias recurrentes en la espalda y el surgimiento explosivo de Cody Bellinger le costaron el empleo con los Dodgers de Los Angeles, que lo canjearon este invierno a los Bravos de Atlanta, con la condición de que este último equipo lo dejara inmediatamente en libertad, para poder convertirse en agente libre.

Pero a los Mets sigue faltándole una pieza clave para redondear el equipo, tanto ofensiva, como defensivamente. Esa pieza tiene nombre y apellido: Mike Moustakas.

No nos engañemos. David Wright está retirado del béisbol, aunque él no se haya enterado. En las tres últimas tres temporadas, de 486 partidos posibles, sólo participó en 75 entre el 2015 y 2016, mientras que en 2017 no pisó jamás un terreno de pelota.

Es una utopía pensar que porque aparece en el roster de 25 regresará a jugar y en su mejor forma.

Nueva York requiere de un antesalista que pueda sumar poder a una tanda que ya luce bien con Céspedes, Bruce y El Titán como columna vertebral.

Moustakas, agente libre relativamente joven (29 años), viene de su mejor temporada, en la que disparó 38 cuadrangulares y remolcó 85 carreras con los Reales de Kansas City.

Aunque es cliente de Scott Boras, el agente que más dinero generalmente le consigue a sus representados, en este caso no estamos hablando de un jugador en exceso caro, que bien podría aspirar a un pacto de 70-80 millones por cuatro o cinco campañas.

Su nombre ha sonado en otras ciudades, como Milwaukee. E incluso en Baltimore, donde han valorado su contratación ante la inminente pérdida del dominicano Manny Machado.

Pero es en Nueva York donde Moustakas parece encajar mejor. Sería la guinda sobre el pastel para devolver a los Mets a la lucha por el banderín en una división que se ve accesible, con sólo los Nacionales de Washington como contendientes.

Con los Filis de Filadelfia y los Bravos en reconstrucción y los Marlins de Miami en fase de tierra arrasada, la lucha debe ser entre Nacionales y Mets.

Si Moustakas se une al grupo que ya cuenta con Céspedes, Bruce, González, Asdrúbal Cabrera, d´Arnaud, Michael Conforto y Amed Rosario, los Mets volverían a estar en condiciones de competir, cruzando los dedos porque esta vez las lesiones no descarrilen al equipo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Marlins Park
AP Photo/Wilfredo LeeLa posibilidad de buscar un nombre comercial para el Marlins Park podría ayudar al posible éxito del 'Proyecto Wolverine' de los nuevos dueños de los Marlins, encabezados por Derek Jeter y Bruce Sherman.
MIAMI -- ¿Cómo podría este modelo de negocio que proponen los nuevos dueños de los Miami Marlins, con objetivos de asistencia e ingresos muy ambiciosos, producir resultados positivos a largo plazo?

¿Cómo puede ser exitoso el Proyecto Wolverine, después de que el equipo, bajo el control del dueño anterior, estuvo 14 temporadas consecutivas sin ir a los playoffs?

Las respuestas aparecen en la quinta y última parte de una serie publicada por el periodista Barry Jackson, del diario The Miami Herald, dedicada al documento confidencial que Derek Jeter le pasó en agosto a los potenciales inversionistas cuando estaba en pleno proceso de compraventa de la franquicia.

Desde el punto de vista competitivo, las esperanzas están puestas en el desarrollo que puedan alcanzar los prospectos obtenidos en los recientes canjes de Giancarlo Stanton, Dee Gordon y el dominicano Marcell Ozuna, así como otros jóvenes que se encuentran hoy en las Ligas Menores.

El zurdo Braxton Garrett, principal promesa del pitcheo en las fincas de los Marlins, regresa de una cirugía Tommy John y la gerencia tiene muchas esperanzas de que se recupere y muestre todo su talento.

Si Garrett y todos los prospectos de pitcheo adquiridos durante este invierno alcanzan su potencial, la rotación del 2020 podría ser muy buena y mayormente barata, encabezada por el quisqueyano José Ureña, quien no será agente libre hasta después del 2021.

También estaría su compatriota Jorge Guzman, quien, al decir del ejecutivo Gary Denbo, traído por Jeter a los Marlins desde los New York Yankees, no hay nadie en el béisbol que tenga una bola rápida como él.

Otro dominicano, Sandy Alcántara, es otro recién llegado en el canje por Ozuna con los Cardenales de San Luis y parece más listo para llegar pronto a las Mayores.

Y junto a Garrett y Dan Straily, si para esa fecha permanece en el equipo, ahí estarían los cinco abridores titulares.

Sin embargo, al decir de Denbo, vicepresidente del departamento de cazatalentos, hay ahora mismo ocho o nueve muchachos que podrían pelear un puesto en la rotación abridora.

El bullpen tiene varios brazos jóvenes y fuertes, incluido Kyle Barraclough, bajo control del equipo hasta el 2021 y potencial cerrador, aunque algunos cazatalentos creen que Guzmán podría acometer la tarea con calidad si es movido al bullpen.

Dentro de dos años, la alineación podría disponer en los jardines de Christian Yelich, bajo contrato hasta el 2022, el veloz dominicano Magneuris Sierra y tal vez Derek Dietrich (no elegible para la agencia libre hasta el 2021).

El cuadro interior se proyecta con el antesalista Brian Anderson, que ya debutó en las Mayores en el 2017, el campocorto J.T. Riddle, que dejó buena impresión el año pasado, el quisqueyano José Devers en la intermedia y Justin Bour, quien no será agente libre hasta el 2021, en la primera base.

También figura el inicialista Garrett Cooper, quien la pasada campaña remolcó 84 carreras en sus últimos 83 juegos en las Menores con la organización de los Yankees.

Y bajo ningún concepto deberían los Marlins de desprenderse del receptor J.T. Realmuto, bajo el control del equipo hasta el 2020.

Catchers de su calidad no se encuentran todos los días y para ese entones ya se habrá establecido en la élite de su posición.

Fuera del terreno

De acuerdo con el Proyecto Wolverine, los Marlins planean una nómina de 85 millones en 2020, que saltaría a 116 millones en el 2021.

Esto, basado en ambiciosas proyecciones de ingresos por patrocinio y taquilla, más la expectativa de que el acuerdo de televisión para las transmisiones locales pasen de 20 millones en el 2020 a 52 millones un año después.

La pregunta es si las proyecciones de ingresos de Jeter se materializarán y permitirán ese considerable salto de nómina.

Deben pasar varias cosas para que los números funcionen.

Es difícil ver que los ingresos por boletos suban de 30 millones en el 2017 a 37.5 millones en el 2018, 40.6 millones en el 2019 y 45.8 millones en el 2020.

Pero esto podría funcionar si Jeter puede convencer a los patrocinadores de invertir grandes sumas de dinero, lo que podría suceder si el equipo sorprende con una actuación sobre el terreno mejor de lo esperado en los próximos tres años.

También ayudaría la venta de los derechos de denominación, para darle otro nombre al Marlins Park.

El ex capitán de los Yankees necesita además hacer uso de todo su carisma para persuadir a FOX para que le dé a los Marlins una reforma en el actual contrato televisivo, el peor de todas las Grandes Ligas, antes de que expire en el 2020.

Y por último, el grupo de propietarios busca sumar a otros miembros, que aporten otros 200 millones en capital.

Entonces, volvemos a la palabra de orden: paciencia, paciencia y más paciencia.

Pero tiene que ser en dos direcciones. Los fanáticos deben ser pacientes para esperar el desarrollo de los prospectos y ver en varios años un equipo competitivo.

Y de la misma manera, Jeter y compañía tienen que ser pacientes si las proyecciones no se dan como ellos esperan, porque los seguidores del equipo difícilmente soportarían una nueva decepción.
Etiquetas:

MLB, Baseball, Miami Marlins

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Jeter
AP Photo/Seth Wenig, FileJeter ha estado organizando desayunos para tratar de encontrar más socios y su grupo ha enviado por correo electrónico a empresarios adinerados un nuevo documento, llamado "Proyecto Cítrico", en el que les pide que inviertan en la franquicia.
MIAMI - Un inversionista que fue invitado a unirse al grupo de Derek Jeter y Bruce Sherman para comprar a los Marlins de Miami cree que la manera en que los nuevos dueños están manejando las cosas está condenada al fracaso.

Así lo asegura el diario The Miami Herald en la cuarta entrega de cinco partes sobre el Proyecto Wolverine, el plan que Jeter presentó a los potenciales inversionistas en agosto pasado.

La fuente, que requirió el anonimato, dijo que Jeter cometió un error al deshacerse de peloteros populares, incluido el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en el 2017, Giancarlo Stanton, lo cual ha enfurecido a muchos fanáticos del equipo y al mismo tiempo creer que podría aumentar la asistencia en 4,000 por juego en el 2018 y en 3,000 más en el 2019 con un equipo desmantelado.

"Esto es entretenimiento. No puede suceder. Los fanáticos vienen a ver a los jugadores con los que se identifican, no a los peloteros de Triple A", dijo el potencial inversionista. "La venta de entradas colapsará aún más en virtud de este plan. Nadie en su grupo realmente miró esto, lo cual muestra falta de perspicacia para los negocios".

En su opinión, para Jeter había una alternativa interesante a la reducción inmediata de la nómina: comenzar el 2018 con la mayor parte de la lista del 2017, pero aclararle a los fanáticos y posibles patrocinadores que los ingresos por asistencia deben aumentar significativa e inmediatamente para que el modelo fuese sostenible.

Los propietarios podrían haber esperado a recortar la nómina antes de la fecha límite de cambios en julio si esas dos fuentes potenciales de ingresos no aumentaban para el próximo verano, aunque no hay indicios de que haya considerado seriamente este enfoque.

Otra persona invitada por Jeter a unirse a su grupo dijo que no podía entender el por qué de una estrategia impopular que dañaría seriamente su capacidad de aumentar la asistencia y el dinero de patrocinio, sobre todo cuando el equipo está en buena posición financiera para el 2018 porque cada franquicia recibirá un pago único de $50 millones por la venta de la compañía de medios digitales BAMTech de la MLB a Disney.

Eso se suma a los $110 millones que los Marlins esperan recibir del béisbol por los contratos de televisión nacional y la distribución de ganancias compartidas de las Grandes Ligas.

Una de las fuentes reveló que los Marlins tienen cuatro opciones si los ingresos caen muy por debajo de las proyecciones:

  1. Mantener la nómina más allá de los números modestos proyectados para 2019 (81 millones) y 2020 (85 millones).
  2. Hacer que Bruce Sherman cubra las pérdidas en los próximos años, tal como lo hizo Jeffrey Loria en múltiples ocasiones. Sherman, la persona de control del grupo, ha invertido 350 millones, según un documento diferente entregado a MLB y compartido con The Miami Herald.
  3. Pedirle a los socios minoritarios que cubran las pérdidas en los próximos años, a pesar de que les han dicho verbalmente (no por escrito) que no se les pediría que lo hagan.
  4. Convencer a nuevos inversionistas a sumarse al grupo. De acuerdo con el Herald, Jeter ha estado organizando desayunos para tratar de encontrar más socios y su grupo ha enviado por correo electrónico a empresarios adinerados un nuevo documento, llamado "Proyecto Cítrico", en el que les pide, casi les implora, que inviertan en la franquicia, con el compromiso de mantener una disciplina de nómina de los jugadores para preservar y mejorar la flexibilidad financiera y enfocarse en fortalecer sustancialmente el sistema de granjas en las Menores.

Esta cuarta parte de la serie sobre el Proyecto Wolverine ofrece un panorama oscuro sobre el futuro de los Marlins, pero adelanta para su quinto y final capítulo la manera en que el plan de Jeter puede resultar exitoso.

Sólo queda esperar.
Etiquetas:

MLB, Baseball, Miami Marlins

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Gerrit Cole
AP Photo/Charlie RiedelTodo indica que Gerritt Cole tendrá nuevo equipo para el 2018, pero no el que se pensaba originalmente, ya que los Astros de Houston suenan como el nuevo destino del serpentinero derecho.
Y de pronto, Gerrit Cole parece que se va a los campeones, en lugar de a un equipo con posibilidades de ser campeón.

Los Astros de Houston, según reportes, estarían a punto de cerrar un acuerdo con los Piratas de Pittsburgh para obtener al derecho Cole, con lo que blindarían una rotación que incluye a los también diestros Justin Verlander y Lance McCullers Jr. y al zurdo Dallas Keuchel.

En retorno, los Astros enviarían a Pittsburgh al jardinero Derek Fisher y probablemente al también guardabosques Kyle Tucker o al serpentinero Forrest Whitley, estos últimos considerados los dos principales prospectos con que cuenta Houston en las Menores.

De esta manera, los actuales monarcas de la Serie Mundial darían un paso en firme para tratar de revalidar su corona, al presentar una de las rotaciones más sólidas de todo el béisbol, con Charlie Morton y Brad Peacock disputándose el quinto puesto entre los abridores.

Estas son las veleidades del mercado. Hace una semana, parecía inminente la llegada de Cole a los Yankees de Nueva York, equipo que ya está entre los favoritos a ganarlo todo en el 2018, tras adquirir en canje con los Marlins de Miami al poderoso toletero Giancarlo Stanton, Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en el 2017 y quien formará con Aaron Judge, Novato del Año de la Americana, una dupla que muchos se anticipan a comparar con la que en su momento conformaron Mickey Mantle y Roger Maris.

Al igual que ocurrirá si llega a Houston, de ir a Nueva York Cole terminaría por completar una rotación solidísima, que ya tiene al dominicano Luis Severino, al japonés Masahiro Tanaka, a CC Sabathia y a Sonny Gray.

Pero al parecer, la única manera en que los Piratas accederán a cederle a los Yankees a Cole es si en el canje se incluye al prometedor venezolano Gleyber Torres.

Y ahí mismo se traba la cosa.

Torres es el prospecto número uno de la organización de Nueva York y el tres de todo el béisbol, según la revista Baseball America.

Fue obtenido de los Chicago Cubs a cambio del lanzallamas cubano Aroldis Chapman, cuando aquel equipo estaba desesperado en busca de un cerrador para poder ganar, como lo hicieron, la Serie Mundial en el 2016, tras una espera de 108 años.

El venezolano, con 21 años recién cumplidos y a quien muchos comparan con su compatriota Miguel Cabrera en sus inicios, está proyectado para ser el segunda base en el día inaugural de la temporada.

Es entendible la negativa del gerente general Brian Cashman a ceder al superprospecto a los Piratas, más allá de la necesidad de Cole.

Fue comprensible, el año pasado, que los Medias Rojas de Boston enviaran a los Medias Blancas de Chicago al cubano Yoan Moncada, quien sigue siendo considerado por Baseball America como el prospecto número uno de todo el béisbol, pues en el canje obtuvieron a Chris Sale, uno de los cinco mejores lanzadores de la actualidad, aunque el experimento no haya resultado y el zurdo se desinflara como un globo pinchado ante la presión de los playoffs.

Pero Cole, si bien es un buen pitcher abridor, aún joven y con dos años pendientes antes de convertirse en agente libre, no clasifica entre los diez mejores serpentineros de las Grandes Ligas.

Ni siquiera entre los diez mejores de la Liga Nacional, donde ha jugado desde que debutó en el 2013.

Ahí están los números, tanto tradicionales, como sabermétricos, para probarlo.

Demasiado alto el precio que los Yankees no están dispuestos a pagar.
Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


MIAMI - Cuando Bruce Sherman, Derek Jeter y compañía adquirieron a los Marlins de Miami, heredaron junto con el equipo una deuda de 400 millones que les dejó el dueño anterior, Jeffrey Loria. Eso justificaría los recortes, excesivos para algunos, realizados por los nuevos propietarios apenas tomaron el control de la franquicia.

Así lo reveló este viernes el diario The Miami Herald, en la tercera de cinco partes sobre el Proyecto Wolverine, el documento confidencial circulado por Jeter en agosto pasado a los potenciales inversionistas cuando trataba de reclutarlos para comprar el equipo.

El documento proyecta que los Marlins tendrán una ganancia de $68 millones en 2018, aunque bajaría $23 millones sin un gran pago anticipado de la cadena FOX en una extensión de contrato propuesta por los Marlins, antes de que se venza el actual pacto televisivo en el 2020.

Bruce Sherman y Derek Jeter (directivos Marlins Miami)
Al Díaz/Miami Herald/TNS via Getty Images

Estas cifras se basan en proyecciones que incluyen aumentos bruscos en la asistencia e ingresos por patrocinio y venta de derechos de denominación del Marlins Park.

The Miami Herald cita las posibles bonificaciones que recibiría Jeter, más allá de su salario de cinco millones anuales como presidente del equipo, en dependencia de cómo se comporten las ganancias.

Esos bonos serían de $2 millones este año, $1.7 millones en el 2019, $1.1 millones en el 2020, $2 millones en el 2021 y otros $2 en el 2022, aunque el monto de esos pagos podrían haber sido modificados en versiones posteriores del proyecto Wolverine.

El alto salario pone a Jeter en una situación vulnerable a las críticas de los fanáticos, molestos por los recientes canjes que llevaron a otros equipos a Giancarlo Stanton (Yankees de Nueva York), Marcell Ozuna (Cardenales de San Luis) y Dee Gordon (Marineros de Seattle), para reducir la nómina en 36 millones.

El ex capitán de los Yankees fue el sexto que más dinero aportó entre los 18 inversionsitas que conforman el grupo de propietarios.

Bruce Sherman (44.3 por ciento) y los hombres de negocios David Ott (9.5 por ciento), Doug Kimmelman (8.4 por ciento), Jaime Montealegre (7.1 por ciento) y John Troiana (5.3 por ciento), aportaron más plata Jeter.

Cuando comenzaron las negociaciones con las Grandes Ligas para adquirir el equipo, Jeter quería ser la persona en control, pero un funcionario de MLB reveló que su inversión era demasiado baja para ocupar semejante posición.

Como resultado, Sherman finalmente tuvo que ser la persona de control, aunque luego este le dio a Jeter la autoridad para dirigir las operaciones del equipo.

Fuentes cercanas a las oficinas de los Marlins dijeron a The Miami Herald que los dueños están buscando nuevos inversionistas que pongan otros 200 millones, en parte porque algunos de los que ya integran el grupo desean reducir su propia inversión.

Luego de las revelaciones del diario miamense, muchos siguen preguntándose en qué parte del informe Wolverine se hablará de cosas más mundanas, como las proyecciones deportivas del equipo sobre el terreno. En otras palabras: ¿cuándo esperan los dueños que los prospectos obtenidos en los canjes recientes estén en condiciones, no ya de ganar, sino al menos de competir?

Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Derek Jeter (directivo Marlins)
AP Photo/John RaouxLos propietarios confían en un aumento sostenido de la asistencia al Marlins Park y la renovación del contrato televisivo.

MIAMI - La nómina de los Miami Marlins fue de 115 millones de dólares en el 2017, el último año bajo el mando de Jeffrey Loria.

No será hasta el 2021, con la nueva administración de Derek Jeter, Bruce Sherman y compañía, que volvamos a ver semejante cifra en la plantilla de la franquicia de Miami.

Así lo reveló este miércoles el diario The Miami Herald, en la segunda de cinco entregas dedicadas al Proyecto Wolverine, el documento confidencial que Jeter circuló en agosto pasado entre los potenciales inversionistas cuando estaba en el proceso de comprar a los Marlins.

De acuerdo con el texto, el plan es bajar la nómina en torno a los 90 millones en el 2018, reducirla aún más en el 2019, a 81 millones, con una ligera subida a 85 millones en el 2020.

Entonces, en el 2021 escalaría a los 116 millones y hasta los 119 en el 2022.

Para llegar a ese punto, los propietarios confían en un aumento sostenido de la asistencia al Marlins Park y la renovación del contrato televisivo, que de 20.1 millones en el 2020, subiría a más de 50 millones en el 2021.

El proyecto planifica que la fanaticada acuda al estadio mucho más que en el 2017, hasta el punto de generar ingresos por 37.5 millones, 7.5 millones más que la pasada campaña, aunque en próximas temporadas el pronóstico es aún más ambicioso y espera llegar a los 46 millones a mediano plazo.

Esos son los deseos de Jeter y compañía, pero hasta ahora, en los dos primeros artículos de la serie, firmados por el reportero Barry Jackson, no se menciona cómo piensan los dueños atraer al público con un equipo repleto de caras nuevas e inexpertas, con poco o nada para competir.

Si la primera entrega dejaba en el aire la pregunta de cómo hará Jeter para lograr sus objetivos, esta segunda parte arroja otra interrogante: ¿qué pasará si el proyecto fracasa y los Marlins siguen siendo una franquicia económicamente inviable?

Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Rob Manfred a Dan Le Batard: 'No voy a... permitir que me llames mentiroso'
MIAMI - Derek Jeter tiene un plan para hacer crecer a los Miami Marlins financieramente, lo cual redundaría en la calidad competitiva del equipo que compró junto a un grupo de inversionistas en noviembre pasado. El proyecto se nombra Wolverine, del cual el diario The Miami Herald obtuvo una copia y publicó este martes algunos de sus detalles en la primera de cinco entregas.

En agosto, cuando se cocinaba la compraventa de la franquicia, Jeter circuló el documento confidencial a potenciales inversionistas en el que proyectaba que los Marlins obtendrán enormes ganancias en 2018 e ingresos considerables en los próximos tres años.

Según el artículo firmado por Barry Jackson, el proyecto incluye ambiciosas metas de ingresos para boletos, patrocinio y derechos de televisión.

Por lo pronto, los nuevos dueños ya recortaron 36 millones de dólares de la plantilla y recibirán 50 millones más de parte de las Grandes Ligas como resultado de la venta de la compañía de medios digitales BAMTech de MLB a Disney.

Sin embargo, el monto de las ganancias planificadas de unos 68 millones en el 2018 podría variar ampliamente en función de varios factores.

Gran parte de eso se basó en la proyección interna de que la cadena FOX les dará a los Marlins un pago inicial de 44,8 millones como parte de un acuerdo televisivo renegociado.

Pero si FOX no otorga a los Marlins una extensión lucrativa y ese gran pago anticipado previsto, las ganancias proyectadas de los Marlins para 2018 caerían a 23 millones o menos, si no se cumplen los ambiciosos objetivos de ingresos.

Getty Images

El contrato televisivo de Miami, el más bajo en todo el béisbol, se extenderá hasta 2020.

El documento original de agosto tiene una segunda versión, elaborada dos meses después, con ajustes menos ambiciosos. El texto de agosto proyecta un gran aumento en los ingresos por asistencia en 2018, lo que parece una utopía por la reacción negativa de gran parte de la fanaticada a las salidas de Giancarlo Stanton, Marcell Ozuna y Dee Gordon, tres de las estrellas del equipo.

Los Marlins generaron unos 30 millones en el 2017 por concepto de ventas de entradas y el plan de Jeter es elevar esa cifra en un 20 por ciento, hasta 37.5 millones en el 2018.

Para el 2019 ese monto subiría a 40.6 millones y a 45.8 millones en las siguientes dos temporadas.

Además, el proyecto Wolverine incluye ingresos por patrocinio corporativo de 24 millones este año y 32 millones, 37.8 millones y 41.6 millones en 2019, 2020 y 2021, respectivamente.

Y el plan contempla además una entrada anual de al menos cinco millones por derechos de denominación para el Marlins Park, que cambiaría de esa manera su nombre al de la compañía dispuesta a pagar.

A primera vista, algunos aspectos, como este último de la venta de derechos de denominación, parecen perfectamente realizables.

Otros dejan una pregunta obligada: ¿cómo hacer que la gente vaya al estadio con un equipo desmantelado y en reconstrucción, cuando el público ni siquiera iba en masa cuando Stanton buscaba 60 jonrones en el 2017?

Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO