Get ADOBE® FLASH® PLAYER
'La Volpe ha abierto el paraguas'

Y eso que no hay pronóstico de lluvia ni para este jueves en la Ciudad de México ni para el domingo en Guadalajara, pero el veterano entrenador sabe que si el lunes el América no esta las semifinales, se vendrá una tormenta que podría, otra vez, acortar drásticamente sus días como director técnico en Coapa. La Volpe habla de arbitraje en contra del América y hasta de un complot. El argentino, de plano, enloqueció...

CIUDAD DE MEXICO.- Tengo el reporte del pronóstico del clima para los siguientes días en México y en Guadalajara: dice que no va a llover. Por eso me parece por demás extraño que el entrenador del América haya "abierto el paraguas" a sólo horas del silbatazo inicial de un Clásico, de liguilla, justo en medio de las celebraciones del Centenario del club.

Ricardo La Volpe -sea dicho esto con todo respeto- "enloqueció". Primero, estableciendo que el arbitraje ha favorecido a Chivas en las últimas fechas y que ello, sin decirle textualmente, lo tiene medio nervioso de cara a la liguilla y segundo, que podría existir un deseo, por no llamarle "complot", de la Federación Mexicana de Futbol para echar al América por la "incomodidad" que resultaría tener que jugar una final por el título el 25 de diciembre.

Yo no entendí... ¿usted? Me parece que La Volpe cree que somos, nos hacemos o que de plano "nos chupamos el dedo...".

Lo primero que habría que decirle a La Volpe es que echara una vistazo a la gran videoteca que seguramente debe tener la empresa que es dueña del América. Ahí, sin profundizar demasiado, podrá darse cuenta de que el club que dirige ha sido uno de los más favorecidos en la historia del futbol por temas de arbitraje y que la mayor parte de esas -llamémosle- controversias, se han generado justamente en la zona de la liguilla. Es más, en algunos de esos videos, seguramente podría aparecer el propio La Volpe, dirigiendo otro equipo, y reclamando algún beneficio arbitral para el América.

La segunda postura de La Volpe es ridícula. ¿Acaso no sabe el "Profesor" La Volpe de la relación tan estrecha entre el América y el poder? ¿No sabe La Volpe que Televisa ha manejado el futbol, el arbitraje y la Selección Mexicana por al menos 50 años? El América es el equipo que representa el poder, el oficialismo del futbol mexicano. Eso lo sabe un niño de 8 años.

Entiendo que La Volpe este en su justo papel de encender los ánimos de un partido o que basado en su gran experiencia quiera predisponer al arbitraje en caso de una decisión cerrada o polémica, pero de eso, a decir la sarta de tonterías que ha dicho, es otra historia.

La Volpe puede estar "abriendo el paraguas" antes de tiempo, porque sabe lo que se juega en esta serie de los cuartos de final y sabe que Chivas le tiene tomada la medida a su equipo.

No hay pronóstico de lluvia para este jueves en Mexico ni para el domingo en Guadalajara. Lo que podría existir, estimado profesor La Volpe, es una "tormenta" el lunes si Chivas aparece en semifinales y el América eliminado.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Ni América ni Chivas "salvan" o culminan su temporada venciéndose en la serie de los cuartos de final. Es obvio que habrá, que ya hay mucho desgaste emocional, pero también que ambos clubes han crecido en la historia y en la leyenda del futbol mexicano con el objetivo de alcanzar la gloria máxima: el trofeo de campeones. El Clásico los puede obsesionar, presionar, desgastar o motivar para buscar el trofeo. Lo que debe quedar claro es que ninguno de los dos cumple venciendo al otro. Chivas y América necesitan siempre algo más...

CIUDAD DE MEXICO.- Ninguno de los dos cumple ni tampoco está satisfecho con el sólo hecho de haber vencido a su acérrimo rival. El Clásico vale mucho, sí, está lleno de orgullo, de vitalidad, de historia, pero lo que realmente persiguen tanto América como Chivas es un campeonato.

Y van a desgastarse en serio, porque de un lado y del otro, ya comenzaron las insinuaciones, ciertas advertencias y alguna que otra presunción. La realidad es que como equipos "grandes" que son, el América y a las Chivas no le basta vencerse el uno al otro. Siempre requieren algo más.

No estoy de acuerdo con aquellos que le otorgan una responsabilidad distinta al América o a las Chivas en el desenlace del torneo, El primero está necesitado siempre de ganar un título. Cualquier otro resultado, incluyendo un subcampeonato donde haya jugado bien, donde haya dejado la última gota de sudor en la cancha y donde haya merecido otro resultado, es un fracaso si no levanta el trofeo de campeón. Ya se ha subrayado una y otra vez los tiempos especiales por los que atraviesa el club en su Centenario. Ello le coloca más presión al tema, pero mantiene el América en su estado natural de estar obligado al campeonato. Y Chivas igual. Aunque haya cierto menosprecio por la época tan amarga que recientemente vivió y a la que por fortuna sobrevivió, alejándose ya de los temas del descenso, el Guadalajara es un equipo histórico, que con sus defectos y virtudes, con la ventaja o desventaja de jugar siempre con mexicanos, está para competir y para ganar el títulos. A Chivas también debemos meterle en la condicionante de que si no es campeón, es un fracaso.

El lunes no estará completo ni siquiera para el ganador del Clásico y aquel que obtenga el boleto a las semifinales. La leyenda y el abolengo de las dos camisetas siempre exige más.

¿Habrá un desgaste extra para los dos? Sí, sin duda, pero las "neuronas" de los futbolistas de América y de Chivas deben estar preparadas para afrontar una presión que no tienen los demás participantes en esta fase del campeonato. Ello los debe volver mucho más peligrosos y competitivos cuando se encienden las luces de una liguilla.

Me atrevo a decir que tras el desenlace del domingo, América o Chivas, no sólo tendrán un boleto en mano para las semifinales, también un carácter de gran favorito al titulo. Eso vale el Clásico y eso vale llamarse Chivas o América en esta instancia del campeonato.

Pero no debe existir una pizca de conformismo. Aquel jugador, técnico o dirigente que suponga que ganarle al "odiado" rival deportivo es suficiente para complementar la temporada, no piensa ni como americanista ni como un chiva verdadero. Estos equipos nacieron y se hicieron grandes a lo largo de la historia con la necesidad mutua de vencerse, correcto, pero también de ser mejores que todos los demás.

El Clásico que inicia este jueves es fundamental, delicado, poderoso, intimidante, pero es también un paso para alcanzar la gloria... No es el objetivo final de Chivas o del América.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


David Faitelson

No hay nada insuperable en Columbus. Ni el clima ambiental, ni el estadio, ni el equipo de enfrente, ni los aficionados rivales, sólo existe una mente perturbada de aficionados y futbolistas que creen que es imposible ganar en este escenario. México tiene el futbol, los futbolistas y la mentalidad para superar este momento. Debe hacerlo.

COLUMBUS, OHIO.- He caminado por los alrededores del Estadio Mapfre. No hay nada. Un escenario -pequeño- para 25 mil espectadores, una cancha reducida en tamaño pero dentro del reglamento de FIFA, un césped en perfectas condiciones, algo de frío que ayudará a los futbolistas a rendir mejor y el grito de unos cuantos miles de aficionados que están lejos de ser la porra de animación del Boca Juniors. No hay nada. Lo único que hay son "fantasmas" en la cabeza de los aficionados y de los jugadores mexicanos.

La maldición del "2-0" no existe.

Si acaso, persiste un extraño y al mismo tiempo enturbiado ambiente político y social que envuelve a esta nación y que promete no estar ajeno a lo que suceda en el Estadio del Columbus Crew, pero antes que nada debemos entender que este es un juego de futbol, tan sólo eso y que nada, ningún resultado esta noche será capaz de modificar lo que sucedió el martes y se consumó en la madrugada del miércoles.

Entiendo que parece imposible separar futbol, historia, sociedad y política, sobre todo política cuando se habla de un México-Estados Unidos, y muchos menos hoy, en el estado anímico en el que hemos amanecido muchos hispanos que viven o vivimos en este país. Pero lo del viernes es un partido de futbol y nada más. En los botines y en la capacidad o incapacidad de los futbolistas mexicanos está un resultado. No hay porque confundir ninguna esencia. El futbol es futbol, la política es política y la vida es la vida. Punto. Separemos una propiedad de la otra porque, al final del día, ni un triunfo en la cancha, ni un par de goles del "Chicharito" o una gran atajada de Ochoa servirán demasiado para esclarecer el turbio y comprometido horizonte que el futuro inmediato parece depararnos. No hay manera de que el futbol recupere algo de lo mucho que se perdió en el desarrollo del martes 8 de noviembre y la subsecuente madrugada del día 9. El futbol es un pasatiempo. Nada más. La cancha puede y debe generar expectativas, crear una animadversión y una "batalla" siempre marcada y remarcada dentro de un contexto deportivo. Nada grave pasa si Estados Unidos vuelve a ganar 2-0 y nada extraordinario sucederá, tampoco, si México golea y revierte la historia que ha tenido en la cancha del Columbus Crew. No confundamos futbol con política porque lo único que lograremos es sufrir más. El futbol puede ser un paliativo, un atenuante y hasta un sedante, pero su resultado y su desarrolló no resuelve nada.

BAJO EL ESTIGMA DEL "2-0" Aún con lo mejor que tiene disponible, no hay garantía de nada. La noche en Columbus promete ser intensa, competitiva y al mismo tiempo desafiante para el futbol mexicano.

El Estados Unidos-México ha atravesado ya ese umbral que separa a un simple o gran partido de futbol con un "Clásico" y en un "Clásico" hay otros muchos factores que deberán ser tomados en cuenta. Uno de ellos, en anímico, el mental, donde a lo largo de su historial futbolístico, México jamás ha tenido un nivel y una regularidad. En el grupo que ha llamado Juan Carlos Osorio hay 14 futbolistas que proceden de Ligas extranjeras y por ende, de categorías más desarrolladas del juego. En ellos, y en futbolistas veteranos como Rafael Márquez y oribe Peralta recaerá el peso emocional del equipo mexicano.

Márquez
Mexsport
Futbolísticamente hablando, México podría tener algunas ventajas: Jugadores como Carlos Vela, Marco Fabián de la Mora, Giovanni Dos Santos y Javier "El Chicharito" Hernandez atraviesan por un momento de gracia, la mayor parte de ellos, en un nivel de competencia elevado.

Estados Unidos, por su parte, parece seguir ocupado en una "mudanza generacional". Por temas médicos, la gran figura de este equipo y el referente de una generación, Clint Dempsey, está fuera de la convocatoria. Con Michael Bradley, Tim Howard y Jozy Altidore al frente, Klinsman ha llamado también a futbolistas jóvenes, la mayor parte de ellos inmersos en la liga alemana: Julian Green (Bayern Munich), Aron Johannsson (Werder Bremen), Bobby Wood (Hamburgo) y hasta la joven sensación de 18 años del Borussia Dortmund, Christian Pulisic. Futbolistas jóvenes que deben garantizarle un futuro promisorio a esta selección y que pueden traducirse también en un arma de doble filo para la noche del viernes en el Estadio del Columbus Crew.

México podría estar mejor que Estados Unidos en términos estrictamente futbolísticos, pero se trata de un partido "Clásico", y entonces se involucran otro tipo de cuestiones que pueden afectar o encaminar el rumbo de la noche. Aún con lo mejor que tiene, México no tiene garantías. El juego requiere de carácter y de personalidad y la última vez que la selección fue llevada y forzada a una escenario en el que se requerían ese tipo de condiciones, el marcador, frío y contundente en Santa Clara indicaba: "México 0, Chile 7...".

El juego promete ser cerrado, disputado y muy competido. México puede ganar, también perder. Yo creo que al final será un empate que no perjudicará a ninguno de los dos. Cualquiera cosa puede suceder.

Termino con otra frase de Churchill, aún más apropiada para la ocasión: "Soy optimista. No parece muy útil ser otra cosa...".

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Osorio
Imago7

La noche en Columbus promete ponerse "fea" para México en la cancha. A pesar de que Juan Carlos Osorio ha llamado a lo mejor que tiene disponible y a un grupo de futbolistas que atraviesan por un buen momento en ligas de alta competencia, el choque ante Estados Unidos es todo un Clásico, donde, muchas veces, lo futbolístico pasa a segundo orden y se imponen otros factores como el carácter y la personalidad de los que juegan. Lamentablemente, la última vez que esta selección fue conducida a esos terrenos, donde requería algo más que futbol, el marcador en Silicon Valley indicaba de manera clara, contundente y desgraciada: "México 0, Chile 7"...

LOS ANGELES, CA.- "Duos a zeero...". Nunca antes los aficionados al llamado "soccer" en este país habían pronunciado tan bien el español. Tal parece que han aprendido y que han gozado de cada episodio de los últimos 30 años. De una paridad que no existía a una hegemonía, a una jetatura, a una marca, a un "maleficio" o, como le llaman otros, cierta clase de "embrujo". Las cosas, en la cancha, entre Estados Unidos y México se ha vuelto demasiado parejas con el pasar del tiempo.

Aún con lo mejor que tiene disponible, no hay garantía de nada. La noche en Columbus promete ser intensa, competitiva y al mismo tiempo desafiante para el futbol mexicano.

El Estados Unidos-México ha atravesado ya ese umbral que separa a un simple o gran partido de futbol con un "Clásico" y en un "Clásico" hay otros muchos factores que deberán ser tomados en cuenta. Uno de ellos, en anímico, el mental, donde a lo largo de su historial futbolístico, México jamás ha tenido un nivel y una regularidad. En el grupo que ha llamado Juan Carlos Osorio hay 14 futbolistas que proceden de Ligas europeas y por ende, de categorías más desarrolladas del juego. En ellos, y en futbolistas veteranos como Rafael Márquez y oribe Peralta recaerá el peso emocional del equipo mexicano.

Futbolísticamente hablando, México podría tener algunas ventajas: Jugadores como Carlos Vela, Marco Fabián de la Mora, Giovanni Dos Santos y Javier "El Chicharito" Hernández atraviesan por un momento de gracia, la mayor parte de ellos, en un nivel de competencia elevado. Estados Unidos, por su parte, parece seguir ocupado en una "mudanza generacional". Por temas médicos, la gran figura de este equipo y el referente de una generación, Clint Dempsey, está fuera de la convocatoria. Con Michael Bradley, Tim Howard y Jozy Altidore al frente, Klinsmann ha llamado también a futbolistas jóvenes, la mayor parte de ellos inmersos en la liga alemana: Julian Green (Bayern Munich), Aron Johannsson (Werder Bremen), Bobby Wood (Hamburgo) y hasta la joven sensación de 17, 18 años del Borussia Dortmund, Christian Pulisic. Futbolistas jóvenes que deben garantizarle un futuro promisorio a esta selección y que pueden traducirse también en un arma de doble filo para la noche del viernes en el Estadio del Columbus Crew.

México podría estar mejor que Estados Unidos en términos estrictamente futbolísticos, pero se trata de un partido "Clásico", y entonces se involucran otro tipo de cuestiones que pueden afectar o encaminar el rumbo de la noche.

Aún con lo mejor que cuenta, México no tiene garantías. El juego requiere de carácter y de personalidad y la última vez que la selección fue llevada y forzada a una escenario en el que se requerían ese tipo de condiciones, el marcador, frío y contundente en Santa Clara indicaba: "México 0, Chile 7...".

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Chivas
Imago7

No hay otra forma de llamarle. En tan sólo unos meses y después de que el club había probado con todas las fórmulas, los estilos y las personalidades posibles, y donde había además había tocado fondo en su crisis, llegó el personaje esperado. Matías Almeyda ha cambiado a Chivas en todos los sentidos: en la cancha, donde es un equipo competitivo, fuera de ella, donde la comunicación fluye de manera clara y directa, en la relación con los aficionados y hasta en convivencia con Jorge Vergara que nunca fue sencilla para un entrenador del Guadalajara. Almeyda está convertido en una especie de "mago". Le ha dado a Chivas algo con lo que casi no contaba en la última época: esperanza...

LOS ANGELES, CA.-La cabellera larga que parece atrapada en los años setenta. La mirada de inocencia que no "mata ni una mosca" y su andar pausado, incluso cuando parecía que había que tener prisa para "salvar" una situación que apremiaba. Debió haber llegado de "otro mundo", porque ha traído calma, coherencia y tiempos de bonanza en una cancha y en un ambiente donde en los últimos 10 años eso parecía lejos de ocurrir. Es casi un "mago", un "alquimista" que le dio a las Chivas algo que no tuvo ni con Johan Cruiyff: esperanza...

La impresionante recuperación en la salud de Chivas, que puede traducirse este miércoles con un nuevo trofeo para su historia, parece tener un sólo "culpable": Matías Almeyda.

Semana a semana, presentación con presentación, el entrenador argentino le ha entregado una nueva fisonomía competitiva al tradicional. Un equipo de futbol que no sólo responde con resultados, sino que también intenta hacerlo por la vía adecuada, por los conductos que marcan y han marcado la leyenda del club: Tratar de jugar bien y por consecuencia conseguir los puntos.

Almeyda ha sido lo mejor que le ha pasado a este Chivas desde que comenzó la polémica era de Jorge Vergara como propietario. Y estoy seguro de muchos me dirán que no ha conseguido todavía el ansiado campeonato como lo hizo Jose Manuel 'Chepo' de la Torre hace casi 10 años, pero no podemos ni debemos olvidar que Almeyda llegó en el peor momento deportivo en la historia de la institución. Y que con un trabajo sólido, con decisiones acertadas, con mucho orden, y una comunicación clara y estrecha tanto con los futbolistas, con el dirigente José Luis Higuera y con el propio Vergara, no sólo ha logrado estabilizar los números de las Chivas, también lo ha puesto a competir en el sitio donde debe estar.

Los "signos vitales" de Chivas de hoy no tiene problema alguno y "amenazan" con estar cada día mejor: Almeyda puso la presión a 120-80, aceleró las pulsaciones a casi 200 por minuto y le "inyectó" vitaminas a un club que había perdido la ideas y hasta lo motivación en el campo de juego. Chivas se ha alejado -y se sigue alejando- de los temas en la porcentual, ha ganado un par de Copas (la Copa MX del Apertura 2015 y la Supercopa del 2016 que le da un sitio en la próxima Libertadores) y hoy esta ante la posibilidad de levantar un trofeo más en La Corregidora de Querétaro además de que va a clasificarse a la liguilla por el campeonato, donde tendrán, sin duda, posibilidades poderosas de pelear por el ansiado título de Liga. Si a ello le sumamos los dos triunfos (Liga y Copa) en el Clásico ante América, veremos que el panorama ha cambiado rotundamente desde el día mismo en que llegó a Guadalajara todavía con 'Chepo' dirigiendo la práctica en Verde Valle.

Con sus altas, sus bajas, sus momentos irregulares, ganando, perdiendo y empatando, con jugadores de cantera, con los refuerzos que han llegado, con inteligencia, Almeyda le ha devuelto a Chivas una condición competitiva, una personalidad y un estilo de juego propio. Y ello es suficiente para alentar el ímpetu pasional que es capaz de generar un club de estas dimensiones mediáticas. En los días de Almeyda, Chivas sabe lo que quiere y sabe cómo lograrlo.

Matías Almeyda ha sido casi un remedio milagroso para Chivas. Un "mago", un "alquimista" que ha traído esperanza en una cancha, en una tierra y en un entorno donde eso estaba lejos de existir...

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Nunca antes un enunciado de Jorge Vergara había sido tan elocuente con lo que vimos y vemos en la cancha de juego. Chivas ha desarrollado un futbol que además de ser atractivo en la pupila del aficionado, es ampliamente competitivo. Puede faltarle algunas cosas, puede de pronto tener sus carencias, sus limites, sus "miedos", pero también puede competir y ganar. ¿Chivas, por la Copa? ¿Chivas, por la Liga? Chivas, para todo y por todo...

LOS ANGELES, CA.- Para todo y por todo...

Chivas envió un claro mensaje desde el mismísimo Estadio Azteca y desde un escenario que, si bien es mediático, no ha recibido, en esencia competitiva, el valor que tendría que tener: la Copa MX.

Pero este Guadalajara intenta y por momentos juega bien al futbol. Eso no sólo se le agradece, también se le venera en una liga plagada y colmada de futbolistas extranjeros. Un equipo de futbol, integrado sólo por elementos mexicanos, que toma la pelota, la maneja, avanza, busca por los costados, en combinaciones y que aunque muchas veces sufre por la falta de contundencia, está ahí, peleando por el resultado, acariciando la victoria, buscando protagonismo.

Jorge Vergara ha dicho esta mañana en el programa Raza Deportiva de ESPN que Chivas va por el doblete. Y por primera vez, en mucho tiempo, Vergara no habla como "el vendedor de ilusiones" que siempre es, habla con la realidad de que lo vemos y lo que sentimos en la cancha: un equipo que puede ganar o perder ante Tigres, Pachuca, Tijuana, América o cualquier contendiente, pero que está ahí y que sobre todo trata de jugar bien al futbol.

La final de Copa será complicada para Chivas. Vucetich y los Gallos Blancos se lanzarán por ella como "náufragos", desesperados por ganar algo, pero Chivas puede sacar el resultado de Querétaro y marcharse a "La Minerva" con un trofeo que si bien no llena todas sus expectativas, es un trofeo y los equipos grandes están para eso, para recoger trofeos.

Y luego vendrá la liguilla. Y ahí, aunque promete ser mucho más complicado, Chivas podrá afrontar sin limitaciones, rodeado y alentado por la pasión que significan sus colores, la lucha por el titulo.

Damas y caballeros, Chivas está por todo y para todo...

¿VESTIRLAS DE VERDE?

"Que vistan a las Chivas de verde...".

Esa era, casi siempre, la sentencia de los viejos aficionados cuando la selección mexicana no andaba bien. Los tiempos, obviamente, han cambiado, pero hoy parecemos tener ante nuestros ojos a un club que juega únicamente con mexicanos y que alcanza, más allá de los resultados, un nivel, una esencia y un estilo de juego al que no termina de llegar el equipo que viste de verde y que representa los intereses futbolísticos de México.

No le estoy sugiriendo a Juan Carlos Osorio -porque además no soy nadie para sugerírselo- que transforme a las Chivas en el equipo que dentro de muy poco afrontará el inicio de la eliminatoria mundialista, pero esta claro que el Guadalajara no sólo debe ser la "base doméstica" de esta selección, sino también un modelo a seguir para las condiciones apropiadas de juego de un equipo conformado por once mexicanos en la cancha.

Es un tema de velocidad. Chivas juega más rápido que nadie. Y todo parece partir desde un mediocampo "endemoniado", donde Matías Almeyda ha logrado sacar el mayor provecho de nombres como el del "Conejito" Brizuela, el de Orbelín Píneda y el de Carlos Cisneros. A ese ritmo de juego, con "el turbo" encendido, casi nadie le puede competir a Chivas en el futbol mexicano, aunque siempre habrá algunos otros agravantes o circunstancias que le permiten llegar o no al resultado. El Guadalajara ha ganado dos Clásicos en pleno festejo del centenario americanista, pero más allá de lo que ello implica pasional y mediáticamente, está el hecho contundente de que ha sido mejor que su rival en cada centímetro de la cancha y en cada minuto del partido.

Tampoco es necesario contradecirnos. Los aficionados mexicanos al futbol suponen y suponen bien que la base de la selección mexicana está depositada en aquellos futbolistas que actúan en las ligas de mayor desarrollo del mundo, es decir, el escenario europeo. Futbolistas como Layún, Guardado, Moreno, 'Chicharito', Herrera, 'Tecatito' Corona, Ochoa, y más recientemente Marco Fabián deben ser el sustento competitivo de una selección mexicana. Nadie tiene duda de eso. Sigo pensando que mientras más jugadores tenga el futbol mexicano en el futbol europeo, mayor será su avance y mayor será su posibilidad de acercarse a las grandes potencias.

Lo de Chivas, sin embargo, es una bocanda de aire fresco, que no debe servir de presión, sino de ayuda y ejemplo de cómo puede y debe conducirse un equipo conformado por once mexicanos en la cancha. No se trata, evidentemente, "de vestir a las Chivas de verde", pero sí que se pueden tomar algunos de los adeptos, de las esencias, de las condiciones, de las formas y de los modelos que atractivamente nos presenta ese equipo en la cancha. Enhorabuena, para un futbol plagado de extranjeros que el equipo que mejor juegue sea uno que lo hace solamente con nativos en un aliciente extra.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


América
Mexsport

¿Quién se juega más? Los dos, pero creo que en el América habría una repercusión mayor por un mal resultado ante las Chivas en este Clásico de Copa que no estaba en los planes de nadie y que de pronto se ha interpuesto en el camino de ambos como un "estorbo" o como una "gran oportunidad". Presión hay en los dos equipos, necesidad también, pero me parece que América se juega más, porque nadie puede ni debe olvidar que está en su festejo del Centenario y que no puede perder dos Clásicos consecutivos en tan solemne celebración.

LOS ANGELES, CA.- Los dos saben, muy bien, lo que hay y hasta lo que no hay en juego.

América y Chivas conocen los riesgos de la noche del miércoles en Santa Úrsula. Puede que para uno sea más significativa que para el otro, pero ambos comprenden que futbolística y mentalmente, el juego y el resultado de un Clásico, que no estaba en los planes iniciales, puede ser determinante para su futuro inmediato.

Y sin embargo, trataré de colocar el balón en la cancha de alguien. Lo pondré en la del América. Creo que, dentro de todo, hay más urgencia en ellos que en las Chivas. Primero, porque se juega en la casa del "festejado". Segundo, porque precisamente seguimos inmersos en el Centenario americanista, tercero porque todavía esta fresco lo que ocurrió a finales de agosto en un Clásico por la Liga (el -0-3) y por último, por la necesidad, más que el deseo, de que el América adquiera finalmente los aromas y las formas de su "nuevo" entrenador. Hasta ahora, Ricardo La Volpe ha llegado a los campos de Coapa, pero no el famoso "Lavolpismo", la esencia y el estilo de juego que finalmente lo tiene dirigiendo hoy a uno de los grandes clubes de México y del continente.

El América no puede fallar, porque una nueva derrota ante Chivas detendría el aparente avance que ha tenido en las últimas semanas y le pondría con un semblante triste de cara a una inminente liguilla. Le privaría, además, de un trofeo, que si bien no tiene "el peso ni los tamaños" para satisfacer su necesidades, es un trofeo, y como un club "grande", que está festejando algo importante, es necesario tomar el trofeo y colocarlo dentro de sus vitrinas. La Volpe sabe que puede aprovecharse bien de la noche del miércoles para alentar su entorno, el de los futbolistas y sobre todo el de los aficionados americanistas. Mejor oportunidad que esta, no existe.

No estoy abriendo "el paraguas" de Chivas. En caso de una "tormenta", el Guadalajara también "se empapa" y "se enferma". Su futbol requiere regularidad y validez en cuanto a los resultados. De nada le sirve jugar bien si no gana los puntos y envía mensajes contundentes de que puede competir por el título. Es, también, una oportunidad maravillosa para arruinar la fiesta de su enconado rival deportivo. Nada mejor que hacerlo en el Azteca y nada mejor que ganarle dos Clásicos el justo en la época donde hay una fiesta tan solemne y pomposa. El Centenario del América puede ser recordado porque Chivas le ganó dos Clásicos. ¿Se lo imagina usted?

Y volviendo a La Volpe, un personaje esencial en lo que pueda ocurrir dentro de este semifinal de Copa, habrá que recordar que en su primera etapa como entrenador del América dejó intempestivamente su puesto tras un Clásico, un Clásico terrorífico que perdió por 5 goles (verano de 1996) y que ha sido sin duda una de las grandes humillaciones en la época moderna del América. La Volpe sabe lo que vale el partido.

¡Cuidado! Peligro al frente. Un juego, una semifinal de Copa que no debe espantar a nadie y que debe ser una oportunidad para los dos, pero América y Chivas saben que el valor del miércoles en Santa Úrsula es preciado y que nada será igual después del resultado...

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


América
Mexsport

El Centenario del América ha pasado por polémica más allá de la cancha y de algunos hechos que parecen no corresponder a la categoría de un club como América ni a lo que representa como empresa, pero la cancha sigue siendo el punto más importante. Y ahí, el América también ha quedado a deber. Está en semifinales de la Copa y está en camino a la liguilla, y sin embargo, no termina por convencer en su funcionamiento y en su profundidad. ¿Lo podrá hacer? ¿Podrá levantar los trofeos para darle a sus aficionados el festejo apropiado de sus 100 años? Ya lo veremos...

LOS ANGELES, CA.- Entre el polémico himno, el escudo, el mosaico y en general un pobre festejo del Centenario, el América tiene que avocarse a lo más importante de todo: la cancha. Y la pregunta ahí es: ¿"Los bigotes" de La Volpe son verdaderos o también son parte de un "plagio" del pasado? En la cancha, tampoco las cosas parecen muy claras para el América. El equipo ha sumado puntos en la Liga y ha logrado pasar a las semifinales de la Copa MX, pero el futbol que prometía la llegada de Ricardo La Volpe no ha aparecido aún. Según el propio entrenador argentino, ese futbol podría asomarse durante la fase de la liguilla. El América es un equipo popular y mediático y como tal, lo que ocurre en su entorno, no deja de ser importante.

Pero dejaré que expertos en la materia definan si el himno fue o no plagiado de uno del Sevilla o si hay similitud de su escudo con otros. O si los festejos del Centenario no han estado acorde con lo que significa el club y la empresa que es dueña del club. En futbol, exclusivamente en futbol, La Volpe no ha terminado de plasmar sus ideas y/o sus futbolistas no las han entendido. El equipo intenta, por momentos, atacar por las bandas, pero muchas veces se pierde en la confusión y deja de ser productivo. El tiempo y la pasividad -irregularidad- de la Liga es el principal "aliado" de este América, aunque de combinarse algunos resultados, los tendríamos en una buena prueba -una revancha-- en un Clásico ante Chivas por las semifinales de la Copa MX. En lo dicho: la mejor forma de festejar el campeonato en el América es con trofeos. Hay dos en disputa -bueno, tres si agregamos el Mundial de Clubes que es prácticamente imposible ganarlo- pero si el América mete a sus vitrinas esos dos trofeos y brinda un Mundial competitivo y decente, entonces, lo del himno, lo del escudo, lo del mosaico y hasta si los "bigotes" de La Volpe son falsos, pasará a segundo termino.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Oleaje brusco y marea alta... El "mar" de la selección mexicana está justamente en el sitio y bajo las condiciones que siempre ha afrontado. El entrenador nacional dice que le exigen como si este futbol hubiese ganado algo importante alguna vez. Entiende o ha empezado a entender la presión del banquillo de la selección, el mismo que alguna vez sufrieron Menotti y Sven Goran Erikkson como extranjeros y Aguirre, Meza, Lavolpe, 'Chepo' y Hugo Sánchez entre los mexicanos. La afición mexicana es exigente y cierto sector del periodismo también lo es -somos-. Hoy, hay indicios de una nueva "tormenta", y puede ocurrir, pero de lo que podemos estar seguros es que el entrenador colombiano sabe justamente en lo que está metido...

LOS ANGELES, CA.- "Me exigen como si este futbol hubiese ganado algo importante alguna vez...".

La frase es de Juan Carlos Osorio...El viernes por la noche, en el programa Nacion ESPN.

El entrenador colombiano no ha dicho ninguna mentira y al mismo tiempo parece haber empezado a sufrir y también a demostrar las primeras reacciones por la presión que significa para un entrenador el banquillo de la selección mexicana de futbol, el mismo sitio donde alguna vez sufrieron Menotti y Sven Giran Erikkson como extranjeros, Aguirre, Lavolpe, Enrique Meza y Hugo Sanchez entre los mexicanos. El puesto de entrenador de la selección mexicana de futbol, la mayor parte de las veces, el sitio más solitario, inestable y surrealista del mundo.

Osorio no ha dicho ninguna mentira. La afición mexicana suele ser exigente y alguna parte de la crítica o de los medios de prensa -cada día más escasa, por cierto- suele ser dura y concisa al momento de exigirle a la selección. Todo ello se conjuga para entender que más allá de que México no es una potencia mundial en el futbol, entorno que rodea a la selección, tiende a presentar condiciones especiales. México no es un Pentacampeón mundial como Brasil, pero sus seguidores y su presión es la misma que rodea a la selección "Verdeamarelha".

Y eso no es malo. Que el aficionado anhele una posición y que exija en el campo resultados y funcionamiento es bueno. También sería bueno, por supuesto, que los dirigentes entiendan que para algún día alcanzar esos niveles en los que ya se siente el aficionado mexicano, se requiere respetar proyectos, tiempos, procesos y apoyar aun con mayor ahínco en los días donde la urgencia y la desesperación apremian, como aparentemente ocurre ahora, de cara al inicio del hexagonal final de la Concacaf.

Lo único que hizo Juan Carlos Osorio es decir la verdad y al mismo tiempo reafirmó la gran pasión que existe en México y en Estados Unidos de los aficionados mexicanos para con su pasatiempo nacional: el futbol... Osorio debe entender que entender y sortear esa presión es parte de su trabajo. También, que al final del día ha llegado, como él mismo lo dice, a una "tierra virgen" en lo futbolístico, a un futbol que se siente más de lo que realmente es y que él fue contratado para lograr los resultados y el funcionamiento para conducir a México hasta "el siguiente nivel". Por lo que yo entiendo, ese "siguiente nivel" no sólo significa ganar un boleto mundialista, también con lleva alcanzar ese sueño o ilusión que el aficionado mexicano cree que ha alcanzado: la cercanía a las grandes potencias de este deporte. "Me exigen como si este futbol hubiese ganado algo importante alguna vez". Juan Carlos Osorio ha entendido el mensaje y lo mejor de todo es que parece estar muy consciente de la situación, de la responsabilidad y del reto que afrontará en las siguientes horas...

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Así podría llamarse la nueva obra que propone el llamado de Juan Carlos Osorio para los choques amistosos ante Nueva Zelanda y Panamá. Yo creo que es una nueva oportunidad. Lo es para futbolistas de gran talento como Giovani y Jonathan dos Santos, Marco Fabián de la Mora y Alan Pulido, así como la promesa de que Carlos Vela estará en noviembre para los partidos eliminatorios oficiales. Jugadores de una gran condiciones técnica y táctica en la cancha, pero muchas veces lejos del compromiso moral que requiere vestir la camiseta de una selección. Veremos si esta vez aprovechan la nueva oportunidad.

LOS ANGELES, CA.- Una nueva lista de Juan Carlos Osorio refleja y resalta la precaria necesidad que tiene la selección mexicana de encontrar talento y profundidad. Osorio necesita ya un equipo competitivo ante Estados Unidos y ante Panamá y va a recurrir, contra sus ideales, a futbolistas que aunque no atraviesan por su mejor momento, pueden terminar dándole la cuota de calidad que tanto necesita.

Los llamados de Giovani y de Jonathan dos Santos parecen totalmente justificables, siempre y cuando exista un compromiso moral en ambos jugadores. El de Marco Fabián también obedece a cierto nivel futbolístico. El de Alan Pulido, en cambio, es un ejemplo perfecto de la época que vive el futbol y los futbolistas mexicanos. Con poco, con muy poco, tiene la oportunidad de vestirse de verde.

Giovani dos Santos
Getty Images
Algunos de los otros llamados de Osorio para los amistosos ante Nueva Zelanda y Panamá también atraen grandes dudas. Por ejemplo, el de Oswaldo Alanís, defensor de Chivas, que no juega desde noviembre y el de Jordan Silva, del Toluca, sin minutos aún en el torneo.

Creo que Osorio ha entendido que trabaja bajo un “ultimátum” y que de los resultados que obtenga en los dos partidos eliminatorios de noviembre próximo estará depositado su futuro. Necesita encontrar rápido un equipo, con talento, con imaginación en la cancha y con la capacidad de obtener resultados.

Quizá el único nombre que haya falta en esta lista es el de Carlos Vela, pero, según pudo saber y entender, el delantero de la Real Sociedad será llamado para los partidos oficiales. El jugador no está físicamente al cien por ciento y atraviesa por un inicio de temporada irregular del equipo donostiarra. Tarde que temprano, Vela estará en el equipo de Osorio.

Algunos observadores creen que la última lista de Osorio refleja también la necesidad de terminar con las famosas “rotaciones” y buscar un cuadro base, solido, que tenga quizá un par de recambios, pero que establezca de una vez y para siempre quienes serán los pilares del equipo. Otra condición, en tiempos de desesperación, que parece ir contra los ideales del entrenador nacional.

Festejo los regresos de los hermanos Dos Santos. En ellos hay futbol y hay talento. Esperemos que exista disposición. Me queda claro con Alan Pulido había un tema de veto, de persecución federativa por los líos contractuales con Tigres ++eso quedo confirmado++, me queda claro también que no tenia ni los minutos ni el juego para ser seleccionado, pero que también me queda claro que tiene potencial y que debe aprovechar esta oportunidad. Marco Fabián es un jugador de selección que podría parecerse a muchos que en la historia de nuestro futbol han terminado desperdiciando su maravilloso talento. Nuevo llamado, nueva oportunidad. Esperemos que no se quede en el vacío.

Corre el tiempo para Osorio y para la selección mexicana.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El América gana por la Liga y gana por la Copa, pero todavía no termina de convencer a nadie. Existe, sin embrago, la esperanza de que en algún momento ese futbol que pregona la escuela de su nuevo entrenador llegue e irrumpa justo en el festejo del Centenario. Por ahora, solo por ahora, le alcanza con esto. Mañana, quien sabe…

LOS ANGELES, CA.- El América ha dejado de jugar “a pelotazos”. Ahora juega a…

No, dos juegos, dos triunfos después, el “Lavolpismo” no ha hecho aún su arribo a Coapa. El que sí llego fue él, Ricardo Lavolpe y con eso le ha bastado al América para vivir esperanzado en medio de su “fiesta del Centenario”. El “Lavolpismo” puede tardar, puede llegar, puede terminar ausentándose, pero el América, con Lavolpe, será competitivo por la Liga, por la Copa y por el juego ante el campeón asiático del Mundial de Clubes.

Imago7
Existe la ilusión, más que la confianza, de que con el paso de los días el América adquiera el estilo del famoso entrenador. Tiene futbolistas para hacerlo, sí, pero tiene que trabajar mucho. El América del sábado, ante Pumas y del miércoles, contra Veracruz, dejó de tirar tantos pelotazos, pero tampoco jugó a nada en concreto. Ganó un Clásico y ganó un boleto a instancias adultas del torneo de Copa. Por ahora, con eso le alcanza.

No hay que olvidar que los mejores momentos de La Volpe se dieron casi siempre con equipo basados en futbolistas jóvenes. Era ahí donde el estratega aprovechaba sus conocimientos, su experiencia y su temperamento para obtener los mejores resultados. Cuando La Volpe dirigió a equipos de los denominados “grandes” (América, en su primera época, Chivas, en dos ocasiones y Boca Juniors en la Argentina) no obtuvo los resultados deseados. Tiene, entonces, un nuevo reto en un equipo que tiene jugadores hechos y aparentemente derechos.

Hasta ahora nadie ha salido a felicitar a los dirigentes del América por una jugada que yo la llamaría “maestra”. No sé si fue idea de José Romano o de Ricardo Peláez o de alguien más, pero han tomado la decisión más inteligente en un momento delicado. ¿Por qué? Muy sencillo. Traer a La Volpe significa traer al estilo que históricamente le agrada al aficionado americanista. Si Lavolpe triunfa, habrá sido un logro también de los dirigentes que confiaron en ese proyecto o en ese remedio. Si La Volpe llega a fracasar ++que puede suceder++ habrán perdido con el mejor disponible en el mercado y tratando de darle al aficionado lo que finalmente quería. Insisto: una “jugada maestra” de Romano o de Peláez, donde además, el presidente deportivo nos da una “cachetada con guante blanco” a aquellos que pensábamos que él no era capaz de trabajar con un entrenadores de otro tipo de personalidad que no fuesen en su momento Miguel Herrera y después Ignacio Ambriz.

Los detractores de La Volpe existen. Y están bien, justo en su sitio. No me imaginaria a Carlos Reinoso en otra posición, ni tampoco a Antonio Carlos Santos o al propio Daniel Brailovski. Los americanistas defienden su territorio y entienden que el “Lavolpismo” nació y pertenece a otros lares, en otros colores y en otra filosofía. Ellos serán “los fiscales” del proceso de Lavolpe en el América. Insisto: están haciendo lo correcto.

El “Lavolpismo” no ha llegado aún a Coapa, pero existe la esperanza de que en algún momento lo haga. Con eso alcanza, por ahora...

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO