Getty Images/Bob Levey
Las Reuniones Invernales del béisbol del 2019 en el The Hilton Bayfront de San Diego fueron exactamente lo que se esperaría del último gran evento del año en el largo calendario de las Grandes Ligas.

La pelota estadounidense ha realizado Reuniones Invernales desde hace más de 140 años y aunque hay un guión con eventos fijos, son las firmas de agentes libres e intercambios de jugadores los elementos que realmente ponen sazón a cada edición.

Sin más preámbulo, esta es mi lista de los grandes ganadores de esta ocasión.

1- Reuniones Invernales: Nadie ganó más en San Diego que las propias Reuniones Invernales, que recuperaron el brillo de antaño al vender en un tramo de tres días a los cuatro principales agentes libres que tenía el mercado (Gerrit Cole, Anthony Rendón, Stephen Strasburg y Zack Wheeler).

Antes de que los ejecutivos de la oficina del comisionado (MLB), la Asociación de Peloteros (MLBPA), los 30 equipos de las ligas mayores y representantes de jugadores hubieran completado el "check in" en el Hilton Bayfront, el comité de veteranos del Salón de la Fama de Cooperstown anunció el domingo que había electo al ex receptor Ted Simmons y al fenecido Marvin Miller, el primer director ejecutivo de la MLBPA, para la ceremonia del 2020.

Pocos ejecutivos que no habían sido electos merecían más que Miller una placa en el Salón de la Fama.

El lunes, los Philadephia Phillies hicieron oficial la firma del derecho Wheeler por cuatro años y $118 millones de dólares. Las partes se habían puesto de acuerdo el miércoles de la semana anterior.

Más tarde en la jornada, los Washington Nationals acordaron pagar $245 millones por siete años, un nuevo récord para pitchers, al derecho Strasburg, el Jugador Más Valioso de la pasada Serie Mundial.

El martes, Cole acordó con los New York Yankees por nueve años y $324 millones, quebrando la marca de Strasburg y estableciendo el récord de valor promedio anual ($36 millones) para un contrato a largo plazo. El miércoles, Rendón pactó con Los Angeles Angels por siete años y $245 millones.

En total, incluyendo algunos contratos menores, en los cuatro días de las Reuniones Invernales se otorgaron acuerdos con un valor global de más de mil millones de dólares, dinamizando la economía de las Grandes Ligas y cambiando radicamente lo que ocurrió los dos inviernos anteriores, cuando los mejores peloteros pasaron las navidades sin conocer su futuro.

2- Scott Boras: ¿Qué tienen en común Cole, Strasburg, Rendon y Mike Moustakas, quien firmó por $64 millones por cuatro años con Cincinnati Reds antes del inicio de las Reuniones Invernales)? Todos son clientes de Boras, el representante de jugadores más importante de la industria y, seguro, de la historia de las Grandes Ligas.

Esos cuatro jugadores firmaron contratos por un valor global de $878 millones de dólares. Boras, quien generalmente recibe por lo menos el 5% de comisión (el máximo que permiten las regulaciones de MLB es un 7%) todavía tiene en el mercado al jardinero Nicholas Castellanos y los lanzadores Dallas Keuchel y Hyun-Jin Ryu, entre otros.

Como sea que se saquen las cuentas, Boras terminará el otoño-invierno con comisiones garantizadas por encima de los $50 millones de dólares, sin lanzar una pelota o hacer un swing.

3- Yankees: Los Yankees tienen una de las mejores nóminas del planeta, pero para ser el mejor club de pelota necesitaban un genuino caballo monticular y fueron, nada más y nada menos, que por el mejor de este momento, firmando a Cole con el mayor contrato de la historia para un pitcher.

La rotación abridora de los Yankees para el 2020 estaría integrada por Cole, Luis Severino, James Paxton, Masahiro Tanaka y un quinto elemento entre Domingo Germán, Jordan Montgomery, J.A. Happ y Jonathan Loaisiga. ¡Sencillamente espectactacular!

4- Los jugadores: Como grandes ganadores de las Reuniones Invernales del 2019 también hay que declarar a los peloteros. No solamente Zack Wheeler, Cole, Strasburg y Rendon, sino también otros que firmaron contratos menores en los últimos cuatro días e incluso los que habían pactado antes, como Moustakas, Yasmani Grandal y José Abreu.

Por alguna razón, el mercado de agentes libres de este año se ha comportado como uno quisiera que fuera cada invierno, pero extremadamente diferente a lo acontecido en los dos años anteriores, cuando los mejores jugadores tuvieron que esperar hasta después de año nuevo para firmar sus nuevos contratos y, en el peor de los casos, hacerlo en medio de la siguiente temporada.

Esa postura de los dueños había producido malestar entre los jugadores al punto de darse como un hecho un paro laboral cuando concluya el actual pacto colectivo, en diciembre del 2021. No es que el frenesís de la actual agencia libre resuelva todas las diferencias que pudieran tener MLB y MLBPA, pero pueden anotar a los peloteros entre grandes ganadores de San Diego.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


"Ganar no lo es todo, pero si querer ganar": Vince Lombardi.

Ganar es la aspiración máxima del ser humano en cualquier actividad en que se involucre. En las Grandes Ligas del béisbol de Estados Unidos, ganar la Serie Mundial de octubre es la meta de los 30 clubes cuando abren sus campamentos de entrenamientos en febrero.

Pero por diversas razones, algunos conjuntos sienten una mayor presión de hacer todo lo posible de conseguir el objetivo en un momento en particular, antes que el viento comience a soplar en otra dirección. Sin entrar en detalles de los escenarios de los 30 clubes, estos son los cinco que más presión tienen para la temporada de MLB del 2020.

Robert Hanashiro/USA TODAY SportsClayton Kershaw, un futuro miembro del Salón de la Fama, tiene la asignatura pendiente de redimirse en octubre. Y se le está haciendo tarde.
1- Los Angeles Dodgers: Siete títulos divisionales consecutivos y 10 en las pasadas 16 temporadas no han servido para terminar una espera que ya superó las tres décadas. El equipo más exitoso (en temporada regular) de la década que termina este año (aunque para los matemáticos terminará en diciembre del 2020), participó en dos Series Mundiales consecutivas, pero no pudo ganar su primera corona desde 1988.

Los Dodgers poseen grandes recursos económicos, un tremendo roster en Grandes Ligas y una sólida base organizacional, pero incluso en medio de ese adorable panorama, para sus directivos, jugadores y aficionados, la ausencia del anhelado séptimo trofeo del comisionado genera una sombra sobre Chavez Ravine, que es capaz de oscurecer cualquier otro logro reciente.

La urgencia de los Dodgers se podría representar en la figura del gran lanzador Clayton Kershaw, un futuro miembro del Salón de la Fama que ha ganado tres Cy Young, una pila de títulos divisionales y muchisimo dinero, pero que se prepara para la penúltima temporada de su actual contrato, sabiendo que cada vez son menores sus probabilidades de ser campeón antes de quitarse el uniforme azul definitivamente.

2- New York Yankees: En el exigente planeta Yankee, más de una década sin destapar el champagne viene siendo casi lo más parecido a una eternidad.

Y haber estado tan cerca en las tres temporadas anteriores (Nueva York perdió la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante los Houston Astros en 2017 y 2019 y fue eliminado por los Boston Red Sox en las Series Divisionales del 2018) agrega más leña al fuego. Los Yankees, que ganaron por última vez en el 2009, tendrán que ser muy creativos para reforzar su pitcheo abridor, su evidente mayor debilidad, sin disparar mucho una nómina salarial que ya ronda el máximo permitido antes de pagar impuesto de lujo.

El equipo superó las 100 victorias en la serie regular en las primeras dos temporadas del manager Aaron Boone y ha participado en los playoffs en cuatro de los últimos cinco años y en siete de 10, pero por no haber ganado la Serie Mundial, todo eso es irrelevante para los miembros de la nación Yankee.

Bryce Harper
Mitchell Leff/Getty ImagesLos Phillies adquirieron a Bryce Harper, pero el título fue a parar a Washington.
3- Philadelphia Phillies: Jugar para .500 (81-81), terminar a 16 juegos del primer lugar y ver a un rival divisional, los Washington Nationals, coronarse campeón fue lo que obtuvo Filadelfia en 2019, cuando invirtió cerca de $500 millones de dólares en cuatro jugadores ($330 millones en Bryce Harper, $50 millones en Andrew McCutchen, $45 millones en extensión del abridor Aaron Nola y $23 millones en el relevista David Robertson).

Los resultados determinaron el despido del manager Gabe Kapler, quien posteriormente fue nombrado por los San Francisco Giants, y la contratación del veterano Joe Girardi, el ex piloto de los Yankees que ganó la Serie Mundial del 2009 (a los Filis) y promedió 91 victorias durante sus 10 años en el Bronx.

Para Girardi y los Filis, que ya están metidos en negociaciones para extender el contrato de JT Realmuto, el catcher más completo de las ligas mayores hoy en día, la misión del 2020 es ganarlo todo, al menos en la Liga Nacional. Cualquier cosa por debajo de eso, será fracaso para ellos. Y Girardi, y el gerente general Matt Klentak lo saben.

4. New York Mets: En el primer año del nuevo gerente general Brodie Van Wagenen, los Mets tuvieron marca de 86-76, apenas su tercera temporada positiva de las últimas 11. Antes de arrancar, Van Wagenen realizó una serie de movimientos que convirtieron a los asombrosos de Queens en una franquicia más creíble.

Desafortunadamente, esos movimientos no impidieron que los Mets quedaran a 11 juegos del primer lugar en la División Este y que el manager Mickey Callaway perdiera su trabajo un año antes de que terminara su contrato.

Ahora Nueva York será dirigido por el ex jardinero puertorriqueño Carlos Beltrán, quien recibe un roster con un par de interrogantes, pero con un sólido núcleo de lanzadores, que lidera el ganador del Cy Young de la Liga Nacional, Jacob deGrom, en las últimas dos temporadas.

Los Mets, que no ganan desde 1986 (33 años, la novena racha más larga sin celebrar en MLB), entrarán al 2020 con la urgencia de aprovechar el junte de deGrom con Noah Syndergaard, Marcus Stroman y Steven Matz en la rotación abridora.

La otra mitad de la presión procede del hecho, a veces subestimado, de que los Mets no juegan en Suva (Fiji), ChiangMai (Tailandia) o Luanda (Angola), sino en Nueva York, la capital del mundo. Aunque muchos lo ignoren, los Mets juegan en la misma exigente y sofocante ciudad donde juegan los Yankees.

5- Houston Astros: En las últimas tres temporadas, los Astros ganaron más de 100 partidos en la vuelta regular, disputaron la final de la Liga Americana, acudieron a dos Series Mundiales (2017 y 2019) y conquistaron, en el 2017, el primer campeonato en la historia de la franquicia.

Desde el punto de vista de logros, en realidad, Houston no debería sentir ninguna presión.

Pero el escándalo que arropa a los Astros, que están siendo investigados por alegaciones de uso de tecnología para robar ilegalmente las señas de sus rivales, de alguna manera manchará las recientes conquistas del club, especialmente si la oficina del comisionado llegara a comprobar que es algo que ocurrió consistentemente en el período entre 2017 y 2019.

Sin importar las implicaciones de la investigación de MLB, en el 2020, Houston estará forzado a igualar o mejorar su desempeño de las tres campañas anteriores para demostrarle al mundo que su éxito no fue el fruto de un esquema de trampa y para evitar que una merma, sea usada por sus rivales como una confirmación de lo anterior.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Francisco Lindor en Puerto Rico (Indios de Cleveland)
AP Photo/Carlos Giusti
Contrario a la percepción general de que todos los indicios señalan como inminente un cambio de escenario para Francisco Lindor, me encuentro entre los pocos que piensan que lo mejor que pueden hacer los Cleveland Indians con el torpedero puertorriqueño es ofrecerle un contrato que lo mantenga en el Progressive Field por el resto de su carrera.

Como muchos sabrán, Lindor, de 26 años, es el premier entre todos los torpederos de Grandes Ligas y uno de los peloteros más completos del planeta tierra en la actualidad.

Además de su buena defensa, que le llevó a ganar el Guante de Oro en 2016 y 2019, "Paquito" ha sido convocado a cuatro Juegos de Estrellas y promedia .288, 40 dobles, 29 jonrones y 21 bases robadas por cada 162 partidos desde que debutó con la tribu el 14 de junio del 2015.

El nativo de Caguas, que devengó un salario de $10,8 millones de dólares en 2019 y casi seguro va a superar la barrera de los $15 millones en su segunda incursión en el arbitraje salarial, estará bajo control de su equipo hasta la temporada del 2021.

Debido a que Lindor y sus agentes ya mostraron claramente sus intenciones de intentar llegar a la agencia libre cuando sea elegible (el jugador rechazó una oferta que rondaba los $100 millones de dólares temprano en su carrera) la comunidad del béisbol llegó a la conclusión de que mientras más tiempo esperen los Indians para hacer un cambio, menos valor recibirán en retorno en un mercado, que ahora mismo se muestra espectacularmente favorable a ellos.

Basta con mencionar que los New York Yankees básicamente no tienen un torpedero desde que Didi Gregorius se declaró agente libre y que los Los Angeles Dodgers, Atlanta Braves y Texas Rangers, entre otros con dinero e interés, no dejarían pasar la oportunidad de mejorar la posición seis, el roster y las oportunidades de competir al agregar a alguien del calibre del boricua.

Pero incluso si Cleveland no es exactamente uno de los principales mercados de las ligas mayores, la idea de intentar retener a Lindor al precio que eso pudiera costar, no debería ser descartada como una gran opción.

Vamos por partes.

Lindor, a quien por algo apodan "Señor Sonrisa", es uno de los rostros más frescos de la industria y uno de los atletas más potables que tiene el deporte norteamericano hoy día. Junto con el control sobre Lindor, también terminará el actual contrato que tiene el equipo con la televisión regional, que le paga $400 millones de dólares por 10 años (2013-2022).

Invertir en Lindor, quien podría demandar en su próximo contrato un dinero parecido o superior al que consiguieron Manny Machado ($300 millones de dólares por 10 años) con los San Diego Padres y Bryce Harper ($330 millones por 13 temporadas) con los Philadelphia Phillies, ayudaría a Cleveland a seguir vendiendo tickets y mercancia y mejorar notablemente su próximo contrato televisivo.

Por tres años consecutivos, Lindor ha integrado la lista de los 20 peloteros que más camisetas venden en la MLB.

Cleveland, que no ha ganado una Serie Mundial desde 1948, disparó el valor de la franquicia de $292 millones en el 2004 a $1,150 millones en el 2019, de acuerdo al último reporte del valor de las franquicias de Grandes Ligas que hace la revista Forbes.

Su nómina salarial, que bajó $15 millones (de $134 en 2018 a $119 en 2019), se encuentra bien lejos del tope de lujo, establecido en $208 millones para el 2020.

No estamos hablando de una organización de caridad que manejan varias monjitas en un pueblo perdido. Cleveland, al igual que los otros 29 equipos de Grandes Ligas, tiene un negocio muy bueno y rentable entre manos. Tener un rostro visible (en este caso, una sonrisa espectacular) es parte del proceso.

En el aspecto competitivo, a pesar de que se quedaron fuera de los playoffs por primera vez en cuatro años, los Indians terminaron el 2019 con una muy buena marca (93-69) y siguen teniendo un roster para echar la pelea en los próximos años. Su sistema de ligas menores aparece ranqueado entre los mejores 15 de ambas ligas mayores.

En sentido general, aunque hay muchas razones para creer que los días de Lindor en Cleveland están contados, hay muchas otras para creer que la tribu debería hacer un gran intento de amarrar al puertorriqueño por el resto de una carrera, que aparentemente podría ser una de las mejores de los últimos tiempos.
Etiquetas:

MLB, Baseball, Houston Astros

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Advertencia: Esta no es una defensa a las acciones que se le endilgan a los Houston Astros. Punto y bolita.

Houston, el equipo de Grandes Ligas (MLB) más exitoso en las últimas tres temporadas, enfrenta serias acusaciones de haber quebrado las reglas para conseguir ventaja sobre sus oponentes en tiempos recientes, incluyendo en el 2017, cuando conquistó el único campeonato que tiene la franquicia en más de medio siglo de existencia.

El resumen de una historia bien larga cuenta que un ex lanzador de los Astros, Mike Fiers, confesó algo que algunos rivales habían sospechado y hasta denunciado anteriormente: Que Houston usaba tecnología para robar señas a los rivales. Exactamente, Fiers le dijo al portal The Athletic que durante la temporada en que ganó la Serie Mundial, Houston usó video en vivo para robar las señales de los receptores rivales y transmitirlas a los bateadores golpeando un cesto de basura.

Después que la oficina del comisionado de Grandes Ligas iniciara una investigación al respecto, los medios han obtenido nuevas evidencias de la trama, incluyendo nombres de coaches y personal de oficina, antiguos y actuales, que han sido interrogados en el proceso.

Sin embargo, la parte más importante de todo este asunto en realidad no es simplemente determinar cómo funcionaba el esquema, qué tan graves fueron las violaciones cometidas y el nivel de jerarquía de todos los que sabían del asunto dentro de la organización de los Astros.

¡La parte medular del escándalo de los Astros es que la investigación en su contra podría abrir una caja de pandora acerca de un comportamiento más generalizado en las ligas mayores!

¿Qué tal si, cómo mucha gente sospecha, en el proceso de averiguaciones, el comisionado Rob Mandred encuentra que Houston es solamente uno de muchos equipos que están violando las reglas, usando equipos electrónicos para robar las señales de los otros?

Nuestra experiencia con escándalos colectivos recientes nos enseñó que en la mayoría de los casos, la MLB ha usado un chivo expiatorio para dar un ejemplo y tratar hacernos creer que el problema era un hecho aislado.

Getty ImagesHouston, el equipo de Grandes Ligas más exitoso en las últimas tres temporadas, enfrenta serias acusaciones de haber quebrado las reglas para conseguir ventaja sobre sus oponentes en tiempos recientes.

¿Recuerdan el reporte Mitchell? Una investigación gigante de 20 meses del ex senador George Mitchell, demócrata del estado de Maine, para determinar el tamaño del uso de sustancias para mejorar el rendimiento dentro del juego y hacer las recomendaciones de lugar para el futuro, terminó convirtiéndose en un obstáculo para que Roger Clemens entre al Salón de la Fama de Cooperstown.

¡Asombroso! Algo tan importante y tan grande se resume a que Clemens usaba sustancias que le conseguía su entrenador personal Brian McNamee, quien había sido empleado de los New York Yankees y los Toronto Blue Jays. Nadie en la MLB o los 30 clubes tuvo alguna responsabilidad. Una era de más de dos décadas que involucró a cientos y cientos de jugadores y decenas y decenas de  entrenadores y directivos se resume a que Clemens, probablemente, hizo trampa.

¿Alguien recuerda algún escándalo en el mercado internacional? Yo recuerdo varios y todos concluyeron con chivos expiatorios que fueron usados para hacernos creer que fueron hechos aislados.

En la década de 1990 era "vox populi" en República Dominicana que muchas organizaciones de Grandes Ligas firmaban a niños antes de que cumplieran los 16 años de edad, como manda el reglamento. De cuando en cuando se sabía de un nuevo caso y los dominicanos, lejos de ver el asunto como un potencial caso de abuso infantil, aplaudían el hecho como algo positivo que más bien destacaba las grandes condiciones del niño como futuro pelotero.

En diciembre de 1998, MLB multó a los Los Angeles Dodgers con $50 mil dólares, castigó a varios de sus empleados y condenó a la organización con no firmar peloteros en la isla por un año, tras comprobar que habían firmado al 3B Adrián Beltré cuando tenía 15 años. Varios meses después hizo lo mismo con los Atlanta Braves por la firma del SS Wilson Betemit.

Con esos dos chivos expiatorios fue ¿resuelto? un problema que incluía a muchísimos jugadores y muchos equipos.

En noviembre del 2017, la MLB despojó a los Bravos de 13 prospectos, castigó a varios ejecutivos y expulsó de por vida a su ex gerente general John Coppolella por haberlos encontrados culpables de hacer trampas a las reglas de reclutamiento internacional. Básicamente, la organización pagaba indirectamente parte del bono de los jugadores para conseguir el mejor talento sin superar los límites establecidos.

El truco no era nuevo ni lo inventaron los Bravos, pero dejaron un rastro tan grande y molestaron a tantos rivales, que no quedó de otra que proceder. El tema actual en el mercado internacional es que los equipos están evaluando a los niños que no serán elegibles hasta dentro de dos, tres y cuatro años. O sea, evaluando a niños ¡que tienen 14, 13 y 12 años de edad!

En cualquier momento algunos de los clubes hace las cosas de forma tan descarada que se saca el boleto del castigo y entonces tendríamos otro chivo expiatorio para algo prohibido que se está haciendo de manera rutinaria actualmente.

Hago un alto para contarles una historia. Cuando yo cubría béisbol para medios locales en República Dominicana, un scout de una organización de expansión era famoso en el país por pagar en pesos los bonos que acordaba en dólares con los padres de los prospectos.

Para que entiendan: El scout acordaba un bono de $50 mil dólares con el muchacho y cuando llegaba el dinero desde Estados Unidos le daba $50 mil pesos dominicanos a la familia del chico. Para que entiendan mejor: Desde hace más de tres décadas, el precio del dólar en la isla ha oscilado entre 25 y más de 50 pesos. Saquen sus cuentas.

Esa persona hace mucho que no es scout, pero irónicamente sigue involucrado en la industria como si nada hubiera pasado. Aunque publiqué varias historias, eso nunca pasó de ser una simple denuncia porque, lamentablemente, las familias y los mismos jugadores preferían no hablar abiertamente para no buscarse problemas.

Y ahora tenemos el caso de los Astros, que probablemente recibirán una sanción ejemplar si son encontrados culpables, incluso si en el proceso se descubre que el uso de aparatos electrónicos para robar señales a los rivales, es algo más extendido de lo que se pensaba.

Mucha gente especula sobre el tamaño de la sanción que podría imponer MLB a un equipo encontrado culpable de tales acusaciones. Otros escándalos nos han enseñado que sacar de por vida a alguien de la industria es una gran posibilidad, pero que quitar conquistas a los equipos es prácticamente descartado.

Un nuevo reglamento más específico también podría entrar en escena. Sin importar los resultados de la investigación en curso, lo más probable es que al final, Houston solo sea otro chivo expiatorio.

Etiquetas:

MLB, Baseball, Houston Astros

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El derecho Zack Greinke, quien alcanzó las 200 victorias el domingo contra los Oakland Athletics, y el zurdo CC Sabathia, quien superó los 250 triunfos y 3,000 ponches más temprano en la temporada, pueden ser agregados a la breve lista de lanzadores activos que deberían ir ensayando desde ahora sus discursos para una eventual ceremonia en el Salón de la Fama de Cooperstown.

Los otros miembros de ese exclusivo grupo son el zurdo Clayton Kershaw, de los Los Angeles Dodgers, y los derechos Max Scherzer, de los Washington Nationals, y Justin Verlander, de los Houston Astros. Greinke, de 35 años de edad y 16 temporadas en las Grandes Ligas, ha lucido como un abridor caballo, poniendo foja de 13-4 y efectividad de 2.84 en 26 salidas con los Arizona Diamondbacks y los Astros. El seis veces Todos Estrellas y Cy Young de la Liga Americana del 2009 tiene 3-0, efectividad de 2.37 y 14 ponches en 19.0 entradas en sus primeras tres aperturas con los líderes de la División Oeste de la Liga Americana.

Astros starting pitcher Zack Greinke delivers a pitch against the Colorado Rockies during the first inning at Minute Maid Park.
John Glaser-USA TODAY SportsAl alcanzar su victoria 200 la semana pasada, Zack Greinke ya tiene credenciales suficientes como para ir pensando en su discurso del Salón de la Fama.
Greinke (200-122, 3.35, 2,584 ponches, 2,828 innings), a quien restan dos años en su actual contrato, es el lanzador #32 de la historia con 200 victorias y 2,500 ponches. Tendrá la oportunidad de alcanzar los tres mil ponches y las tres mil entradas laboradas con su contrato vigente.

Sabathia, quien anunció que se retirará al final de esta temporada, permitió cuatro carreras en tres episodios ante los Cleveland Indians en su regreso de la lista de lesionados. El zurdo de 39 años de edad y 19 temporadas en las ligas mayores, tiene marca de 5-7 y efectividad de 5.01 con los New York Yankees en su última campaña.

Pero Sabathia (251-160, 3.73, 3,073 ponches, 3,563 innings) se convirtió esta temporada en apenas el tercer zurdo de la historia con tres mil ponches, cifra qué agregada a sus cinco convocatorias al Juego de Estrellas, su premio Cy Young de la Liga Americana del 2007 (ha estado cinco veces entre los cinco más votados al galardón) le dan la categoría de "caballo, caballo" monticular de su era.

El proceso que lleva a un pelotero con una gran carrera al Salón de la Fama no es una ciencia exacta. Entre los más de 19,600 peloteros que pasaron por las ligas mayores desde que fue fundada la Liga Nacional en 1876, apenas 232 tienen placas en Cooperstown. Incluyendo siete que fueron electos por sus desempeños en las Ligas Negras, solamente 83 lanzadores están en el Salón de la Fama.

Mike Mussina, quien ganó 270 partidos, recibió la bendición de la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA) este año, en su sexta aparición en la boleta. Así de difícil ha sido el asunto. Además de Greinke y Sabathia, los otros activos con luz verde para comprar el traje de sus futuras exaltaciones son:

Kershaw (165-71, 2.41, 2,416 K, 2,233 IL): Ocho elecciones al Juego de Estrellas, tres premios Cy Young, siete veces entre los cinco más votados para el galardón, un Jugador Más Valioso y cinco lideratos de efectividad en 12 años con los Dodgers.

Scherzer (168-87, 3.17, 2,638 K, 2,252 IL): Siete Juegos de Estrellas, tres premios Cy Young (dos en la Liga Nacional y uno en la Liga Americana) y seis veces entre los cinco más votados al premio en 12 años con Arizona Diamonbacks, Detroit Tigers y Washington Nationals.

Verlander (219-127, 3.36, 2,934 K, 2,928.2 IL): Ocho Juegos de Estrellas, Cy Young y Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 2011, siete veces entre cinco más votados al Cy Young, Novato del Año.

EN LA FRONTERA: El abridor venezolano Félix Hernández y el cerrador cubano Aroldis Chapman se encuentran en el grupo más amplio de lanzadores que ya hicieron lo suficiente como para comenzar a soñar con una placa en el Salón de la Fama, pero qué por diferentes razones, aún tienen tareas pendientes. Un grupo que, más o menos, también integran Madison Bumgarner, Corey Kluber, Jon Lester y Chris Sale, entre otros.

Hernández, quien ha pasado toda su carrera de 15 años en Grandes Ligas con los Seattle Mariners, posee marca general de 169-132, efectividad de 3.38 y 2,501 ponches en 2,696 entradas. "King Félix" ha sido electo a seis Juegos de Estrellas, ganó el Cy Young de la Liga Americana en 2010 y en cuatro ocasiones ha quedado entre los primeros cinco por el premio.

Salvo raras excepciones, proyectar una carrera de Salón de la Fama para un relevista es una de las cosas más impredecibles. Solamente ocho relevistas, incluyendo al gran panameño Mariano Rivera, y a Lee Smith, quienes entraron este año, son miembros del Salón de la Fama de Cooperstown.

Pero si hay un relevista que cumple con los parámetros para considerarse que lleva buen camino para encontrar la olla de oro al final del arcoíris en la villa Cooperstown, ese es Chapman, quien tiene 271 salvamentos, efectividad de 2.25 y 14.8 ponches por cada nueve entradas en su carrera. El norteamericano Craig Kimbrel (2.01 y 14.6 K/9IL) tiene cifras muy parecidas en más o menos el mismo tiempo.

La diferencia entre ambos es que mientras Kimbrel no pasa exactamente por un momento que augure que mantendrá su forma de los 10 años anteriores, el zurdo de los Yankees está lanzando la recta a 103 millas por hora, tiene efectividad de 2.36 y ha ponchado a 13 bateadores por cada nueve innings en el 2019, un indicativo de que aún puede agregar varios años de gran dominio a su carrera, y, por lo tanto, mejorar sus probabilidades de unirse a Rivera.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los New York Yankees necesitan pitcheo abridor para incrementar sus buenas probabilidades de ganar la Serie Mundial en el 2019. Los New York Mets están obligados a seguir fortaleciendo su columna vertebral para volver a ser relevantes en las Grandes Ligas.

Los dos equipos de la Gran Manzana tienen exactamente lo que necesita el otro para impulsar sus respectivos planes, de corto plazo para los "Bombarderos" del Bronx, de medio término para los "Asombrosos" de Queens. La cuestión es ponerse de acuerdo, lo que no siempre ha sido fácil entre los vecinos niuyorkinos.

Los Mets, que ya tenían en su rotación abridora a Jacob deGrom, Noah Syndergaard, Zack Wheeler y Steven Matz, hicieron un cambio con los Toronto Blue Jays en el fin de semana para agregar al derecho Marcus Stroman (efectividad de 2.96 en 21 salidas y 1.80 en julio), uno de los abridores más eficientes de ambas ligas mayores este año.

Noah Syndergaard
Wendell Cruz-USA TODAY Sports¿Cuánto darían los Yankees por Noah Syndergaard?
El movimiento sorprendió a toda la industria tomando en cuenta que los Mets tienen marca de 50-55 y van detrás de siete equipos en la batalla por un puesto comodín a los playoffs de la Liga Nacional, a dos días que se cumpla el plazo de hacer transacciones en las ligas mayores. En esa situación, los clubes generalmente apuestan a vender y no a comprar como hizo el gerente general Brodie Van Wagenen, quien en poco tiempo ha demostrado que no se le aprieta el pecho para mover sus fichas.

¿Pero si Van Wagenen no está apuntando a esta temporada y Stroman es parte de un plan más grande para acumular lo que costaría adquirir el paquete perfecto de súper prospectos que están cerca de comenzar a florecer en el nivel más alto? Cuando se han jugado dos tercios de la temporada regular, los Yankees comandan la División Este de la Liga Americana con marca de 67-38 y ventaja de 8.5 juegos sobre los Tampa Bay Rays y 9.0 por encima de sus grandes rivales y actuales campeones del béisbol, los Boston Red Sox. Pero el gerente general Brian Cashman sabe que su actual rotación abridora no es exactamente la ideal para una eventual postemporada contra algunos de los clubes más ofensivos del béisbol.

El pitcheo abridor de los rayados tuvo efectividad global de 4.77 en los primeros 105 juegos de la temporada. Cuando el dominicano Domingo Germán lanzó 5.1 IL de tres carreras el domingo en Fenway Park se convirtió en el primer abridor con una actuación decente desde el 19 de julio. En los ocho choques anteriores, los abridores del manager Aaron boone tuvieron foja de 1-5 y efectividad de 14.90.

Con el dominicano Luis Severino fuera de acción desde los entrenamientos primaverales, los Yankees no han tenido un genuino caballo de rotación. No lo ha sido el derecho japonés Masahiro Tanaka, quien permitió 12 carreras en 3.1 entradas el jueves y tiene efectividad de 4.79 en 21 salidas, ni tampoco el zurdo James Paxton (5-6, 4.72), quin llegó desde los Seattle Mariners con la etiqueta de caballo monticular.

De los abridores regulares, Germán, quien tiene un turno en la rotación por primera vez en su carrera, exhibe el mejor promedio de efectividad, 4.08.

¿Qué tanto estarían dispuestos a dar los Yankees por dos del trío que forman Syndergaard, Stroman y Wheeler? Bastante, ha de suponerse. Jugadores como el antesalista Miguel Andújar, el jardinero Clint Frazier y el lanzador Jonathan Loaisiga y los prospectos Estevan Florial y Deivi García podrían ser parte del mayor megacambio de la historia entre los dos equipos de Nueva York, si llegaran a un terreno común, que en realidad es la parte difícil del asunto.

Mets y Yankees han logrado superar sus diferencias barriales en el pasado para resolver necesidades. En el 2001, los Yankees mandaron al jardinero David Justice a los Mets por el antesalista Robin Ventura. En el 2003, los Mets cedieron al cerrador dominicano Armando Benítez por tres jugadadores de los Yankees.

¿Por qué no hacerlo una vez más?

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Desde que asumió como el comisionado de las Grandes Ligas del béisbol (MLB), en enero del 2015, Rob Manfred ha mostrado ser un líder abierto a nuevas ideas y probar todo lo que sea necesario para mejorar el gran producto que maneja.

No es por casualidad que el comisionado de Grandes Ligas gana más al año que el presidente de los Estados Unidos. Después de todo, el hombre con la silla en el 245 de Park Avenue, Nueva York, existe para defender los intereses de una industria que genera más de $10,000 millones de dólares anuales, mientras que el inquilino #1 de la gran Casa Blanca del 1600 de Pennsylvania Avenue, administra al país más endeudado del planeta. Con eso en mente, y también con la certeza de que la oficina del comisionado está llena de mentes brillantes que se ocupan de resolver problemas incluso antes de que ocurran, me atrevo a cometer la herejía de recomendar un par de ideas a mister Manfred sobre tópicos que deberían cambiar en las Grandes Ligas del futuro.

Ceremonia de Cooperstown: Tomando en cuenta que la ceremonia de exaltación de los nuevos miembros del Salón de la Fama es uno de los eventos más importantes en el calendario anual del béisbol de Estados Unidos, Manfred debería disponer que ese único domingo del año nadie juegue antes de las 3 pm.

Por respeto al acto que se realiza en Cooperstown, Nueva York, el tercer o cuarto domingo de julio, el espacio entre 1 pm y 3 pm debería estar libre de otros eventos de pelota local. No tiene sentido que el discurso de aceptación de Mariano Rivera, el único pelotero electo de manera unánime al Salón de la Fama, compita con un probable juego perfecto de Max Scherzer o un partido de cuatro jonrones de Mike Trout.

Getty ImagesEnrique Rojas se atrevió a cometer la herejía de recomendar un par de ideas a Rob Manfred sobre tópicos que deberían cambiar en las Grandes Ligas del futuro.

Sabemos que el Salón de la Fama no es un órgano apéndice de la MLB y que ambas entidades tienen sus intereses particulares, pero por algo tiene el comisionado de MLB el discurso de apertura del ceremonial, que se transmite desde hace varios años por el canal de la liga.

MLB no perdería absolutamente nada con mover un poco el inicio de la jornada. Los que gobiernan el Salón de la Fama no pierden nada con empaquetar la ceremonia en un bloque de dos horas. Sería lo mejor para todas las partes.

Extrainnings de serie regular: Los Baltimore Orioles y Los Angeles Angels jugaron un partido de 16 entradas y más de seis horas el jueves. En el 2019, eso no tiene sentido ni para los Orioles, ni para los Angels, ni para MLB, ni para los aficionados.

Pocos aficionados en el planeta, incluyendo a los más románticos que nacieron en las primeras décadas de la Liga Nacional, que fue fundada en 1876, quieren partidos de seis horas que terminan cerca de las dos de la madrugada. Simplemente no tiene ningún sentido práctico.

MLB debería tener ya un sistema que acelere la decisión de un encuentro de serie regular después que se han jugado 10 entradas. Ya sea colocando dos corredores en bases al inicio de cada inning, haciendo un mini derby de jonrones o lanzando una moneda, pero que jugadores y aficionados se pasen 10 horas en un estadio de pelota para un juego de serie regular es una insensatez.

Serie Mundial sábado y domingo: Por muchos años, los partidos del fin de semana de la Serie Mundial arrancan después de las 8 pm. Es tiempo de probar algo nuevo, que en realidad sería hacer algo que se hacía anteriormente.

Esta temporada, MLB y ESPN acordaron que el partido del domingo en la noche arrancará a las 7 pm, salvo un par de excepciones, y la respuesta del público ha sido positiva. Es tiempo que MLB permita a toda la familia poder sentarse a ver un encuentro de la Serie Mundial el sábado y el domingo. Comenzar a las 6:30 pm uno de esos días no le haría ningún daño al evento.

El Super Bowl del 2019, entre New England Patriots y Los Angeles Rams, arrancó a las 6:30 pm en el Mercedes Benz de Atlanta. Los aficionados de los Rams y todo el que vive en la costa oeste tenían las 3:30 pm en sus relojes cuando dieron la patada inicial. Y nadie se quejó por temprano.

Lotería del draft y sorteo internacional: Basta ya de premiar la mediocridad. Con el actual sistema para repartir los turnos en el draft colegial doméstico, que podría ser el mismo para decidir el orden del inminente y necesario sorteo internacional que está en la mesa de negociaciones, los peores equipos garantizan tener los primeros turnos y, por ende, el talento mejor valorado.

Eso claramente desincentiva la competencia en la segunda mitad de la temporada. Es evidente que los equipos con peores récords hacen poco para mejorar y comienzan a pensar en el draft del próximo año y no en la temporada que están jugando.

La lotería del draft, como la tiene la liga de baloncesto NBA, no es un sistema perfecto, pero al menos no le garantiza al que quede en último lugar el primer pick del próximo sorteo. La MLB debería pensar en algún formato de lotería que acabe con la carrera de jugar a perder.

Sobre el sorteo internacional, está claro que aplicarlo no será tan fácil, pero dado el estado de corrupción que tiene el actual sistema de reclutamiento de agencia libre, especialmente en República Dominicana y Venezuela, las principales fuentes externas de talento, se hace urgente y obligatorio algún proceso para controlar la forma en que son firmados los niños latinoamericanos.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Getty Images
Lo único seguro hasta ahora en Grandes Ligas es que Medias Rojas de Boston y Indios de Cleveland ganaron sus divisiones en la Liga Americana y que 13 clubes ya están oficialmente eliminados de las posibilidades de alcanzar la postemporada.

Fuera de eso, hay muchos cabos sueltos entrando al penúltimo fin de semana del calendario regular de la campaña del 2018 en el béisbol mayor de Estados Unidos.

En uno de sus torneos menos competido de la historia, la Liga Americana ya tiene dos monarcas divisionales y otros tres potenciales invitados a los playoffs que arrancarán en la primera semana de octubre. Boston (104-49) y Cleveland (85-67) ganaron las divisiones Este y Central, respectivamente, por tercer año consecutivo, y Boston virtualmente garantizó terminar con el mejor récord de MLB y la ventaja de la casa para todas las series que disputen.

En el Oeste, los campeones Astros de Houston (95-57) superan por 3.5 juegos a los Atléticos de Oakland (92-61) y tienen el número mágico en dos para asegurar al menos un puesto comodín a la postemporada. Houston intenta conquistar banderines divisionales consecutivos por primera vez desde que se mudó de la Liga Nacional a la Liga Americana en el 2013. Los Astros ganaron tres años seguidos la Central del viejo circuito de 1997 a 1999.

Los Yankees de Nueva York (93-59) tienen ventaja de 1.5 juegos sobre Oakland en la batalla por el primer comodín y la ventaja de la casa para el juego de muerte súbita del miércoles 3 de octubre. En caso de que Nueva York y Oakland terminaran empatados en el primer comodín, con ambos clasificados, los Yankees serían locales en el choque de Wild Cards debido a su mejor récord intradivisional, que es el segundo criterio para desenredar empates.

Los sorprendentes Rays de Tampa Bay (85-67) y los Marineros de Seattle (84-58) han tenido buenos desempeños, pero están muy lejos (a 6.5 y 7.5 juegos de Oakland) con tan poco espacio (10 juegos) para maniobrar. En resumen: En el joven circuito es cuestión de tiempo para que Astros, Yankees y Atléticos se unan a Indios y Medias Rojas en el cuadro de postemporada.

En la Liga Nacional es todo lo contrario: Nada está decidido y nueve de 15 equipos siguen en la carrera por llegar a la tierra prometida.

Los que se encuentran en la situación más cómoda son los Bravos de Atlanta (85-68), que tienen ventaja de 6.5 juegos sobre los Filis de Filadelfia (78-74) en la División Este. Los Bravos, que tienen el número mágico en cuatro para atrapar su primer banderín divisional desde el 2013 y el segundo en 13 años, solamente necesitan ganar dos de tres a Filadelfia en el fin de semana, para coronarse.

En la División Central, Cachorros de Chicago (89-63), Cerveceros de Milwaukee (87-66) y Cardenales de San Luis (84-69) pelean el banderín al tiempo que dominan las dos plazas comodines del viejo circuito. Los Cachorros tienen el número mágico en ocho para conquistar la división, pero una cómoda ventaja de siete juegos sobre los Rockies de Colorado en el segundo Wild Card de la liga.

La misión de Milwaukee es acosar a los Cachorros y mantener la ventaja de la casa para el potencial encuentro de comodines. Cerveceros y Cardenales jugarán una serie decisiva entre ellos de lunes a miércoles de la próxima semana en e Busch Stadium, mientras que Cachorros y Cardenales cerrarán la vuelta regular con una serie de tres encuentros en el Wrigley Field.

Tras ser barridos en Dodger Stadium comenzando la semana, Colorado (82-70) se alejó a 2.5 juegos de los Dodgers de Los Angeles (85-68) en la recia batalla por el banderín de la División Oeste, en tanto que los Diamondbacks de Arizona se encuentran a seis de Los Angeles y a cinco de San Luis en el segundo comodín.

Los Dodgers, que tienen el número mágico en ocho para quedarse con su sexto banderín consecutivo, enfrentan a los Padres de San Diego en el fin de semana y luego visitarán a sus acérrimos enemigos Diamondbacks y Gigantes de San Francisco para concluir la temporada regular.

Colorado recibe a Arizona en el fin de semana y terminará la campaña jugando en Filadelfia y Washington, en tanto que los Diamondbacks cerrarán el año en San Diego.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Entrando al antepunúltimo fin de semana de la serie regular de Grandes Ligas, los cinco puestos a playoffs de la Liga Americana lucen estar prácticamente decididos, contrario a la Liga Nacional, donde hay batallas muy cerradas en todos menos uno, creando las condiciones apropiadas para que se produzcan empates en divisiones o puestos comodines.

En la Americana: Medias Rojas de Boston (101-46) ya clasificó a postemporada y tiene el número mágico en seis para ganar su tercer título consecutivo de la División Este; Indios de Cleveland (82-64) posee la mayor ventaja de un líder divisional (15.0 juegos) y tiene el número mágico en 3 para ganar el centro, mientras que los Astros de Houston (92-54) están muy cerca de garantizar u n puesto comodín y dominan por 3.5 juegos el sector oeste.

Los Yankees de Nueva York (90-56) y Atléticos de Oakland (89-58) batallan ferozmente la ventaja de casa para el partido de comodines, pero no están en real peligro de quedarse fuera de la postemporada. Los Marineros de Seattle (80-66) están a 8.5 juegos del segundo Wild Card.

Getty ImagesIndios de Cleveland (82-64) posee la mayor ventaja de un líder divisional (15.0 juegos) y tiene el número mágico en 3 para ganar el centro.
En la Liga Nacional: Lo único que luce casi decidido es la División Este, donde los Bravos de Atlanta (82-64) dominan por 7.5 juegos a los Filis de Filadelfia (74-71). En el centro, los Cachorros de Chicago superan apena por 1.5 juegos a los Cerveceros de Milwaukee (84-63) y por 4.5 a los Cardenales de San Luis (81-66). En el oeste, los Rockies de Colorado (81-65) van 1.5 arriba de los Dodgers de Los Angeles (80-67) y 4.5 por encima de los Diamondbacks de Arizona (77-70).

Milwaukee y San Luis ocupan las plazas de comodides del viejo circuito, pero Los Angeles, Arizona y Filadelfia están a uno, cuatro y seis juegos. Para poner las cosas más sabrosas, Dodgers y Cardenales juegan una serie de fin de semana, cuyos resultados impactarán las divisiones central y oeste y los comodines.

Con las diferentes modificaciones que ha sufrido el sistema de determinar el campeón de la temporada, la pelota estadounidense se ha visto en la necesidad de hacer variaciones a las reglas de resolver embotellamiento en la tabla de lugares a lo largo de sus más de 140 años de historia.

Al principio todo era muy básico. Entre 1876 y 1900, el equipo que más victorias acumulaba durante la temporada regular era declarado campeón de la Liga Nacional y del béisbol (recordando que las ocho series que se jugaron entre los campeones de la Liga Nacional y la Asociación Americana entre 1884 y 1892 fueron considerados eventos de exhibición).

No fue hasta la creación de la Serie Mundial en 1903, por un título máximo entre los campeones de la Nacional y la nueva Liga Americana (fundada en 1901), que nació oficialmente la postemporada de Grandes Ligas.

Hasta 1968, los dos mejores clubes de cada liga iban directo al clásico de otoño. En 1969 se crearon dos divisiones en cada liga y se agregaron las Series de Campeonato para decidir los dos finalistas. En 1994 emergió la figura del Wild Card (comodín) y se creó una tercera ronda en los playoffs, las Series Divisionales, y en 2012, cuando agregaron un segundo comodín, se estableció el formato actual de cuatro instancias.

Desde entonces, los dos mejores equipos de cada liga que no ganaron sus divisiones, juegan un partido de muerte súbita para determinar el rival del conjunto con el mejor récord de liga en las Series Divisionales. La inclusión del segundo comodín también obligó a que se cambiaran algunas reglas en el sistema de definir empates de temporada regular.

EMPATES DE DOS EN DIVISIÓN O COMODINES

Un partido extra de desempate se juegan cuando dos equipos queden empatados con el mismo récord en una de las tres divisiones o el segundo puesto comodín de la liga. Estos partidos se jugarán el día posterior a la finalización de la temporada, en la casa del club que obtuvo la ventaja de local, que se determina usando una serie de criterios que citaremos más adelante.

Desde la implementación de la figura del comodín en 1994 hasta el final de la temporada del 2011, se implementó una regla diferente. Dos equipos empatados para una división no jugaron un desempate si sus récords eran mejores que todos los ganadores fuera de su división en su liga. Básicamente, si dos estaban empatados en la división y como sea estaban clasificados a los playoffs, se usaban varias consideraciones cuál era campeón divisional y cual era comodín. Punto y bolita.

Sin embargo, con la adopción de un segundo puesto de comodín y un juego entre comodines desde el 2012, el ganador de la división con el mejor récord de la liga enfrentaría una posible eliminación en el primer día de la postemporada, lo que obligó a variar las reglas.

Con las nuevas reglas de desempate, si dos equipos quedan empatados en la división, tendrán que jugar un partido extra incluso si ambos equipos ya se han clasificado para la postemporada. El equipo que pierde el juego de desempate ahora calificará para un puesto de comodín solo si su récord de temporada regular se encuentra entre los dos mejores récords de la liga que no ganaron una división. Esto quiere decir que empatar en la divisió no garantiza nada, más allá del juego de desempate.

Si ese equipo está empatado en el segundo puesto de comodín, entonces se jugará un segundo juego de desempate. Si el empate es en el primer comodín, no es necesario un juego extra, sino que ambos avanzan y la ventaja de la casa se determina con los criterios de desempate establecidos. Tampoco se necesita un juego extra para definir el mejor récord de la liga entre dos ganadores de división que terminen con la misma foja.

Para determinar cuál equipo tendrá la ventaja de la casa en un partido extra, tanto para desempatar una división y el segundo comodín y la ventaja de la casa como mejor récord de la liga son:

El equipo con ventaja en la serie particular, el equipo con el mejor récord global en juegos intradivisionales, el equipo con el mejor récord global en juegos intraligas, el equipo con el mejor récord en los últimos 81 juegos de la temporada, ignorando los partidos interligas, el equipo con el mejor récord en los últimos 82 partidos de la temporada (siempre que el juego agregado no esté entre los equipos empatados), se extiende hacia atrás hasta que se rompe el empate (los juegos de interliga se omiten e ignoran en este proceso).

JUEGOS DE DESEMPATE

En la historia de Grandes Ligas, en 14 ocasiones se ha necesitado jugar un partido (10 ocurrencias) o una miniserie (cuatro ocurrencias) para resolver empates de de serie regular. El fenómeno se repitió cuatro veces entre el 2007 y el 2013, pero no fue necesario en las cuatro temporadas anteriores.

En 1946, Dodgers y Cardenales debieron chocar en una serie al mejor de tres juegos para decidir el campeón de la Liga Nacional. San Luis ganó en dos choques y avanzó a la Serie Mundial, donde venció a los Boston Red Sox.

En 1948, Cleveland derrotó a Boston en un juego extra para definir el monarca de la Liga Americana y siguió inspirado para vencer a los Bravos de Boston en el clásico de otoño. En 1951, cuando Dodgers y Gigantes de Nueva York empataron en la cima del viejo circuito, se juegó una serie de tres encuentros, que terminó con el famoso jonrón de tres carreras del 3B Bobby Thomson al derecho Ralph Branca en la novena entrada para dejar a los Dodgers en el terreno en el Polo Grounds de Manhattan.

El campeón de la Nacional también se decidió en mini series después de la serie regular en 1959 (Dodgers venció a Milwaukee) y 1962 (Gigantes superó otra vez a Dodgers).

Boston y Nueva York quedaron empatados en la División Este de la Americana con 99-63 en 1978 y se tuvo que jugar un partido extra, que ganaron los Yankees 5-4 en el Fenway Park. Dos años después, Houston y Dodgers empataron en el oeste de la Nacional con 92-70 y en el juego de muerte súbita, los Astros superaron a los Dodgers en Dodger Stadium. En 1995, los Marineros ganaron a Anaheim en un encuentro por desempatar el oeste de la Americana.

Hubo desempates por el puesto comodín en 1998 (Cachorros sobre Gigantes), 1999 (New York Mets sobre Cincinnati Reds), 2007 (Colorado sobre San Diego Padres) y 2013 (Tampa Bay Rays ganó a Texas Rangers), en tanto que la División Central de la Americana necesitó un día extra en 2008 (Medias Blancas de Chicago derrotó a Mellizos de Minnesota) y 2009 (Minnesota doblegó a Tigres de Detroit).

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- En su segundo viaje a la Serie Mundial, los Astros de Houston pusieron la primera estrella de Grandes Ligas al estado de Texas.

El jardinero George Springer bateó jonrón y doble para guiar a los Astros a una victoria 5-1 sobre los Dodgers de Los Ángeles en el séptimo y decisivo choque del clásico de otoño del 2017, ante 54,000 fanáticos el miércoles en el Dodger Stadium.

Los Astros vapulearon por segunda ocasión en seis días al derecho japonés Yu Darvish, al que anotaron cinco carreras en 1.2 entradas. En dos apariciones, Darvish fue atacado con nueve hits, permitió nueve carreras, no ponchó a nadie y retiró 10 bateadores, en las dos peores salidas de su carrera desde que llegó a las Ligas Mayores de Estados Unidos en el 2012.

Springer, quien bateó .379 (29-11) con cinco jonrones, tres dobles, siete impulsadas y ocho anotadas, recibió el trofeo Willie Mays como Jugador Más Valioso. El bateador abridor de los Astros impuso marcas de anotadas y extrabases y empató el de jonrones con Reggie Jackson (1977) y Chase Utley (2009).

''Es increíble. Es indescifrable'', dijo Springer. ''Cuando uno llega a los entrenamientos siempre hay un pensamiento de lo que puedes hacer, pero una temporada de más de 162 juegos es demasiado larga. Muchas cosas tienen que ocurrir bien para alcanzar esto'', agregó.

En el tercer juego decisivo por el campeonato entre dos equipos que ganaron al menos 100 partidos durante la temporada regular, Houston se convirtió en el visitante #21 que gana el séptimo choque de 39 ocurrencias que ha tenido la Serie Mundial.

Astros Campeón Serie Mundial trofeo
Kevork Djansezian/Getty Images

En ruta a su campeonato histórico, los Astros eliminaron, en orden, a los Medias Rojas de Boston, Yankees de Nueva York y Dodgers, que se combinan para 41 títulos de la Serie Mundial. Entre Rangers (6) y Astros (5) se combinan para 11 partidos del clásico en Texas, mientras que incluyendo 27 de los Dodgers, el estado de California ha sido anfitrión de 68 encuentros del evento.

Houston, que fue barrido en cuatro partidos por los Medias Blancas de Chicago en su debut en la final de las ligas mayores en el 2005, atrapó el primer campeonato de sus 56 años de existencia y alargó a tres décadas la espera de los Dodgers. El otro equipo del estado de la estrella solitaria, los Rangers de Texas, fracasó en 2010 (ante Gigantes de San Francisco) y 2011 (ante Cardenales de San Luis) en sus primeras apariciones en la Serie Mundial.

Ahora Rockies de Colorado, Cerveceros de Milwaukee, Padres de San Diego, Marineros de Seattle, Rays de Tampa Bay, Naciomnales de Washington y Rangers son los equipos que nunca han ganado la Serie Mundial. Seattle y Washington nunca han jugado en una.

''Este es un triunfo histórico, para nuestra ciudad, para nuestro estado, para nuestra generación'', dijo el torpedero puertorriqueño Carlos Correa, quien pegó dos jonrones y empujó cinco carreras en su debut en la Serie Mundial.

''No tengo palabras para describir lo que siento, después de tanto tiempo buscando esto'', dijo el veterano jardinero y bateador designado Carlos Beltrán, quien finalmente ganó un anillo en su vigésima temporada en las Grandes Ligas.

Los Astros perdieron más de 107 partidos en el 2012 (su última temporada en la Liga Nacional) y 2013 (la primera en la Liga Americana) e incluso jugaron 22 juegos por debajo de .500 en el 2014, el año previo a la contratación de A.J. Hinch como manager.

Desde entonces siempre jugaron por encima de .500 hasta llegar al momento supremo de levantar el trofeo del comisionado.

George Springer (Astros, J7 Serie Mundial)
Sean M. Haffey/Getty ImagesGeorge Springer celebra con sus compañeros al llegar al dugout luego de pegar jonrón en la segunda entrada ante Yu Darvish.

''Creo que lo primero que viene a la mente es que este juego es sobre jugadores. Los jugadores son los que hacen que todo funcione. Y como su dirigente, mi trabajo es sacarles el máximo provecho. Mi trabajo es empujarlos cuando necesitan que los empujen, abrazarlos cuando sea necesario abrazarlos, creer en ellos siempre y establecer una cultura en la que crean en sí mismos y prioricen ganar'', dijo Hinch, un antiguo receptor sustituto que jugó siete años en las Ligas Mayores.

''Obviamente, en este deporte hay un lado individual y hay un lado colectivo. Y a medida que crecen juntos como grupo y tienen un sistema de creencias común, y reciben apoyo, es increíble lo que pueden hacer'', dijo Hinch.

''Pero los jugadores son realmente los que hacen que el deporte camine. Y cuanto más pueda sacar de ellos, más podrá lograr que confíen en usted, crean en usted como líder, mejor será como manager'', apuntó.

Pese a que ganó 101 partidos y conquistó la División Oeste de la Liga Americana con amplia ventaja de 21 partidos, Houston no era el favorito en la Serie Mundial. Los Ángeles, que lideró las Ligas Mayores con 104 victorias y superó al segundo mejor de la División Oeste de la Liga Nacional por 11 juegos, fue señalado como el principal favorito para conquistar su primer cetro desde 1988 desde que abrieron los campos de entrenamientos en febrero.

Los Dodgers, que han ganado cinco títulos divisionales consecutivos por primera vez en su historia, comenzaron la temporada del 2017 liderando las ligas mayores en nómina salarial por cuarto año al hilo, pagando más de $225 millones de dólares a sus jugadores, más de $100 millones más que el gasto de los Astros ($122 millones) y más de $25 millones más que los Tigres de Detroit ($199.7 millones), que desplazaron a los New York Yankees ($195 millones) del segundo puesto.

De todos modos, Los Ángeles redujo significativamente su nómina salarial, que rondó los $300 millones hace dos años, un récord de todos los tiempos. Para Houston, hubo un aumento significativo en relación a su presupuesto de $95 millones del 2016.

Houston y Los Ángeles anotaron la misma cantidad de carreras en la serie (34), pero los Astros, que tuvieron la mejor ofensiva del béisbol en la temporada, empataron el récord de jonrones en la postemporada (27, también los Gigantes del 2002) y establecieron uno de Serie Mundial (15).

''Nos quedamos cortos'', dijo Dave Roberts, el manager de los Dodgers. ''Pero no tenemos porqué bajar la cabeza. Solamente un equipo podía ganar esto y ellos tienen un gran equipo de béisbol'', agregó.

DENTRO DE LA SERIE MUNDIAL

Pelota en noviembre: El séptimo juego del 2017 fue el undécimo choque de la Serie Mundial que se juega en noviembre en 113 años de historia. También hubo pelota en el undécimo mes del año en el 2001 (juegos #5, #6 y #7), 2009 (juegos #4, #5 y #6), 2010 (juego #5), 2015 (juego #5) y 2016 (juegos #6 y #7).

Asistencia: A los siete partidos de la Serie Mundial en Dodger Stadium y Minute Maid Park asistieron 346,702 aficionados, la mayor cantidad desde el 2003, cuando los Yankees y los Marlins de Miami atrajeron 364,932 en seis encuentros.

En el séptimo partido en Los Ángeles un aficionado compró dos boletas en $117,000 dólares, dijo el sitio de reventa Stubhub.

El Señor Ponche: El novato Coddy Bellinger se ponchó tres veces el miércoles y terminó la Serie Mundial con 17 ponches, la marca de todos los tiempos. Bellinger se ponchó cuatro veces más que el puertorriqueño Javy Báez, de los Cachorros de Chicago, el año pasado.

Bellinger, además, estableció un récord de ponches (29) para toda la postemporada. El jardinero Aaron Judge, de los Yankees, pasó al segundo lugar con sus 27 ponchetes durante los playoffs de este año en la Liga Americana.

Brazo de goma: El derecho Brandon Morrow salió en rescate de Yu Darvish en la segunda entrada para convertirse en el segundo pitcher de la historia que lanza en los siete juegos de una Serie Mundial. Darold Knowles, de Atléticos de Oakland, lo hizo en 1973.

Pero además, Morrow lanzó en 14 de los 15 juegos de los Dodgers en la postemporada, nuevo récord para la franquicia angelina y un empate del récord de Grandes Ligas que tenía Paul Assenmacher, de los Indios de Cleveland, desde 1997.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO