<
>

Murat Gassiev fue un laboratorio para Golovkin vs Canelo 2

play
La victoria Gassiev es un espejo para el futuro de Golovkin (2:03)

Bernardo Pilatti explica como el entrenador Abel Sánchez puede usar la victoria de su pupilo como una base para la revancha entre Canelo-Golovkin. (2:03)

Murat Gassiev venció a Yunier Dorticós y no solo unificó los cinturones cruceros AMB-FIB, también obtuvo su boleto a la final del mundial de la categoría, donde enfrentará al ucraniano Oleksandr Usyk. La victoria de Gassiev se fundó en una acertada estrategia, que se manejó encima de dos y quizás tres planes alternativos. El mérito fue de Abel Sánchez, entrenador de Murat y también entrenador de Gennady Golovkin. Por ello, esa pelea tiene muchos mensajes escondidos a la hora de imaginar lo que sucederá el 5 de mayo, en la revancha de GGG vs. Saúl "Canelo" Álvarez.

La primera pelea entre ambos trajo detalles inesperados que sorprendieron a GGG y fueron los causantes directos de ese emparejamiento en los desempeños de una batalla cuyo resultado (empate) estuvo plenamente justificado. Los ajustes de Canelo fueron efectivos. Ahora deberá Golovkin hacer los suyos y la pelea de Gassiev, parece ser la carta de garantía para esos ajustes.

UN PLAN PRINCIPAL Y UN PLAN SORPRESA SECUNDARIO

En la primera batalla, el equipo de Canelo, conducido por Eddie Reynoso, supo en su estrategia sacar lo mejor de su pupilo. La velocidad de cuerpeo fue un factor crucial en el mexicano para pasar o evitar golpes previsibles de GGG. Pese a sus dificultades en el manejo sobre piernas, Canelo supo utilizar sus desplazamientos de forma efectiva y al mismo tiempo, logró llegarle en velocidad con buen golpeo a su rival. Para ello, se notó un aumento en la fortaleza del mexicano, un factor de mucho peso que obligó a GGG a ser cauteloso. El kazajo sintió los golpes de Canelo, constató a su vez que sus propios golpes acertaban pero no lastimaban y para colmo, careció de una estrategia diferente. Se sorprendió y quizás fue su volumen de golpeo lo que le permitió emparejar la batalla.

Canelo sorprendió en estrategia y también en poder, algo muy parecido a lo que sucedió con Juan Manuel Márquez en su última pelea contra Manny Pacquiao: aumentó su poder y basó el plan de batalla alrededor de ese detalle. Ya vimos el resultado. Canelo seguramente se inspiró en ese mismo método y sorprendió. Ahora le toca a GGG, devolverle la receta.

El kazajo tendrá que llegar más fuerte y más duro. Necesita una mejor asimilación para enfrentar un poder que no esperaba en la pasada pelea y al mismo tiempo deberá aumentar la capacidad destructora de su metralla, si aspira a lastimar y mandar a la lona al tapatío. No sabemos "cómo" lo hará, pero sabemos que "eso hará", aunque solo será una parte de los cambios. También GGG corregirá su estrategia y la pelea Gassiev-Dorticós fue un claro ejemplo de lo que viene en camino: un plan principal previsible y una sorpresa en el plan alternativo.

"UN PASITO PA'LANTE, UN PASITO PA'TRAS"

¿Quién no recuerda el estribillo de la canción de Ricky Martin? No habrá María en ese combate, pero la estrategia principal tendrá ese paso adelante y la alternativa, seguramente, podrá sorprender con ese paso atrás. La decisión podría nacer "por defecto", como ocurrió en la batalla de los cruceros. Se presumía que Dorticós iba a esperar, moverse a laterales, administrar el cardio, golpear desde los ángulos, contragolpear o entrar por sorpresa. Pero no fue así.

El cubano, quizás imaginando que Murat no tenía un plan B, salió a presionar, a sumar golpeo de poder y confundirlo con su planteo agresivo. Les salió el tiro por la culata. Abel Sánchez había pensado en dos alternativas: una obvia y otra opcional. El planteo del rival les facilitó la decisión, utilizaron el plan B. Retroceder, administrar energías, romperle la distancia a Dorticós obligándolo a entrar a destiempo, golpeándolo en velocidad y de contragolpe, mientras le castigaba la zona media y a cada error del cubano, lo conectaba con el doble gancho de izquierda. El ruso manejó sin apuro la pelea hasta su mitad, frustró al rival y en la segunda parte salió a tomar decididamente el protagonismo del combate, ante un Dorticós que se quedaba sin combustible y se obligaba a sobrevivir.

Sánchez nos enseñó algo más sobre su ideología estratégica. Tal vez, fue la primera parte de su obra, ahora deberá enseñarnos la segunda parte en los planes que decida para Gennady Golovkin. Y no tengo dudas que en esa pelea habrá mucho de la anterior.

La actitud inicial del kazajo podría dar esa pauta. Esperar, retroceder, ceder iniciativa. El plan opcional de Gassiev, podría ser el plan principal de GGG. No es ninguna utopía imaginarlo. A mayor poder y más peso a la hora de la pelea, implica mayor necesidad de administrar la energía. Murat suele administrar también su golpeo, trabaja sobre seguro y por ello es tan elevado su porcentaje de acierto. Bajo ese plan, GGG haría exactamente lo mismo.

Pero hay otro componente para elegir esa actitud inicial en la pelea del 5 de mayo: los problemas de Canelo cuando se mueve hacia adelante poniendo presión. El mexicano falla mucho y cuando falla queda expuesto. Si GGG es paciente y lo obliga a salir, también lo estará induciendo al error. Ya sabemos que la mejor actuación de Canelo, hoy nace de su capacidad de eludir golpes, trabajar de contragolpe y pausar sus momentos ofensivos.

El equipo del mexicano no esperará un cambio en el boxeo del kazajo y si lo espera, no tiene herramientas para mejorar lo que muy bien hizo su pupilo en la pelea anterior. Quizás, esa intención de preparar el campamento en las montañas de Colorado, apunta a esa posibilidad. Mejorar el rendimiento cardiovascular es una inquietud obvia ante un escenario como el descripto.

Si el mexicano es obligado a ser protagonista desde el primer asalto, a la mitad de la pelea carecerá de recursos para alterar el destino obvio de la batalla. Tal como le ocurrió a Yunier Dorticós a partir del sexto asalto.

Por esa razón, para especular sobre lo que pueda suceder en el ring el cinco de mayo, fue tan importante lo ocurrido con Murat Gassiev en su espectacular victoria del sábado en Sochi, Rusia. Abel Sánchez le diseñó una estrategia adecuada, imitando al arte militar romano que muchas veces en la antigüedad "ganó batallas evitando la batalla y abrumando luego con estratagemas asociadas al tiempo, a la frustración y al desgaste del enemigo". No duden que Sánchez se mire en ese mismo espejo para planificar una nueva victoria, en su próxima gran batalla, la de su pupilo (GGG) contra Saúl " Canelo" Álvarez.