David Faitelson
ESPN

Los dos clubes llamados "grandes" por el "viejo testamento" del futbol mexicano están eliminados a tres fechas del final, lo cual resulta realmente vergonzoso para su rica y pasional historia. El fracaso de ambos también supone una debacle de las fuerzas básicas del futbol mexicano, Dos equipos que tradicionalmente se alimentan de ellas. Chivas por una necesidad propia y Pumas por un tema de escuela y de raíces. Los dos no tienen derecho a hacer cuentas, cruzar los dedos y a esperar una combinación milagrosa. Están eliminados, por malos, por mediocres. Punto.

 

CIUDAD DE MÉXICO - Nadie le ha avisado a Chivas y a Pumas que sus malogradas campañas se han terminado, con mucha más pena que gloria y que, ambos, alguna vez protagonistas del futbol mexicano, observarán la Liguilla por televisión.

El "viejo testamento" del futbol mexicano reconoce a Chivas y a Pumas como "grandes", pero evidentemente han sufrido más de lo necesario en esa transformación que el futbol de México propuso y estableció sobre la mayor presencia de jugadores extranjeros en las nóminas de los equipos. Chivas, porque depende únicamente del talento mexicano y Pumas, porque siempre tiene problemas económicos, pretextos, siempre sobrarán. La realidad es que han llegado a la recta final del torneo con un paso que supone más que vergonzoso: no pelean por nada. Están lejos de una clasificación y dependen de una combinación matemática extraordinaria, atípica, irreal para alcanzar un sitio en la Liguilla, cosa que, definitivamente, no merecen.

La debacle de Chivas y Pumas también es un "golpe" directo al "corazón" del futbol mexicano. Son dos organizaciones que generalmente dependen en gran medida de su trabajo en la cantera, en las fuerzas básicas. Es ahí donde se fortalecen o debilitan sus sueños competitivos. Algo no están haciendo bien en ese rubro y obviamente en otros, que al final dan como resultado un escenario desastroso.

Getty ImagesChivas y Pumas, con la mirada al piso tras caer derrotados en la Liga Bancomer

Chivas se ausentará por cuarta ocasión consecutiva de una Liguilla, algo impensable, terrible, dantesco para su maravillosa historia de prosapia y gloria en el futbol mexicano. Y el problema es que la ausencia de una faceta competitiva del Guadalajara empieza a verse con cierta resignación como si fuese algo natural -y no sobrenatural-. Una pena.

Pumas hizo un cambio de entrenador que al final no le ha resultado. Este mismo equipo, terminó tercero de la general y fue semifinalista en el semestre anterior. Bruno Marioni y sus Pumas fueron eliminados en las semifinales de la Copa por un equipo del ascenso como Ciudad Juárez y está lejos de los ocho mejores del campeonato. Fracaso indudable.

Que Chivas y Pumas no vendan falsas ilusiones. Están fuera de la Liguilla. Han llegado a la recta final, a los últimos tres partidos, nueve puntos en disputa, con una miserable producción en la temporada. No merecen ni tendrán la Liguilla.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


De eso se trata la era del 'Tata' Martino: llegar al juego decisivo de un Mundial o de una Copa América con la posibilidad de competir --y obviamente ganar-- y no sólo sobrevivir como lo ha hecho en los últimos 30 años la selección mexicana. La renovación generacional está en marcha, pero se hará bajos los tiempos, bajo los parámetros y bajo la inteligencia del entrenador argentino...

Gerardo Martino
GettyGerardo Martino durante el partido de fecha FIFA entre México y su similar de Chile.

SAN DIEGO, California -- La renovación generacional de la selección mexicana --esa que vislumbró abruptamente el interinato de Ricardo Ferreti-- está, oficialmente, en marcha.

Pero se hará bajos los tiempos y la inteligencia de Gerardo Martino. No hay prisa. Hay que buscar un estilo de juego, una base del equipo y luego ir intercambiando las piezas hasta encontrar la compresión y la maduración necesaria. Los jóvenes tienen celeridad, pero los más veteranos saben que el futbol no solo es "correr y correr". Hay que pensar, ejecutar y al final, abrazar el triunfo.

La primera prueba ha dejado un resultado positivo. Siempre será bueno empezar con el pie derecho, pero más allá del resultado, yo pondero algunos minutos de buen juego mexicano en la segunda parte de la noche en San Diego, donde a partir del efectivo trato al balón, de salir jugando, de no saltar las líneas y de golpes explosivos con velocidad y profundidad, se fincó el camino al triunfo. Las caras de la nueva generación mexicana dieron un paso al frente: Carlos Rodríguez, Rodolfo Pizarro, Raúl Jiménez, Edson Álvarez, Jesús Gallardo e Hirving Lozano. A partir de ellos, Martino generará un futuro, pero lo hará, supongo, con inteligencia: manteniendo la base de veteranos --Ochoa, Guardado, Moreno, Chicharito-- y dándoles salida poco a poco a los futbolistas jóvenes.

Es verdad que el estilo de Juan Carlos Osorio parecía más apegado a las necesidades de un club que de una selección. Martino no hace demasiados experimentos, pone las piezas en su lugar y seguramente, apenas tenga oportunidad, buscará un equipo base con el que pueda ensayar una y otra vez lo que pretende. Como si fuese el trabajo y la preparación de una orquesta: el piano y el arpa, en su lugar; los violines y los violonchelos en su turno; las flautas por allá y los trombones por acá. Y el director, en el centro, con la batuta en la mano ordenando el ritmo, la intensidad y la profundidad y también la explosividad de la música.

México no tiene prisa. Los juegos de preparación son para eso: juegos para prepararse. La Copa Oro es un evento televisivo comercial del verano. Lo debe ganar. Luego, la clasificación al Mundial, en la misma pobreza del área. El verdadero objetivo está en ese juego de un Mundial o de una Copa América, en el cual la selección deberá tener más armas para competir y no solamente sobrevivir como lo ha hecho en los últimos 30 años. Ahí mediremos realmente el trabajo de Martino...

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La selección debe ser una oportunidad, un premio, una emoción, una meta, y no un pesar para el futbolista. Suplicar, advertir, amenazar no debe estar dentro del 'libro de prácticas' de los dirigentes o el entrenador de una selección mexicana de futbol. No hay un solo futbolista en México por el que valga la pena rogar. La fortaleza futbolística de México se da en grupo o se pierde en grupo. La era de Gerardo Martino ha comenzado entre caprichos, deserciones y advertencias. Si así comienza… ¿Cómo será el final?

Imago 7

SAN DIEGO, California -- La selección no es 'a la fuerza' ni tampoco hay un futbolista en México por el que valga la pena 'suplicar'. Quien quiera venir, viene, quien no, no y ya…

La era de Gerardo 'Tata' Martino ha comenzado en la incertidumbre sobre cuál es la obligación y cuáles son los derechos del futbolista para con los llamados a la selección. Carlos Vela, en apariencia, pidió no ser llamado. Héctor Herrera argumento motivos personales (trámite de pasaporte) y José de Jesús 'Tecatito' Corona dijo, en principio, que aceptaba venir lesionado y luego declinó la invitación. Todo ello sucede en medio de la insinuación de la Federación Mexicana de Futbol de que esta vez habrá 'mano dura' para no permitir los supuestos caprichos de indisciplina de los futbolistas.

Creo que Martino se equivoca al advertirle -casi amenazar- al 'Tecatito' que habrá repercusiones por su decisión de no asistir al llamado. Mas allá de que tuvo una comunicación personal con el futbolista, el entrenador tiene que guardar siempre la calma y tratar de que esa comunicación fluya en la intimidad de un vestidor. Vi demasiado precipitado al 'Tata' por enviar un mensaje de poca tolerancia para el futbolista. Quizá haya necesidad de hacerlo, pero alguien tendría que haberle advertido desde antes que cada caso es diferente, que cada jugador tiene su propia personalidad y que en el caso de Corona hay antecedentes -ha dejado de venir a la selección por motivos personales en cuatro ocasiones anteriores, incluyendo la Copa Confederaciones del 2017-. No vas a pedirle la misma respuesta al 'Tecatito' que a Layún, a Ochoa o a 'Chicharito'.

No hay en el futbol mexicano un futbolista al que haya que suplicarle su presencia en la selección. México gana o pierde de acuerdo con la fortaleza, virtudes y defectos del grupo. Aquellos jugadores que no desean venir, deben ser alejados y punto.

Lo que debe preocupar a las autoridades, incluyendo al presiente de la FMF, Yon de Luisa, es la poca motivación que existe en el futbolista por asistir al llamado de una selección. ¿Por qué? ¿Cuándo se perdió esa emoción o satisfacción de representar al futbol de tu país? Habría que revisar a fondo qué se ha hecho mal o por qué el futbolista se siente muchas veces utilizado por la industria para perseguir el cometido de hacer dinero o negocio.

La selección debe ser una oportunidad, un premio, una emoción, una meta, y no un pesar para el futbolista.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Tata Martino, CAR practica mexico
Getty
Ni siquiera un entrenador como Gerardo Martino, con la mayor hoja curricular que jamás ha tenido un director técnico de una selección mexicana. El futbol lo ponen los futbolistas y Martino sabe que, si los jugadores logran elevar su nivel en los clubes, su tarea se simplificará y será posible. Elementos como Jiménez, Lozano, "Tecatito" y Herrera pueden jugar en niveles de elite del juego y jóvenes como Lainez, Guzmán, Gutiérrez, Gudiño y Edson Álvarez deben continuar con su proceso de crecimiento. Con mejores futbolistas habrá más posibilidades, sin duda, de que México escale a la dimensión que tanto añoran sus aficionados.

Por David Faitelson

SAN DIEGO, California -- A la búsqueda del "eslabón perdido", el futbol mexicano insiste en que, si el nivel donde el futbolista juega es mayor, lo será también el nivel que le otorgue a una selección mexicana.

Raúl Jiménez está en gran forma en la poderosa liga inglesa. Hirving Lozano sigue en un plano espectacular en el futbol holandés mientras que Héctor Herrera y Jesús "El Tecatito" Corona están en un equipo que pertenece a los cuartos de final de la Champions League, es decir, uno de los 8 mejores clubes del mundo. Alguno de ellos debe, en un futuro no muy lejano, pisar territorio de las llamadas "grandes ligas" europeas, sitio al que sólo tres mexicanos han podido llegar: Hugo Sánchez, Rafael Márquez y Javier "El Chicharito" Hernández.

Jiménez, Lozano, Herrera, "Tecatito", más otros jóvenes que empujan fuerte --Diego Lainez, Erik Gutiérrez, Raúl Gudiño, Carlos Rodríguez, Edson Álvarez, Erik Gutiérrez, Rodolfo Pizarro, Roberto Alvarado y Víctor Guzmán deben ser la inspiración del "Tata" en este enésimo "reinicio" de un ciclo en selecciones mexicanas.

Nada nuevo apara Martino en cuanto a la gestión de futbolistas que actúan en dimensiones mayores del juego. Con Argentina, tuvo a su mando futbolistas como Messi, Agüero, Higuain, Di María e Icardi, entre otros. Y lo mismo en la gestión que hizo del vestidor del Barcelona. Su misión en México sería potencializar a ese talento y lograr que siga creciendo a nivel clubes para aprovecharlo en la selección.

Herrera, quien se ha ausentado de esta convocatoria para el tramite final de su pasaporte portugués, estaría cerca de saltar al futbol español con un equipo de la jerarquía del Atlético de Madrid. Creo que es lo mejor que le podría suceder a su carrera. Lozano sabe que la liga holandesa empieza a empequeñecer de acuerdo a su rendimiento y que necesita una salida hacía nuevos aires competitivos. Jiménez ha cuadruplicado su valor con la gran temporada en el modesto Wolverhampton. Hoy en día, es el delantero mexicano más cotizado en el mundo futbolístico. Y al "Tecatito" se le ha hecho tarde en el Porto, aunque tendrá una eliminatoria de cuartos de final en Champions altamente atractiva ante el Liverpool para lucir sus bondades futbolísticas.

Quizá el primer fracaso --por llamarle de alguna manera-- del "Tata" Martino en su gestión ha quedado marcada en no poder convencer a Carlos Vela de asistir a este primer llamado. Vela sigue teniendo una calidad que no sobra en el futbolista mexicano y está en un nivel importante en la MLS de los Estados Unidos, pero su historial está lleno de desencuentros con la selección mexicana que incluyo la negativa de jugar el Mundial del 2014 en Brasil.

Comienza la era del "Tata" y con ello debe alcanzarle para parar una selección competitiva y seria en su área, que gane la Copa Oro, que se clasifique sin contratiempos al Mundial y que ya en el Mundial, se fortalezca para tratar de alcanzar una meta largamente añorada por los aficionados de este futbol. Un equipo que pueda enfrentarse ante las grandes potencias del juego con personalidad, orden, idea y capacidad para competir. Pero, como siempre los entrenadores dependen del futbolista. Nada ser más importante que ellos.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Chivas y América se juegan el "pellejo" esta semana

David Faitelson
ESPN
Ese es el verdadero valor del Clásico y por ello América y Chivas se juegan exactamente lo mismo durante la semana. La necesidad emocional de vencer al acérrimo rival deportivo. Dicen que el Guadalajara está más en riesgo debido a la situación que ha padecido en los últimos tiempos, pero... ¿Usted se imagina al América eliminado de la Copa el miércoles en su propia casa? Yo, no. Creo que el partido se juega en una dimensión distinta donde más que tres puntos, más que la posibilidad de meterse a las 'zonas rojas' de la Copa o más que aproximarse a una clasificación cuando el torneo se vuelve adulto, está el orgullo, qué a la vez, se traduce en un premio moral que no tiene precio para ninguno...

Por David Faitelson

SAN DIEGO, California -- Se juegan lo mismo, exactamente lo mismo, porqué cuando hay una cuota principal de orgullo, el 'precio' que se paga por perder es proporcional para cada uno de los bandos. José Cardozo ha dicho que Chivas se juega gran parte de la temporada en la semana de los Clásicos. Miguel Herrera, en el fondo, sabe que tiene una exigencia y una presión similar.

Yo no me imagino al América perdiendo la noche del miércoles y afirmando que la Copa no se encontraba entre sus prioridades del campeonato. Con la inversión y el equipo que ha formado el Campeón vigente del futbol mexicano, todo es prioritario y ganarlo todo es urgente.

Puede que la necesidad de Chivas este más enfocada a lo que suceda el sábado por su intención de romper la terrible racha de tres torneos sin liguilla, lo cual es impensable al tratarse de un club de los tamaños del Guadalajara, pero si fracasa estrepitosamente a media semana (deben contar siempre las formas de ganar o de perder), lo más seguro es que llegue al sábado destrozado moralmente.

América y Chivas están igualmente necesitados de los resultados de la semana. El primero no ha alcanzado un nivel y tampoco una regularidad en su juego, a pesar de las contrataciones que hicieron durante el receso invernal y que incluyo al delantero chileno Nico Castillo. Y Chivas ha mejorado sustancialmente, pero no sabe ganar los partidos. Esta al filo de los 8 mejores en la tabla en un momento fundamental de la temporada donde debe responder si se mantiene o se cae.

Los Clásicos no se miden por puntos, ni por goles, ni por actuaciones. Los Clásicos se valoran por el orgullo que el juego significa. De ahí que el valor de ganar es parejo en las ambiciones del América y de las Chivas.

Hay un premio moral que puede resultar en oxígeno puro para el ganador del Clásico justo cuando la temporada se interna a su parte más delicada. Lo huele Cardozo que lo trata de transmitir a cada uno de sus futbolistas y lo entiende Herrera que viene de perder, finalmente, un Clásico ante Pumas, donde su dolor se refleja porque sigue reclamando errores arbitrales. El valor del Clásico no tiene comparativo alguno con la mayor parte de los juegos del calendario regular. Herrera y el América se han convertido en un 'binomio de miedo' en esta clase de juegos y Chivas, desde los días afortunados de Matías Almeyda, encontró la forma de sobrevivir y competir en la cancha.

El manejo de las emociones promete ser fundamental a la larga semana que proponen Chivas y América. Por un lado, la experiencia es fundamental. Por el otro, la cercanía con los colores y la identidad del club. Los futbolistas que nacieron en las fuerzas básicas de América o de Chivas conocen, desde su nacimiento y desarrollo como jugadores, la responsabilidad y la pasión que alimenta esta clase de juegos.

Puede que haya una diferencia importante entre un plantel y otro o que la realidad del América sea diferente a la de Chivas, pero este es un Clásico, se juega en una dimensión diferente, paralela a lo que significa la Liga, pero lejana en cuanto al valor emocional que está depositada en cada jugada. Chivas y América entran a la semana con el mismo grado de compromiso. Se juegan exactamente lo mismo, un orgullo y un precio que va más allá de los tres puntos, de una Copa o de una clasificación a la liguilla. Esta el orgullo de por medio...

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La urgencia del urgido. El Guadalajara no puede permitirse otra temporada en el desamparo y la miseria futbolística. Necesita, al menos, insinuar que va a pelear por el título, que estará entre los 8 candidatos. Su grandeza, su historia, su prosapia no le permite transitar por el mismo escenario de las últimas tres campañas. Es el más apurado en el torneo que arranca en el futbol mexicano. Chivas está contra la pared...

Chivas, y pepe cardozo
Getty

SAN DIEGO, California -- Vuelve el futbol mexicano y vuelve tan pronto que no tuvimos ni siquiera tiempo y espacio para extrañarlo. Los reflectores parecen puestos otra vez sobre la posibilidad de que el América comience una hegemonía, de que Tigres y Rayados respondan a su poderosa inversión y de que Cruz Azul rompa, finalmente, el largo ayuno que en cuanto a títulos le acompaña. Pero la 'urgencia más urgente' es sólo de uno: de Chivas, sólo de Chivas.

Tres temporadas consecutivas sin liguilla, un infame Mundial de Clubes y un desorden administrativo en el que nadie conoce la verdad, porque si el problema no es económico --como lo reiteran sus dirigentes una y otra vez-- entonces es un tema de ineptitud, de torpeza y hasta de una traición. ¿Qué le pasa a Chivas? Quizá sea una combinación casi 'perfecta' de todo. Una institución en aprietos financieros y con las personas menos adecuadas el frente para solventar la situación.

Sea como sea, Chivas comienza el torneo contra la pared. Necesita regresar a una escena competitiva que, aunque no le garantice el campeonato, sí le avale con un equipo que, al menos, insinúe competir por ese campeonato.

Sigo pensando que tiene en José Cardozo al entrenador apropiado. Que puede hacer el trabajo. Las contrataciones que ha hecho durante el receso invernal no son malas --tampoco extraordinarias. Resalta el mediocampista de contención, Jesús Molina, que, en algún momento, llegó a tener un nivel que suponía la exportación a otros niveles del juego. Junto a él, el defensor central Hiram Mier --alguna vez, también, material del más alto nivel-- y otros nombres como el de Dieter Villalpando y Luis Madrigal que deberán demostrar que están por encima de los jugadores que puede y debe producir la propia cantera del Guadalajara. Chivas sacrificó algunos nombres de sus fuerzas básicas para traer a estos futbolistas: José Macías ha sido prestado al León y Ángel Zaldívar termino en Rayados; Orbelín Pineda, considerado como una pieza esencial de los últimos títulos (liga y copa) que consiguió Chivas durante la era de Matías Almeyda, fue vendido a Cruz Azul.

No será nada sencillo para Chivas, pero debe, como menos, meterse en la lucha de los ocho mejores del torneo. Ya si es campeón es otra historia, porque parece muy lejos de las nóminas de América, Cruz Azul, Monterrey, Tigres, Pachuca, Toluca e incluso Pumas. Pero, con lo que tiene, debe pelear.

Chivas es el más presionado de todos, porque su historia, su abolengo, su grandeza no soporta otro torneo en el desamparo y la miseria futbolística. Chivas, con sus virtudes y aún con sus carencias, necesita competir por el campeonato.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


En una Liga que se vanagloria de su equilibrio, el América, más que el rival a vencer, tendrá que demostrar que no ha sido un campeón más en la larga lista de monarcas que pululan en la historia moderna del futbol en México. Oposición, como siempre, tendrá. Equipos que se han reforzado ‘’quirúrgicamente’’ y otros que, de plano, como Chivas o Pachuca, “tiraron las casa por la ventana”. O quizá, Tigres que, al igual que el América, ha mantenido prácticamente intacta la nomina que le ha dado resultados en los últimos tiempos. El América saldrá como favorito ++nada nuevo++ y también con el reto de no haber sido un “campeón más”...

SAN DIEGO, California.- ¿Es el América el equipo a vencer? La pregunta se responde contra otra pregunta: ¿Cuándo ha dejado de ser el América el equipo a vencer?

Un torneo más del futbol mexicano está por comenzar. La mayor parte de los equipos han hecho, de acuerdo con sus posibilidades, adecuaciones que podrían ser fundamentales. La realidad es que aquellos que le dan una mayor continuidad a su plantel parecen los más avocados a seguir siendo grandes candidatos al título. En un futbol que se vanagloria de su equilibrio, los campeones pululan por aquí y por allá. El verdadero reto del América no es ser “el equipo a vencer”. El verdadero reto del América es tratar de no ser un Campeón más, en la larga lista que el futbol mexicano presume desde la instauración de los torneos cortos.

America festeja gol de edson alvarez
Imago7

Y lo primero coherente que ha hecho Miguel Herrera es mantener el plantel. No hacer demasiados cambios. Algo que funcionó puede seguir funcionando de la misma forma. Herrera está pendiente de la decisión de Diego Lainez. Si se va ++que él quiere que se vaya por el beneficio del futbolista++ buscará alguna alternativa. Ya ronda el nombre de un joven venezolano ++Yeferson Soteldo++ para en el caso de que lo de Lainez y el Ajax termine concretándose. El América le dará el espaldarazo a una nómina que, a pesar de las lesiones y la inconsistencia, termino siendo la mejor del campeonato.

Algunos equipos se han reforzado “quirúrgicamente” ++Cruz Azul, Monterrey, Toluca++ y otros han acudido a la chequera a la búsqueda de las soluciones. Creo que el argentino Maximiliano Meza, que procede de Independiente y que fue parte de la selección argentina del Mundial del 2018, es uno de los grandes refuerzos del torneo. Los Rayados están, como lo han estado en las últimas temporadas, obligados a responder. Cruz Azul ha buscado los remedios a su poco presentable liguilla con el local Orbelín Pineda, el uruguayo Jonathan Rodríguez y el peruano Yoshimar Yotún. Toluca se ha hecho del goleador de la superliga argentina, Emmanuel Gigliotti, mientras que Pachuca y Chivas han tirado la casa por la ventana. Los Tuzos reintegraron a la Liga al colombiano Edwin Cardona y firmaron al argentino Ismael Sosa y al chileno Victor Dávila. El Guadalajara hizo un esfuerzo enorme para traer a Hirma Mier, Jesús Molina, Dieter Villalpando y Luis Madrigal. Los Tigres, al igual que el América, casi no tocaron su nómina, si acaso se cuenta a Jefferson Intriago, un mediocampista ecuatoriano de 22 años y al ex toluqueño, el colombiano Luis Quiñones.

El futbol mexicano ha presumido siempre su equilibrio, una bandera que, muchas veces, se confunde con la de la mediocridad. Como sea, lo que sobran son los campeones. Y de campeón a campeón se trata de mostrar quien es el mejor y quien no es “uno más”. Ahí radica el reto de este América…

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Cruz Azul y América tiraron a la basura 90 minutos que eran una ocasión maravillosa del futbol mexicano para mostrar las virtudes de los dos mejores equipos del torneo y de dos clásicos e históricos clubes. Una pena. Un desperdicio absoluto por el miedo de tomar riesgos y decisiones en la cancha. La actitud de los entrenadores y de los futbolistas es, para mí, reprobable. Deben entender que antes de ser un juego de ganar o perder, es un juego para entretener, para brindar espectáculo. América y Cruz Azul lo dejaron todo para el domingo. ¡Qué decepción!

CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO.- Siempre será más fácil jugar a no perder que jugar a ganar. Cruz Azul y América nos lo mostraron profunda y eficientemente en los primeros 90 minutos de la ‘’gran’’ Final. !Que desperdicio!

Imago 7
 

El arbitraje fue pésimo, el ‘’VAR’’ no existió y el césped del Azteca es una lástima, pero ninguno de esos factores estuvo por encima de la nula actitud de los equipos --los entrenadores Caixinha y Herrera y los 28 futbolistas que participaron la noche del jueves--. Una pena, porque si bien, insisto, hubo algunas situaciones anómalas o que pudieron haber perjudicado el desarrollo del juego por errores del árbitro --el innombrable Fernando Guerrero-- nada fue más drástico que un líder general de la competencia y otro cuadro con la mayor cantidad de goles en el torneo jugando al no pasa nada y al dejemos todo para el domingo. Sinvergüenzas.

Lo que en un principio nos parecía una ventaja que jugaría a favor de esta combinación entre dos clásicos clubes del futbol nacional -el equilibrio de líneas, el hecho de que no había cambios de estadios, que se jugaría la final completa en el Azteca-- terminó afectando lo que para mí es fundamental en este juego profesional llamado futbol: el espectáculo. Me pregunto si los jugadores, los entrenadores, los directivos, los árbitros y todos los integrantes de esta ‘’fabulosa’’ familia futbolística mexicana entenderán que se trata de entretener a los miles que hacen un esfuerzo por comprar un boleto para el estadio y a los millones que hacen otro esfuerzo en encender la televisión. Pareciera que no.

Imago 7
 

Cruz Azul y América tienen material de sobra para jugar mejor de lo que lo hicieron el jueves. Pero ante tanta expectativa se genera un temor, un miedo por perder que provocó que los dos equipos se dedicaran a ‘’pelotear’’ --no sé si es el término adecuado, pero es el único que encuentro ahora-- y dejar todo para el día que en realidad será definitivo. No había un local obligado a sacar el resultado para defenderse el domingo como visitante. Y ello transformó la noche en parajes largamente indeseables e infumables de futbol.

 

El arbitro y la aplicación del ‘’VAR’’ se mantuvieron a la altura del juego y de lo que ha sido su trabajo en el torneo. También, en apariencia, existió miedo de marcar un penalti claro a favor del América cuando el partido comenzaba y luego también hubo ‘’temor’’ --no lo puede entender de otra forma-- de aplicar la justicia y echar del campo de juego al argentino Caraglio, del Cruz Azul y al paraguayo Valdez, del América.

Fue un desperdicio. Un desperdicio de expectativas, de emociones, de calidad futbolística, de un escenario lleno y chispeante y de una noche donde el futbol pasa a ser algo más importante que un simple juego o que un juego que siguen sólo aquellos a los que realmente gustan de este deporte. Fue un desperdicio del futbol mexicano, en una jornada ideal para atrapar a los aficionados y a los nuevos aficionados y brindarles lo que finalmente debe ser el valor supremo de este juego: el espectáculo.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Indescifrable

FECHA
12/12
2018
por David Faitelson

Es prácticamente imposible encontrar al favorito de esta final. ¿Cruz Azul? ¿Por qué? ¿El América? ¿A qué obedece? Llegan dos equipos tan completos, equilibrados, concentrados e inteligentes que es difícil inclinarse por un o por otro. Creo que estamos ante una de las finales más parejas en la historia del futbol mexicano y que, al final, será un error, un detalle, una circunstancia la que termine estableciendo la dirección del trofeo del Apertura 2018…

 

SAN DIEGO, California.- Me he dado de topes contra la pared por una pregunta que, bajo otro tipo de condiciones, sería muy fácil de responder: ¿Quién es el favorito de la final del futbol mexicano?

Mencionar un porcentaje parece una tarea sencilla, pero estará, indudablemente, alejado de la realidad que rodea a los dos partidos. Creo, sin temor a equivocarme, que estamos ante de una de las finales más parejas en la historia del futbol mexicano. No sólo por el hecho de que juegan en el mismo estadio, sino más bien por la contundente idea de que son dos equipos que dominan un estilo y que poseen futbolistas con las condiciones necesarias para competir en todos los sectores de la cancha.

America vs Cruz Azul entran al estadio
Imago7
 

El Cruz Azul ha sido el líder general y aunque no ha mantenido el nivel que alcanzó en la temporada durante esta liguilla, ha jugado con inteligencia. Es un equipo sólido, que jamás pierde la calma ni las ideas y que, basado en ese orden, posee los argumentos para ganar partidos. No esperen, quizá, nada espectacular o atrevido de un cuadro de Pedro Caixinha, pero sí efectividad, sobriedad y garantía.

Y el América no requiere de mucha presentación. Ha llegado echando “chispas” a la final, un equipo que mete goles, efectivo en defensa, peligroso a balón parado y con nombres que son capaces de desequilibrar de medio campo hacia el frente: Renato, Cecilio, Lainez, Roger Martínez, Ibargüen y el veterano Oribe Peralta. América tiene 15 partidos consecutivos sin perder y no cae en el Azteca --donde se jugarán los dos partidos de la Final-- en sus últimas 10 presentaciones. Y si buscamos más números debemos agregar que Cruz Azul terminó invicto como local en el torneo y que fue la mejor defensiva. El América la mejor ofensiva.

Cruz Azul América Pedro Caixinha Miguel Herrera.
Imago7
 

No hay manera de encontrar algún rasgo que termine estableciendo un favorito en esta final. Traté, desesperado, de acudir la responsabilidad que significa ser Campeón o sub-campeón el lunes y los resultados son los mismos. ¿Usted cree que le alcanza a Cruz Azul, tras 21 años de larga y exasperada espera, conformarse con hacer un buen papel? No, no, y otra vez no. ¿Y el América? Un América que siempre sale al campo de juego con más obligaciones que los demás tampoco puede satisfacerse con una actuación decorosa. El América es el más urgido de los urgidos, siempre. Además, al ser un Clásico involucra otro tipo de sentimientos y obligaciones.

En fin, me he metido en una situación comprometedora. Decir quién es el favorito de esta final es prácticamente imposible. Los dos equipos lucen tan fuertes, tan compactos, tan virtuosos que me puedo “partir” la cabeza sin encontrar la respuesta adecuada. Caeremos, entonces, en los “clichés” de siempre: De pronóstico reservado, la moneda en el aire y nada para nadie, aunque, a decir verdad, cualquiera de esas frases corresponde a la realidad. No sabemos qué sucederá.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


No es mi “otro yo” hablándome a mí mismo. Es una disculpa que intenta ser sincera y profunda con el entrenador de los Pumas. Me equivoqué. Juzgué apresuradamente a David Patiño y hoy debo reconocer que es el entrenador apropiado para Pumas, que ha hecho una labor excepcional y que ha puesto al equipo --siempre respetando la filosofía histórica futbolística del club-- en el sitio que merece. Lo has logrado tú, David, a pesar de las criticas, de los momentos complicados y de los insolentes --como yo-- que dudábamos de tu capacidad. Nos has tapado la boca a todos…

SAN DIEGO, California.- Perdóname, David…

No, no es mi “otro yo” hablándome a mí mismo --aunque muchas veces tengo, debo admitirlo, esa clase de diálogos--. Soy yo ofreciéndole una sincera y profunda disculpa al entrenador de los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Pumas David Patiño himno en CU desde la banca.
Imago7
 

David Patiño nos ha tapado la boca a muchos. Yo, el primero, porque hace meses o semanas cometí un error, apresuré un juicio, al calor de la pasión que significa Pumas, su necesidad siempre de permanecer en un estatus competitivo y sano y su gran rivalidad con el América. No una, varias veces, pensé y afirmé que Patiño no tenía ni la preparación, ni el conocimiento ni la personalidad para guiar a los Pumas hasta el sitio que realmente le corresponde. Me equivoqué, por ello me disculpo contigo, David y con todos aquellos a los que, en su momento, pude haber afectado o lastimado.

 

Patiño no sólo ha puesto a los Pumas en un sitio preferencial, lo ha hecho también bajo los preceptos que son propios de la institución y del club: un equipo aguerrido que pelea en cada rincón de la cancha y que, basado en su cantera --llega a jugar con siete u ocho futbolistas de sus fuerzas básicas al mismo tiempo-- y sus futbolistas extranjeros de bajo perfil --algunos de ellos no brillaron demasiado en otros clubes de la Liga MX-- ha encontrado una forma de competir entre equipos que le superan de manera desproporcionada en inversión: Tigres, Cruz Azul, Monterrey y América y muchos otros que se quedaron al margen de la liguilla. Pumas fue tercer lugar general, a tres puntos del América y a seis de Cruz Azul. Hoy, están en semifinales. ¿Se le puede pedir algo más a David Patiño?

Pumas David Patiño en CU
Imago7
 

Creo que sí. Aunque la temporada ha sido incuestionablemente satisfactoria, Pumas tiene enfrente al América y es un partido que, pasional, histórica y hasta románticamente, saca “chispas”. Fue, además, este Clásico, durante la temporada regular, el juego que más polémica generó en cuanto al papel de Patiño como entrenador. Lo siento, David, pero así es “la vida” en Pumas y tú mejor que nadie la conoces. Cuando parece que estás en la orilla y que eres ya un ganador, aparece un nuevo reto y ese reto es ganarle a tu acérrimo rival, el América. Estoy seguro de que Pumas y Patiño encontrarán la forma de mantenerse competitivos en un duelo que sus aficionados viven intensamente.

El lunes, en la emisión de Futbol Picante de ESPN, Roberto Gómez Junco enaltecía la labor de Patiño y lo catalogaba ya como el entrenador de la temporada en el futbol mexicano. Estoy de acuerdo con Roberto. Patiño ha hecho mucho con lo que ha tenido y le ha devuelto a Pumas un sitio, siempre respetando las condiciones y características del equipo universitario. Eso tiene un valor excepcional.

Perdóname, David. No es el primero ni será el último juicio apresurado o equivocado que tenga, pero aprenderé de esto y trataré, en la medida de lo posible, de ser más cuidadoso en adelante. Juzgue premeditadamente. Tu trabajo es excepcional. Pumas tiene al ser humano y al entrenador adecuado.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO