Javier "El Chicharito" Hernández ha logrado una cifra que no lo engloba totalmente como el personaje que es y significa para el futbol mexicano en el competitivo escenario de las ligas europeas. Algunas temporadas más tarde, el jugador del Bayer Leverkusen alcanza los 100 goles, pero más que un número, una estadística, una marca o récord, Javier Hernández es la mejor personificación de un "luchador" que sabe, más que esconder sus carencias, aprovecharlas para ser mejor. No es Cristiano, no es Luis Suárez, no es Ibrahimovic. Es "El Chicharito" y lo que para muchos es una desventaja, para él es una gran ventaja...

LOS ANGELES, CA.- Parece complicado suponer que, apenas algunos años más tarde de aquella fotografía en la que aparecía junto a Jorge Vergara en la oficina de Sir Alex Ferguson, la cifra rondaría los 100 goles en el futbol europeo. Sobre todo, si más que un delantero, un goleador, un "killer del área", se trata de un "sobreviviente".

Javier "El Chicharito" Hernández dio algunos pasos hacia atrás, sólo para tomar distancia y comenzó a correr hacia al frente, tal y como ha sido su destacable y yo agregaría impresionante carrera en el futbol europeo: un "hat trick" el fin de semana en la Bundesliga le ha puesto tan sólo un gol de la marca de los 100 en Europa y ha confirmado que viene por otra temporada competitiva y sana en el futbol europeo.

Justo a tiempo: Cuando empezaban a aparecer algunos rumores, sospechas, miedos, "El Chicharito" tomó otra vez el mando de su carrera. Ha hecho 21 goles en la Bundesliga, había logrado 37 en la Premier League, 7 en España, 13 por la Champions, Europa League, torneos de Copa: la de Rey, de la FA, la Comunnity Shields. Un goleador se le mide en goles y el mexicano está consciente de ello.

Pero lo más trascendente en la trayectoria del "Chicharito" ha sido la forma en la ha podido adaptarse a diferentes niveles de competencia. Lo hizo cuando irrumpía desde la banca en el Manchester United, en las pocas oportunidades que recibió vestido de blanco en el Real Madrid y lo ha hecho también en el sitio donde pudo haber encontrado su mejor forma, el del Bayer Leverkusen alemán. Con las críticas, con las dudas, con la incertidumbre, "El Chicharito" ha puesto trabajo, dedicación y profesionalismo. ¡Problema resuelto!

Mónaco vs. Leverkusen
Getty Images

Ejemplo de cómo sobrellevar una carrera en la cancha y en la vida misma: cuando, en apariencia, no posees "las armas" que tienen los demás, pones personalidad y carácter. Y ello, sino iguala totalmente tus carencias, te lleva a un estado donde sigues compitiendo y donde tarde que temprano, obtienes la recompensa que buscas.

Comparar a Javier Hernández con otros futbolistas, delanteros y goleadores mexicanos en la historia resulta incómodo y hasta peligroso. Puede que tenga la aceleración de uno y no el disparo del otro. Puede que jamás alcance la perfección técnica de un rematador nato e implacable como Hugo Sánchez, pero se defiende con la cabeza y con los dos perfiles. Necesita un par de segundos de distracción en el defensa, algunos centímetros de ventaja. El gol del "Chicharito" es posible.

Cien o casi 100 goles después, "El Chicharito" sigue siendo algo más que un delantero, que un goleador, que un "killer del área": es, sin duda, todo "un sobreviviente...".

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Puede resultar en algo "maravilloso" o puede terminar siendo una "catástrofe". Pero ese el riesgo que existe para casi todo en la vida. De lo que podemos estar seguros es que La Volpe no traicionará su filosofía por la urgencia que tiene el América de obtener los resultados. El América saldrá a partir de este sábado por la noche en el Azteca a jugar con un esquema apegado a lo que ha caracterizado al entrenador en los últimos 30 años. No hay de otra. Puede tener éxito o puede "joderse". Así es el futbol y la vida misma...

LOS ANGELES - Puede triunfar o puede fracasar, pero Ricardo La Volpe, aún presionado por la urgencia que tiene el América, no va a traicionar sus convicciones y su estilo futbolístico.

Insisto: puede resultar, puede que no, pero a partir de este sábado por la noche veremos a un América intentado jugar al estilo que ha marcado la famosa corriente "Lavolpista" en los últimos 30 años.

La "gran ventaja" -bien entrecomillado- es que tiene, aparentemente, un plantel poderoso que le permite probar con diferentes nombres un mismo concepto futbolístico. El América no debe olvidar que, en apariencia, con uno de los planteles más profundos y poderosos de la Liga llego a jugar "a nada" con Ignacio Ambriz. El equipo se extravió. Cometió graves errores defensivos, encontró distracciones, dejó grandes huecos y funcionó poco de medio campo hacia al frente. Los puntos, las victorias que el América rescató en la temporada se debieron siempre más al orgullo que al buen futbol.

Bellezas
ESPN Digital

Yo espero que a partir de ya, el América adquiera ciertos aromas que son parte del "futbol lavolpista": Una línea de 5, salida ordenada, balón en los pies, ataque por los costados, verticalidad, explosión y pocos "centros a la olla" para si Romero, Peralta o hasta Goltz cascan una y definen el juego. El América debe jugar como le gusta a La Volpe. De otra forma, no sería ni uno ni otro y continuaría extraviado.

La urgencia del América comienza este mismo sábado en el Azteca. Tiene un "Clásico" enfrente, otro "Clásico" y no puede permitirse perderlo. Dos entrenamientos no le bastarán a La Volpe para darle un cambio radical al equipo, pero su presencia, en la banca, en el vestidor, su motivación sí que puede reforzar el envión anímico y darle un empujón en la cancha. Ganarle a los Pumas colaboraría inmensamente con un inicio positivo de la segunda era de La Volpe en el América.

Al final del día, lo que hacen el futbol son los futbolistas. Ellos corren, meten la pierna, fallan el pase y disparan a gol. El América necesita que futbolistas como Rubens Sambueza, Oswaldito Martínez, Paul Aguilar, Oribe Peralta, "Miki" Arroyo, Goltz, Pablo Aguilar y el propio Moisés Muñoz eleven su nivel competitivo y entiendan muy pronto lo que La Volpe quiere de ellos.

Será interesante atestiguar lo que suceda a partir mañana por la noche. El América necesita jugar a lo La Volpe porque La Volpe no conoce otra filosofía de juego. Y a sus 64 años, con más de 30 de trayectoria como entrenador, no va a buscar otro camino para encontrar el triunfo.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El América hurga en sus posibilidades. Y surgen nombres y más nombres. La decisión es delicada, porque se toma primero, con "la cabeza caliente" y segundo, presionado por un Centenario. Pero es el América, y hay que afrontar ese tipo de responsabilidades. El cambio puede ser visto como una oportunidad para recuperar el estilo de juego que más les gusta a los americanistas. Ese que de algún modo encontraron con Miguel Herrera, que desapareció con Mohamed, que casi no frecuentó con Matosas y del que se olvidó con Ambriz. Decisión "grande" en un club "grande".

LOS ANGELES - Tomar decisiones con la "cabeza caliente" nunca ha sido recomendable. Supongo que el América está buscando enfriarse y tomar la decisión adecuada, entendiendo que podría apostar por un plan emergente para salir de esta crisis y cumplir con los festejos del Centenario, o, en medio de "la tormenta", planificar el futuro. Por más que se trata del América, hay pocos entrenadores -de cierto nivel- que aceptarían una propuesta para trabajar durante seis meses, con el reto de lograr el título y ganar, a destajo, un nuevo contrato. Hace ya algunos años, Ricardo Peláez hizo algo parecido con un entonces necesitado Miguel Herrera. Hoy, no aparece un nombre como del Herrera. En el América la decisión no es sólo de Peláez. Es una empresa grande, con muchos puntos de vista, intereses y un dueño apasionado por su equipo de futbol. En Televisa hay que seguir ciertas líneas y conductas, pero estoy seguro, de que Emilio Azcárraga será quien baje o levante el pulgar para definir quién es el entrenador del América.

Pelaéz
Imago7
Dentro de esta vorágine con el popular club capitalino también existe una gran oportunidad para volver al estilo de juego que tanto les gusta a los americanistas. Ese mismo estilo que alcanzaron a contar con Miguel Herrera, que no tuvieron con Mohamed, que no alcanzaron con Matosas y que jamás vislumbraron con Ambriz. Un estilo pleno, ofensivo, abierto, goleador, espectacular. Ese América ha aparecido tibiamente en los últimos cuatro años, mientras la era Peláez ha conseguido un par de títulos liga y otros de la Concacaf. Peláez está tentando por la línea "Lavolpista", atlantista y hasta la del ex dirigente José Antonio García, la misma que en su momento le produjo a Miguel Herrera. Está claro que no sólo pretende resultados, también está presionado por darle al América el estilo y las condiciones de juego que mejor le favorecen. La "cabeza caliente". La fecha del 12 de octubre, muy próxima, la oportunidad maravillosa -diría yo- de jugar ante el Real Madrid en el Mundial de Clubes y una decisión que no se puede tomar a la ligera. El América no es un club para pensar en uno, dos o tres meses. En el América hay que tomar decisiones grandes porque se trata de un club grande.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Decio de María ha dicho que la selección mexicana podría explorar nuevos horizontes más allá del Estadio Azteca. ¡Al fin! Por fin se ha dado cuenta de que el futbol no se hace a través de las ventajas que pueda otorgarte un escenario. El futbol se hace en la cancha, se juega y se pierde siendo mejores o peores que el rival en temas exclusivamente de juego. La verdad siempre viene escondida o disfrazada en el futbol mexicano. Me parece que detrás de este anuncio hay, en camino, una sanción de FIFA por los gritos homofóbicos de algún sector de los aficionados. Sea como sea, a Mexico le viene bien dejar "la tutela" del Estadio Azteca.

LOS ANGELES, CA.- ¿La altura? ¿La presión de los aficionados? ¿O no será acaso que la selección mexicana alista su salida del Azteca ante el temor una venidera sanción de la FIFA?

La verdad siempre viene envuelta de diferentes sabores, olores y formas en el futbol mexicano. Para no variar, Decio de María ha dicho una verdad a medias.

Imago7

La única realidad tajante en este asunto es que el Estadio Azteca ha dejado de pesar a favor de la selección mexicana. Pero aún dentro de esa creencia hay muchos tabúes. Los estadios, los graderíos, los climas, las superficiales, el ambiente y hasta la condición geográfica dejaron de pesar hace mucho tiempo en el futbol internacional. Si México suponía que arrasaba con sus rivales gracias a las altitud de la ciudad de México, al apoyo incondicional de los más de 100 mil aficionados y hasta a la polución del aire, esta o ha vivido equivocado. En el futbol de hoy, se gana con futbol, con trabajo, con dedicación, con profesionalismo al máximo.

Las mejores selecciones del mundo juegan indistintamente en cualquier cancha, en cualquier clima, en cualquier condición y lo hacen siempre amparados por su nivel de juego.

El otro tema que sacude esta historia es la amenaza velada de FIFA de castigar al futbol mexicano o al Estadio Azteca por el grito homófobo de cierto sector de los aficionados cuando el portero visitante esta realizando un despeje de meta. La situación se ha mantenido a pesar del programa que lanzo hace algunos meses la FMF para pedirle a los aficionados prudencia y respeto.

La hipótesis de que los futbolistas mexicanos son los propios afectados por la altura de la ciudad es aceptable. El hecho de los aficionados en el Azteca reclamen y de algún modo hostiguen a los jugadores cuando no funcionan en el campo de juego, es algo natural y yo diría que beneficioso en muchos sentidos.

Hace tiempo que algunos de nosotros urgíamos a la Federación o a quienes controlan a la selección mexicana a dejar la "tutela", la "coraza" del Estadio Azteca y buscar nuevos rumbos para la selección, que al mismo tiempo le darían el carácter y la determinación a los futbolistas para actuar y conseguir resultados en cualquier cancha del México o del mundo.

Hemos cargado con el Estadio Azteca desde hace más de 50 años. Lo hemos tenido en dos mundiales, en diferentes eventos y juegos internacionales y... ¿de qué ha servido? ¿El futbol mexicano o la selección mexicana ha sacado un provecho autentico del escenario? ¿Con el Azteca a los hombros se ha logrado el campeonato del Mundo o el paso al siguiente nivel? No, hoy, no se gana con lo que rodea al juego, se gana con el juego, con futbol, futbol y más futbol.

 @Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


No encuentro la forma de explicar, no de justificar, lo que le sucedió o mejor dicho lo que le volvió a suceder a Cruz Azul el sábado pasado. Los "por qués" y lo "quién sabe" se apoderan del pensamiento y análisis de un club que siempre termina condicionado y sentenciado por sus propios miedos. Me declaró incompetente para deducir el exámen post-mortem de este equipo que viste de azul...

LOS ANGELES, CA.- Setenta y dos horas después me declaro incompetente para decir a ciencia cierta qué fue lo que le sucedió a Cruz Azul. La única pregunta que se me ocurre ahora es si fue más una gran virtud del América, una muestra del espíritu inquebrantable de su camiseta o fue otra vez Cruz Azul. ¿Fue otra vez Cruz Azul y sus miedos, sus caídas estrepitosas, su comportamiento bipolar, su "enfermedad" de los últimos 20 años? ¿Qué fue lo que paso? No lo sé. En apariencia, la llegada de Tomás Boy, su fuerza, su coraje y su personalidad ayudarían a darle a este club lo que le ha faltado en los últimos tiempos. Me acuerdo bien que dentro de mis reflexiones sobre aquella final de mayo del 2013 siempre estaba un pensamiento que decía completamente convencido: "Con Tomás Boy en la banca de Cruz Azul, el América no le quita el campeonato". Billy Álvarez decidió darle al "pueblo azul" lo que en apariencia exigía y necesitaba. Y ahí están, otra vez, los resultados, los mismos resultados de siempre. Las redes sociales y algunos expertos siguen hablando de un tema "mental", que finalmente pudo haber marcado la diferencia en la cancha y en la historia del juego del sábado. Y sí, démosle esa misma justificación, pero no dejemos de asombrarnos cómo un grupo de futbolistas profesionales son capaces de caerse de tal forma, de dejar de correr, de pelear y de hacerlo con la propiedad técnica que habían mostrado en los primeros minutos del partido. Explicar lo inexplicable. Lo increíble es que mientras se iba "tejiendo" la historia futbolística del sábado la mayor parte de quienes veíamos el juego ya conocíamos el desenlace del mismo. Se percibía en el ambiente que Cruz Azul iba a entregar el partido y que el América estaba listo para la hazaña. Tampoco voy a entrar en la vorágine de que hay "una maldición" sobre Cruz Azul. Creo y respeto todo, pero creo más en el esfuerzo, en el valor y en la concentración del ser humano. Cruz Azul no está "maldito", como aseguran algunos. Más bien, habrá que decirlo, como seguramente lo dijeron millones y millones en el anochecer del sábado: "Maldito, maldito Cruz Azul".

 @Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Hoy, alcanzan un par de buenos momentos o partidos para ser llamado a la Selección Mexicana. Las lesiones, la apatía y negativa de ciertos futbolistas para ser citados, la baja en el nivel de juego del futbolista mexicano que cada día tiene menos oportunidades en la liga y hasta alguno que otro "veto" ha afectado la convocatoria de Juan Carlos Osorio y ha afectado también el nivel de juego y la jerarquía del combinado tricolor. Por ahora, nada de ello se ha manifestado directamente en resultados gracias a un proceso eliminatorio flojo, pero mañana, cuando haya que jugar en Estados Unidos o en Costa Rica, la historia podría ser distinta.

LOS ANGELES, CA.- Un par de buenos partidos. Ni siquiera eso, a veces bastan dos disparos y un gol en un juego para ser material de Selección Mexicana.

Todo se ha juntado en los últimos meses: primero, la lesión de futbolistas que generalmente son titulares. Después, la apatía y negativa de algunos para atender el llamado. Enseguida, la baja de nivel que presume en general el futbolista mexicano en una liga repleta de elementos extranjeros y por último, hasta un "veto" que imperaba o que aún impera por ahí sobre un futbolista que acaba de ser repatriado por Chivas al futbol mexicano. Todo ello ha colaborado para un "abaratamiento" de la selección mexicana, mientras trataba de completar, invicto, la primera fase de clasificación para el Mundial del 2018.

El domingo por la noche, mientras Juan Carlos Osorio hurgaba, casi con desesperación en su lista de convocados para poder suplir al lesionado Raúl Jiménez, Giovani Dos Santos se abrazaba de felicidad con sus compañeros en la esquina sur del Estadio de Carson. Minutos antes, el delantero mexicano del Galaxy había tocado suavemente el balón por encima del portero del Columbus Crew para decretar el agónico triunfo de su equipo en la MLS.

El degenerativo o repentino desgano de los futbolistas mexicanos por la selección nacional es algo que debería preocuparles a los dirigentes del futbol mexicano. De alguna u otra forma, jugadores como el caso de Giovani o de Carlos Vela han decidido dar la espalda al combinado mexicano cuando algunos años antes la selección significaba una puerta, una oportunidad o una vitrina de exposición que el futbolista siempre estaba dispuesto a aprovechar. Hoy, la Selección Mexicana es casi un pesar, sobre todo para aquellos jugadores que han podido abrirse un horizonte distinto en otro nivel competitivo.

Giovani ha dicho no a los llamados de Juan Carlos Osorio y apartemente la misma postura ha mantenido Carlos Vela. Más allá de sus niveles de juego, que han ido disminuyendo en los últimos meses, Vela y Giovani parecen tener aún más condiciones que algunos de los últimos llamados que ha hecho Osorio, abaratando, de una forma y otra, la condición de seleccionado nacional.

México terminó afrontando los últimos dos partidos previo al hexagonal sin Oribe Peralta, sin 'Chicharito', sin Jiménez, todos afectados por lesiones, pero la lista aumenta y se torna dramática cuando también aparecen lejos de la selección nombres como el de Giovani, el de Vela o el de Alan Pulido.

La selección se ha abaratado. No porque jugadores como Ángel Zaldívar (Chivas), Ángel Sepúlveda (Querétaro) o Martín Barragán (Atlas) no merezcan totalmente esa condición, pero parecía claro que el camino para llegar a una convocatoria en el pasado estaba más lleno de atributos, de buenos momentos y sobre todo de una regularidad.

 @Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La credibilidad futbolística de los rivales de México en esta fecha FIFA y en esta instancia de la eliminatoria mundialista no alcanzan para "limpiar" los escombros del verano futbolístico que propuso la selección mexicana. El Salvador y Honduras no tienen lo suficiente para borrar los episodios lamentables que tuvo México en la Copa América (destacando el 0-7 ante Chile) ni en el fracaso de los Juegos Olímpicos.

LOS ANGELES, CA.- Lo que México está buscando no lo va encontrar en esta fecha FIFA. Por más que busque o hurgue en "El Cuscatlán" o en "El Azteca", la redención está lejos de llegar... Las "aduanas" de El Salvador y Honduras no "limpian" ninguno de los escombros que el verano futbolístico dejó como resultado de las selecciones mexicanas. Ni ganando, ni jugando bien, ni goleando, México no encontrará respuestas a sus profundas dudas en la siempre "caliente" cancha centroamericana ni tampoco ante en la eventual posibilidad que tiene de tomar "venganza" ante Honduras -por aquel "Aztecazo"- y eliminarlo de una posible clasificación al Mundial del 2018. La doble jornada de Concacaf no sirve de nada. Y tiene, como siempre, cierto riesgo implícito en un futbol y en una selección que cuando confronta rivales aparentemente inferiores, suelen colocarse en su nivel y suele sufrir. En condiciones normales, una selección mexicana "A","B" o "C" o como la actual, cargada de ausencias por lesiones y de futbolistas que prefieren objetar alguna molestia antes que arriesgarse a una patada de un jugador centroamericano, debe y puede ganar sin problema. Lo que pasa es que enseguida aparece la mentalidad del futbolista mexicano, capaz de crear "fantasmas" y "molinos de viento" donde lo que en realidad existe son carencias y pobreza futbolística.

México vs. Panamá
Twitter
Para deshacerse del estigma del 7-0 de la Copa América e incluso del fracaso en los Juegos Olímpicos -ya a muchos dirigentes se les olvidó o quieren hacerlo olvidar- México necesita más que un par de juegos ante dos selecciones de nivel mediocre que hoy parecen incapaces de motivar una verdadera competitividad en la cancha. Entiendo bien que el equipo tiene ausencias -las más remarcadas son Javier "El Chicharito" Hernández, Oribe Peralta y "El Tecatito" Corona- y entiendo que Juan Carlos Osorio ha recurrido a elementos jóvenes -Zaldívar, Barragán, Sepúlveda- que podrían tener una oportunidad para mostrar sus argumentos, pero entiendo también que el futbol salvadoreño está pasando, para no variar, por una época de penuria y que Honduras también tiene sus limitantes y sus propios problemas. Lo único positivo del asunto es que México, en esta fase de la eliminatoria de Concacaf, previa al hexagonal final y definitivo, podría sacarse de una vez dos visitas que siempre le resultan -llamémosles "incomodas"- a San Salvador y a San Pedro Sula. Siempre será mejor para México hacer un viaje a Canadá que meterse a una cancha en Centroamérica. La otra condición de la jornada establece -en algunas "inteligencias"- que el entrenador colombiano de la selección mexicana podría estar jugándose su continuidad en la fecha FIFA, lo cual me parece una aberración, un extravió, un falta de respeto para un futbol que se jacta de ser serio y civilizado. Osorio no se juega nada como tampoco México puede, insisto, recuperarse futbolísticamente tras la dramática caída en la Copa América. A Osorio hay que dejarlo trabajar mientras las cosas no se pongan demasiado "dramáticas" para obtener el boleto mundialista. Esperemos que en tanto cumpla el requisito -porque eso es, un requisito- de clasificar a México al Mundial, también vaya moldeando al equipo y al futbol que todos los aficionados mexicanos quieren ver competir en un nivel más desarrollado. Osorio debe llevar a México sin problemas a Rusia 2018 y debe, también, el próximo verano, presentar un cuadro con solvencia futbolística, estilo, personalidad y que pueda hacer un papel digno en la Copa de las Confederaciones que antecederá al Campeonato del Mundo. Supongo que ese es el plan. Ni en "El Cuscatlán" ni en el Azteca ante Honduras hay lo que el futbol mexicano está buscando. Una redención de sus pecados, de sus carencias, de sus miedos, de sus fracasos... @Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Esa parece ser la realidad de la "defensa" que el América planteó 72 horas después de su vergonzosa actuación en el Clásico. Peláez habla de un club serio que respeta tiempo y proyectos, pero la realidad es otra. Ellos saben bien que la forma Ambriz está agotada y que están lejos, pero muy lejos, de la certeza con la que necesita vivir un club como este cuando está celebrando un acontecimiento tan especial como sus 100 años de vida. La decisión de confirmar a Ambriz es una "salida falsa". La verdad es que no tiene con quien suplirlo.

LOS ANGELES, CA.- Un martes por la mañana, con el sol abnegado sobre Coapa, el América decidió defenderse. Y trato de hacer justamente lo que no hizo 72 horas antes en la cancha. Ricardo Peláez salvaguardó la idea de un club serio que respeta sus proyectos. Ignacio Ambriz "se calentó", estaba fuera de su zona de confort y comenzó a lanzar amenazas y a colocarse uno que otro ultimátum. Y los jugadores estuvieron tranquilos, casi tan ausentes como en el Clásico ante Chivas, con Moisés Muñoz siendo el más brillante de todos.

Los americanistas suelen ser orgullosos hasta el último momento. Y aunque sabe que "la nave se hunde", ellos ven hacia otro horizonte y casi declaman: "Este club es grande. Nada ni nadie puede hacerle daño. Saldremos adelante amparados en la grandeza de nuestros colores y nuestro espíritu".

Pero, al mismo tiempo en que aplaudo la seriedad, el respeto por los proyectos y los tiempos, yo le preguntó a Ricardo Peláez: ¿Qué pasa si dentro de una semana, el América pierde el partido --otro Clásico-- ante Cruz Azul? ¿Habrá más tiempo para Ambriz? ¿Se le respetarán las condiciones que él mismo ha puesto de terminar siendo campeón del futbol mexicano? Yo no apostaría por ello.

En su cocina, el América es una "olla express". Su entorno adquiere tal presión y tal temperatura de esa presión, que puede estallar en cualquier momento. Los que han dirigido y tomado decisiones en el América saben que lo que hoy es "blanco" mañana puede ser "negro". El clima en el club cambia repentinamente. Ambriz está bajo una tormenta. La forma de salir de esa "tormenta", por ahora, es con resultados, pero a veces ni siquiera eso mitiga la ausencia de confianza y de certidumbre.

La realidad, o mi realidad, es esta: el América no ha cambiado de entrenador porque no tiene un "candidato" que reúna las condiciones para tomar el puesto. En estos tiempos, el entrenador del América debe ser un tipo con la personalidad adecuada para aceptar las maneras y las formas del presidente deportivo. Tiene que ser un hombre que acepte el temperamento y la injerencia de Peláez en la cancha y en el vestidor. El América probó con dos entrenadores ganadores y experimentados. Ustedes conocen lo que sucedió con Antonio Mohamed y con Gustavo Matosas. Esos dos ejemplos cunden y pesan al momento de tomar una decisión.

En plena crisis, porque perder 0-3 el Clásico ante las Chivas en el Azteca y justo cuando estas celebrando tu Centenario significa "crisis", el América se defiende como "gato bocarriba". La realidad, es que Ambriz sigue porque no hay otro.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Olympics

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los propósitos de Ricardo Peláez son muy positivos y buenos: un equipo serio, con orden, proyectos y que apuesta por la continuidad, pero la presión externa en el América es terrible. La han vivido por décadas. No es un “equipito” de barrio que resuelve sus problemas con un par de promesas o de mentiras. En el América pesa mucho lo que digan los americanistas, su tribuna, su entorno, que son, al final del día, “clientes” de la televisora y de lo que vende esa televisora que es dueña del América. Manipularlos no será sencillo, esta vez , ni en estos tiempos. Veremos hasta donde aguanta Peláez esa presión...

LOS ANGELES, CA.- Admitirlo sería tanto como admitir el fracaso. El americanista es un tipo orgulloso: aunque esté caído, golpeado, ultrajado, intenta salir de la situación “tirando golpes”. La conferencia de prensa del martes fue tan sólo un montaje. El América pretende sostener planes, proyectos como una institución seria, dice su presidente deportivo, pero la presión externa es más poderosa que los propósitos de cualquier directivo. El América es una "olla express". Tendrá más y más presión... Y al final, terminará explotando.

“Alea iacta es...”, la frase, el latín, es atribuida a Julio César, cuando, tras la derrota de Vercingetorix volvía a Roma a través de un río que le estaba prohibido cruzar. “La suerte está echada”, dijo el estadista y militar romano.

Ignacio Ambriz y Ricardo Pelaez
Mexsport
En el fondo, muy en el fondo de su butaca, de su corazón y de su inteligencia, Ricardo Peláez sabe que lo que sucedió sábado por la noche en el Estadio Azteca es irreversible. La suerte de Ignacio Ambriz está echada, pero lo que más preocupa, obviamente, es “la suerte” del América en una época donde todo, en la vida del club, supone ser más sensible y delicado.

El América no sólo perdió con Chivas un juego de altas emociones, también, fue vulnerado, le pasaron por encima en una noche que los americanistas recordaran siempre con amargura: el equipo fue incapaz en lo futbolístico y luego, cuando sugirió la tradicional presencia de fortaleza anímica para “despertar”, ello jamás ocurrió. Durante poco más de noventa minutos, desde su palco, los enrojecidos ojos de Peláez buscaban alguna “pista” de un equipo que pudiera sobreponerse y darle las alegrías que los aficionados necesitan en el festejo del Centenario. El América jamás insinuó algo de ello. Todo lo contrario: se fue haciendo más pequeño y más vulnerable mientras el rival lo atosigaba, lo arrinconaba y lo aplastaba.

Futbolísticamente, América fue claramente superado en el medio campo. La desesperación era evidente en personajes comúnmente seguros como Oswaldo Martínez y “El Chepe” Guerrero. Hacia el frente, el equipo produjo poco. Rubens Sambueza desapareció al igual que el ecuatoriano Ibarra. Carlos Darwin Quintero aportó casi nada en el tiempo que estuvo en la cancha y Silvio Romero no tuvo balones para hacer daño. El América, con uno de los planteles más ricos y poderosos de la Liga MX, pareció extrañar demasiado al veterano Oribe Peralta. Los cambios que Ambriz propuso jamás pusieron al equipo en capacidad de competir ante unas Chivas que aparecían en otra revolución cuando defendían, atacaban, tocaban y contragolpeaban.

Y puede que los números no apremien demasiado: el América ha sufrido un par de derrotas en el torneo, ambas en casa, ambas por diferencia de tres goles y ambas antes rivales que le suponen algo especial. Antes del fracaso del sábado contra Chivas, habían sucumbido, a finales de julio, contra un candidato al título como Tigres. Pero el problema está en las formas, en las maneras, en los modales para perder. Un equipo como el América no puede darse ciertos “lujos”, como el concederse una “noche libre” de sábado para perder ante su acérrimo rival justo cuando lleva un escudo en su camiseta que destaca la celebración de sus primeros 100 años de vida.

Yo creo que “la suerte” de Ambriz está echada. Un “Plan B” o uno “de emergencia”, como usted quiera llamarle, ha sido puesto en operación. Están buscando opciones, analizando nombres y posibilidades, porque las oportunidades se han agotado y el equipo no puede permitirse un nuevo paraje donde le falten respuestas para tantas preguntas.

El América fue exhibido en pleno festejo del Centenario, mientras Ricardo Peláez fruncía el ceño, apretaba las manos y se mordía la parte interior del labio. Es tiempo de tomar decisiones.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Olympics

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


¿Quién necesita más a quien? ¿Pulido a las Chivas o las Chivas a Pulido? Esa podría ser la pregunta más importante en la que está por convertirse ya en la transacción más impactante del verano futbolístico mexicano. Un jugador que los 25 años trata aún de forjarse una carrera regular en las canchas y un club que esta dispuesto a probarlo todo para tratar de volver a los sitios que históricamente le corresponden en el futbol mexicano. Chivas y Pulido responden hoy al grito de la desesperación por ser más de lo que han sido en la ultima época. ¿Quién necesita más a quien? Es una pregunta cuya respuesta conoceremos con al correr del balón, al aumento de las pulsaciones y la presión misma del vestidor y de la tribuna.

LOS ANGELES, CA.- Y de pronto, casi de la noche a la mañana, Chivas amanece como un “super-equipo”, remasterizado y re potencializado en todas sus líneas y con una moral que le permite volver al sitio que históricamente le corresponde en el futbol mexicano.

El futbol es casi un capricho mental; un día no existes y al otro eres el mejor. Todo depende de un resultado, de un momento anímico y hasta del anuncio de la llegada de un futbolista que sin haber ganado nada todavía es ya la esperanza máxima para conducir al club al siguiente nivel competitivo.

ESPN Digital
Alan Pulido está por ser presentado en Verde Valle. Un futbolista cuyo estado mediático ha pasado más por temas de escándalo ++que incluyen un abrupto rompimiento de contrato con Tigres, que llegó hasta los tribunales internacionales del deporte y hasta un asunto que tuvo qué ver con una, llamémosle, extraña privación de su libertad mientras vacacionaba en el norte de México este verano++. Por lo demás, a sus 25 años, Pulido sigue intentando forjarse una carrera en el futbol profesional.

En Tigres no tuvo tiempo de hacerlo, tampoco en la selección mexicana que se alistaba para los Juegos Olímpicos del 2012 y donde no soportó el corte final de futbolistas. Pulido fue aplaudido ++por algunos, no por Tigres, claro ++ cuando decidió romper las cadenas que le ataban al futbol mexicano y buscar un desarrollo en el nivel de competencia más elevado que proponen las ligas europeas. Ahí, en el futbol griego, tampoco logró una adaptación completa. El Olympiacos lo tuvo y no lo tuvo y al final, no pareció lamentar demasiado su partida.

El regreso de Pulido al futbol mexicano resolverá sus problemas contractuales. Tigres, finalmente, cederá y el presumible veto que existía sobre el jugador destrabaría, entonces, un posible llamado a la selección, pero antes de que ello ocurra, Pulido tiene que ser una realidad en la cancha de futbol. Tiene que tener consistencia, regularidad y mostrar que realmente quiere convertirse en el jugador que la mayor parte de los expertos consideran que puede ser. Hoy, vive más de la fantasía que de la realidad.

Hay un cumulo de sentimientos encontrados en el tema. Primero, se trata de un jugador que el futbol mexicano quiere “reactivar” como proyecto a futuro y por el otro, se trata de un futbolista que luchó demasiado para romper “las cadenas” que le ataban a México en busca de crecer en un futbol de mayores dimensiones. Es una repatriación que Chivas hace por la necesidad inmediata que tiene de ofrecer un equipo competitivo en la cancha y que pueda, en una liga de clubes poderosamente reforzados por extranjeros, pelear por el campeonato. Lo normal sería que Chivas trabajara y buscara a un jugador como Pulido en sus fuerzas básicas. No lo tiene. No ha sido capaz de producirlo y está acudiendo, sí, a un plan emergente.

Pulido está de vuelta en casa. Ha regresado al futbol mexicano con “más pena que gloria”, ha vuelto al curso anterior cuando parecía listo para otra clase de materias, de profesores y de compañeros en la clase. E intenta aún convencernos de que puede ser un futbolista extraordinario.

Chivas y Pulido han respondido a una necesidad mutua de ser y demostrar lo que no han podido establecer en la última época. Parece una “buena unión”, pero tiene y tendrá siempre sus condicionantes. Ya veremos en qué y en cómo termina la historia.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Olympics

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Chivas
Mexsport

Ganarle al América es sólo parte de una repercusión de lo verdaderamente importante que logra y general el club. Chivas parece darse tiempo para todo: Jugar con mexicanos, exportar futbolistas, "romper las cadenas" del "poder televisivo" y sí, de paso, por qué no, ganarle al América...

LOS ANGELES, CA -- A veces, pareciera, que Chivas lo tiene que "hacer todo" en el futbol mexicano. O por lo menos "ese todo" que los demás se niegan, ignoran o simplemente no les interesa hacer.

Ganarle al América o perdón, pasarle por encima al América el sábado fue sólo una repercusión del trabajo más importante que podría estar desarrollando Chivas como club. He aquí tres aspectos fundamentales que nadie puede dejar de lado cuando se refieran al histórico equipo rojiblanco.

En un futbol, en una Liga, cada vez más tendiente y dependiente del futbolista extranjero, Chivas juega y "se la juega" con mexicanos. Y ya estoy escuchando, a lo lejos, una cantidad de improperios, sentencias y gritos: "Es asunto de ellos". O quizá el: "Juegan con mexicanos porque así quieren" y hasta un contundente: "Nadie los obliga". Muy bien, pero juega con mexicanos e intenta producir futbolistas mexicanos, lo cual, a la mayor parte de los clubes en México les importa un "reverendo cacahuate". Puede que sea por una tradición, por una necesidad o por una conveniencia. No lo sé, pero lo que sí sé es que el Guadalajara, temporada a temporada y a pesar de la presión y los inconvenientes, con problemas de descenso o cerca del título, sigue en la cancha con 11 nativos.

La segunda asignatura que parece importarle poco o nada a las entidades de la Liga MX es la exportación del futbolista mexicano a niveles de mayor competitividad. El mejor ejemplo ocurrió al comienzo de esta semana, cuando en pleno inicio de torneo y de cara al Clásico ante el América, Chivas decidió prestar con opción a compra al zaguero central -titular y seleccionado nacional- Carlos Salcedo a la Fiorentina de Italia. Puede que haya "otras historias" alrededor del tema. Que existían diferencias entre el futbolista, sus compañeros, el entrenador o la disciplina del club, pero no sé si otros equipos habrían tomado la misma determinación en un plantel al que evidentemente no le sobra el talento. Sea como sea y cuando parecía que el verano del futbol mexicano volvía a carecer de la posibilidad de colocar jugadores en el indudable desarrollo deportivo de las ligas europeas, el Guadalajara tuvo que levantar la mano y hacerlo otra vez.

La tercera encomienda ha pasado por momentos de gran controversia porque el club decidió buscar otras "latitudes" de mercadotecnia y comunicación, además, sin duda, de haber colaborado en el proceso de rompimiento -al que todavía le falta, por supuesto- del monopolio de la televisión abierta en el futbol mexicano. Chivas y su poderosa marca han aportado, en este proceso, con un "grano" de la democracia y transparencia que tanto anhela en el futbol mexicano. El del sábado tiene ya "otros motivos" para ser un Clásico de verdad, antagónico, contrario en ideales, intereses y negocios. Chivas lo hizo. Se atrevió a dar el paso. Se fue del "Imperio", rompió "las cadenas" y decidió vivir en libertad. ¿No tenía, acaso, ese derecho?

Podemos sentarnos y escribir un libro sobre los aparentes "malos pasos" de Jorge Vergara, pero podríamos tener material y razones suficientes, también, para hacer una "contra crónica" y aceptar que Chivas ha aportado aspectos substanciales y positivos en un futbol que sigue buscando mejores formas de administrarse, una mayor justicia y equidad y sobre todo, un mejor nivel deportivo sobre la cancha de juego.

Parece fácil decirlo, pero hay que hacerlo: Jugar, ganar o perder con mexicanos en la cancha, exportarlos a Europa para que luego sean mejores futbolistas representando al futbol mexicano y avanzar hacia nuevos rumbos de apertura, orden y democracia en nuestro sistema futbolístico. ¿Quién lo hace? ¿Quién toma ese riesgo?

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO