<
>

Omar Morales y el regreso al peso ligero

play
Omar Morales: Si no me estudió, Uros Medic se va a encontrar con una sorpresa (1:02)

De vuelta en el peso Ligero (145 libras), el venezolano asegura que recuperó explosividad y que el serbio verá a un peleador distinto al que vio en las 155 libras. (1:02)

Omar Morales (11-2) quería ascender en el ranking del UFC y las 145 libras parecían una buena opción, pero su cuerpo le ha respondido que el peso ligero es su lugar y ahora regresa para una pelea ante Uros Medic (7-1) en UFC Vegas 55.

El venezolano tuvo tres peleas en el peso pluma, perdió su invicto ante Giga Chikadze y más tarde fue sometido por Jonathan Pearce; asegura que fue un experimento erróneo y que seguirá en la división donde no conoce la derrota.

“Siempre las derrotas dejan algo y una de esas son las ganas de volver al camino de la victoria, además, las 145 libras me dejaron muy claro que esa no era mi división. En ligero tengo mi mente puesta en el combate, no en el peso, sé que me voy a sentir como me sentía antes, explosivo y rápido”, dijo en entrevista con ESPN Deportes.

Trabajar pensando en el peso ligero marca un cambio en toda su preparación.

“Esa fue la diferencia en el campamento, que pude rendir más, estar más alto en el peso durante el campamento, hice sparring con compañeros que estaban muy pesados y había dejado de entrenar con ellos. Hace rato que no me sentía contento, llegaba a 145 confiado porque era un paso bajo, pero esas últimas libras me descompensaban completamente, fue ensayo y error, no debí bajar nunca”, explicó.

Morales de 35 años lleva desde 2019 entrenando en Sanford MMA, con el coach Henri Hooft y su hermano Gabriel llegó apenas a principios de año. Hicieron el campamento juntos pues ‘Gabo’ peleó el viernes en Combate Global, pero resultó más demandante de lo esperado.

“En el futuro voy a preferir que tengamos tiempos distintos de combate, para poder enfocarme en su planeación y yo en la mía. Para la próxima buscaré más distancia entre las peleas”, reconoció Omar.

Medic es un reto completo, viene de perder el invicto en septiembre y sus dimensiones son grandes para la categoría. Además, su guardia izquierda obliga a trabajar una pelea diferente, aunque en el caso de Morales, se ha vuelto la costumbre.

“Uros es zurdo, agarraba a todos los de Sanford que tienen esa guardia para un round, cada vez que podía llamaba a Claudio (Puelles), por que es zurdo, también los altos, porque Uros es alto. Hay muchos nombres como Michael Chandler, Gilbert Burns o Ian Garry, también está Andre Fialho, que subió y ahora lleva nocauts seguidos”, confesó.

A pesar de la colaboración de sus compañeros, Omar considera que ninguna de sus peleas ha sido fácil en UFC.

“No me gusta pelear con zurdos, mi debut fue con Dong Hyum Ma, que peleó todo como zurdo, yo pensaba que en algún momento se cambiaría, pero se quedó siempre zurdo, luego (Gabriel) Benítez que es zurdo, luego Chikadze que cambiaba de guardia, pero casi siempre se quedó de zurdo y solo Jonathan Pierce que se quedó de derecho, pero no intercambió casi nada y me terminó muy rápido”, compartió el sudamericano.

Morales pudo acompañar en Jacksonville a su compatriota Piera Rodríguez, quien debutó con victoria en UFC y espera que más de sus compatriotas como Royberth Echeverria lleguen pronto a las grandes ligas.

Este sábado el UFC regresa al Apex con la ex campeona del peso gallo Holly Holm enfrentando a la brasileña Keylen Vieira en el evento estelar.