<
>

Barcelona busca sin Messi cuarta victoria seguida en Liga

play
La molestia de Koeman ante una nueva pregunta por Luis Suárez (0:42)

El entrenador neerlandés remarcó que le preguntan por el uruguayo cada vez que convierte un nuevo gol con el Atlético de Madrid. (0:42)

El Barcelona no quiere darse por vencido. Desplazado diez puntos por detrás del Atlético de Madrid, el equipo azulgrana aún confía en el milagro, espoleado por su pleno de victorias en la Liga desde que comenzó el año y que provoca que Ronald Koeman repita que se está "en el buen camino".

En Elche, este domingo, buscará su cuarto triunfo consecutivo en el torneo, algo que no logra desde el pasado mes de febrero y que el técnico destacó como "fundamental".

Deberá hacerlo sin el concurso de Leo Messi, sancionado, con el probable regreso al once inicial de Sergiño Dest, ya recuperado de su lesión, y, por encima de todo, con, bajo el liderazgo de Antoine Griezmann, la intención de convertir la necesidad en virtud: mostrarse otra vez como un equipo que compite y dispuesto a avasallar al rival con juego ofensivo, presión e intensidad que demuestre que ese crecimiento es algo más que buenas palabras.

Será la primera visita al Elche desde enero de 2015, cuando le goleó por 0-6, y en un estadio donde nunca ha perdido, remontándose su última derrota a diciembre de 1974 (1-0) en el viejo Altabix. La estadística apoya indiscutiblemente al Barça y más aún si se tiene en cuenta que el equipo franjiverde acumula doce partidos de Liga sin ganar , habiendo sumado siete empates y cinco derrotas desde que en octubre venciera al Valencia para, a partir de ahí, como local, enlazar cuatro empates y dos derrotas que le han derrumbado hasta posiciones de descenso.

Con un ojo puesto en lo que suceda después en el Metropolitano, donde el Atlético recibirá al Valencia, el Barcelona, que desde su última derrota en Cádiz a inicios de diciembre suma seis victorias y dos empates, afrontará el duelo de Elche con la necesidad de refrescarse y probablemente echando mano de las rotaciones atendiendo a lo cargado de un calendario infernal que, además, significará su séptimo partido consecutivo lejos del Camp Nou, que serán ocho cuando el miércoles siguiente visite al Rayo Vallecano en la Copa del Rey. Lo nunca visto.