<
>

UFC: Conclusiones Las Vegas 57

play
Mateusz Gamrot se lleva una imponente victoria en UFC (1:15)

Mateusz Gamrot vence por decisión unánime a Arman Tsarukyan en el evento estelar de la UFC. (1:15)

El UFC regresó a Las Vegas y aunque era difícil mantener una atmósfera como la que se vivió en Austin, Texas el fin de semana pasado, las finalizaciones de la cartelera de este sábado no quedaron a deber.

El peso ligero y el peso wélter tienen claras amenazas para los clasificados tras lo visto en la cartelera estelar. Chris Curtis sacó la lucha para neutralizar a un experto del jiu-jitsu como Rodolfo Vieira, Thiago Moisés escaló para una sumisión que reaviva su estatus de prospecto en las 155 libras y Umar Nurmagomedov sigue dominante en todas sus apariciones del peso gallo. En la esquina el coach Khabib estaba orgulloso y fue el mismo caso con el campeón del peso medio, Israel Adesanya, que atestiguó junto a Alexander Volkanovski el impresionante nocaut de su compañero Carlos Ullberg en primera fila. Esto fue lo más destacado de UFC Vegas57.

Gamrot se quedó una pelea de alto nivel

Fueron 25 minutos de grappling intenso, donde ni Mateusz Gamrot y Arman Tsarukyan entregaron la posición, también de un golpeo sofisticado, sobre todo del lado de Arman, que recurrió a las patadas al cuerpo cuando no encontraba las llaves con las manos.

Gamrot se quedó con las tarjetas de los tres jueces por una diferencia mínima de un round, ayudado por los derribos y su insistencia, sobre todo en los rounds 4 y 5 por conseguir una sumisión, pero esta pelea pudo ir para cualquier lado.

El mensaje es claro para la categoría ligera, viene una nueva generación de peleadores que saben hacer todo bien y luego de esta contienda tan cerrada podríamos pensar que el polaco y el armenio se volverán a ver las caras en el futuro, cuando estén mucho más arriba en el ranking, pues tienen talento de sobra.

Shavkat Rakhmonov pateó la puerta del peso welter

Tal vez no ha tenido los reflectores de Khamzat Chimaev, pero el kazajo está arrasando con todos los peleadores de las 170 libras y la prueba que presentó Neil Magny para nada era menor. El veterano se ha caracterizado por detener prospectos en su largo recorrido, con 19 victorias en la categoría.

Magny se defendió buen durante más de cinco minutos a nivel de lona, pero Shavkat Rakhmonov fue trabajando siempre en camino de someterlo y al final encontró su premio. 16-0, como profesional (4-0 en UFC) y todavía no conoce el tercer round. Pidió nombres como el de Stephen Thompson, Nate Diaz o Jorge Masvidal. Puede que le falte el arrastre de taquilla, pero ningún clasificado querrá ser si siguiente víctima.

Coach Khabib sigue brillando

El ex campeón del peso ligero, Khabib Nurmagomedov no solo respalda a su pupilo Islam Makhachev. La evolución de su primo Umar se mantiene y cada vez se parece más al ‘Águila’ con su trabajo en el octágono.

El ruso salió prácticamente impoluto de la pelea ante Nate Maness, al que dominó durante quince minutos en los que no lo dejó salir de la posición y apenas le permitió lanzar algunos golpes sin efectividad.

Está a un par de peleas de enfrentar a los grandes nombres del peso gallo, pero parece algo inevitable, será una realidad muy pronto en una categoría llena de talento.

Puede que Khabib no regrese nunca a pelear, pero lo seguiremos viendo en peleas grandes.