Get ADOBE® FLASH® PLAYER
La decisión de migrar sólo la tiene Gignac
VIDEOS RELACIONADOS video

Dos ejemplos que directa e indirectamente afectan al futbol mexicano han sido claros en las últimas horas: los intentos del futbol chino por "arrebatar" o "comprar" a uno de los todavía grandes prospectos del futbol mexicano -Raúl Jiménez- y también los esfuerzos que ha hecho el mismo futbol oriental por hacerse de los servicios del mejor jugador de la Liga MX: El francés André Pierre Gignac. Todo, con base, en lo que el mercado chino del futbol ha cimentado su proceso de crecimiento: el dinero.

LOS ANGELES, CA.- No todo en la vida es dinero, pero cuando un futbolista escucha una oferta china que le hará ganar el doble o el triple de lo que percibe en la actualidad, los pensamientos malévolos adquieren un "por qué", lo suficientemente poderoso para enrarecer el ambiente y convulsionar la tierra que pisan. El martes fue Raúl Jiménez, desde la perspectiva del futbol europeo, de su juventud y de su futuro y hoy es André Pierre Gignac, desde otra realidad, en otros tiempos y circunstancias. Los chinos están buscando la manera de irrumpir y romper el mercado. Ya tienen algunos nombres mediáticos: Tevéz, Ramíres, Gervinho, Jackson Martínez, Renato Augusto, Fredy Guarín, Lavezzi y Paulinho. La Superliga China esta emergiendo como un nuevo y poderoso mercado que puede terminar afectando, directa o indirectamente, a terceros. "Acá la opinión del jugador cuenta", me decía a través de Twitter el delantero del Benfica de Portugal, Raúl Jiménez, en alusión a que una negativa suya termino interponiéndose en los planes y en la oferta del club de futbol Tianjin chino, que aparentemente ofrecía el doble de lo que el Benfica había pagado por su pase del Atlético de Madrid, es decir, unos 50 millones de euros. Había otra información que destacaba que la Liga China estableció un límite de jugadores extranjeros y que fue ello lo que frenó, finalmente, el intento por llevarse al ex jugador americanista. Sea como sea, Jiménez pudo, a sus 25 años, salvaguardar su presente en las ligas europeas. El tema de Gignac podría ser aun más complicado. Informes periodísticos apuntan a que un club chino estaría dispuesto a pagar los 25 millones de dólares que son parte de la clausula de rescisión de su contrato. Ello dejaría fuera de la operación a Tigres y que al jugador le ofrecen 12 millones de dólares al año como salario, es decir, tres veces más de lo que devenga hoy como el futbolista mejor pagado en la historia del futbol mexicano. Gignac ha dicho que no ya antes (en diciembre) a otras ofertas. La pregunta es: ¿Soportará esta, también? No todo en la vida es dinero. Los futbolistas lo saben bien, pero se trata de una profesión donde los años no sobran y donde las oportunidades muchas veces se van sin volver. No es fácil hacer lo que hizo Jiménez y no es fácil hacer lo que ha hecho y está haciendo André Pierre Gignac. Mucho menos sencillo será para el futbol mexicano afrontar la nueva "tormenta económica", una que procede desde donde han provenido ya otro tipo de vendavales que han terminado afectando nuestro bolsillo.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Imago7

Pero no sólo se trata de tener el dinero y la oportunidad de hacerlo, también, es un asunto del carácter y de la personalidad que el futbolista francés ha demostrado, en poco tiempo, para integrarse en cuerpo y alma a su club, al futbol mexicano y a la afición de este país. A pesar de ser el futbolista mejor pagado en la historia del futbol mexicano, Gignac parece la "ganga" o el mejor negocio que jamás haya hecho un club de la Liga MX. Un futbolista que ha venido por algo más que "el cheque" y los devaluados pesos. ¿Podrá otro equipo encontrar a un futbolista de estos tamaños y sobre todo de esa personalidad? La empresa promete no ser, para nada, sencilla. La realidad es que Tigres ha mostrado el camino y Gignac ha puesto la muestra en el campo de juego...

LOS ANGELES, CA.- No lo dicen abiertamente, pero la mayor parte de los clubes del futbol mexicano están a la búsqueda de lo mismo: "Otro" Andre Pierre Gignac.

Suena tan simple y sencillo, pero es al mismo tiempo complejo y enredado. Y sin embargo, ese parece ser el objetivo y el reto que los clubes del futbol mexicano -con el potencial para las grandes inversiones de refuerzos extranjeros- enfrentan en nuestros días. En una época donde el jugador extranjero es el referente del futbol mexicano -según las últimas cifras casi el 50 por ciento de los futbolistas inscritos en la Liga MX son foráneos- se trata ahora de escoger adecuadamente, de no equivocarse ni en el nombre, ni en el perfil, ni en la edad ni en los antecedentes de ese futbolista que, en apariencia, marcará poderosamente la diferencia en las aspiraciones del club. Tigres puso la muestra: no se trata sólo de tener dinero, hay que saber invertirlo. No se trata definitivamente de cantidad, siempre debe ser un tema de calidad. Tigres ha puesto el "listón muy alto", porque hoy existe un antes y un después de Andre Pierre Gignac, no sólo por el rendimiento y los resultados que el francés ha acumulado en su paso por el futbol mexicano, sino también por un asunto que tiene que ver con el compromiso. Desde el primer día, Gignac mostró las aptitudes que cualquier equipo de México esperaría de un futbolista extranjero: el deseo de integrarse, de ser parte activa y profunda de algo, de entregarse por completo en la cancha y de identificarse con la tribuna. El francés debe ser el futbolista mejor pagado en la historia del futbol mexicano, pero también uno de los refuerzos extranjeros con mejor rendimiento -y eso que tiene poco tiempo en comparación con otras trayectorias- y yo diría que con uno de los jugadores con mayor sentido de pertenencia que jamás haya venido a jugar a México. La mayor parte de los negocios que el futbol mexicano hace, tiene que ver con futbolistas que proceden de ligas sudamericanas -una gran presencia de chilenos, paraguayos, uruguayos, argentinos- pero son jugadores de cierta edad y cuyo futuro ha sido etiquetado para "la venta" casi exclusiva en territorio americano. Es decir, lo que se produce en el cono sur del continente que tiene cierto nivel para venderse e Europa, difícilmente pasa antes por México o alguna otra liga de la zona. Ello, obviamente, reduce el nivel y la calidad de los futbolistas que vienen. Encontrar otro Gignac no será sencillo. Primero, claro, hay que tener el dinero para seducirlo. Y después, esa clase de futbolistas tratan de alargar, lo más que pueden, su trayectoria en el futbol europeo y después aparecen otra clase de competidores, mercados atractivos como Estados Unidos y su MLS, las ligas del golfo pérsico y China que ha despuntado en la ultima época como un área emergente y millonaria en el futbol. Todo eso tiene que pasar para que un "nuevo" Gignac aparezca en el horizonte. Luego, falta lo más importante: que el jugador tenga el deseo, el compromiso real de integrarse al club y al futbol mexicano. Y eso, créame, no lo tiene cualquiera.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


O quizá no podemos decir "no". La selección mexicana perfila su 2017 hacia un nuevo año de indefiniciones. El entrenador nacional dijo el martes en Las Vegas que piensa repartir el talento entre los dos grandes eventos del verano -La Copa de las Confederaciones y la Copa Oro-. México estará cometiendo el mismo error del pasado reciente cuando tenía dos eventos en el mismo verano y la incapacidad de renunciar a uno o al otro. Los intereses comerciales vuelven "a atarle las manos" al futbol mexicano, que tendría que poner toda su atención e intención en realizar el mejor papel posible en tierras rusas, a un año del Mundial.

LOS ANGELES, CA.- El mismo temor de siempre en el futbol mexicano: tomar una decisión. Y el problema no es tomarla, el problema es que tomarla puede implicar afectar un interés y lo menos que quiere el futbol mexicano es lastimar alguno de sus muchos intereses o negocios. La selección es uno de ellos, quizá el mayor de todos. Y renunciar a un torneo para concentrarse de lleno en el otro es algo que difícilmente se logrará. Juan Carlos Osorio, el entrenador nacional, dijo el martes desde Las Vegas que tratará de repartir el talento entre dos selecciones competitivas para afrontar los dos grandes eventos del año -que además de la eliminatoria mundialista- tiene la Selección Mexicana: Copa Confederaciones, en Rusia, a un año del Mundial y la Copa de Oro, el evento de la Concacaf que reparte medio boleto para la Copa Confederaciones del 2021 en Qatar. Si el futbol mexicano pretende quedar "bien" en los dos eventos, volverá a fracasar como ha ocurrido en el pasado reciente. Está claro, otra vez, que no hay material suficiente para tener dos selecciones de un profundo carácter competitivo. Yo esperaba que por primera vez y dada las experiencias adversas en los últimos años, la Federación tomará una decisión que parece lógica en enviar al mejor equipo posible a Rusia y jugar la Copa Oro con una selección alternativa. No existe esa definición o disposición porque la selección debe cuidar todos su intereses y en materia televisiva y de patrocinadores pretende ocupar todo el verano con la selección mexicana jugando, vendiendo y claro, si se puede, ganando los partidos. Yo creo que la selección tiene dos grandes retos en el 2017. El primero, mostrar sus avances futbolísticos en Rusia, el mayor escenario que se le presenta. Jugar ante el campeón de Europa -Portugal- y ante el anfitrión Rusia y buscar un pase a semifinales que le permita enfrentar a un potencia como Alemania o una eventual revancha con Chile, el campeón del continente americano. Esa debe ser la prioridad de México en el año futbolístico que comienza. Después, clasificarse a la Copa del Mundo sin ninguno de los pesares o opresiones que ha tenido en las ultimas eliminatorias. La Copa Oro puede esperar. Puede tener un equipo joven, con algunas de las figuras que emergen del futbol mexicano desde divisiones menores y hasta ahí nada más. No pasada nada si México no gana la Copa Oro. No sabemos o no podemos decir "no". Y lamentablemente, la realidad del futbol mexicano establece hoy un sólo equipo competitivo en el campo de juego llamado Selección Mexicana de futbol. Sería una pena desperdiciar el evento en Rusia, a un año del Mundial, pero el futbol mexicano es capaz de todo por ganar unos "centavos más".

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Negocio y política, los dos rubros más poderosos que tiene el órgano rector del futbol mundial. Y el resultado es que tendremos, a partir del 2026, un Mundial con 48 selecciones. He aquí "el regalo prometido" de Infantino, con lo cual, salva y acrecienta la solidez de su gobierno ofreciéndole al mundo del futbol más asientos, más lugares para la "gran fiesta" que cada cuatro años organiza la FIFA. Y si el premio político está consumado, ahora viene el negocio, donde aumentar a 48 equipos la nómina del Mundial, significa triplicar las ganancias del organismo y al mismo tiempo abrirse hacia nuevos mercados que el futbol no quiere ni puede descuidar. Es la FIFA, antes y después del mayo del 2015, es la misma FIFA. Piensa y actúa como un "perro rabioso". Quiere volver a morder.

LOS ANGELES, CA.- Hurgar en los motivos de la FIFA requiere acudir a la estructura mental más dramática del organismo, donde su consciencia e inconsciencia acumulan vivencias dramáticas e informaciones reprimidas. La FIFA nunca hace nada que no tenga que ver con algún interés. El Mundial de las 48 selecciones que se ha anunciado en Zúrich para el 2026 es un claro reflejo de dos temas que siempre han ido de la mano en el organismo rector del futbol: el negocio y la política. La nueva corriente reformadora de FIFA tras la intempestiva caída de mayo del 2015 reclama ahora la necesidad de compartir más el poder. El ex presidente de la UEFA y hoy titular del organismo Gianni Infantino repartirá más boletos y más asientos para la "gran fiesta" futbolística del organismo. El Mundial de Futbol no será más privativo para la clase privilegiada del futbol. El Mundial se ha vuelto más popular, más accesible, más cercano para todos. El tema político queda, entonces, finiquitado. Pero FIFA tiene siempre argumentos económicos, negocios que cuidar. Según estimaciones, la ampliación del número de equipos hará que los ingresos de la entidad también se multipliquen y aumenten hasta un 35 por ciento.

Asimismo, el objetivo declarado es aumentar el número de espectadores en regiones del mundo que hasta ahora nunca han podido participar en el mayor torneo del deporte. FIFA ha volteado hacia China, el "gigante dormido" del futbol, que en los últimos tiempos, a través de sus clubes, ha contratado a antiguas figuras del futbol europeo en pactos millonarios.China es un mercado al que FIFA le encantaría entrar. Este movimiento de aumentar equipos en el Mundial puede favorecer a dar ese paso. Indirecta o directamente, el movimiento que ha dado la FIFA hoy puede favorecer aspectos de orden deportivo en las eliminatorias. En el particular caso de área de la Concacaf y de México, crece la idea de una eliminatoria conjunta -América unida- con 13 boletos para el Campeonato Mundial, lo cual, suena muy interesante. Finalmente, la mezcla de los intereses deportivos y comerciales entre el norte, centro y el sur del continente, puede significar en avances, en escaladas de nivel competitivo, de fogueo, en partidos de mayor escala técnica, física, mental, en mejores escenarios para los aficionados. ¿Calidad o cantidad? La FIFA siempre ha sido un partidario de lo segundo y sabe que al final del día, aunque aumente el número de equipos, de partidos por televisión, la pauta del futbol seguirá siendo marcada por los históricos dominantes de este deporte. La FIFA que cambia y que no cambia. Sigue, con Blatter o sin él, con los corruptos o sin ellos, pensando en su política y en su negocio. El futbol le viene -como decimos en México- valiendo madres...

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El futbol mexicano vive de su acostumbrado derroche de una temporada a otra. Nuevos refuerzos, negocios, dólares o pesos y nominas que parecen armadas "hasta los dientes". La pregunta es: ¿Está el futbol mexicano lejos de la crisis que indudablemente agobia a México como país? Yo diría que no, pero no estoy tan seguro de ello. Creo que el futbol, como un actividad pasional, lúdica, trivial, está ahí como un auxilio justo para estos tiempos, donde algunos, parecen utilizarlo como un paliativo -lo cual es bueno, pero definitivamente no traerá pan a la mesa de la casa- y otros -los más malévolos, por llamarlos así- lo emplearán como un distractor en tiempos donde eso ayuda para proteger ciertos intereses. Sea como sea, la pregunta es: ¿Cuánto le dura la gasolina a nuestro futbol?

LOS ANGELES, CA.- ¿Cuánto le dura la "gasolina" a nuestro futbol? En medio de lo que supone ser -y yo diría que es- una crisis económica, política y social, el futbol parece indiferente a lo que ocurre a su alrededor. El futbol mexicano juega su propio y muy particular papel, parece ser una "isla", a la que ninguna "tormenta" puede perturbar. Otro receso de temporada a temporada y otra vez un migración incontenible de jugadores sudamericanos que llegan para reforzar las nominas de los clubes. ¿Sigue siendo tan redituable un equipo de futbol? ¿Cuándo llegará el límite entre lo que se gasta y lo que genera el negocio? ¿Es una industria a prueba de todo y contra todo? ¿Es una manufactura -la del espectáculo, entretenimiento, porque al final eso es el futbol- necesaria e invaluable, aún más que nunca en estos tiempos? La realidad es que se escuchan muchas cosas mientras la "cuesta de enero" luce más inclinada y sesgada que nunca. Que Rafael Márquez apoyaría la creación de un Sindicato de Futbolistas -vieja historia llena de héroes, villanos y traidores-. Que dos jugadores del Veracruz han aceptado un contrato sin goce de sueldo -tema totalmente opuesto al profesionalismo del que disfruta nuestro futbol desde mediados del siglo anterior- y que sólo obtendrán algún ingreso sin terminan siendo redituables en la cancha. Y ya que estamos en Veracruz, un presidente, Fidel Kuri, suspendido, por cierto de sus derechos federativos, afirmando que es necesario establecer un límite salarial. Todo ello, en medio de un aparente derroche de contrataciones, de promotores, de dirigentes y clubes haciendo negocios. ¿Cuánto le dura la gasolina a nuestro futbol? Entiendo y entendemos todos la importancia que el futbol tiene en una nación con las características de México. Estamos conscientes también de la relación que existe entre el futbol, la televisión, los patrocinadores y la necesidad misma que de la industria florezca en tiempos de incertidumbre, porque al final del día, el futbol, la pasión que conlleva, una versión lúdica y trivial de la vida misma, aparece como un paliativo, un bálsamo que algunos utilizan para consolar -lo cual es valido- y otros distraer -lo cual es menos valido-. El futbol cumple una función social, que tiene que ver directamente con intereses políticos y al mismo tiempo económicos. A partir del viernes, cuando el balón comience a rodar en el Clausura del 2017, los estadios volverán a lucir llenos o medios llenos y los niveles de audiencia en televisión serán buenos para ver si Tigres repite como campeón, si el América de La Volpe funciona mejor sin Sambueza y sin Darwin, si Chivas es capaz ya de conseguir un título y si el Cruz Azul de Jémez es como lo pintan en la pretemporada. En medio de ello, un país desconsolado, enojado, abatido por una inminente crisis económica, política y social.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Pizarro
Imago7

Y ese fue Tigres. Y lo hizo de manera valerosa en una memorable tarde-noche de emociones en San Nicolás de los Garza. No fue la final esperada porque el futbol apareció a cuenta gotas, pero tuvo un cierre emotivo, dramático y hasta morboso. Y el triunfo fue del mejor club del país. No hay nada que reprocharles.

LOS ANGELES, CA.- No fue la "Final perfecta", pero sí el "final perfecto". Y ganó el mejor. No hay nada que reprochar.

Es indudable que Tigres es el mejor club del futbol mexicano y ello lo convierte en un digno campeón. Primero y siempre por sus futbolistas, desde Nahuel, Juninho, Ayala, Torres Nilo, Estrada, Pizarro, Aquino, Dueñas, Sosa, Damm, Gignac y Damián. Todos, han terminado respondiendo en la cancha en el momento más apremiante del campeonato. Tigres es un verdadero equipo y si alguien tiene "culpa y responsabilidad" de ello es Ricardo Ferretti.

El Tuca cumplió el domingo con el juego número 1000 en su historia como entrenador y eso tendría que decirlo todo, pero sólo entrega una parte de lo que ha sido el legado de un hombre trabajador, honesto e inteligente. Ferretti se ha puesto el fin de semana a la altura de los grandes maestros y entrenadores en la historia de nuestro futbol. No hace falta, sin embargo, comprarlo con nadie. Él es único e irrepetible y nos ha demostrado nuevamente como la disciplina y la continuidad son "armas" poderosas en el futbol y en la vida misma.

Hay otros personajes que deben aparecer en la primera fila de la fotografía de este quinto campeonato de Tigres. Por supuesto, empezando por el ingeniero Alejandro Rodríguez, que ha hecho de un club al que despectivamente solíamos llamar "un equipo de pasión regional" en un equipo que parece tener una gran parte de los elementos que componen a un llamado "club grande". Tigres lo tiene, tiene la esencia de un "grande", primero porque sus dirigentes se han ocupado en montar planteles competitivos, ganadores, llenos de jugadores atractivos y un equipo que en la cancha sabe lo que quiere y como lograrlo y segundo por la enorme pasión -y yo agregaría el termino "amor"- que despierta este club en Nuevo León y en el norte de la nación y que seguramente ha ganado y ganará nuevos adeptos y aficionados en otras parte del país atraídos por sus grandes campañas. Junto al "Inge", habrá que resaltar la labor de Miguel Ángel Garza, de Miguel Mejía Barón y de Hugo Hernández. Impecable. Tigres es hoy, sin duda, una de las marcas deportivas más sólidas y trascendentes que tiene el futbol de México.

El América peleó como lo que es, un "grande", pero sería una contradicción no llamarle a esto "fracaso".

Ricardo La Volpe hizo un buen trabajo, porque en poco tiempo y aún sin alcanzar el potencial de su estilo, puso al América a competir por todo. Con sus limitaciones, con sus ventajas, con la gran presión que conlleva este equipo, el América se quedó cerca de un trofeo justo cuando estaba celebrando su Centenario.

Lo mejor que puede hacer hoy es darle toda la confianza al entrenador y reforzar un equipo al que pareció faltarle "toque fino", profundidad y contundencia en los últimos metros de la cancha. Tiene la base para seguir siendo un cuadro altamente competitivo y tiene a La Volpe, que nos puede gustar o no, caer bien o mal, pero tiene la personalidad y la fuerza que requiere una banca de las dimensiones del América. José Romano y Ricardo Peláez tendrán que soportar el trago amargo de esta derrota y volver a comenzar en enero con un equipo que aspire nuevamente a ganar todo lo que venga por delante.

Lo que son las cosas,a pesar de un arbitraje terrible, falto de carácter en momentos decisivos, titubeante, temeroso y a veces hasta "sospechoso", la combinación de Tigres y América, sus grandes planteles, entrenadores, fueron capaz de convertirse en un partido de altas emociones que seguramente habrá tenido uno de los niveles de audiencia televisiva más impactante en la historia del futbol mexicano.

No fue la "Final perfecta", pero sí que fue el "final perfecto", con cada quien es su justo lugar. El de Tigres, sin duda, como el mejor club del futbol mexicano.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Tigres es favorito, pero... ¿Quién apuesta contra el América en una Final? Es un duelo parejo, mucho más parejo de lo que parece, entre dos de los grandes clubes del futbol mexicano en los últimos 10 años. Dos plantillas poderosas, impecables, llenas de talento y de experiencia. Dos entrenadores históricos, dos dirigencias que han hecho bien las cosas y dos aficiones de una alta pasión. Quizá haya un par de diferencias que pongan a Tigres, ligeramente, por encima en los momios, pero si el América gana tampoco será una gran sorpresa. Tenemos una Final "de película" y de "pronostico reservado".

LOS ANGELES, CA.- Tigres es favorito, se sabe favorito, pero no quiere admitir ser favorito, porque al final del día, si el América termina siendo el campeón -cosa que puede suceder- tampoco se catalogaría como una "gran sorpresa".

Mexsport

Así de pareja y cerrada se encuentra la Final que está por comenzar en el futbol mexicano. Buscar diferencias y un claro favorito entre Tigres y América no es algo sencillo, pero habrá que tomar ciertos riesgos que ninguno de los protagonistas quieren adoptar. En la cancha y alrededor de ella parecen estar comprendidos todos los elementos necesarios para atestiguar una de las mejores finales del futbol mexicano. En el papel, Tigres y América tienen futbolistas, entrenadores, dirigentes y aficiones para ir más allá en la historia de las finales del futbol en México. Tienen, también, una fecha atípica, pero que puede resultar ideal para que millones de personas, incluyendo aquellas que no son totalmente aficionados al futbol, se involucren y consuman en ella. El panorama y la expectativa parece ideal. Ya habrá tiempo para saber si el tema de la mala planeación afectará o no los intereses deportivos y económicos del gran evento. Tigres y América han sido dos de los equipos que mejor han trabajado en los últimos 10 años en el futbol mexicano. Lo han hecho basados primero, en la inteligencia de sus directivas -el crédito es de el ingeniero Alejandro Rodríguez y de Ricardo Peláez- y lo han hecho también en la forma en la que han contratado a futbolistas y también a entrenadores. Las plantillas de ambos clubes son realmente poderosas y profundas, con jugadores que combinan calidad y experiencia en cada una de sus líneas. Muñoz, Goltz, Aguilar, Sambueza, Carlos Darwin, Oribe, Osvaldito por un lado. Nahuel, Juninho, Dueñas, Torres Nilo, Pizarro, Aquino, Damm, Sosa, Gignac, Damián Álvarez por el otro. Lo mismo sucede con los nombres de los entrenadores. Tanto Ricardo Ferretti como Ricardo La Volpe son dos extraordinarios estrategas, cada cual con su estilo, con su forma, con su carácter, pero ambos bien inmiscuidos en la historia moderna del futbol. Ferretti y La Volpe han ayudado a que nuestro futbol sea mejor. De eso no hay duda. Si hay una diferencia entre Tigres y América podrían ser un par de nombres, que sin duda, marcan diferencia siempre en la cancha y en una instancia como esta. Uno es Ricardo Ferretti y el otro es Andre Pierre Gignac. La efectividad del entrenador de Tigres en esta zona del campeonato es impresionante. El domingo llegará a mil partidos dirigidos en la primera división, una cifra que promete perdurar por mucho tiempo en la historia del futbol mexicano. El 'Tuca' es una diferencia. Tenerlo de tu lado te da una invaluable ventaja. Y de Gignac, habrá que apuntar que encontró su nivel futbolístico justo a la hora precisa, cuando comenzaba la liguilla y cuando Tigres mas lo requería. El francés es un jugador que por momentos parece estar por encima de la media de futbolistas en la Liga MX y que sólo necesita un balón y a veces un poco de espacio para definir un juego y quizá un campeonato. Tenemos una Final que era pronosticable y que hoy es impronosticable. Tenemos una Final maravillosa por delante. Todos los elementos están puestos. Un encuentro que debe ser parejo, pero que tiene dos elementos que inclinan la balanza y que nos dan un equipo con mayores condiciones en momentos determinantes de la definición de un campeonato. Tigres es favorito. Parte como favorito. Se sabe favorito y debe ser favorito al título. Pero el duelo es parejo, mucho más parejo de lo que parece, porque si el América gana la Final tampoco sería una sorpresa mayúscula.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Draft
Mexsport

Jugar ante el mejor equipo de futbol del mundo no será una tarea sencilla, pero el América debe intentarlo y más allá del resultado, lo que esperamos -o espero yo- de la madrugada en Yokohama es un equipo serio, ordenado, disciplinado, que juegue con personalidad y que deje los "miedos" en el vestidor. A partir de ahí, lo que vamos a examinar no es el resultado, sino la forma, la forma en que ganó -para los soñadores-, la forma en que perdió -para lo más realistas-. Venga, América, olvídate del resultado y juega con dignidad.

LOS ANGELES, CA.- Se trata de hacerlo con dignidad. Representar tu futbol, tus colores, tu historia, tus héroes, tus aciertos, tus resquebrajos, tus virtudes y tus defectos, pero siempre con dignidad. De eso se trata la madrugada de este jueves en Yokohama. No del resultado, de la forma en que ganas o en que pierdes. No queda más que desearle "suerte" al América. La va a necesitar. Un poco de suerte, mucha fuerza mental, concentración y obviamente un nivel futbolístico para que la aventura y la oportunidad de afrontar al Real Madrid no resulte amarga y destructiva en la historia de uno de los clubes más populares y ganadores del futbol mexicano. He escuchado cualquier cantidad de opiniones: que "tiene mucho que ganar y poco que perder", que "va como una víctima", que "pueden humillarlo", que "está en el juego más importante de su existencia", que "en verdad tiene los fundamentos futbolísticos para vencer..." o que "en México, el América es lo mismo que el Real Madrid...". Algunos son verdades, otras son mentiras, exageraciones y la mayor parte son tonterías. El América tendrá una jornada difícil en Yokohama, pero la única realidad es que afrontará un marco espectacular para lucir los pocos o muchos avances que ha tenido el futbol mexicano a nivel de clubes. Es una buena ocasión, única, esperada, para hacerlo. El América será analizado, en el triunfo -si usted pertenece a los soñadores-, en la derrota -si es de los más ecuánimes- y aún en la desgracia -si es de los anti americanistas- bajo la el parámetro de las formas, las condiciones, la manera en la cual sucedió una cosa o la otra. Ni siquiera ganándole al Real Madrid -para aquellos que insisten en las ilusiones- el América es el mejor club del mundo, pero mostrando un estilo definido, una personalidad, jugando sin miedo, sin reservas, me parece que puede salir con dignidad de la jornada que le depara el destino de un Mundial de Clubes. El futbol mexicano y el América tienen su nivel. ¿Qué tan lejos o qué tan cerca está del nivel élite que propone un equipo como el Real Madrid? Ya lo veremos. Tendremos la maravillosa oportunidad de probarlo, frente a un cuadro plagado de estrellas, de historia, de leyendas y justo en una racha que le permite ser considerado el mejor club de futbol del mundo. El América debe hacerlo con dignidad. Mientras lo haga así, nada ni nadie podrá reclamarle o juzgarle.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Es "víctima" de los grandes intereses que rodean a la FIFA. El Mundial de Clubes es una aberración contra el "Juego Limpio", contra la igualdad y el equilibrio que debe permanecer en la competencia deportiva. Poner al América contra el Madrid es una oportunidad y un riesgo, un evidente riesgo de que la humillación aparezca en el campo de juego y que todo los ideales por los que aparentemente lucha el futbol y el deporte se vayan directamente al bote de la basura. El América va como víctima, víctima de los despiadados intereses del futbol, de la FIFA, por encumbrar un Campeón del Mundial de Clubes cuando la distancia entre sus protagonistas es abismal e insultante.

LOS ANGELES, CA.- Para entender la abismal diferencia entre el Real Madrid y el América hay que empezar aceptando que juegan dos deportes distintos. Lo que pueda ocurrir durante la madrugada del jueves en Yokohama no será culpa del América. Si hay algún tipo de responsabilidad agraviada es de la FIFA, que permite un torneo de esta magnitud entendiendo las grandes divergencias que prevalecen en el futbol del mundo. Sería totalmente injusto de nuestra parte calificar el desempeño del América a partir de lo que haga o deje de hacer ante el Real Madrid. Uno de los puntos esenciales de la competencia deportiva leal y limpia es que se efectúe bajo los lineamientos de un paridad, de un equilibrio que en este caso es imposible de apreciar. El Real Madrid juega en otra "galaxia futbolística", que le permite tener más y mejores futbolistas, de un avance mucho más desarrollado en temas técnicos, físicos y mentales. Parece que juega el mismo futbol que conocemos todos, pero lo hace en otro ritmo, no sólo detrás del balón, también en su rapidez para pensar y actuar sobre un campo de juego. El Real Madrid-América es un partido carente de "Juego Limpio" porque no exalta los valores más antiguos y auténticos del deporte: la igualdad. Pero el partido existe, existe y será realidad partir de los grandes intereses que tiene el futbol en el mundo. La FIFA busca un campeón del Mundial de Clubes y le importa un "reverendo cacahuate" si expone o permite desigualdades y humillaciones en el campo de juego. Entiendo, también, el pensamiento que tiene el América a su interior. Los jugadores, hablan del partido de sus vidas. El entrenador, que no tiene miedo alguno y el directivo, o un directivo como Ricardo Peláez, es capaz de afirmar que el América tiene un 50 por ciento de probabilidades de salir con el triunfo. Ellos, "pobres", están en lo suyo, tratando de ganar en moral, en actitud, en deseos para ver si ello les da, en algún momento del juego, cierta oportunidad para competir. Es la única defensa que tienen ante la injusticia que provoca la FIFA. Yo no creo que el Real Madrid salga al campo de Yokohama a buscar una humillación, pero sí llega a encontrar los caminos, si todo pasa por un cauce, digamos normal, natural, los goles caerán hasta establecer en el resultado la contundencia de las grandes diferencias que existen entre un club y otro. Así es el futbol y así es la vida. El América no tiene culpa del cumulo de emociones que ha tenido en las ultimas horas. Es una víctima, una víctima de la FIFA, que le conduce a un terreno donde intentará competir, pero donde conlleva riesgos innecesarios de que todo termine en una humillante madrugada japonesa. Esperemos que ello no ocurra.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El América es un producto de la TV y como tal deberá responder para efectos de la Final del futbol mexicano y de las urgentes necesidades de su industria y de sus dueños. El día 25 de diciembre está por encima de todo, incluyendo el Mundial de Clubes que está por comenzar en lejano oriente.

LOS ANGELES, CA.- No descubro absolutamente nada cuando afirmo que el América es más que un simple equipo de futbol. El América es también un catalizador, una "punta de lanza" en todos los negocios que rodean a la industria futbolística mexicana y sobre todo para una compañía que no parece estar, como muchas otras en esta época, pasando por sus mejores momentos en materia de salud empresarial y económica. El América es una esperanza de "rating" para Televisa en tiempos donde sufre en cada una de sus ofertas televisivas: Novelas, programas de entretenimiento, noticiarios y obviamente en temas de orden deportivo. Las últimas noticias indican que atraviesa por una crisis, que lamentablemente le ha forzado a terminar con programas, barras de información y buscar nuevos proyectos para subsistir en el "canibalesco" mundo de las audiencias y la televisión abierta. Al mismo tiempo, cosa que todavía es aún más lamentable y penoso, es que le haya costado el puesto de empleo y el modo de subsistir a miles de personas y de familias. Futbolísticamente hablando, Televisa aún se está recuperando de la reciente partida de uno de sus máximos colaboradores en la recolección de audiencia a través del futbol: Las Chivas. El final del contrato con el Guadalajara y la decisión de Jorge Vergara de buscar nuevos rumbos alteró drásticamente los niveles de audiencia del futbol en la televisión y en las cuentas finales de la empresa de Chapultepec 18. El América es hoy una esperanza de "rating". Debe serlo. De ahí la importancia de las siguientes semanas. La empresa, su empresa, la que lo maneja, debe lamentar muchísimo no tener derechos sobre el Mundial de Clubes, pero está concentrada en la Final, que además, tendrá una entorno muy especial al celebrarse, por primera vez, en fechas de la Navidad. Se cree que el juego de vuelta y definitivo a celebrarse en Monterrey -que es lo de menos donde se celebre- la tarde-noche del domingo 25 de diciembre puede significarse como la transmisión más vista en la historia de la televisión y el futbol mexicano. Para que ello ocurra, la televisión necesita "actores sanos" y poderosos. Tigres está completo y presume a uno de los mejores planteles en la historia moderna del futbol mexicano y el América está de viaje por Japón, donde deberá cumplir con un decoroso Mundial de Clubes que eleve sus bonos de cara a la final, a la que, indudablemente, no llega favorito. La decisión de ratificar a Ricardo Antonio La Volpe como el entrenador para el año 2017 pudo haber llegado desde una oficina de mayor rango dentro de la empresa. Los señores Romano y Peláez tardaron demasiado en darse cuenta, primero, que los tiempos no le favorecían en caso de un gran fracaso del América en los dos eventos como para buscar un nuevo entrenador y segundo, lo mas importante -creo yo- que con esta decisión le han dado un impulso moral a La Volpe y a los futbolistas a horas de comenzar su participación en el evento avalado por la FIFA. La empresa que es dueña del América espera ansiosamente el día 25. Es una gran oportunidad de cerrar el año de manera poderosa, fuerte, de dar un "golpe sobre la mesa" y decirles a sus competidores y al resto del país el poder que pueden tener a través de una pantalla de televisión. Para ello, insisto, requieren que el América vuelva completo, lo más sano y fuerte posible de su expedición por Japón.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


No entiendo los temores de los señores Romano y de Peláez. La Volpe debe ser confirmado, pero ya, como entrenador del América para el 2017. ¿Por qué? Por el simple hecho de que los tiempos no le dan al América para buscar otras opciones en caso de un rotundo fracaso deportivo. Entiendo que un "equipo grande" se mide en títulos y que hasta ahora, este América de La Volpe no los ha ganado, pero darle ese empujón moral hoy, a horas del inicio del Mundial de Clubes y con la responsabilidad de ganar el torneo de liga ante un difícil rival como Tigres, puede alimentar confianza que no está de más cuando estás jugando al filo de tus posibilidades.

LOS ANGELES, CA.- El América comete un error: debe ratificar ya, de una vez, a Ricardo La Volpe como su entrenador para la próxima temporada pase lo que pase estas dos semanas en Japón y pase lo que pase el día de Navidad en San Nicolás de los Garza. Es más, yo me atrevería a decir que la decisión está tomada y hasta por una cuestión natural: no hay tiempo para tomar otro rumbo. El América terminará el torneo el día 25 de este mes y el 7 deberá estar listo para comenzar el nuevo campeonato. Dado el caso de que La Volpe y el América tengan un fracaso rotundo en el Mundial de Clubes y en la Final, ¿van a buscar un entrenador en una semana y justo en fechas decembrinas? No, no lo creo. El América de los días de Ricardo Peláez no se ha distinguido por ser muy exacto en sus tiempos, anuncios, relaciones con los jugadores y con los entrenadores -recuerden los asuntos de Mohamed y de Matosas- y el ultimo incidente en el tema de la llegada del portero argentino Agustín Marchesín. Hoy, sería más que oportuno, darle "un espaldarazo" a La Volpe y al plantel justo a horas de iniciar el Mundial de Clubes. Aunque es verdad que los "equipos grandes" miden la intensidad de su éxito o de su fracaso con base a los títulos que coleccionan. Y La Volpe, o el América de La Volpe, hasta ahora, no ha ganado nada. Pero los tiempos, y la premura de esos tiempos, insisto, "juegan" en contra del América. La Volpe le ha dado, al menos, una certeza futbolística al equipo. Intentan jugar bajo cierto estilo, pero no parece apegado a las características históricas del entrenador y del propio club, pero obtiene resultados, casi caminando, con la camiseta por delante y amparado en el amplio, profundo y talentoso plantel que tiene, el América se mantiene invicto y boyante en cuanto a sus condiciones de triunfar en los dos torneos que le quedan para festear el Centenario. Estoy seguro de que por la cabeza de los señores Romano y Peláez ronda la idea de la continuidad y que está definida, pero tienen cierto resquebrajo o temor de adelantarse y después no saber cómo responderle a una afición sedienta de campeonatos y de gloria. La Volpe será el entrenador del América en el 2017, a menos, a menos de que ocurra una verdadera tragedia deportiva, cosa que no se le desea nadie. Lo que inquieta es la falta de valor de la directiva del América de tomar una decisión ya y anunciarlo, tomando riesgos, como los riesgos que La Volpe y sus futbolistas toman cada vez que afrontan un partido enfundados en la camiseta americanista.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO