<
>

Maxi Kleber, de Mavericks, señala que celebración de Clippers por clavada de Kawhi Leonard en Juego 1 debiò ser falta técnica

play
¡Sin piedad! El todopoderoso Kawhi Leonard llegó con la volcada autoritaria (0:31)

Leonard toma el balón en la transición y se va directo a atacar violentamente el aro para destacar la clavada. (0:31)

Maxi Kleber, delantero de los Dallas Mavericks, no se molestó por haber sido víctima de un espectacular clavada de Kawhi Leonard, pero consideró que la reacción de los LA Clippers tras la acción fue exagerada.

Kleber cayó sobre su espalda luego de la clavada que Leonard hizo sobre él en transición con 3:59 por jugar en el tercer periodo del Juego 1 el sábado pasado. Paul George y Marcus Morris Sr. celebraron la clavada con flexión de músculos y gritos mientras caminaban cerca de Kleber.

“En mi opinión, las miradas debieron ser (marcadas como) falta técnica, pero no es mi decisión”, dijo Kleber luego de la práctica del domingo de los Mavs. “Realmente no me importó que me vencieran. Me levanto e intento seguir jugando y así lo hicimos. Cosas así suceden.

“Obviamente, fue una clavada sorprendente”, agregó.

La clavada acercó a los Clippers a dos puntos, pero los Mavericks se alejaron en el cuarto periodo para ganar el duelo con pizarra de 113-103.

Tras robar la bola del guardia de Dallas, Tim Hardaway Jr., Leonard se enfiló a la canasta rival al máximo antes de que Kleber intentara bloquearlo. Kleber dijo que no podía cometer falta para frenar el contragolpe, porque ya tenía tres, pero que no dudó en retar a Leonard en el aro.

“Son los Playoffs, así que voy a intentar detener un tiro”, reiteró Kleber, defensivo principal en la marca a Leonard. “No me importa (estar en el resumen de grandes jugadas). Uno no intenta ceder encestes fáciles.

“Honestamente, no esperaba que (Kawhi) saltara e hiciera la clavada, pero no es algo que me vaya a afectar, porque, al final del día, cada posesión cuenta. No podía cometer falta. Lo haría de nuevo en cada oportunidad”, agregó.

Los 7,000 aficionados en la arena se volvieron locos tras la clavada y Rick Carlisle, coach de Dallas, pidió tiempo fuera, en parte, para intentar poner freno al ritmo creado por los Clippers por la jugada.

“La realidad es que una jugada así te da ritmo, pero son dos puntos”, dijo Carlisle. “Sólo debemos responder la forma correcta al ejecutar en la siguiente jugada ofensiva y la siguiente acción defensiva. El juego, en ese momento, pudo haberse ido a cualquier lado, así que realmente me gustó la forma en que mantuvimos la compostura, en la que seguimos ejecutando y en la que pudimos seguir haciendo jugadas”.