Lo primero que parece obligado a hacer el equipo de Jémez es "descomponer" la inercia en la que se ha metido ante su acérrimo rival. Para ello, por extraño que parezca, antes del América, deberá enfrentarse asimismo y deshacerse de los "fantasmas" que han copado su cancha y su horizonte en los últimos tiempos. Cruz Azul puede ocuparse de si mismo y del América en la misma noche y luego fortalecerse en las semifinales para realmente ser un competidor por el campeonato. Hasta ahora, la gestión del entrenador español ha sido buena, pero no ha cumplido. Le falta lo más importante....

Cruz Azul jugadores señalan
Imago7
CIUDAD DE MEXICO -- El primer rival de Cruz Azul no es el América. Tan sólo es parte de lo que la semana puede significar en las aspiraciones de un equipo que ha luchado contra sus propios temores y ausencias en las últimas dos décadas. Y sea dicho de paso, Paco Jémez no ha cumplido. Para decirlo sin rodeos ni ambigüedades: Cumplirá sólo el día en que haga a Cruz Azul campeón. Entiendo que la "sequia" de liguillas habría cambiado las prioridades iniciales del club. Recuerdo el discurso con el que Jémez llegó a México hace ya casi un año, donde subrayaba que su meta primordial radicaba en la obtención del boleto a la liguilla. Perfecto. Ya lo ha logrado. Ahora y siempre parece tiempo de poner a Cruz Azul en el sitio adecuado, en el que históricamente le corresponde. No veo una distancia abismal, -al menos en la inversión- no, definitivamente, en las condiciones futbolísticas que han mostrado, entre los favoritos al titulo -Rayados y Tigres-, lo que siempre promete un equipo como el América en estas instancias del campeonato y el potencial que tiene un plantel como el de Cruz Azul. Cruz Azul no puede minimizarse ni esconderse ante la gran responsabilidad que tiene. Está al nivel del América -tres puntos le separaron en la campaña regular- y el equipo de Miguel Herrera tampoco ha alcanzado un nivel óptimo en el desarrollo de su juego que hoy le garantice algo. Cruz Azul ante América es un duelo parejo, sin un claro favorito, pero con poderosos antecedentes del pasado reciente que terminan inclinando la balanza. Cruz Azul debe vencer primero a sus propios "fantasmas" y después ocuparse del América. Si lo hace en ese orden, resolverá dos asuntos pendientes al mismo tiempo. Llegará fortalecido a las semifinales, con la moral en todo alto y dispuesto para ofrecer la competencia que tanto anhelan sus aficionados por el campeonato de Liga. Ahí sí que el señor Jémez habrá cumplido con su labor.

"Maldición", "paternidad", "fantasmas", sea lo que sea, Cruz Azul lo tiene que descubrir dentro de si mismo, en su propio interior, en su "yo" solitario e inmaculado. Ahí, frente al espejo, debe resolver todos sus complejos. Y luego, jugar con los buenos futbolistas que tiene y con el entrenador "caliente" y "pasional" que puede ayudarle a cambiar el pasado reciente. Primero es Cruz Azul ante Cruz Azul, después sigue el América. Y luego, seguro que hay tiempo y habrá tiempo de ilusionarse con más.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Cruz Azul

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Get ADOBE® FLASH® PLAYER
La noche del 'Tigre'...

Velada mágica en Pachuca. La séptima generación del Salón de la Fama ofreció momentos inolvidables, como cuando una gloria de las Chivas y del futbol mexicano, Guillermo 'El Tigre' Sepúlveda tomó el micrófono para llenarnos de emoción, y envolver al futbol en una realidad tan simple y sencilla que nos devolvió a los verdaderos fundamentos del juego. Nuevos inmortales: Ramón Ramírez, García Aspe, Ignacio Calderón, Carlos Miloc, Jorge Valdano, Francisco Gento, Enzo Francescoli y Hristo Stoichkov...

PACHUCA, Hidalgo -- El momento de la noche fue tan simple como extraordinario y correspondió a una de las grandes figuras que la historia de Chivas y del futbol mexicano reconozca. En unos cuantos minutos, en el precioso auditorio Gota de Plata, Guillermo Sepúlveda descubrió el verdadero valor de ser futbolista. La entrega, la lealtad, la integridad y el amor por una camiseta. Sepúlveda entonó frente al auditorio la canción de "guerra" -muy entre comillas lo de guerra- de la época del campeonísimo. Toda una obra, una belleza, salpicada del romanticismo y de los fundamentos que tanto ha perdido este deporte. Lo hacía mientras dejaba boquiabiertos a jugadores y ex jugadores como Jorge Valdano, Emilio Butragueño, Hugo Sánchez, Rafael Márquez, Miguel Mejía Barón, Ramón Ramírez y Alberto García Aspe y a todos y cada uno de los asistentes a la ceremonia de inducción de la séptima generación del Salón de la Fama. 'El Tigre' nos recordó que, al final del día, el futbol cambia poco o no cambia, que su mensaje es más simple de lo que parece y de que los valores más importantes del juego están ahí y siempre estarán ahí para ser explorados y explotados. Mágico momento, como lo fue la noche en Pachuca... La hija de Carlos Miloc, leyendo una carta de amor para su padre, el famoso 'Tanque', el futbolsta y el entrenador... García Aspe agradeciendo a sus padres el haberle permitido ser futbolista... Ramón Ramírez depositando el éxito de su carrera en el valor de su familia... Los legendarios chivas Sepúlveda e Ignacio Calderón hablando ante la mirada atónita de Matías Almeyda... Hugo Sánchez presentando al gran e irrepetible Jorge Valdano, un futbolista que fue más allá de la cancha en pensamiento e inteligencia... La elegancia de Emilio Butragueño para encumbrar al seis veces campeón de Europa, Francisco 'Paco' Gento: de un hijo prodigo del madridismo a otro... Y hasta las ausencias -presentes en alma y espíritu- de dos fenómenos del futbol como Enzo Francescoli y Hristo Stoichkov...

Los acordes de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Hidalgo, José José, la voz de su hijo, José Joel, entonando El Triste para recordar a quienes se nos han adelantado y que provocaron lágrimas en muchos de los presentes... y el final con Aída Cuevas y el "México lindo y querido..." que emociona siempre. Noche maravillosa, mágica, fantástica en Pachuca. Felicidades a los nuevos inmortales, a Toño Moreno, el director del recinto y a Jesús Martínez y a Andrés Fassi por hacer esto realidad. Y al futbol, por ser un deporte de valores, de fundamentos, de una verdad y una romanticismo que, como nos enseñó 'El Tigre', está por encima de los dineros, los intereses y las trampas...

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México, Atlas

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Predecirlo era muy sencillo: las nueva reglamentaciones del futbol mexicano terminarían por afectar a los clubes que dependían más del futbolista mexicano. ¡Que ciencia! Dios mío. La tabla general de la Liga MX tiene a dos distinguidos e históricos llamados "grandes' del futbol mexicano. Sí, Pumas y Chivas, dos entidades que tradicionalmente dependen del jugador mexicano. He aquí las primeras consecuencias de las reglamentaciones que se han puesto en marcha a partir de las reglas 10/8 y luego 9/9, hoy, convertidas en reglas 18/18 y 15/18....

Chivas vs. Pumas
Imago7

LOS ANGELES, CA.-- Ni 10/8 ni 9/9... Pumas es el 18 de 18 y Chivas el 15 de 18... Pumas y Chivas -y yo agregaría también el inobjetable fracaso del Pachuca- son tres de los modelos que en tiempos recientes el futbol mexicano ha utilizado para respaldar la producción de jóvenes futbolistas. Mientras las canchas de la Liga MX -y también la de las divisiones inferiores- se llenaban de más y más jugadores no nacidos en México, Chivas se mantenía por una cuestión de historia y de tradición, Pumas como parte de su ideología y el Pachuca como una fórmula que la ha dado muy buenos resultados. La realidad es inobjetable. A los clubes que dependen de sus fuerzas básicas les cuesta mucho trabajo mantener un comportamiento regular. Pueden alcanzar el éxito, como lo han hecho las Chivas recientemente o el Pachuca a nivel internacional, pero sostenerse ahí, en el papel protagónico, les cuesta cada día más y más trabajo.

No había que ser un "genio" para entender que tarde que temprano eso justo ocurriría: las condiciones para que el futbolista mexicano se muestre y se desarrolle no están dadas en el futbol mexicano. Y equipos como Pumas y como Chivas pueden ir rápidamente de lo sublime a lo ridículo y de pronto enfrentar un torneo en los últimos lugares de la tabla general. El futbol mexicano es dominado hoy por "recetas" que tienen que ver con la inversión. Las poderosas nominas de Tigres y de Monterrey son una muestra elocuente de ello. Invertir, creer y esperar al futbolista mexicano se ha vuelto un ejercicio cada día menos común. Los dirigentes llaman con mucha facilidad a Sudamérica, donde tienen vínculos con empresarios, promotores, dirigentes, entrenadores y clubes completos para comprar futbolistas. No sólo eso, algunos equipos de México sirven como "vidrieras" para que mostrar jugadores que luego son revendidos a quienes tiene una mayor economía en el propio mercado mexicano. Toda una industria donde el futbolista mexicano termina -con todo respeto- "valiéndoles madre". Dejemos de lado el impacto que esto produce en la selección. Finalmente, el entrenador nacional puede escoger de un universo mayor y tiene a su disposición a los mejores elementos que generalmente actúan en clubes europeos. El gran problema es para equipos como Chivas y como Pumas. Primero, producir en casa con la suficiente prontitud y calidad y segundo, salir al mercado a comprar jugadores que no sólo no poseen muchas veces las aptitudes para jugar en esa clase de equipos, sino que también se encarecen al ser parte de una ley de oferta y demanda en el mercado. Y todo ello en medio de la amenaza de meterse en problemas de descenso. Ya pasó por esa situación el Guadalajara y Pumas tendrá que afrontarlo en un futuro muy cercano. Por una razón normal -al no contar con el espacio para desarrollarse- el futbolista mexicano ha bajado de calidad y ha subido de precio. Las reglas de la Liga MX prometen arrojar aún panoramas más escalofriantes mientras pase el tiempo.

A Chivas se le cuestiona hoy por no haber acudido al "mercado" luego del campeonato que obtuvo el torneo anterior,. Pero tampoco había demasiado de donde escoger. Esa es una realidad. Y en Pumas se habla mucho de la poca calidad de los futbolistas extranjeros que llegaron al club, pero pocos reconocen que la cantera -la histórica y siempre apreciada cantera de Pumas- ha perdido valores y fuerza. Es una pena revisar la tabla del futbol mexicano y darse cuenta de que Chivas y Pumas ocupan los últimos peldaños. Son dos equipos que marcan el termómetro del futbol mexicano. Si ellos están mal, algo no anda bien, pero insisto, no hay que ser un "genio" para entender que las nuevas reglamentaciones juegan contra el futbolista mexicano y que cada día será mas complicado encontrar talento en este panorama. Los primeros damnificados de la regla 10/8 convertida hoy a la 9/9 están siendo dos clubes que dependen más del material mexicano. No hay un ninguna clase de "ciencia oculta" o de "teoría inconclusa" en la situación.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

Guadalajara, Pumas UNAM

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


David Faitelson
Cuando nos conviene, es importante, cuando no, pasa a segundo término. La realidad es que la Copa tiene su nivel y tiene también sus responsabilidades para quienes contienden por ella. Yo la tengo muy clara: para los llamados "equipos chicos" es una gran ocasión para alcanzar la gloria y para los llamados clubes "grandes", no hay alternativa, hay que ganar lo que aparezca por delante, no importa si el trofeo es grande, pequeño o mediano, dorado, plateado, o blanco, hay que ganarlo, recogerlo, festejar y punto.

CIUDAD DE MÉXICO - Tal parece que hemos caído en un extraño y al mismo tiempo cínico juego donde cuando te conviene la Copa MX es importante y cuando no, la desechas.

Entendemos perfectamente bien el valor del segundo torneo en importancia dentro de la competencia que plantea el futbol mexicano, pero debemos aceptar también la distinta responsabilidad que tiene cada club en cuanto a sus necesidades y resultados.

¿Para qué sirve la Copa MX? ¿Qué compromiso tienen los clubes con respecto a ella? He aquí el dilema. No creo que haya ninguna clase de polémica con respecto a los llamados "equipos chicos", sin ofender a nadie, es un evento que reviste una gran importancia porque ellos siempre estarán más lejos de ganar la Liga que de tener la posibilidad de levantar la Copa. La verdadera controversia aparece en los a veces mal llamados "equipos grandes". ¿Cuál es su responsabilidad para con esta clase de torneos?

Miguel Herrera
Imago7

Yo, la tengo muy clara, cosa en la que no parece coincidir un entrenador como Miguel Herrera que en la antesala de jugar la ronda de los cuartos de final de la Copa, dijo que para el América el objetivo era la Liga.

Entiendo bien que la Copa muchas veces parece ser un estorbo para equipos de esa dimensión, pero también entendería que los clubes como el América deben jugar a tope todos y cada uno de los torneos que tienen enfrente. Ganar trofeos es una necesidad imperiosa de esa clase de equipos. No se mide el tamaño de la Copa. Se gana, se recoge, se festeja y punto.

La Copa MX es importante. Tener un torneo copero es parte esencial de cualquier Liga del mundo. Los futbolistas, los entrenadores, los aficionados deben darle el valor adecuado, porque al final del día, los clubes se miden por sus logros. Darle la satisfacción a sus aficionados de ser campeones es una de sus encomiendas fundamentales.

Para los "chicos", es una Copa siempre apetecible. Para los "grandes", es una necesidad.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Rafael Márquez
Imago7

Rafael Márquez ha vuelto a las canchas. Seguirá sosteniendo una batalla legal por demostrar su completa inocencia, pero también comenzará una batalla que podría llevarlo hasta el quinto mundial de su trayectoria futbolística. Más allá de que habrá espacio para la polémica sobre un eventual llamado del defensor atlista, creo que la carrera de Márquez merece terminar con la gloria que siempre tuvo en el campo de juego. Y si se trata de hacerle un homenaje en Rusia 2018, pues, yo soy de los que piensa que lo tendría bien merecido...

CIUDAD DE MEXICO -- Durante muchos años, el legendario portero mexicano Antonio "La Tota" Carbajal alcanzó la fama internacional por haber jugado cinco mundiales en su carrera. Luego, apareció aquel fantástico mediocampista y luego libero alemán Lothar Matthaeus y finalmente, otro portero, el italiano Gianluiggi Buffon completó, en el 2014, su quinta experiencia mundialista. Parece que otro mexicano se apuntará en esa prodigiosa lista. Debo confesar que sentí una extraña emoción cuando supe de la noticia el miércoles por la noche: Rafael Márquez volvía a ser futbolista, con todos sus derechos, con todas sus obligaciones, con todas sus virtudes y aún con todos sus defectos. La carrera de uno de los mejores deportistas que ha dado este país no podía terminar de la forma en que aparentaba terminar. La batalla de Márquez por mostrar su inocencia continuará en las cortes o en los tribunales. Es un asunto que se escapa de mis facultades. Está en manos de Márquez y de sus abogados. Lo que realmente será interesante a partir de ahora es saber si el gran veterano (39 años para cuando llegue Rusia 2018) será capaz de jugar su quinto Mundial como seleccionado mexicano. La polémica se centrará, obviamente, en que un eventual regreso o llamado de Márquez a la selección significaría, aparentemente, más un homenaje que una convocatoria por su actual nivel futbolístico. Se pueden decir muchas cosas y habrá siempre espacio para las diferentes interpretaciones. Para mi, Rafael Márquez es un fuera de serie como futbolista. Y puede que en medio de su avanzada edad, de las lesiones -sobre todo la última de ellas en la espalda que ha amenazado su carrera- y aún con la distracciones por el asunto legal, su capacidad mental, su técnica, su ubicación y su experiencia no son elementos que el futbol mexicano pueda darse el lujo de desperdiciar. Yo creo que Márquez hará un ultimo esfuerzo en estos meses que faltan para ponerse físicamente a tope, cuidar de su cuerpo -como lo ha hecho profesionalmente durante una trayectoria de más de 20 años- y estar ahí, en el verano, justo cuando se entone el himno mexicano en alguna de las canchas rusas. El otro aspecto fundamental en la aportación del mítico jugador atlista es su contribución en conocimiento al cuerpo técnico de la selección y su colaboración directa en el vestidor, para generar grupo, unión y fortaleza alrededor de su imagen y de su liderazgo. Márquez será casi un segundo entrenador de Juan Carlos Osorio y puede que a la larga se convierta en el gran gerente de las selecciones mexicanas que puede ser. Al final del día, no creo que haya ningún espacio para una controversia alrededor de un eventual llamado de Rafael Márquez en camino a Rusia 2018. Me queda claro que su carrera lo merece, se lo tiene bien ganado y si algunos lo interpretan como un "homenaje", pues entonces, hagámosle un "homenaje" a quien realmente lo merece: a un futbolista de los pies y hasta la cabeza, profesional, integro en el campo -y espero, estoy seguro que también fuera de él-. Un jugador que jamás se guardó nada a la hora de representar al futbol y al futbolista mexicano. Bienvenido, Capitán. Estoy emocionado. Estoy seguro de que jugarás tu quinto Mundial y que te despedirás de las canchas como el gran futbolista y el gran deportista que México siempre tuvo y atesoró. Enhorabuena.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México, Atlas

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Y Paco Jémez vuelve a equivocarse. Porque si su mensaje era para sus futbolistas, pues, de paso, lastimó a algo de lo más preciado que tiene Cruz Azul: sus nobles y fieles aficionados. No puedes hablar así en un equipo de esta dimensión y trascendencia, lo que me lleva a pensar que el entrenador español jamás ha entendido dónde está parado y a qué se debe un club como Cruz Azul. Es una pena, porque el desliz del entrenador español fue enseguida aprovechado por Miguel Herrera, que sí entiende dónde está parado, para gritarle en la cara que el América sí es un "equipo grande", aún en la derrota que le acompañó el sábado

Paco Jémez, técnico de Cruz Azul.
Imago7Paco Jémez, técnico de Cruz Azul.
LOS ANGELES, CA,- Para "jugar" como un "grande" debes empezar por pensar como un "grande", pero tal parece que Cruz Azul sigue siendo un "grande -por la pasión que genera y la historia que la acompaña- pero ha escogido a un entrenador "pequeño". ¿Qué es la "grandeza" en el futbol o cómo se descubre la "grandeza" en el futbol? Mi primera respuesta habría de enfocarse en equipos, en jugadores que cambiaron el juego, que le dieron algo más a la cancha y a sus condiciones mediáticas: el Brasil de Pelé de 1970, por ejemplo, o quizá la Holanda de Cruyff de unos años después El Madrid de Di Stéfano que ganó cinco Copas de Europa o el Madrid del propio Cristiano hasta llegar al Barcelona de Messi y de Guardiola. Equipos que realmente dejaron impregnados su marca y que en un momento dado fueron más trascedentes, incluso que el propio deporte llamado futbol. Paco Jémez volvió a encender la polémica el fin de semana. "Cruz Azul no es un equipo 'grande'", dijo y ello fue suficiente para provocar una ola de polémica en la que más tarde y aprovechando el "desliz" del estratega español se introdujo el entrenador del América, Miguel Herrera: "Mi equipo sí es 'grande"", aseveró el "Piojo". Lo que son las cosas: Jémez se hundió más tras una desastrosa derrota de Cruz Azul en el campo del modesto Lobos BUAP y Herrera aprovecho el -llamémosle- "gazapo" de Jémez para tapar la preocupante caída americanista en el Estadio Azteca ante el Necaxa.

Ambos entrenadores, por cierto, se verán las caras la noche del martes por los octavos de final de la Copa MX. Pero no estoy totalmente en desacuerdo con Jémez. Un equipo grande debe responder a esa categoría cada fin de semana, cada torneo, cada vez que sale a buscar un resultado o una actuación y este Cruz Azul -antes y aún con Jémez- ha dejado de comportarse como un "equipo grande", que no es lo mismo que dejar de ser "un grande". Cruz Azul no actúa bajo los parámetros de su historia, de sus títulos, de sus grandes héroes de la cancha, de su propia cooperativa. Cruz Azul ha dejado de comportarse como un "grande". No sé, por otra parte, para quien va dirigido el mensaje de Paco Jémez. Si es para sus futbolistas, como una manera de presionar, bueno, me parece que está en su derecho, pero creo que no calculó bien los riesgos del impacto de su declaración, porque al final del día, lo único que logra esa afirmación es lastimar aún más a un pueblo que de por sí ha sufrido de más en los últimos tiempos. Cruz Azul es un "equipo grande". Lo es por su historia, sus estadísticas (53 años en la primera división, 8 títulos de Liga, 3 de Copa, 6 internacionales, subcampeón de la Copa Libertadores y el hecho de que jamás ha perdido la categoría). Cruz Azul es un "equipo grande" porque ha tenido héroes casi celestiales en el campo de juego -Marín, Quintano, 'Kalimán', Hermosillo, Bustos, Muciño, 'Conejo', Horacio López y muchos más-. Cruz Azul es un "equipo grande" porque su afición ha sido siempre noble, entregada y apasionada. Cruz Azul es un "equipo grande" por la fortaleza de sus cooperativistas, el impulso de una compañía cien por ciento mexicana y la labor que ha logrado la familia Álvarez al frente de la empresa y del club de futbol. Cruz Azul es un "equipo grande" porque la grandeza no se pierde así de fácil, ni siquiera en la ausencia, en la derrota, en la desesperación, en el ayuno de casi 20 años desde el último campeonato de Liga. Jémez está equivocado. Puede que no sepa donde está parado o que jamás lo supo y quizá hasta no tenga tiempo de entenderlo. Cruz Azul ha dejado de comportarse como un "equipo grande" -cosa que el entrenador español no ha podido cambiar como mucho otros en una larga lista en las ultimas dos décadas-. Pero no se puede, nunca, deja de pensar en la "grandeza" que te acompaña. Miguel Herrera le dio una buena lección el sábado por la noche, cuando aún en la derrota, gritó a los "mil vientos" lo que la afición del América justamente esperaba: "Somos un equipo grande". Desde sus primeros días en México, Jémez no entendió jamás a dónde y para qué venia. Recuerdo todavía la primera polémica en vivo, en televisión (Futbol Picante) con él, donde afirmaba que Cruz Azul no podía pensar en el campeonato sin antes enfocarse en su situación. Creo que Jémez jamás lo ha comprendido. Cruz Azul es un equipo que debe apostar por el trofeo desde que el balón rueda. Cualquier otro resultado, se acerca más a la posibilidad de ser un fracaso. Hay que jugar como un "grande", meter goles como "un grande". Defender como "un grande", pero también, es indispensable, cuando estas en un club de estas dimensiones y repercusiones, pensar como un "grande". Jémez ha pensando como lo que es: un entrenador "pequeño".

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


q
Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


América celebra vs. Cruz Azul
Imago7
A tan sólo horas del Clásico, en Coapa no parecen demasiado preocupados por ganarle al "moribundo" campeón, sino en fortalecer su temporada a tal grado de que cuando llegue el momento de enfrentar la liguilla, el América no esté en desventaja ante los poderosos equipos de Monterrey. Al América no le basta con "poder" ser campeón, necesita "ser" campeón. No es una cuestión de semántica. Es casi un estilo de vida futbolística que sólo entienden los americanistas.

LOS ANGELES, CA.- No es una cuestión de semántica, es un tema futbolístico: En el América hay una gran diferencia entre "poder" y "ser". Al América no le basta con ser "candidato", debe ser "el candidato", con todo el peso y el orgullo de su historia y con la necesidad siempre imperiosa de su pasión. En el América no se "puede" aspirar al campeonato. En el América hay que "ser" campeón.

Desde el famoso "lo quieres o los odias", está claro que no se trata de un club de medias tintas. La posición que presume hoy lo eleva a un sitio satisfactorio, pero Miguel Herrera entiende, mejor que nadie, que para realmente colocarse a la altura de lo que espera y confía el americanismo, necesita seguir creciendo en la parte final del campeonato. El sábado "despachó" a Cruz Azul en el Clásico o Derby de la capital y el miércoles tendrá que hacer lo mismo con el alicaído Chivas en el choque más famoso y esperado del futbol mexicano. El América necesita seguir ganando los partidos que más atraen a su afición, generar una posición mediática -condición casi natural del club- y mejorar su futbol al nivel de lo que exige el campeonato. Ganarle a Cruz Azul o a Chivas es una necesidad y una señal de fortaleza mental, pero necesitarás de otro tipo de atributos cuando busques el título ante la mejor clase del torneo.

"Estamos ahí. Creo que podemos competirles", respondió Herrera la noche del lunes en el programa Futbol Picante cuando se le preguntó sobre qué tan cerca estaba su equipo del futbol que planteaban Monterrey y Tigres, las dos plantillas más poderosas del futbol mexicano. "Lo que más me impresiona de ellos es la capacidad ofensiva que tienen. Estamos trabajando para ponernos al nivel de ellos".

¿Qué sucedería si en lugar de Chivas. el rival del América de esta media semana fuera el Monterrey de Mohamed? No habrá que esperar mucho para conocer esa respuesta porque los dos equipos chocarán la próxima semana justo en la recta final del campeonato. Pero básicamente en ello se concentran las dudas sobre la capacidad que tendrá este América no sólo de aspirar al título, sino de realmente quedarse con él.

Desde su regreso y pese a los vaticinios de que con ese plantel no llegaría muy lejos, Herrera ha cambiado la dinámica de un equipo que fracasó rotundamente el semestre anterior al quedarse fuera de la liguilla. Ha recuperado futbolísticamente al colombiano Carlos Darwin Quintero, alguna vez el mejor jugador de la Liga, y ha apuntalado un ataque con Oribe Peralta y el argentino Romero que cada día luce más profundo y efectivo. El América se defiende bien empezando por un portero de la talla de Agustín Marchesín y su medio campo, el gran problema de los días de La Volpe, ha encontrado un funcionamiento optimo que con elementos como William Da Silva,Renato Ibarra, Mateus Uribe, Guido Rodríguez y el juvenil Edson Alvarez le permiten tener un grato equilibrio. El América no necesita demasiado del balón y su juego raramente alcanza la espectacularidad, pero es intenso, tan intenso como le gustan al 'Piojo' que sean sus equipos y tan intenso como lo prefiere la mayor parte del americanismo.

Todos los síntomas son positivos. A horas del clásico, el América no está pensando en Chivas -un rival que desde Coapa se aprecia como un "moribundo"-. Está concentrado en fortalecerse jornada a jornada para que cuando llegue la liguilla no sólo sea un candidato peligroso entre los equipos regiomontanos. No, al América no le alcanza con "poder". Necesita "ser", el campeón...

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


David Faitelson
Cruz Azul y América saben muy bien de qué se trata. Lo han comprobado una y otra vez en su historia vieja y moderna. Este clase de juegos se ganan con futbol -como siempre- y con otra clase de ingredientes. Van a chocar dos veces en los siguientes días . No importa si es de Liga o si es de Copa. Lo trascendental es que estos partidos te marcan, te sentencian, te persiguen. Lo conoce el Cruz Azul del 26 de mayo del 2013. Lo entiende Miguel Herrera que aprovechó aquella noche para consagrarse frente el americanismo...

LOS ANGELES, CA.- Los Clásicos te marcan, te persiguen. Aunque lo quieras evitar, te resistas o te escondas, los Clásicos dejan una huella profunda. Y eso lo saben muy bien tanto América como Cruz Azul que comenzarán una serie de partidos entre ellos por la Liga y por la Copa. Ahora mismo, el América-Cruz Azul está lleno de remembranzas, remembranzas o recuerdos viejos -que enriquecen la batalla- y nuevos -que para uno significan gloria y para el otro un implacable derrumbe emocional. Hay algo que seguramente vendrá a la mente de algunos jugadores en la cancha y la mayor parte de los aficionados cuando Miguel Herrera camine rumbo a la banca del Estadio Azul este sábado. La fecha del 26 de mayo del año 2013. Justo el día de aquella final donde Cruz Azul era, o sentía, o se llamaba Campeón y donde el América, milagrosa y para muchos inexplicablemente, le arrebató un trofeo que le parecía pertenecer. Para mi, los América-Cruz Azul tiene un parteaguas a partir de aquella noche húmeda que terminó siendo también la consagración de Miguel Herrera como entrenador americanista.

Getty ImagesAmérica vs. Cruz Azul 2013
Pero el futbol cambia torneo a torneo, y en México, gracias a la irregularidad, fecha con fecha, juego con juego. Este es un América diferente en el campo de juego y este un Cruz Azul, también, transformado y esta vez aparentemente armado emocionalmente para esta clase de batallas. Siempre he pensado que la trillada frase o la idea de que "los clásicos se ganan con algo más que futbol" ha sido una mentira rotunda. En el futbol se gana futbol, pero aquella noche de mayo del 2013 me hizo pensar mejor las cosas porque al final del día -o de aquella madrugada-, el América le ganó a Cruz Azul con argumentos que en un momento dado no tenían nada que ver con el futbol. El América marcó a Cruz Azul a partir de una condición de sangre, de espíritu, de convicción, de realmente salir a partirse el alma en los últimos minutos y creer en la hazaña o el milagro. Yo creo que Paco Jémez ha sido mucho más inteligente de lo que supone ser o nos permite ver. El entrenador español ha entendido desde su primer día en La Noria que este equipo necesitaba afanosamente desprenderse de las culpas y los miedos con los que vivía en las ultimas dos décadas. Y él, ha hecho un trabajo para preparar no solo tácticamente a su equipo, también mentalmente. Hoy, veo a Cruz Azul mucho más sólido, compenetrado, unido en grupo más allá de que tiene una idea futbolística -que con sus altas y sus bajas, como cualquiera en este futbol- persigue afanosamente. Los dos partidos que siguen serán determinantes para saber qué tan recuperado esta Cruz Azul de aquellos momentos amargos de su historia moderna y qué tan compaginado esta nuevamente Herrera en su regreso al América. Veremos, para acabar pronto, de qué están hechos ambos equipos...

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


No alcanza

FECHA
09/10
2017
por David Faitelson

Ni siquiera para lograr lo que la Selección Mexicana ha establecido en los últimos seis campeonatos Mundiales: soñar con el quinto juego mundialista. "Rey" de la Concacaf..."Plebeyo" del mundo, esa parece ser la condición del futbol mexicano hoy en día. Hay algunos que esperan pacientemente un milagro inesperado y que México se transforme en protagonista el próximo verano. Que esperen sentados. Al mismo tiempo, impacta la nula autocrítica del entrenador, de los futbolistas y de algunos críticos -a mayor parte de ellos inmiscuidos en el negocio que significa la selección-.

Osorio
Imago7

CIUDAD DE MÉXICO -- No alcanza. Punto. Con este futbol y aquellos que esperan un "milagro", deben hacerlo sentados. En el futbol los milagros casi no existen. Prevalece la realidad. Las estadísticas vuelven a ser irrefutables, magistrales, espectaculares y cualquier otro epíteto que se les ocurra, pero si se trata de futbol, México no ofrece confianza alguna de que una vez que llegue la Copa Mundial será capaz de mostrar un estilo y una condición competitiva de juego. Olvídense del quinto partido. Con el futbol que hemos visto hasta ahora, llegar al cuarto juego, sortear la fase de grupos con eficiencia en Rusia, promete ser toda una odisea. Pero hay quienes creen que los "milagros" existen en el futbol -el lunes mismo presenciábamos uno llamado Islandia que se clasificó de forma extraordinaria a su primer Mundial- y suponen que ya en Rusia, la Selección Mexicana será otra y que su juego le alcanzará para llegar, al menos, al mismo nivel que ha mostrado en los últimos campeonatos mundiales. Nadie habla del famoso "quinto partido", pero sí de gestionar con protagonismo la fase de grupos y afrontar los octavos de final con la gallardía competitiva de Nueva York 1994 (Bulgaria), Montpellier 1998 (Alemania) -me brinco Corea-Japón 2002 con la vergüenza ante Estados Unidos- para continuar con Leipzig 2006 (Argentina), Johannesburgo 2010 (Argentina) y Fortaleza 2014 (Holanda). Ese es el límite del futbol mexicano y algunos creen que con eso podemos conformarnos. La realidad es que con el nivel de juego que ha tenido México en este eliminatoria -más la Copa América, la Copa Confederaciones y la última Copa Oro- ni siquiera debería alcanzarles para alcanzar tal escala del Mundial. Jugando como la ha hecho en la Concacaf, con todos y sus mágicos números, México no sería capaz de sortear un grupo que desde el "Bombo 2" del sorteo moscovita le significará enfrentar a una potencia mundial y a un par de selecciones competitivas de Sudamérica, Asia o África. El mayor problema hoy, cuando queda poco tiempo para el Mundial, es que hay poca autocrítica en el medio. Desde el entrenador, pasando por los futbolistas y siguiendo con gran parte del periodismo. La mayor parte de ellos, se envuelve en los números de la Concacaf, en la facilidad con la que México afrontó el proceso y se ganó el boleto para Rusia. Algunos de ellos, insisto, esperan un "milagro". Juan Carlos Osorio debe tener gran parte de la responsabilidad. No le ha dado a México un estilo ni una condición apropiada para jugar con la competitividad y la regularidad debida. Los futbolistas son también los responsables. Algunos de ellos, la mayoría, no muestran el nivel y muchas veces tampoco la actitud necesaria al momento de enfundarse en la camiseta que representa al futbol de un país. Y los medios que se mezclan con los negocios se dedican aplaudir y a "jugar" de porristas de esta selección. La realidad es inobjetable -más allá, recalcó y vuelvo a recalcar de la pulcra eliminatoria mundialista- está el futbol que México ha demostrado, el nivel de sus futbolistas, la terquedad de su entrenador de seguir improvisando, probando futbolistas fuera de posición y rotando alineaciones y la certeza de que los dirigentes sólo están preocupados por el negocio que signifique la selección. Para ellos, llegar al Mundial, alejar cualquier riesgo como el que se vivió en el 2013, es suficiente y satisfactorio. México termina su eliminatoria como "Rey" de la Concacaf, pero me pregunto: ¿Es "plebeyo" en el mundo futbolístico? Con lo que ha mostrado hasta ahora en la cancha, creo que no es garantía de nada, ni siquiera de llegar ya no al quinto, sino al cuarto partido del Mundial.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El futbol mexicano acaba de desperdiciar una maravillosa oportunidad. No sólo de lograr un avance comercial, económico, también en la búsqueda de un nuevo horizonte deportivo. La Selección Mexicana sigue en las manos del mismo grupo, de las mismas personas que deciden su presente y su futuro tanto en la parte comercial como en la parte futbolística. El cambio al que tuvo miedo por optar el futbol mexicano hubiese también significado una transformación también en las manos, en las formas y en la cabeza que históricamente toma las decisiones en lo que concierne a la propia cancha. El futbol mexicano no ha tenido la capacidad de separar ambas áreas: quien tiene "el control" lo termina controlando todo...

México
Mexsport
LOS ÁNGELES, CA.- Entre tantas cifras, contratos y clausulas podríamos haber olvidado lo más importante y esencial del asunto: la cancha de futbol.

La Selección Mexicana no solo aseguró su continuidad comercial, económica en manos del mismo grupo durante los siguientes ochos años, también, de paso, su posesión deportiva, la futbolística, el manejo de lo que realmente trasciende para el aficionado: el futbol.

"Yo no vi que Televisa manejara directamente la decisión de designar a Juan Carlos Osorio como entrenador de la selección", me dice Alejandro Irarragori, el presidente de Santos y el hombre que encabezó al polémico Comité de Comercialización que recomendó la extensión de contrato por los derechos de la selección nacional. Y puede que en ese sentido, a Irarragori le asista cierta razón, pero es indudable que la decisión de contratar al último entrenador recayó en el Presidente de la Federación Mexicana de Futbol. Afirmar, sin embargo, que Decio de María es un personaje completamente independiente al poder de Televisa es demasiado arriesgado.

Así como la Liga y cierto manejo federativo han tomado alguna distancia en los últimos tiempos, es evidente que la selección sigue siendo manejada comercial y deportivamente por las televisoras. El ejemplo más reciente ocurrió durante la crisis de la eliminatoria del 2013, donde Televisa emergió para "salvar " el boleto mundialista "prestando" al entrenador Miguel Herrera, al directivo Ricardo Peláez y al propio América. Aquel que diga que las televisoras o la televisora no maneja a la Selección Mexicana supone que algunos o que todos, de plano, "nos chupamos el dedo".

El control económico es fundamental porque al final del día también se entiende como mantener un control deportivo. De otra forma, hace tiempo, que la FMF, o los clubes o la Asamblea de Dueños se hubiesen dado a la tarea de conformar un comité de exentrenadores y exjugadores capacitados y experimentados para tomar decisiones de cancha. En el futbol mexicano, quienes toman decisiones comerciales toman también decisiones futbolísticos, estén o no estén preparados para ello.

La importancia de una "independencia" comercial tiene que ver, forzosamente, con una "independencia" futbolística. ¿Y qué se puede esperar de unos clubes que teniendo la decisión en sus manos terminaron -presionados o amenazados- votando por el sostenimiento del "grupo en el poder"? Nada, en realidad nada, porque cuando en realidad podían haber forzado una reforma terminaron doblando la mano o temblando de miedo.

La selección tiene un "dueño" y ese "dueño" decide qué hacer en cuestiones comerciales y en cuestiones futbolísticas. El futbol mexicano sigue en las manos del mismo "personaje" que durante más de medio siglo ha entregado los mismos mediocres resultados.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO