<
>

LaLiga insta a más clubes a reducir salarios ante emergencia

LaLiga, presidida por Javier Tebas, emitió un comunicado este viernes. EFE

MADRID -- La máxima categoría del futbol español recomendó que todos sus clubes se unan a Barcelona y al Atlético de Madrid para introducir recortes salariales al personal, incluidos los jugadores, para hacer frente a una pérdida de ingresos durante el estado de emergencia del país debido a la pandemia del Coronavirus.

España se encuentra en su tercera semana de encierro y muchas compañías han presentado recortes salariales temporales, conocidos como ERTE, para hacer frente a la crisis económica cada vez más profunda causada por la propagación del virus, que ha infectado a 117,710 personas y matado a 10,935.

"Estamos instando a los clubes a iniciar ERTE debido a las medidas especiales que el gobierno ha tomado para evitar y aliviar el impacto negativo que el COVID-19 está teniendo en nuestro sector para que podamos garantizar que el sector se recupere cuando la crisis haya terminado", dijo La Liga en un comunicado el viernes.

Agregó que el futbol profesional representaba el 1.37 por ciento del PIB de España y era responsable de alrededor de 185,000 empleos.

Los campeones y líderes actuales, Barcelona, ​​se convirtieron en el primer club español de primer nivel en dar detalles de un recorte salarial cuando anunciaron una reducción del 70 por ciento en los salarios de los jugadores el lunes, con el primer equipo tomando un recorte salarial adicional para garantizar que el resto del personal pueda ganar sus salarios completos.

Luego, el Atlético de Madrid anunció un recorte salarial del 70 por ciento para los jugadores del primer equipo, equipo de reserva y equipo femenino, pero dijo que el equipo y los directores del primer equipo habían hecho una donación para asegurarse de que otros miembros del personal aún obtuvieran sus cheques de pago completos.

Los principales clubes de Alemania e Italia también han anunciado recortes salariales para el personal de juego, aunque la Premier League de Inglaterra ha atraído las críticas del gobierno por no recortar los salarios de los jugadores, mientras que algunos han reducido los salarios de otros miembros del personal.