<
>

Alejandra Valencia y su violín, su mejor terapia contra el estrés

play
Mal día para los mexicanos en la justa veraniega (2:02)

Gaby Bibayoff tiene lo más destacado en Despierta con Tokio (2:02)

Además, a la arquera mexicana le gusta escribir y dibujar, y estudió diseño gráfico para meterse en la animación y, en el futuro, contar historias

MÉXICO -- La arquera Alejandra Valencia, quien le dio a México la primera medalla olímpica en Tokio 2020 a la par de Luis ‘Abuelo’ Álvarez en equipo mixto, tiene un aliado para combatir el estrés: el violín, un instrumento que emplea no solo en su actividad deportiva, sino más personal.

Cuenta la mamá de Alejandra Valencia, la señora Elizabeth Trujillo, que a la atleta le gusta mucho el violín, afición que aprendió por medio de tutoriales en YouTube, aunque también se apoyó “en una tía o en una prima del ‘Abuelo’; ella es concertista de violín y al saber que Alejandra tenía el gusto del violín le dijo que le podía ayudar en lo que quisiera y así fue; cuando mi hija tenía una duda se comunicaba con esa persona. Ella le ayudó a mejorar un poquito”, agrega a ESPN Digital.

El violín ha sido una parte importante en la tranquilidad de Alejandra Valencia, ya que “después de entrenar lo toca. También le ayuda en la escuela cuando anda muy estresada”, aunque alguna vez le jugó una mala pasada.

“Al inicio de su carrera llevaba el violín a donde iba, pero ya no. Es que una vez en un hotel lo tocaba y los del cuarto adjunto se quejaron del ruido y le avisaron a su entrenador Miguel Ángel Flores. Miguel vio la necesidad de Alejandra de sacar su estrés y un día le dio una sorpresa: le regaló un violín de esos llamados mudos, esos que se tocan y con unos audífonos uno solo escucha el ruido”, detalló la señora Trujillo a ESPN Digital,

Alejandra tiene más aficiones en su vida fuera del tiro con arco. Elizabeth Trujillo señala que le gusta mucho escribir y escuchar la música de un grupo coreano cuyo nombre no recuerda, pero “no es música electrónica, porque mi casa no retumba (risas)”.

“A ella le gusta todo. Ella es extremo, así le digo. Mis hijas están creadas a una manera sonorense; con base en esfuerzo superan las adversidades. A Alejandra les gusta mucho la bicicleta, la natación, escalar. Entre más retos le pongan para ella está bien”.

Dentro de dos meses, Alejandra Valencia recibirá su título de licenciada en Diseño Gráfico, un poco tarde, a decir de su mamá, debido a la anormalidad de las actividades por la pandemia de Covid-19. “Le avisaron antes de irse a Tokio que debe recogerlo. Más adelante quiere seguir la línea de la animación. Le gusta mucho contar historias, escribir, hacer los dibujos”.

Elizabeth Trujillo se expresa de su hija con mucho orgullo y se dice segura de que “es una buena muchacha; tiene sus bases, sus principios y siempre como familia nos hemos encargado de ser el ancla que la mantenga con los pies en la tierra. Como sonorenses somos muy francos y decimos las cosas tal cual por costumbre; quizá algunos pudieran sentirse lastimado o no les parezca como Alejandra dice las cosas, pero no es porque sea mala persona, sino que así es ella”.