<
>

Revalida Terence Crawford sus credenciales camino al Salón de la Fama

play
Terrence Crawford apaleó a Jeff Horn (1:13)

El gran favorito del combate hizo su noche al dominar por completo al australiano y consiguió el cetro de peso welter de la OMB por nocaut técnico en el noveno asalto. (1:13)

Campanazo inicial: Crawford encaminado al HOF

Fue difícil no quedar impresionado por la exhibición de Terence "Bud" Crawford contra Jeff Horn el sábado por la noche en el MGM Grand de Las Vegas.

Crawford demostró sus habilidades de boxeo y su poder de golpe cuando debutó en la división de peso welter y se llevó el título mundial en su tercera división de peso por nocaut en el noveno asalto. Crawford (33-0, 24 KOs), de 30 años, de Omaha, Nebraska, ganó cada asalto con facilidad. Anotó una caída en el noveno asalto y luego obtuvo el paro momentos más tarde cuando el réferi Robert Byrd lo terminó a los 2 minutos y 33 segundos cuando Crawford estaba preparando el reamte.

Horn (18-1-1, 12 KOs), 30 años, de Australia, con un corte en el ojo derecho que finalmente requirió 26 puntos, mostró un corazón enorme y nunca dejó de intentarlo, pero el resultado no fue un shock (razón por la cual fue tan extraño escucharle a él y su equipo hablar sobre cómo fue una pelea cerrada, un paro temprano y ¡que les gustaría una revancha!). Recuerden, este era el Horn que era desfavorecido ampliamente y que prácticamente todos pensaron que le regalaron una decisión cuando él reclamó el cinturón contra Manny Pacquiao en julio pasado.

Así que mientras la pelea fue exactamente como lo predije, mientras estaba sentado en el ringside viendo la deslumbrante actuación de Crawford, no pude evitar recordarme de otras dos peleas que cubrí en las que vi a un boxeador tomar fácilmente un título contra un oponente más grande que ellos que fueron ampliamente desfavorecidos: la detención de sexto asalto de Floyd Mayweather a Arturo Gatti para ganar un título de peso welter junior en 2005 y su blanqueada virtual unilateral de Carlos Baldomir para ganar el título welter en 2006.

Crawford podría no lograr lo que Mayweather hizo en el transcurso de su gran carrera(invicto, títulos en cinco divisiones y el boxeador mejor pagado), pero ciertamente está en el camino correcto.

Crawford ya ha sido Boxeador del Año de ESPN en dos ocasiones (2014, 2017). Está en el puesto número 3 en la lista de libra por libra de ESPN y llegar a la cima algún día es una buena apuesta. Ha ganado títulos en tres divisiones, una carrera que incluye su logro histórico de convertirse en el campeón indiscutido de cuatro cinturones en el peso welter junior el verano pasado, y ha ganado la mayoría de sus peleas fácilmente incluso cuando enfrenta varios oponentes de calidad y recibe muy poco castigo.

Sí, Crawford solo venció al limitado Horn, pero una por una, Crawford está marcando las casillas en un currículum del Salón de la Fama.

La pelea del fin de semana: Santa Cruz-Mares 2

Cuando Leo Santa Cruz y Abner Mares, ambos titulares de tres divisiones, se enfrentaron por un cinturón vacante de peso pluma y los derechos de fanfarronear en Los Angeles en el Staples Center en 2015, produjeron una pelea tremenda que Santa Cruz ganó por decisión mayoritaria. Una revancha se discutió inmediatamente, pero tardó tres años en suceder. Valió la pena la espera.

Ellos lucieron aún mejor en la revancha del sábado, también en el Staples Center, esta vez con Santa Cruz (35-1-1, 19 KOs), de 29, ganando una decisión unánime altamente competitiva sobre Mares (31-3-1, 15 KOs ), de 32, por puntajes de 117-111, 116-112 y 115-113. Fue una pelea emocionante entre hombres que no mostraron más que respeto mutuo antes y después de la pelea. Similar a la primera pelea, se combinaron para lanzar 1,992 golpes y aterrizar 565.

El siguiente paso: Santa Cruz, que retuvo su título por segunda vez en su segundo reinado, es el peso pluma número uno del mundo, pero aún necesita demostar más. Eso significa que él necesita y quiere (al igual que muchos de nosotros) enfrentar a Gary Russell Jr. en una pelea de unificación. Russell retuvo su cinturón el mes pasado contra Joseph Diaz. Ambos titulares pelean en Showtime y están con el asesor Al Haymon. No hay razón alguna para que esta pelea no sea la siguiente y antes de fin de año.

Tarjeta horrorosa del fin de semana: Charlo-Trout

En la pelea coestelar de Santa Cruz-Mares II, el peso mediano junior Jermell Charlo (31-0, 15 KOs), de 28 años, de Houston, retuvo su título por tercera vez al superar al ex campeón Austin Trout (31-5, 17 KOs, de 32 años, de Las Cruces, Nuevo México, quien perdió por tercera vez en cuatro peleas.

Sin embargo, mientras dos jueces tenían a Charlo ganando apropiadamente, 118-108 y uno demasiado cercano 115-111, el juez Fernando Villarreal entregó una tarjeta de puntuación fuera de este mundo: 113-113.

Eso significa que si Charlo no hubiera derribado a Trout dos veces (con una combinación derecha-izquierda al final del tercer asalto y llevarlo a una rodilla con un gancho de izquierda unos segundos después del inicio del noveno) hubiera tenido a Trout ganando la pelea, que no está cerca de la realidad.

El siguiente paso: Una pelea de unificación entre Charlo y el campeón de dos cinturones Jarrett Hurd. Es lo que todos queremos y lo que los boxeadores parecen querer, aunque Hurd ha dicho que no necesariamente para su próxima pelea. Charlo lo quiere ahora, diciendo después de vencer a Trout, a quien Hurd detuvo en 10 asaltos en octubre: "Trout te dirá quién ganará esa pelea. Es por eso que sobrevivió los 12. Si Hurd se para frente a mí y recibe esos golpes, está liquidado".

Farsa del fin de semana: Fury-Seferi

Como regreso, no fue Mike Tyson-Peter McNeeley, pero el regreso del ex campeón de los pesados ​​Tyson Fury (26-0, 19 KOs) fue ridículo. Fury no había boxeado desde que venció a Wladimir Klitschko en una gran sorpresa para ganar tres cinturones importantes y el título lineal en noviembre de 2015 debido a problemas de drogas, alcohol y salud mental, sin mencionar que aumentó una gran cantidad de peso y tuvo que lidiar con una audiencia para una prueba de drogas fallida. Pero Fury, de 29 años, regresó el sábado a su ciudad natal de Manchester, Inglaterra, contra Sefer Seferi (23-2, 21 KOs), de 39, de Macedonia, quien se veía muy pequeño al lado de él.

Nadie tenía expectativas serias y ciertamente Fury tiene derecho a volver lentamente luego de un descanso de 31 meses y tantos problemas, pero esta fue una pelea horrenda en la que ninguno de los dos hizo gran cosa. Fury, que tuvo la audacia de compararse con Muhammad Ali y Floyd Mayweather camino a la pelea, se vio fuera de forma (y blando) en 276 libras, lo mas pesado de su carrera, y apenas lanzó golpes. Estaba extremadamente fuera de condición de rinf. Seferi (210 libras) hizo aún menos y luego abandonó después del cuarto episodio.

El siguiente paso: El promotor Frank Warren dijo que Fury, que está ansioso por pelear contra los titulares Anthony Joshua o Deontay Wilder, volverá el 18 de agosto en Belfast, Irlanda del Norte, en la cartelera de la próxima pelea del titular interino del peso pluma, Carl Frampton.

Combates que pudo haberse perdido

Domingo en Lancaster, Calif.

Peso pesado Travis Kauffman (32-2, 23 KOs) G10 Scott Alexander (14-3-2, 8 KOs), tarjetas: 96-94 (dos veces), 95-95.

En el evento principal de una triple cartelera de peso pesado de Premier Boxing Championship, Kauffman, de 32 años, de Reading, Pennsylvania, y Alexander, de 29 años, de Los Ángeles, intercambiaron caídas en un primer asalto salvaje. Kauffman derribó a Alexander con un derechazo mientras Alexander estaba atrapado contra las cuerdas y luego Alexander conectó un gancho de izquierda en los segundos finales del asalto que envió a Kauffman a la lona y apenas superó al conteo. Al final, Kauffman, en su primera pelea en 15 meses y después de una derrota, se llevó a casa una decisión mayoritaria en una pelea entretenida.

Peso pesado Gerald Washington (19-2-1, 12 KOs) G10 Wes Nofire (20-2, 6 KOs), tarjetas: 98-91, 97-92 (dos veces).

Washington, de 36 años, de Vallejo, California, había perdido dos peleas seguidas por nocaut ante Jarrell "Big Baby" Miller y el campeón mundial Deontay Wilder, pero volvió a la pista con una clara victoria sobre Nofire, de 22 años, de Miami, Florida, gracias a un jab constante y un montón de manos derechas. Le rompió la nariz a Nofire en el medio de la pelea y a Nofire se le restó un punto por el árbitro Ray Corona por amarres excesivos en el séptimo asalto.

Peso pesado Michael Hunter (14-1, 9 KOs) KOT5 Iago Kiladze (26-3, 18 KOs)

Hunter, de 29 años, de Las Vegas, perdió una decisión desafiando al campeón de peso crucero Oleksandr Usyk en abril de 2017, pero ahora ha ganado sus dos peleas desde que subió al peso pesado, incluyendo este KO de Kiladze, de 32 años, oriundo de la República de Georgia, otro ex crucero. Hunter lastimó a Kiladze en el segundo y cuarto asalto y en el quinto lo derribó con una derecha a mitad del asalto. Hunter continuó acechándolo y aterrizó una mano derecha aplastante que hizo que Kiladze estuviera fuera de pie, forzando al réferi Wayne Hedgpeth a detenerlo en 2 minutos, 52 segundos. Kiladze ha perdido dos seguidas por KO.