<
>

Cientos de aficionados reciben a Ochoa en el aeropuerto

play
¡Locura total! Así llegó Memo Ochoa a México (0:54)

El portero americanista no podía ni caminar de tanta afición que lo quería saludar (0:54)

MÉXICO -- El regreso de Guillermo Ochoa al América nueve años después provocó una tumultuosa movilización de parte de la afición americanista, la cual se presentó en gran cantidad en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

La llegada de uno de los últimos ídolos superó la que se vivió hace año y medio con el francés Jérémy Ménez, quien fue recibido por más de 300 integrantes porra azulcrema y decenas de seguidores que en ese entonces dieron la bienvenida al fichaje más importante en enero de 2018. Alrededor de 500 personas se dieron cita para ver por primera vez al oriundo de Guadalajara.

En la Terminal 2 estuvieron familias, niños y también uno que otro integrante de los grupos de animación del club, los cuales buscaron que el cancerbero pasara a través de un pasillo armado con dos pancartas gigantes.

El objetivo de la porra fue que mantas gigantes colgaran desde el primer piso, pero las autoridades del lugar impidieron esto, por lo que las tuvieron que recoger.

Aunque el vuelo proveniente de Madrid arribó a las 13:17, en el pasillo principal los nervios de la afición y medios de comunicación "explotaron" pasadas las 14:00 horas.

El espectáculo brindado por la afición americanista fue un suceso extraño para los turistas extranjeros, los cuales vieron con asombro e incredulidad lo que pasaba.

Apenas asomó el cancerbero, la tranquilidad se rompió por las decenas de personas se lanzaron sobre él, lo que provocó que los elementos de seguridad fueran superados.

Memo sonrió y soportó empujones, gritos, jalones de cabello y también la problemática subida hacia la camioneta.

El tapatío, quien usó durante su andar un sombrero de murga, estuvo un par de minutos en la puerta de la camioneta agradeciendo a los asistentes, mientras que algunos integrantes de la barra subieron al techo de la unidad para estar cerca del jugador.