El América alienta voces a su alrededor de un que es un "poderoso candidato" al título, pero yo me pregunto: ¿Cuándo dejó el América de ser un "poderoso candidato"? En la respuesta encontráremos el mayor avance que ha logrado el popular equipo en las últimas semanas: ponerse al nivel de lo que exige la competencia de la Liga o lo que es más claro: estar al nivel de Tigres y de Rayados. El América anda bien, va de menos a más y a mucho más, pero también sabe que en este club, ser subcampeón, es un fracaso...

Por David Faitelson

Imago7

LOS ANGELES, CA. -- Líder, invicto y cada día jugando mejor. El América sabe, sin embargo, que no ha ganado nada aún y que, a diferencia de otros muchos clubes en su condición, la de ellos, no admite espacio para un titubeo: un subcampeonato es un fracaso en Coapa. Tras ocho fechas, el América no sólo mantiene un paso invencible, también alienta, a su manera, a su muy particular estilo, voces que ya lo señalan como un poderoso candidato al título. Pero... !Por favor! ¿Qué hay de nuevo en ello? El América siempre ha sido candidato y yo agregaría gran candidato al título. Lo que pasa es un equipo que genera demasiadas pasiones e ilusiones y también hasta cierto "miedo" -en los contrincantes- cuando está bien. Yo creo que a partir de esta pregunta -¿Cuándo el América dejó de ser candidato?- encontramos la respuesta a qué, en realidad, ha cambiado con respecto a este América. La respuesta es simple: se ha adaptado a los nuevos estándares competitivos del futbol mexicano. Y si quiere una contestación más clara: se ha puesto al nivel de Tigres y de Rayados. Dos ejemplos son contundentes en las últimas semanas: Ante el Atlas, en el Estadio Azteca, cuando Miguel Herrera de pronto necesitaba hacer un ajuste y buscar una reacción del equipo, tenía en la banca a Carlos Darwin Quintero, a Oribe Peralta, al colombiano Ibarguen y al ecuatoriano Renato. Es decir, tenía alternativas con las que ya cuentan hace temporadas entrenadores como Ricardo Ferretti o Antonio Mohamed. Y el domingo, en Veracruz, mostró una alineación que era capaz de hacer rotaciones para prevenir un cansancio físico extremo en su plantilla. El América de hoy es más robusto, tiene más alternativas, profundidad y peligrosidad. También, está claro, que los refuerzos tendrán que adaptarse mejor e intervenir más en el juego. El francés Ménéz está llamado a ser una estrella en la Liga mientras que Cecilio Domínguez, Renato Ibarra y Carlos Darwin requieren de una mayor regularidad. El América tiene hoy dos delanteros confiables que pueden hacer trabajo juntos, separados y también de forma diferente: el veterano Oribe Peralta y el joven Henry Martin. Defensivamente hablando, el equipo no desmejoró -como pronosticaban la mayor parte de los expertos- con la salida de Pablo Aguilar. El argentino Aguilera se ha adaptado maravillosamente bien y dentro del aparato defensivo-ofensivo cada día están mejor Guido Rodríguez y Mateus Uribe. El América va de menos a más y a mucho más. "Vamos con calma...", pedía Herrera la semana pasada. Él sabe muy bien que, a diferencia de otros equipos -lo vivió recientemente en Tijuana- aquí cuenta tanto el camino como el desenlace. Es decir, de nada le sirve al América una temporada regular extraordinaria, con un paso firme en el liderato y números impresionantes. Lo que requiere hacer es justamente lo que ha hecho el gran club de la época -Tigres- que ha entendido que su paraje más importante está en las finales y es ahí donde se une, se concentra y alcanza sus mayores niveles. El América no puede darse totalmente esos "lujos". Es un equipo que juego a juego es examinado minuciosamente por la crítica, pero comprende que será evaluado de acuerdo a su estatus de campeón o de no campeón.

Mantener el paso sin derrota es un reto interesante para un club que vive constantemente de retos. El sábado, en el Azteca, ante el Tijuana y en la jornada 10, el 3 de marzo, en Guadalajara, el Clásico frente a las Chivas. ¿Tendrá fecha de caducidad el invicto americanista? Puede que sí, puede que no, pero lo más importante radica en que esa caducidad no llegue en la liguilla. De ahí la diferencia entre la gloria y el fracaso para un equipo como el América. "Poderoso candidato" siempre lo fue el América. Digamos que hoy ha evolucionado para tener las mismas "armas" que los equipos del norte, con la explícita diferencia de que tiene más peso y poder pasional que Tigres o que Rayados.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México, Liga Bancomer

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Y no parece existir objeción alguna, porque más allá de la crisis que indudablemente sostenía en sus precipitadas caídas de la Liga y de la Copa, este equipo está hecho de una condición distinta cuando afronta un torneo de la relevancia de la Liga de Campeones de Europa. El Madrid sabe jugar esta clase de torneos y tiene un jugador sumamente especial para este tipo de compromisos. Cuando se combina eso, la supremacía de un club y las inmensas habilidades y el carácter de un futbolista, no hay poder ni dinero que los pueda frenar. El PSG llegó muy ilusionado al Bernabéu. Se ha sido como se han ido muchos de ese estadio cuando juegan frente al Real Madrid de la Champions y al Cristiano Ronaldo de la Champions...

Cristiano Ronaldo Real Madrid celebra vs. PSG
Imago7

LOS ANGELES, CA.- Es fácil: Si quieres un equipo en Champions, escoge al Real Madrid. Si quieres un futbolista en Champions, su nombre es Cristiano Ronaldo. Y esa combinación parece infalible. Ellos tienen otro tipo y ritmo de palpitaciones. Tienen un Corazón de Champions... El Paris Saint Germain lo comprobó a piel y sangre este miércoles, cuando intentaba dar un primero paso rumbo a los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa. Y nadie podrá recriminarles que no lo intentó. Puso por delante a su espectacular tridente -Neymar, Mbapee y Cavani- y presionó al doce veces campeón europeo en su propio estadio. El Madrid, mientras tanto, hizo el trabajo de desgaste y esperó pacientemente la hora de definir la contienda. El rombo de Zidane funcionaba a la perfección: Casemiro, Modric, Kross e Isco detrás de dos las dos puntas, incluyendo al "extraterrestre" de la Champions, Cristiano Ronaldo. El Madrid sabía que afrontaba un equipo de un despiadado poder ofensivo (25 goles en 6 partidos de la ronda de grupos y 76 goles en 25 jornadas de la Ligue A francesa). Pero también sabía que es un equipo flojo cuando se trata de defender y que tarde que temprano tendría sus oportunidades frente al marco parisino. Esas oportunidades llegaron, primero un desborde por izquierda, donde queda desbordado Dany Alves y aparece el alemán Kross para provocar un penalti que Cristiano tiró con furia para emparejar el juego. Y después, en el desgate del juego, fue paciente hasta revertir la desventaja y tener una con la que sale cómodo del Estadio Santiago Bernabéu.

El 3-1, más allá del gol de visitante de Rabiot, parece favorecer a un Real Madrid que en el Parque de los Príncipes podría encontrar espacios abiertos para la velocidad de Gareth Bale y la contundencia del propio Cristiano.

El Madrid ha aparecido en el momento donde su sangre y su estirpe le llaman siempre a aparecer en el escenario de la Champions, una copa en la que se ya diseminaba su leyenda y su gloria mucho antes de que el Paris Saint-Germain existiera como entidad futbolística. El Madrid es un equipo de Champions. Cristiano es un jugador de Champions. Cuando tienes que luchar ante ello, estás perdido, así te llames Neymar, PSG y tengas todo el dinero del mundo...

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Y hoy es un legítimo líder del campeonato mexicano. En seis fechas ha mostrado que ha recuperado la exitosa formula de antaño: la capacidad de combinar jugadores extranjeros que marcan diferencia -Castillo, Alustiza, Díaz, González y Arribas- con elementos de su cantera que saben de la responsabilidad de defender la camiseta universitaria. Pumas ya mostró que puede competir ante clubes como Tigres y América y aunque sigue sin ser un candidato claro al título, promete pelear por un sitio en liguilla. Y luego, luego con el espíritu y la sangre que tiene este club, cualquier cosa puede pasar...

Pumas celebra vs. Monarcas
Imago7

LOS ANGELES, CA.- No se equivoquen: el secreto de este Pumas no está donde parece estar. No en quienes empujan el balón a las redes y corren eufóricos para festejar o que se "roban" las páginas frontales de los diarios y de los noticiarios. El secreto de este Pumas, líder inobjetable del campeonato mexicano, está en su sangre, en sus raíces, en su espíritu... Dos pistas: una se llama David Patiño... y la otra, el hecho de que Pumas salió a jugar el viernes en Morelia con 7 jugadores formados en su cantera, algo realmente notable en una época donde la mayor parte de los clubes -aspirantes y no aspirantes- juegan con hasta 10 futbolistas no nacidos en México. Pumas acudió a su "sangre". "Necesito tiempo", casi imploraba Rodrigo Ares de Parga apenas hace algunos meses, en noviembre del año pasado, cuando Pumas tocaba el fondo de la tabla y su futuro lucía precario y angustioso.

El tiempo, en un club al que no le sobra el tiempo, casi de manera mágica, puso a Pumas en su lugar. El tiempo y algunas decisiones exactas, puntuales, inteligentes. Seis fechas después, Pumas no solo se mantiene invicto, sino que se ha dado "el lujo" de competir al tú por tú ante dos grandes e inobjetables aspirantes -Tigres y América- y ha dejado patente de que tiene una forma, un estilo y una convicción apegada a sus colores. Pumas está cómodo en la cancha y sus aficionados también están cómodos con lo que ven en ella. Hay una comunión absoluta en un club que siempre debe estar preocupado por las voces que se desprenden desde el palomar o desde el pebetero. "Pronto verán que hemos tomado las decisiones correctas" prometía en aquella ocasión el presidente de Pumas, Ares de Parga, presionado por el ambiente hostil que parecía generarse al interior y exterior del equipo y con la cercanía del equipo a los últimos sitios de la tabla de cocientes. Una de esas decisiones correctas -que ya hoy yo catalogaría como "brillante"- fue convertir el interinato como entrenador de David Patiño en algo definitivo. Nadie mejor que él para entender las necesidades de este club. Muy cerca de Patiño, el trabajo siempre distinguido de un conocedor del futbol y de la filosofía universitaria como José Luis Arce y los aportes que sigue haciendo Sergio Egea, tras su poco afortunado paso como entrenador. Pumas encontró a la gente adecuada en el puesto adecuado y eso hay que agradecérselo a Ares de Parga. En la cancha, los nombres de los refuerzos extranjeros deslumbran -Alustiza, quien se combina con Castillo al frente, el chileno Díaz que junto con Abraham González le han dado otra dimensión al medio campo y el veterano español Arribas que le ha otorgado orden y liderazgo a la defensa- pero el verdadero secreto parece encontrarse en el reencuentro del club con su propia "sangre", los jugadores de fuerzas básicas. Gallardo, Cabrera, Barrera, Fuentes, Quintana, Van Rankin y el portero Saldívar. Pumas ha vuelto a su fórmula original: jugadores extranjeros que elevan su nivel de juego y futbolistas de su cantera que entienden la responsabilidad de llamarse Pumas y de representar cabalmente el espíritu universitario en el juego. En un futbol donde los que mandan son generalmente equipos que juegan con una mayoría de futbolistas foráneos, Pumas cuida su identidad y sale al campo -como lo hizo el viernes en Morelia- con hasta siete jugadores formados en el Pedregal.

El torneo es aún largo y pueden suceder muchas cosas. Está claro que Pumas no tiene la banca de Tigres, o de Rayados o del propio América, pero ha encontrado una forma de competir y difícilmente perderán ese ritmo. Bien por Patiño y sus futbolistas. Por Arce, Egea y claro, por Ares de Parga, quien pidió tiempo e hizo los movimientos correctos e inteligentes. Puede que Pumas no sea un claro aspirante el título, pero sí un claro líder general del torneo. Vive su momento, día con día, minuto a minuto. Y lo hace bien.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


David Faitelson
Comparar a Tom Brady con Lionel Messi, Lebron James o Roger Federer no es ninguna locura. Es uno de los grandes atletas que ha podido atestiguar nuestra generación. Un quarterback a prueba de todo, que ha mostrado sus destrezas en los momentos más importantes del juego. Pasarán muchos años, los libros hablarán de él y algún día diremos que pudimos verlo y disfrutarlo a plenitud. El legado de Brady es incuestionable. Basta con ver sus manos, su colección de anillos para entender a qué lugar pertenece en la historia del futbol americano y del deporte...

Por David Faitelson

LOS ANGELES, CA.- Basta con ver los dedos de sus manos. No habría que tener ninguna duda sobre la idea de que Tom Brady es uno de los grandes atletas que nuestra generación ha podido atestiguar.

Ni siquiera la poca universalidad del deporte donde muestra sus grandes aptitudes o las controversias (los ya celebres balones desinflados) que han acompañado a su carrera en los últimos tiempos. Algunos expertos del fútbol americano le consideran el mejor quarterback que ha aparecido en la NFL y otros se atreven a dar un paso más atrevido al declararlo el mejor jugador en la historia del fútbol americano por encima de leyendas como Joe Montana, Jerry Rice, Jim Brown, Laurence Taylor o Walter Peyton. La realidad es que hay pocas objeciones para interponer algo ante el maravilloso QB de los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Las comparaciones suelen ser odiosas en muchos ámbitos de la vida y peor aún en los deportes, pero cuando sacamos a Brady de la NFL, donde ha descompuesto muchos récords y ha coleccionado una gran cantidad de anillos, la competencia es realmente "bestial": ¿El mejor atleta de nuestros tiempos? Dejemos ya de lado -para otra generación y para hacerlo más equilibrado- a Michael Jordan, pero la lista sigue siendo complicada para cualquiera: ¿Roger Federer? ¿Lionel Messi? ¿Cristiano Ronaldo? ¿Usain Bolt? ¿Michael Phelps? ¿Lebron James? ¿Rafael Nadal? ¿Nova Djokovic?

Tom Brady no le pide nada a nadie. Sus números son, simplemente, extraordinarios: Ha jugado 8 Super Bowls en 18 temporadas, todas ellas en Nueva Inglaterra. Tiene 27 victorias en postemporada, líder de todos los tiempos en la NFL (sus 19 triunfos en casa superan incluso las que el 2do. lugar en la historia [Joe Montana - 16] consiguió en total.

AP PhotoTom Brady se convertirá en el mariscal de campo de mayor edad en iniciar un partido de Super Bowl.

Sus 68 anotaciones en postemporada son récord de la NFL, superando con creces a Joe Montana (45), Brett Favre (44), Peyton Manning (40) y Aaron Rodgers (36). Sus 9.721 yardas de pase en playoffs superan con creces los 7.339 de Peyton Manning ó 5.855 de Bret Favre. Sus 892 pases completos suponen un récord frente a los 649 de Manning, segundo en la lista. Hace dos semanas, encabezó el triunfo ante los Jaguars, que se significó como su 8ª victoria en el campeonato de conferencia, récord en la NFL, y sus 11 apariciones superan el récord de Gene Upshaw y George Blanda (10). Brady ha conseguido un total de 13 partidos en playoffs con más de 300 yardas de pase, siendo el último el conseguido ante los Titans en La Ronda Divisional. El segundo en la lista, Peyton Manning con 9.

Y para aquellos de que los momentos más importantes definen a un atleta importante, he aquí la colección de cifras en el "Superdomingo" que propone la NFL: 15 pases de TD 2,071 yardas 207 pases completos 309 pases lanzados 5 campeonatos 8 juegos disputados 4 veces MVP Tom Brady se convertirá el domingo en el primer quarterback en jugar un Super Bowl a los 40 años de edad, otra prueba de que su estilo de vida le ha permitido llegar "sano y salvo" a los años donde generalmente muchos grandes deportistas se desploman o muestran algunas de sus falencias. Brady ha sido un "hombre de plomo" en un deporte de alto contacto, donde mantenerse sano es tan importante como ganar partidos y campeonatos.

Comparar a Brady con Messi o con Lebron o con Bolt es un riesgo, pero me parece que no estamos cometiendo un error. Tiene todos los elementos para estar ahí, entre los grandes deportistas de nuestra generación. Es un hombre que nos ha mostrado como debe ser el comportamiento de un deportista bajo una severa presión. Durante casi dos décadas, Brady ha convertido en campeones diferentes generaciones de jugadores a su alrededor. Muchas alineaciones de los Patriotas han cambiado, menos la del Brady. Él se ha sostenido en un nivel preponderante del juego.

El domingo no sólo mantiene la expectación de un gran espectáculo, también el de un atleta fuera de serie, uno de los grandes lujos que hemos tenido aquellos que lo hemos visto jugar. Alguno día, dentro de 30, 50 o 60 años, los libros hablarán de este maravilloso quarterback, al que además de ganar yardas, touchdowns, también le gustaba coleccionar anillos.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


David Faitelson

Javier "El Chicharito" Hernández y Raúl Jiménez fueron provocados este invierno para volver al futbol mexicano. Oficialmente, se sabe que Chivas hizo intentos ante el West Ham inglés y que el América charló con el Benfica de Portugal. Los clubes europeos no lo vieron, en principio, con malos ojos, pero fueron los propios futbolistas quienes vetaron esa posibilidad. El anzuelo era jugar más minutos para llegar en mejores condiciones al Mundial de Rusia. Tanto Hernández como Jiménez y, podríamos y deberíamos agregar a Miguel Layún, resistieron ante esa tentación. Ellos merecen un aplauso por tratar de alargar, el mayor tiempo posible, su estadía en un nivel más desarrollado del juego.

LOS ANGELES, CA.- El "anzuelo" había sido lanzado aprovechando una desesperación casi natural que puede existir en un futbolista que casi no juega. "Vengan aquí, jueguen, acumulen minutos, hagan muchos goles y lleguen en el mejor estado posible al Mundial de futbol".

Los dos equipos más populares y tradicionales del futbol mexicano habían planeado su invierno con la repatriación de los delanteros de mayor alcance que tiene la selección mexicana de cara a Rusia 2018. El América quería que Raúl Jiménez dejara al Benfica de Portugal y Chivas que Javier "El Chicharito" volviera procedente del West Ham inglés. Chivas y América estaban conscientes de que no podían pagar los sueldos de ambos futbolistas. Pretendían una cesión a préstamo y compartir los salarios con los clubes europeos. Al Benfica y al West Ham, en principio, no les desagradó la idea, pero los dos futbolistas frenaron en seco las "buenas" o "malévolas" intenciones de los equipos mexicanos.

"Todos nos íbamos a ayudar", dijo Jorge Vergara, anoche, en el programa Futbol Picante. "Aunque al final, me parece que él ("Chicharito") tomó la mejor decisión posible".

Getty Images

Algo similar pudo haber ocurrido con Miguel Layún (Porto), quien también resistió ante una posible repatriación y arreglo un contrato para jugar con el Sevilla de España a fin de acumular más minutos de juego antes del Mundial.

Chivas también admite que contactó a Héctor Moreno. "Me dijo que estaba contento en Roma, pero la realidad es que esta en la banca del Roma", dice Vergara.

"Chicharito" está por rebasar los 30 años y Jiménez es todavía un futbolista joven con grandes proyecciones en el futbol europeo. Ambos parecen tener todo el derecho de tratar de agotar hasta las últimas opciones en el futbol europeo, en el mejor nivel posible del juego. Y ellos saben que, aunque la condición sea a préstamo, regresar después a Europa promete ser una tarea complicada.

Es verdad, por otra parte, que la inactividad podría terminar afectando su nivel para el campeonato mundial.

"Nada es peor que no jugar para un futbolista", sostiene el entrenador de Chivas, Matías Almeyda, quien aceptó que habló personalmente con Javier Hernández para ofrecerle jugar en el Guadalajara. "Él no quiso y eso es muy respetable".

El proceso de exportación le ha costado mucho esfuerzo y sacrificio al futbolista mexicano que, a diferencia del jugador de otras nacionalidades en el continente -como el colombiano, el argentino, el chileno y el ecuatoriano- siempre cuenta con la bondad de volver a casa y encontrarse con cifras -contratos- que, si bien no son del nivel máximo del futbol europeo, les permiten ganar muy bien y jugar en la tranquilidad de casa.

Getty Images

"Chicharito", Jiménez y Layún, así como Guillermo Ochoa en su momento, han resistido a la tentación de volver a una "zona de confort". Y eso es bueno, hay que aplaudírselos y, de alguna forma, reclamarle a las Chivas y al América que, en lugar de trabajar en una repatriación, trabajen para tratar de producir otro "Chicharito" y otro Raúl Jiménez.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


"Cenicienta"

FECHA
25/01
2018
por David Faitelson

La única posibilidad que tiene el futbol mexicano de ser campeón del mundo se basa en una analogía con el folclórico cuento de Charles Perrault. Un verdadero cuento de fantasía, porque la realidad indica que el nivel de la Selección Mexicana no se compara con el de las grandes potencias mundiales. Al entregar su primera lista de convocados del 2018, el entrenador Juan Carlos Osorio ha dicho una verdad contundente: para que México sea protagonista de Rusia 2018 debe alcanzar una increíble sorpresa, más parecida a un cuento de fantasía que a una realidad futbolística.

Juan Carlos Osorio México perfil
Imago7

CIUDAD DE MEXICO -- Apenas y recuerdo -tengo ya dos hijas en la universidad- el maravilloso cuento de La Cenicienta, pero entiendo y comparto la analogía que ha hecho el entrenador Juan Carlos Osorio sobre cuales son las aspiraciones reales de México en el Mundial de Rusia 2018. Ser o lograr un cuento de fantasía.

México no va a ser un protagonista del Mundial. No tiene, de ninguna forma, la misma personalidad -llamémosle jurídica futbolística- que selecciones como Alemania, Brasil, España o Francia. México va a buscar una gran sorpresa y un eventual triunfo significaría, sin duda, que adquirió el papel de la famosa Cenicienta.

Decir y prometer otra cosa sería tanto como mentirle al aficionado. En la medida de sus posibilidades, con sus virtudes y sus defectos, México tratará de librar un grupo que parece demasiados complejo y que incluye al tan favorito a ganar el Mundial y luego, si obtiene el segundo puesto por encima de selecciones altamente competitivas como Corea del Sur y Suecia, se encontrará ante otro histórico, otro de los grandes candidatos a levantar la Copa, el poderoso equipo de Brasil.

Medir el éxito o el fracaso de México en este Mundial será realmente complicado. Sigo pensando que se trata de las formas, del nivel y de la propia competitividad que muestre el equipo de Osorio. Más que en resultados, yo lo pondría en sensaciones, en la sensación final que deje el equipo sobre la cancha. Pienso que en eso deben enfocarse Osorio y sus futbolistas. Soñar con ser Campeón del Mundo corresponde, en el futbol mexicano, a un cuento de Cenicienta. Osorio lo ha dicho de forma directa y clara. Y así es.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Bienvenidos a los "nuevos tiempos" del futbol mexicano, donde es tan importante hacer goles, ganar puntos o un trofeo como tener un peso mediático que te garantice ventas y un estatus sano en cuestiones financieras. Estar en la "vitrina", ser parte de ella, no perderse, para poder vender mejor tu publicidad, tu camiseta, tus derechos de televisión. El León encontró la manera de lograrlo tal y como lo hizo Tigres con Gignac, el Monterrey con su gran plantel, el América con Ménez a Ibargüen o el Cruz Azul con el regreso a México de Pedro Caixinha. Los "nuevos tiempos" exigen un papel de protagonismo, de imagen, medido a través de las redes sociales. Es esta una Liga de likes, de retweets, de chats, del ciberlenguaje, de fonemas, de combinación de palabras, de símbolos, de emoticones. Estar ahí es, insisto, tan importante como ganar partidos en la cancha de juego...

Getty ImagesLandon Donovan Estados Unidos

LOS ANGELES, CA.- La percepción de triunfo en el futbol ha cambiado con la llegada de los "nuevos tiempos". Hoy, ser "trending topic" podría ser tan importante como lograr un gol, tres puntos o hasta ganar una Copa. Hay muchas formas de valorar el éxito en el futbol. Una de ellas es comercial, es económica y desde ese lado, nadie sería capaz de reprochar la operación que el León ha presentado con bombos, platillos y juegos pirotécnicos esta noche en el Nou Camp. El histórico jugador estadounidense Landon Donovan apareció en León. Tiene 35 años y prácticamente estaba retirado del juego. Hoy, ha aceptado volver a las canchas por una cantidad, según dicen, de aproximadamente 135 mil dólares semanales. Donovan llevará el número 20 en la espalda -en alusión, quizá, a aquel 2-0 que hizo famoso en los duelos entre las selecciones de México y Estados Unidos- y ha provocado ya a su alrededor una vorágine mediática que hoy se mide directamente en la repercusión que se genere en las redes sociales. Donovan está cumpliendo su primer y tal vez más importante cometido: darle al León un realce mediático que casi siempre le tiene en desventaja con respecto a los llamados "equipos grandes" (América, Chivas, Cruz Azul y Pumas) y también algo de vitrina que los clubes de Monterrey, basados en su gran nómina y en sus éxitos deportivos, han copado en los últimos años. El León ruge desde "su cueva" en algo que por ahora no es palpable en goles o en puntos, pero que en el futbol de nuestros días es igualmente trascendental que los resultados deportivos: la mercadotecnia. La parte futbolística, es verdad, no está garantizada. Donovan no sólo es grande en edad para un jugador de futbol, también ha perdido ritmo competitivo en los últimos años. Pensar que será el mismo futbolista peligroso que lució sus cualidades en la selección estadounidense, en la MLS y en Inglaterra, es un error y una mentira. Es, por otro lado, un hombre ordenado y profesional en su vida, con lo cual, no tardará en ponerse bien físicamente, de acuerdo con las limitaciones de su propia edad. En el futbol mexicano se corre mucho, se juega cada día mas rápido y ahí veremos que tanto puede o no adaptarse Donovan. Las perspectivas no son del todo positivas, sobre todo por el nivel de expectación que puede generar un futbolista que alcanzó tales dimensiones en el deporte. Ese, al Donovan genial y habilidoso al cien por ciento, jamás volverá, pero el que tuvo, siempre retuvo y algo de su futbol promete entregar enfundado en la camiseta verde esmeralda.

El futbol mexicano camina hoy en dirección a una necesidad impetuosa de protagonismo, de una condición mediática que es, muchas veces, tan importante como la futbolística. Lo de Donovan se entiende en la medida de lo que fue y significa, no de lo que puede dar en la cancha. Al gran Donovan lo vimos jugando y haciéndole daño a la selección mexicana. A este Donovan, lo veremos aportando algo, algunos minutos, de lo que no pierde jamás una estrella de su nivel futbolístico. El León ha hecho exactamente lo que tenía que hacer. Meterse a una "vitrina" donde algunos clubes habían copado el espacio a través de los "aromas" de Gignac, de Avilés, de Ménéz o de Caixinha. El León rugió desde "su cueva" convirtiéndose en el "trending topic" que equivale hoy casi a anotar un gol, ganar un partido o una Copa. El León obtuvo el trofeo de una Liga llamada "trending topic".

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Henry Martin resolvió la primera fecha para el América, pero su futuro parece sentenciado una vez que aparezcan por Coapa los nuevos refuerzos del club. El delantero mexicano parece ser un hombre sin tierra, sin confianza, sin el tiempo ni el reconocimiento que no sé si merezca, pero que debería tener al menos como una oportunidad. Los puestos de mayor responsabilidad ofensiva en el futbol mexicano están repartidos en jugadores foráneos. Los mexicanos, como Martin, deben aprovechar cada instante para mostrarse y esperar, cruzar los dedos y esperar....

Por David Faitelson

Henry Martin América celebra
Imago7
CIUDAD DE MÉXICO -- Miguel Herrera cerraba los puños y sonreía efusivamente mientras abrazaba a su cuerpo técnico. El primer gol de la temporada no sólo serviría para ganar los primeros tres puntos en una cancha complicada como la del Querétaro, sino que se producía, magistralmente, desde los botines de un delantero mexicano directamente escogido por él y que llegó al América en medio de cierta controversia. Henry Martin podría, sin embargo, tener sus horas de protagonismo contadas. El América espera afanosamente la llegada de sus dos últimos refuerzos, el renombrado francés Jérémy Ménez y el colombiano Andrés Ibargüen. Martin podría ser, sin embargo, no sólo un triunfo personal del "Piojo", también una esperanza de que en el futuro existan y prevalezcan jugadores mexicanos en puestos de trascendencia ofensiva para el futbol. El América comenzó el torneo con dos delanteros mexicanos en punta -Martin y el veterano Oribe Peralta, a quien horas antes de iniciar el campeonato había renovado hasta el 2020- pero esa situación promete cambiar en las próximas semanas. Herrera cree que alguno de los refuerzos -Ménez o Ibargüen- acompañará a Oribe en el ataque, con lo que las oportunidades para Martin se agotaran. La poca oportunidad que tienen los delanteros mexicanos no es un tema privativo del América. Con excepción de Chivas -por un asunto propio de su naturaleza y de su tradición- el resto de los equipos es similar o peor. Los nuevos tiempos en el futbol mexicano establecen una desaparición de futbolistas en puestos de trascendencia y responsabilidad en la cancha. El equilibrio que antes se mantenía -incluso en clubes como el América- ha desaparecido dramática y angustiosamente. Apostar por un jugador extranjero para tener gol o propiciar jugadas de gol es casi una prioridad de los 17 clubes. La última generación de goleadores mexicanos -tras los días de Cuauhtémoc y de Borgetti- resultó ser prodigiosa: 'Chicharito', Oribe y Raúl Jiménez, pero no será eterna y en algún momento necesitará de un recambio. ¿Quién viene atrás? La lista, en la Liga MX, la encabezan jugadores argentinos, colombianos, chilenos, paraguayos, brasileños y franceses, pero no mexicanos. Lo primero que necesitan los futbolistas mexicanos es tiempo, confianza, certidumbre, básicamente, los ingredientes con los cuales no cuentan en la Liga MX. Y algunos, como Martin, dependerán de aprovechar las oportunidades que se le presentan al máximo, tal y como lo logró el domingo en su presentación oficial como jugador del América. Pero mañana o pasado mañana, llegará Ménéz o Ibargüen y entonces el entrenador tendrá que tomar una decisión: si apostar por el futbolista mexicano o poner en la cancha al refuerzo que tanto dinero le costó y le cuesta al club en sueldo y usted sabe cuál será su decisión. El futbolista mexicano, en la mayor parte de las posiciones -pero más en la de responsabilidad ofensiva- sufre de un tremendo abandono y falta de confianza.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Y todos nos quedamos de brazos cruzados, es más, algunos aplauden la decisión o la ven como algo muy normal de acuerdo con la historia del futbol mexicano. Lo de Oswaldo Alanís es vergonzoso. Es una muestra inequívoca de que el futbol mexicano sigue manejándose en los tiempos ambiguos, donde los dueños del balón se sienten con el derecho y hasta con la obligación de pisotear al futbolista. También es un reflejo del país, de nuestro país, donde el trabajador, el obrero, el empleado, el oficinista, el campesino tiene pocos derechos frente al "patrón". Y es pisoteado, humillado, ultrajado por aquellos que se sienten superiores. Es una pena.

Oswaldo Alanís Chivas
ESPN Digital
LOS ANGELES, CA.-- Siempre he pensado que la cancha es sólo un reflejo de lo que ocurre en una sociedad, en un país. Y el futbol mexicano es casi un retrato idéntico.

No sé, todavía, de qué estoy más impactado: si de lo que han hecho el Guadalajara, Jorge Vergara, José Luis Higuera y Almeyda en pleno siglo XXI o de la frialdad e indiferencia que ha mostrado parte del futbol mexicano, del periodismo y hasta de la opinión pública en un tema tan delicado. Porque al final del día, no se trata del defensor de Chivas o de la Selección Mexicana. Se trata de un ser humano, de un trabajador y el futbol es un reflejo de cómo se trata en este país al obrero, al mesero, al campesino, al empleado, al oficinista y a unas personas que todos los días salen a trabajar con la misión de alimentar a su familia y hacer de esta una mejor nación.

Lo resumía muy bien una editorial del diario español El País: Pidió un aumento de sueldo y no sólo no se lo dieron, sino que lo "congelaron" seis meses, podría perderse el Mundial y yo agregaría que tiene sobre su cuello la implacable y angustiosa "espada" de los dirigentes del futbol mexicano con su famoso, deleznable y asqueroso -no se me ocurre otro epíteto- "Pacto de Caballeros".

Lo que me parece más increíble es que el medio futbolístico mexicano e incluso algunos sectores del medio periodístico lo vean con una pasividad y naturalidad asombrosa. Me hierve la sangre cuando de pronto escucho por ahí frases como: "El jugador tiene la culpa. Debía haber aceptado la oferta del Querétaro" o quizá la de: "Debieron ponerse de acuerdo" y aún más la que directamente expresó el entrenador de Chivas, Matías Almeyda, admitiendo que él y el equipo ejercerán "un veto" sobre el futbolista. México debe ser el único futbol del mundo donde un entrenador anuncia "el veto" de un futbolista y todos nos quedamos de brazos cruzados como si no pasara absolutamente nada. ¡Que vergüenza!

Oswaldo Alanís es un futbolista, un ser humano como usted y como yo, con obligaciones, compromisos, sueños, ilusiones y problemas y el futbol mexicano parece estarle dando el trato que históricamente le corresponde a muchos de los trabajadores de este país. Los tiempos han cambiado -en otros lados, parece detenido- pero han cambiado y las nuevas reglamentaciones de FIFA le permiten al futbolista decidir su futuro -convertirse en un hombre libre, dueño de su presente y de su futuro, sin cadenas que lo aten a nada-. Alanís no ha llegado un acuerdo con Chivas y no ha querido aceptar la oferta de jugar en Gallos Blancos, pero al menos por seis meses más, sigue siendo jugador de Chivas y quizá de la selección mexicana de futbol y por un tema contractual, el club y el entrenador deciden relegarlo de la cancha. Lo han "vetado", frente a nuestras narices, ojos y oídos. Lo han "vetado".

Y lo peor podría estar por llegar para el futbolista. En el verano, cuando termine su contrato en el Guadalajara, escuchará, supongo, ofertas del mercado mexicano y ahí se interpondrá el famoso y absurdo "Pacto de Caballeros", donde sin el consentimiento de Chivas, el jugador no puede negociar con ninguna otra entidad. Es esa una verdadera vergüenza para el futbol y para México como país.

¿Qué hizo Chivas? Presionar. Presionó al futbolista separándole del club, lo presionó advirtiéndole que no será tomado en cuenta para jugar, lo presionó con el Mundial y lo presionará más cuando llegue el momento de ejercer el "Pacto de Caballeros" o de "sinvergüenzas" que tiene y presume el futbol mexicano.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Se puede apellidar De Jong o Ménez, pero deben devolverle, futbolística y mentalmente, la ilusión de que el equipo puede competir al nivel que han establecido los dos cuadros norteños en el futbol mexicano. El América está en una situación comprometida. Sabe que puede mejorar lo que han rendido hasta ahora elementos como Cecilio Domínguez, Carlos Darwin Quintero y Renato Ibarra, pero necesita más que eso para colocarse al "tú por tú" ante Tigres y Rayados. El América busca un "regalo" de Reyes para sus aficionados, una ilusión, una esperanza, una promesa de que será capaz de luchar por el trofeo en mayo...

Por David Faitelson

América Miguel Herrera
Imago7
LOS ANGELES, CA.- El América está buscando afanosamente un "regalo" de Reyes Magos para sus aficionados que pueda darles la certeza de que el equipo estará en el nivel adecuado para ofrecer una faceta competitiva a la medida que han establecido los equipos norteños. En un futbol que cada día amenaza con transformarse más en una batalla "particular" entre dos clubes, el América intenta, primero, dar señales de vida y después encontrar los métodos para que los resultados del año anterior (primer torneo sin liguilla y segundo semestre, una liguilla sin gol en cuatro juegos) sean completamente distintos. "Estoy buscando alguien aún de mayor renombre que Gignac", dijo Miguel Herrera, el martes por la noche, en la emisión de Futbol Picante de ESPN en referencia a los esfuerzos que el club hacía en las últimas horas para lograr la contratación de los delanteros europeos Luuke de Jong (holandés / PSV Eindhoven de Holanda) y Jérémy Ménez (francés / Antalayasport de Turquía). Más que de gol o de futbol -dos condiciones que evidentemente le han hecho falta en los últimos tiempos- el América está buscando una alternativa, una solución, porque sabe que con los nombres que tiene ahora está predestinado a fracasar. Puede que con un plantel más sano, con la mejora en el nivel de ciertos futbolistas -Cecilio Domínguez, Renato Ibarra y Carlos Darwin Quintero- el América tenga armas para competir, pero necesita algo diferente, algo que el mercado europeo pareció darle a Tigres, el equipo de época en el futbol mexicano. El América busca eso, busca una ilusión, busca una esperanza, busca a un Gignac que no aparece por ningún lado. Miguel Herrera debe tener mucha presión encima. En el fondo, él, mejor que nadie, sabe que Tigres y Rayados poseen un plantel sobrado e ilimitado, con la capacidad de montar dos cuadros que pelearían por el campeonato en el futbol mexicano. Hacerles frente no es sencillo, pero el América tiene la obligación de hacerlo torneo con torneo. "Aquí sabemos a lo que venimos", acepa Herrera. "Este equipo sólo puede apostar por el campeonato". Y mientras se extinguen las horas para el inicio de un nuevo torneo, el América se aferra a encontrar algo que le devuelva la creencia de que puede competir con Tigres y Rayados. Se puede apellidar de Jong o de Ménez, pero necesita una esperanza a la cual aferrarse.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


David Faitelson

No es Vergara, ni Decio, ni Jesús. Es el futbolista y en parte, lo que ha sucedido nuevamente con el caso del jugador de Chivas, Oswaldo Alanís, es culpa del propio gremio futbolístico. Sólo ellos pueden dar el paso hacia el frente para tratar de frenar la impunidad que no es ajena a este país y que no es privativa del futbol. Llegó el momento -siempre ha sido el momento- de que los jugadores pongan las cartas sobre la mesa, exijan sus derechos, cumplan con sus obligaciones y soporten las grandes presiones a las que seguramente serán sometidos. El futbolista. Él es el verdadero "dueño del balón".

CIUDAD DE MÉXICO. - El balón está y sigue en los pies del personaje más importante y más influyente de este deporte llamado futbol: los futbolistas. Y sólo ellos pueden transformar esta realidad.

Siempre me he preguntado qué pasará exactamente el día en que los futbolistas mexicanos decidan resolver, unidos, sus problemas y sus carencias. ¿Habrá una diferencia? ¿Habrá un antes y un después? ¿Se marcará un hito en la historia de este futbol? La realidad es que el futbol mexicano, en su manejo administrativo -clubes y federación- no son ajenos a la gran problemática que envuelve al país: la impunidad.

El futbolista es mucho más poderoso de lo que él mismo se conoce y reconoce. Algún día debe "despertar" y darse cuenta de lo que tiene a su alrededor.

El último caso se llama Oswaldo Alanís, pero ejemplos como el suyo sobran en la historia antigua y contemporánea del futbol mexicano. Los clubes tratan de sacar ventaja amparados en la fragilidad de las leyes del país y por encima de los decretos internacionales del futbol. Puede que Alanís, de acuerdo con la reglamentación de FIFA, logre sortear estos seis meses, pero después... ¿qué? Cuando busque acomodo en algún otro equipo el futbol mexicano se interpondrá el atroz, asqueroso y cruel "Pacto de Caballeros". No podrá firmar con ningún otro equipo sin el consentimiento de Chivas. Aparece, también, otra cuestión: se viene un año de Mundial de futbol y el jugador no puede o no debe estar parado. ¿Es ese otro mecanismo de presión utilizado por el Guadalajara?

El tema ha pasado por su propia controversia interna. Primero que el entrenador lo quería y que la dirigencia no. Que el dueño del club -Jorge Vergara- no estaba enterado de la situación y hasta el hecho fehaciente de que al Guadalajara no le sobran futbolistas en un universo muy reducido de jugadores mexicanos.

La realidad es que la situación ha vuelto a transitar por una línea muy delgada, donde todo en apariencia supone ser un maltrato y una violación a los derechos naturales del futbolista como un trabajador. Puede que se trate, en la mayoría de los casos, de un trabajador muy bien remunerado, pero ultrajado en sus derechos. La Liga y la FMF celebraron hace apenas una semana su ya tradicional "Draft de Transferencias", evento que supone ser el mayor de los monumentos a la arbitrariedad con que se conduce en muchos de sus rubros el futbol mexicano.

Oswaldo Alanís
Mexsport

Los primeros pasos para una Comisión del Futbolista seria y poderosa se han dado, pero nada se resolverá hasta que los futbolistas decidan estar unidos por una causa y pongan sobre la mesa las cartas, sus necesidades, sus derechos y también sus obligaciones. Llegará el momento en que los jugadores sean capaces de defenderse y también de exigir explicaciones. Sólo ellos pueden cambiar la dinámica y llevar a este futbol hacia un sendero de justicia y de libertades.

El futbol no puede ser considerado un ente ajeno a lo que sucede en nuestro país. Es una película casi exacta de lo que acontece en el día a día de esta maravillosa nación. Es verdad que se han avanzado en muchos temas, que el futbolista es un personaje, en muchos casos, privilegiado y envidiado, bien pagado y protegido, pero en otros es una víctima más de la impunidad, una impunidad que es parte del juego, que es, en la mayor parte de los casos, el nombre de este juego llamado futbol mexicano.

Los únicos que pueden cambiar esa realidad son los futbolistas. ¿Se atreverán a hacerlo esta vez? ¿Estarán unidos en los momentos decisivos? ¿Soportarán las grandes presiones de aquellos que protegen los intereses y los negocios? Ya veremos.

@Faitelson_ESPN

Etiquetas:

México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO