<
>

NBA Playoffs 2022: Dallas Mavericks imponen su voluntad ante unos Golden State Warriors letárgicos para evitar la barrida

play
Mavericks evitaron la barrida ante Warriors (3:14)

Dallas obtuvo su primera victoria de la serie ante Golden State y consiguió alargar las finales del Oeste. (3:14)

DALLAS – Los Dallas Mavericks evitaron la barrida con la victoria sobre los Golden State Warriors en el Juego 4 de la serie final de la Conferencia.

Pareció por momentos que los Warriors se tomaron la noche libre en intensidad y decisión para cerrar su boleto rumbo a las Finales NBA.

Del lado contrario, los Mavericks aparecieron con otro ritmo e intensidad hasta de los jugadores que habían estado desaparecidos en la serie, ya sea en puntos y defensa.

Pero de cualquier manera, en los minutos finales el partido se indigestó para los Mavericks frente a una mayoría de suplentes de los Warriors, que por momentos parecieron resignados a que la serie volviera a su arena.

“Nuestra mentalidad sigue siendo la de jugar partido a partido e ir día a día”, dijo Luka Doncic después del triunfo 119-109.

Cómo ganó Dallas, y cómo obliga un Juego 6

play
2:01

NBA Finales Oeste: los jugadores de rol de Dallas cumplieron en el juego 4

Los Mavs extendieron la serie a un quinto juego con Luka Doncic a gran nivel, pero con el inestimable aporte de Dorian Finney-Smith, Jalen Brunson y Reggie Bullock.

1.- Juego de equipo: Por fin aparecieron sobre la duela algunos Mavericks que estaban desaparecidos en el marcador de manera casi crónica, incluyendo a Maxi Kleber, quien anotó 13 puntos y tuvo impacto desde que salió de la banca por vez primera en el periodo inicial.

Kleber además tuvo ocho rebotes y tres bloqueos que complicaron la vida a los Warriors cerca de la pintura.

Seis jugadores de Dallas estuvieron en doble dígito en puntos, encabezados de nueva cuenta por Luka Doncic y Dorian Finney-Smith, quien con sus 23 unidades levantó la mano, después de que en los tres juegos anteriores marcó 5, 10 y 9.

2.- Dallas ganó su primer tercer periodo de la serie, 34-23, después de que al medio tiempo se había ido con la ventaja 62-47. Fue el suficiente colchón para evitar otro derrumbe como el del segundo partido, ya que en el último cuarto fueron avasallados por los Warriors 39-20.

Los Mavericks ganaron la batalla de rebotes, pero de nuevo perdieron la de puntos en la pintura y en segundas oportunidades. Por eso se complicó el juego al final.

Mover el balón con pases rápidos fue el antídoto para la ofensiva. Sus 30 asistencias representan su mayor cantidad en la postemporada desde las 32 que tuvieron en la primera ronda del 2011; el año que fueron campeones.

3.- Los Mavericks nada tienen que perder y deberán salir a jugar sueltos, sin presión y con mucha energía, como fue evidente el martes por la noche, cuando hasta sus propios fans parecían resignados a la barrida de Golden State.

Deberán estar convencidos en el Juego 5 de que es posible la victoria. La serie para muchos debería estar empatada 2-2, si los Mavericks no hubieran desperdiciado la gran ventaja que tuvieron en la arena de Golden State en el Juego 2. Pero tienen que salir rápidos y efectivos para la segunda mitad, porque ya vieron la manera en que los Warriors pueden cerrar los partidos.

Tienen que seguir intentando llegar a la pintura para hacer tiros menos complicados que detrás del arco, porque es imposible pensar que tendrán noches consecutivas en las que anotarán 20 de 43 intentos de triples.

Reggie Bullock tiene que jugar a su nivel. Después de 12 intentos consecutivos errados en casa, por fin comenzó a encestar. Sus seis canastas fueron triples.

Warriors relajados, pero todavía en control

1.- Los Warriors vieron detenida su racha de nueve partidos ganados en Finales de Conferencia Oeste y de siete victorias al hilo sobre los Mavericks en playoffs, contando la barrida de cuatro juegos en el 2007, cuando eran los peores sembrados y Dallas tenía la mejor marca de la NBA.

Stephen Curry, como siempre, estuvo a su nivel. Sumó su partido 100 de postemporada con al menos 20 puntos, además de ocho asistencias, en prácticamente sólo tres periodos y 33 minutos sobre la duela.

Los Warriors enviaron a la mayoría de titulares en el último cuarto a la banca, pensando que el partido estaba definido a favor de los Mavericks. Pero con menos de cuatro minutos, los suplentes pusieron el juego competitivo y Curry regresó a la duela.

No lograron la remontada, pero le dieron buen susto a los 19,200 aficionados que llenaron el American Airlines Center.

2.- Tal vez relajados del Juego 3, algunos titulares de Golden State fueron menos productivos el martes, en particular Kevon Looney, quien sólo marcó tres puntos y seis rebotes.

Los disparos atrás del arco tuvieron mucho menos precisión que en juegos anteriores, con 10 de 28 en intentos de triple, incluidos sólo dos de seis para Klay Thompson, y la desventaja en el marcador fue creciendo.

De no ser por los 51 puntos que anotó la banca, el marcador hubiera sido mucho más escandaloso.

3.- Los Warriors siguen en total control de la serie, a pesar de la derrota en el Juego 4. El siguiente es en su arena, donde su marca es 8-0 en estos playoffs frente a un público que en realidad se convierte en rival del adversario.

Ningún equipo se ha levantado de un 0-3 en la historia de los playoffs y los Warriors saben cerrar. Buscan sus sextas Finales en ocho años.

No pueden darse el lujo de permitir 20 triples por parte de los Mavericks, ni de colocarse abajo en la serie por más de 20 puntos en el marcador, como ya sucedió en el segundo y cuarto partido de la serie.

El martes la diferencia era de 15 puntos; en el Juego 2, de 14, por lo que es complicado pensar en regresar otra vez, y en una serie 3-2 ya se comienza a sentir presión.